Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Jueves, 05 Agosto 2021

“Hemos multiplicado la generación de energías renovables”, llegando con ellas a 217.000 familias

Por José Felipe Sarmiento

Este chequeo hace parte del especial sobre el discurso del presidente, Iván Duque, en la instalación de las sesiones ordinarias del Congreso el 20 de julio de 2021.

Como en varias ocasiones anteriores, Iván Duque aprovechó su tercera instalación de legislatura en el Congreso como presidente de Colombia para sacar pecho por los avances en materia energética que suele incluir entre los que considera como los principales logros que ha tenido su gobierno, por lo que dijo lo siguiente en su intervención ante la plenaria:

“A pesar de las dificultades que se nos presentaron los meses pasados, hemos multiplicado la generación de energías renovables, y ya tenemos en construcción el parque eólico más grande en la historia del país, con inmensos molinos de viento en Uribia, en la Alta Guajira, que van a proveer energía eléctrica a miles de familias, que se suman a las más de 217.000 que, en este gobierno, han podido refrigerar por primera vez sus alimentos, o prender la luz con la energía del viento y del sol, evidenciando que la energía va de la mano con la salud”.

Colombiacheck le ha verificado afirmaciones parecidas al mandatario en una entrevista que le hizo el diario El Tiempo en marzo de 2021 y en su discurso del 7 de Agosto de 2020, cuando completó la mitad de su periodo. En esta ocasión, fue menos específico sobre el factor de la multiplicación, lo que hacía la frase inicial más aproximada a la verdad. Sin embargo, al juntarla con el dato de familias beneficiadas, que es errado, vuelve a ser cuestionable.

Incluyó usuarios de Santos

Según los datos que el Ministerio de Minas y Energía entregó para este chequeo (una actualización de los del anterior), a junio de 2021 había casi 220.000 usuarios de energía eólica y solar en el país, o sea 3.000 por encima de lo que dijo Duque. El problema es que 38.788 de ellos en realidad son herencia de administraciones anteriores, pues los parques correspondientes ya existían cuando él llegó al cargo.

O sea que cerca de la quinta parte (17,6 %) no les dio uso “por primera vez” a esas fuentes de electricidad en este gobierno, como afirmó el mandatario. Lo que sí es cierto es que la mayoría, que son 181.206 hogares (82,4 %), sí se han beneficiado por primera vez de la electricidad producida a partir de los rayos del sol después de 2018.

En cuanto al viento, el único parque de generación a partir de esa fuente que está en funcionamiento opera en pleno desde 2004. Es Jepírachi, en La Guajira, que tiene una potencia de hasta 19,5 megavatios.

El segundo parque eólico estará en el mismo departamento y tendrá 20 MW pero, como bien dijo Duque, todavía está en construcción. La llegada de las hélices a Colombia, el 20 de junio de 2021, fue resaltada al día siguiente por el ministro de Minas y Energía, Diego Mesa Puyo, en sus redes sociales.

También hay que aclarar, de acuerdo con la respuesta del mismo gobierno, que los usuarios no se refieren a personas en concreto, como podría interpretarse. Es un cálculo del número de hogares que se podrían surtir durante un año con base en el consumo promedio de energía eléctrica y la capacidad de generación de las nuevas instalaciones.

No en todos los casos se trata de personas que antes estaban sin conexión a ese servicio (1,9 % de la población, según la Encuesta Nacional de Calidad de Vida de 2019). El propio Ministerio informó el 20 de julio de 2021 que esta presidencia les ha llevado electrificación por primera vez a 50.000 familias. Son cosas distintas.

De hecho, solamente el parque solar más grande del país produce suficiente energía para 55.000 hogares. Es el de El Paso, Cesar, que fue inaugurado por Duque el 5 de abril de 2019 como el primero en formar parte del Sistema Interconectado Nacional, o sea de las redes que conectan a la mayoría de consumidores finales con las centrales de generación.

