Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Miércoles, 26 Mayo 2021

Gremio que dirigió Juan Camilo Restrepo Gómez sí aportó 33 millones a comité del No en 2016

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

No encontramos, sin embargo, que el nuevo Alto Comisionado para la Paz haya hecho aportes a nombre propio.

El 24 de mayo de 2021 Juan Camilo Restrepo Gómez fue designado Alto Comisionado para la Paz luego de que Miguel Ceballos dejara el cargo para poder lanzarse como candidato a las elecciones presidenciales de 2022.

Mucho se dijo en redes sobre la llegada de Restrepo Gómez al cargo, entre esas cosas, que habría hecho donaciones a la campaña del No durante el plebiscito de 2016 en el que se refrendaron los Acuerdos de Paz entre el gobierno del ex presidente Juan Manuel Santos y la ahora desmovilizada guerrilla de las Farc.

A través de nuestra cuenta de Twitter, fuimos consultados para verificar una de las afirmaciones hechas en esta red social:

Lo que encontramos es que la información es parcialmente cierta, pues la Asociación de Bananeros de Colombia, Augura, sí hizo un aporte por 33 millones de pesos a uno de los comités promotores del No cuando Restrepo Gómez era su presidente. Sin embargo, no encontramos que el ahora Comisionado de Paz haya hecho aportes a nombre propio a la campaña contra el Acuerdo de Paz. Por lo que calificamos la afirmación hecha en Twitter como “verdadera, pero” según la escala de calificaciones explicada en nuestra metodología.

En el portal de la Asociación de Agricultores de Colombia, SAC, en 2013, figura Juan Camilo Restrepo como el presidente de Augura. Cargo que dejó en 2019.

Verdad Abierta realizó una entrevista a Restrepo Gómez el 13 de octubre de 2016 (11 días después del plebiscito que ganó la campaña del No). En dicha entrevista, Juan Camilo Restrepo cuenta que “en lo que tiene que ver como gremio, que aportamos a la campaña del No, quedó debidamente aprobado en junta, en acta. Esto es público y está registrado en las cuentas que presentará el Comité ante el Consejo Nacional Electoral”.

Verdad Abierta preguntó cuánto fue el monto aprobado por la junta, a lo que Restrepo Gómez respondió: “33 millones, pero es lo que tiene que ver con Augura [Asociación de Bananeros de Colombia]”.  

Punto seguido Restrepo Gómez dijo que no sabía si los afiliados hicieron otros aportes a ese comité o a otro comité, “esa información no la tengo. Soy el vocero del gremio del cual hacen parte comercializadores y productores de la actividad bananera”, dijo el entonces director de Augura. Según el portal de Augura, la asociación “fue creada en 1963 para representar, promover y fortalecer la agroindustria bananera colombiana, agrupando a productores y comercializadoras bananeras de la región de Urabá y el departamento del Magdalena”. 

La entrevista realizada por Verdad Abierta hace parte del especial, del mismo medio, “Los cuestionamientos a bananeros detrás del NO” en donde ponen en contexto los intereses del gremio bananero por donar a las campañas contra el acuerdo de paz y citan la entrevista con Restrepo Gómez. Allí mismo cuentan que los 33 millones fueron al Comité La paz es de todos.

Colombiacheck publicó también en 2016 varias entregas sobre los hallazgos de la financiación del plebiscito y contó que el gerente de este Comité La paz es de todos, que recibió 689’304.944 pesos, fue Juan Carlos Vélez Uribe, el gerente de la campaña del No y quien dijo en entrevista con el diario La República que había ganado por dejar de explicar los Acuerdos, acudir a la indignación de la gente y buscar “que la gente saliera a votar berraca”.

Revisamos la información reportada en el portal Cuentas Claras por el Comité La paz es de todos y, efectivamente, encontramos, en el anexo 11.1, el aporte realizado por Augura por 33 millones de pesos.

No encontramos, sin embargo, que Restrepo Gómez haya hecho aportes a nombre propio a este comité. Tampoco encontramos que el nuevo comisionado de paz dijera que lo había hecho.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 04 Octubre 2016

“Plebiscito no tiene efecto jurídico alguno, el efecto es político”: Timochenko

Por Sania Salazar

Aunque el comandante máximo de las Farc quiera negarlo, el plebiscito tuvo efectos jurídicos: la imposibilidad de implementar el Acuerdo Final ante el triunfo del No y de sostener el cese al fuego bilateral más allá del 31 de octubre próximo, según anuncio del Presidente.