Porque el otro detalle es que muchos de estos paneles ni siquiera son para uso residencial ni están conectados a esa infraestructura nacional. En la mayoría de los casos, se trata de instalaciones más pequeñas para instituciones que van desde colegios, como el Liceo Pino Verde de Pereira o el Colombo Británico de Envigado, Antioquia; hasta la Fuerza Aérea, que los utiliza para alimentar un radar en la isla de San Andrés.

Más ejemplos son la sede de la Federación Nacional de Cafeteros en Ibagué, el Complejo Central del Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena) en Medellín o el bioparque Ukumarí y el aeropuerto Matecaña de Pereira. También hay fábricas, centros comerciales y hasta un restaurante McDonald’s en Soledad, Atlántico; entre otros establecimientos.

Lo que sí es cierto es que, de todas formas, todo esto aporta a la matriz energética del país y ha permitido que las fuentes de energía eólica y solar se multipliquen. Sin embargo, como en los chequeos anteriores, el presidente toma estas dos como las únicas renovables y esto no es así.

Multiplicación más específica

Colombiacheck ya ha contado en ocasiones anteriores que el país tenía una capacidad de generación inferior a 30 MW en energías eólica y solar al cerrar el gobierno de Juan Manuel Santos en agosto de 2018, la mayoría proveniente de Jepírachi. Según los registros de XM, la empresa que administra el mercado eléctrico en Colombia, eran 28,2 MW.

Hasta junio de 2021, según MinEnergía, se han sumado otros 217,7 MW. En XM solo aparecen 76 MW nuevos. Esto implicaría que habría un total de 245,9 MW (según datos del ministerio) o 104,2 MW (acorde a la empresa) pero en ambos casos habría una multiplicación desde los originales 28,2 MW.

La compañía explica que la diferencia se debe a que algunas de las empresas que cuenta el Ministerio “no están registradas ante XM, ya que la regulación no lo obliga”, específicamente las resoluciones 024 de 2015 y 030 de 2018 expedidas por la Comisión Reguladora de Energía y Gas (CREG). Es el caso de algunas pequeñas instalaciones de autogeneración, como las mencionadas antes.

No obstante, la solar y la eólica no son las únicas fuentes de energía renovables. Ni siquiera son las únicas no convencionales dentro de ese grupo, definido en la Ley 1715 de 2014, que es a lo que realmente se refiere el presidente, teniendo en cuenta sus afirmaciones más específicas al respecto verificadas anteriormente.

La exclusión más problemática, como lo ha explicado ya Colombiacheck, es la de las hidroeléctricas. Estas son consideradas fuentes renovables. Las pequeñas o microhidroeléctricas, además, están incluidas entre las no convencionales.

Incluyendo los grandes, estos aprovechamientos son el principal componente de la matriz energética de Colombia, pero no han aumentado ni siquiera el 1 % de 2018 a 2021. Según XM, han subido de 11.836 a 11.945 MW. Así que la multiplicación en las fuentes solares, que siguen siendo minoritarias, no alcanza para multiplicar las renovables en general.

Específicamente las pequeñas hidroeléctricas son 118 en todo el país con una capacidad de 886,29 MW a junio de 2021. Duque recibió en operación 110 de estos aprovechamientos que ya sumaban 827,13 MW. Así, ese aumento de 59,16 MW representa el 6,7 % desde que llegó al cargo, incluyendo la entrada en funcionamiento de proyectos iniciados antes.

Finalmente, la suma de otras energías renovables no convencionales en la base de datos de XM (bagazo, biogás y biomasa) pasó de 145,15 MW en 2018 a 206,35 MW en junio de 2021. Esto representa un crecimiento del 42,16 % en su capacidad, equivalente a 61,2 MV.

De modo que todas las fuentes de esa categoría han aumentado 338 MW en lo que va de este gobierno. Esto es un 33,8 % adicional a los 1.000 MW que había cuando empezó, no una multiplicación, a pesar de la proliferación de instalaciones solares y la construcción del proyecto eólico Guajira 1 que resaltó el presidente. Es por eso que sus declaraciones al respecto son inexactas y, por tanto, cuestionables.

Actualización 6 de agosto de 2021, 8:10 p. m.

La respuesta de XM, sobre las diferencias entre sus cifras de energía solar y las del Ministerio de Minas y Energía, llegó minutos después de haber publicado este chequeo. Por eso se incluyó el párrafo correspondiente con posterioridad.

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Viernes, 06 Agosto 2021

“Marcamos un hito al Cruzar el Túnel de la Línea”

Por Laura Rodríguez Salamanca

Este chequeo hace parte del especial sobre el discurso del presidente, Iván Duque, en la instalación de las sesiones ordinarias del Congreso el 20 de julio de 2021.

“Marcamos un hito de la ingeniería al cruzar el Túnel de la Línea”. Esta es una de las afirmaciones en las que el presidente Iván Duque hizo referencia a los logros, a su parecer, de su gobierno durante el discurso de instalación del último periodo legislativo del congreso, el 20 de julio de 2021.

En Colombiacheck nos dimos a la tarea de verificarla como parte de un especial en el que le pusimos la lupa a varias afirmaciones de su alocución. La calificamos como ‘verdadera, pero’ porque es cierto que el presidente inauguró el Túnel de la Línea, que es el principal del proyecto vial Cruce de la Cordillera Central, y su gobierno tuvo méritos en la obra. Pero el avance de esta también se debió al gobierno anterior. 

El 4 de septiembre de 2021 el presidente Iván Duque inauguró el Túnel de La Línea y otras obras que hacen parte del proyecto vial Cruce de la Cordillera Central, con el que se pretende acortar los tiempos de desplazamiento entre los departamentos de Quindío y Tolima y conectar al centro del país con el Puerto de Buenaventura.

 

De acuerdo con el Instituto Nacional de Vías (Invías), el proyecto, “consiste en la conexión en doble calzada desde Cajamarca (Tolima) hasta Calarcá (Quindío)”. Está conformada por 30 kilómetros de doble calzada, 31 viaductos, 3 intercambiadores viales y 25 túneles, entre los que se encuentra el túnel principal: el Túnel de la Línea, cuyo nombre oficial es Túnel II Centenario – Darío Echandía.

 

 

¿Pero el gobierno del presidente Duque tuvo algún mérito en la ejecución del proyecto más allá de la inauguración del túnel principal? El ingeniero civil Uriel Orjuela, profesor de la facultad de Ingeniería de la Universidad del Quindío y presidente de la Veeduría Técnica Especializada al Proyecto Túnel de la Línea, le explicó a Colombiacheck que “el actual gobierno recibió la obra en un 58% de ejecución del túnel principal. Sus aportes fueron avanzar en todos los retrocesos, como en la reparación de puentes y túneles, y apropiar 600.000 millones de pesos para terminar el proyecto. Por eso, en la actualidad el proyecto [no solo el túnel principal] tiene un avance del 98%”. 

También le solicitamos información sobre el estado en el que el gobierno Duque recibió el proyecto a la oficina de prensa del Invías. En la respuesta que nos enviaron nos explicaron que “se recibió el proyecto cruce de la Cordillera Central en 2018 con un 55% de avance. En ese momento ni las obras del túnel principal ni las de las calzadas de Tolima y Quindío tenían recursos asegurados para su terminación y las estructuras que se habían construido en las calzadas Tolima y Quindío estaban abandonadas desde noviembre de 2016”. 

Orjuela también le dijo a Colombiacheck que “los dos últimos gobiernos y, en especial, los dos últimos directores de Invías, Carlos Alberto García Montes y Juan Esteban Gil Echevarría, han sido claves para la terminación de esta obra tan compleja”.

Según Invías, el país ha invertido en el proyecto completo 2,9 billones de pesos. “Un poco más de $1 billón correspondió a los trabajos del túnel de La Línea”. Y durante la actual administración “se han aportado más de 620.000 millones [de pesos] para la terminación del proyecto Cruce de la Cordillera Central y del túnel de La Línea”.

Así, calificamos esta afirmación del jefe de Estado como ‘verdadera, pero’. En resumen, su gobierno tuvo méritos para la inauguración del proyecto vial Cruce de la Cordillera Central. Pero ese mérito es compartido con el gobierno anterior.