Un día después de un plebiscito que no era obligatorio realizar, el comandante de las Farc, Rodrigo Londoño, conocido como Timochenko, aseguró que ese mecanismo de refrendación del acuerdo entre el Gobierno y esa guerrilla solo tiene efecto político. La implementación del acuerdo está en veremos porque triunfó el No en las urnas y frenó los mecanismos jurídicos para adelantarlo. Por eso Colombiacheck califica la frase como falsa.

En su discurso Jiménez habló de una sentencia de la Corte Constitucional en la que consta que el plebiscito no tiene efecto jurídico.

Le solicitamos a las Farc mediante correo electrónico y WhatsApp una entrevista con Jiménez para saber en qué punto específico de la sentencia basa su afirmación, pero no hemos obtenido respuesta.

A continuación revisamos la sentencia C 379 de 2016 en la que la Corte Constitucional avaló el plebiscito como mecanismo de refrendación del acuerdo Gobierno-Farc, que en la página 288 dice: “la refrendación popular del Acuerdo tiene naturaleza exclusivamente política, consistente en un mandato al Presidente de la República para la implementación de una decisión política a su cargo, a través de los canales y procedimientos dispuestos por la Constitución y la ley para ese efecto”.

Pero, en la páginas 291 y 293 la Corte deja claro que hay consecuencias jurídicas: en el caso de la aprobación del plebiscito la obligación del Presidente de implementar los acuerdos, pero en el caso del triunfo del No, la imposibilidad de llevarlos a cabo.

“Así, las consecuencias de la decisión del Pueblo convocado en plebiscito también son de la mayor entidad y en modo alguno pueden comprenderse como una mera sugerencia, sino como mandatos con soporte jurídico constitucional, derivado del contenido y alcance del principio de soberanía popular”, deja en claro la sentencia.

Lo político incide en lo jurídico

Colombiacheck consultó a María Luisa Rodríguez Peñaranda, profesora asociada de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional y doctora en Derecho Constitucional, quien aclaró que los efectos políticos y jurídicos están directamente relacionados.

Rodríguez Peñaranda explicó que el efecto político es simbólico. Significa un mensaje de la sociedad al Estado diciéndole que está de acuerdo o no con su política. Es una manifestación abierta que en el caso del Acuerdo Final no era un paso obligatorio. Haber optado por realizar el plebiscito tenía el objetivo de revestir de mayor democracia la decisión. Era abrir un acuerdo Gobierno-Farc a Colombia para volverlo un pacto de todos.

El efecto jurídico está más asociado con normas que imponen procedimientos, que establecen mandatos, que otorgan derechos, precisó Rodríguez Peñaranda.

La profesora indicó que cuando se estableció el plebiscito como uno de los pasos adquirió efectos jurídicos, que fue una decisión política con impacto jurídico porque el resultado es que el país no está de acuerdo.

“Políticamente ya no se puede negar que también tiene un efecto jurídico, es decir, los acuerdos estaban condicionados a que pasaran por las urnas y que se validara con el Sí, ahora que ganó el No es muy difícil meterle el gol al país de decirle que ese paso no era tan importante, después de que se nos convocó a las urnas, eso se convierte en un acto que tiene efectos que no se pueden negar”, resaltó.

El efecto jurídico de darles voz a los ciudadanos para que se pronunciaran sobre el proceso y se sintieran parte de él tiene efectos tangibles.

“La Corte dice que acto seguido al plebiscito que validaría los acuerdos seguiría el paso de radicar ante el Congreso lo que sería la refrendación como tratado internacional para ser parte del bloque de constitucionalidad y ese es un acto jurídico”.

Ese efecto jurídico que suena tan abstracto no es más que esa incertidumbre en la que está Colombia sobre qué va a pasar, pues tal como está el Acuerdo no se puede implementar hasta que no se llegue a un consenso con quienes votaron No.

Una consecuencia directa de la negativa a aceptar el Acuerdo Final con las Farc, que se negoció durante más de cinco años, es poner en riesgo la pacificación alcanzada en buena parte de Colombia, como documentó el Centro de Recursos de Análisis de Conflictos, Cerac, y lo contó Colombiacheck tomando como ejemplo la experiencia de 147 días sin homicidios por el conflicto armado que registró Puerto Asís, Putumayo.

Prueba de lo anterior es que hoy el presidente Santos anunció que el cese bilateral y definitivo con las Farc solo irá hasta el próximo 31 de octubre.