Pasar al contenido principal
Martes, 21 Agosto 2018

La Consulta Anticorrupción sí es necesaria para lo que busca

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

La excandidata al Senado Claudia Bustamante dijo en su cuenta de Twitter que con los proyectos anticorrupción presentados por el presidente Duque ya no es necesario votar la consulta. Su afirmación es Falsa. La consulta y los proyectos son complementarios en la lucha contra la corrupción.

Este domingo los colombianos podrán salir a votar los siete mandatos de la Consulta Anticorrupción que han venido impulsando la exsenadora Claudia López y la senadora Angélica Lozano desde hace 19 meses.

Hace un par de semanas, no obstante, se armó un debate alrededor de este tema debido a que el recién posesionado presidente Iván Duque presentó al Congreso varios proyectos de ley que incluyen cuatro propuestas para luchar contra la corrupción. Tres de ellas ya estaban dentro de lo planteado en la consulta (limitar a tres los periodos de los miembros de los cuerpos colegiados, requerir pliegos tipo en la contratación y exigir que los congresistas presenten su declaración de renta) y añadió una nueva que busca que los delitos contra la administración pública sean imprescriptibles.

Varios miembros del Centro Democrático tomaron posición frente al asunto e hicieron público su apoyo hacia las propuestas del Presidente por encima de la consulta, como el Senador Álvaro Uribe Vélez.

 

 

Otros, como la excandidata al Senado Claudia Bustamante, salieron a decir incluso que, gracias al “paquete anticorrupción” del gobierno, ya no es necesario votar la consulta.

 

 

Colombiacheck revisó esta afirmación hecha por Bustamante y encontró que es Falsa.

Según Camilo Vallejo Giraldo, gerente de la Corporación Cívica Caldas, tanto los proyectos del Gobierno, como la consulta buscan exactamente lo mismo, que es luchar contra la corrupción; “pero la diferencia es que la consulta busca obligar a los congresistas a aprobarla, que es lo que no puede hacer un proyecto de ley”, como el presentado por el Presidente.

Esto en el marco de la Ley 134 de 1994, “por la cual se dictan normas sobre mecanismos de participación ciudadana”, que en su artículo 8º reglamenta las consultas populares: “La consulta popular es la institución mediante la cual, una pregunta de carácter general sobre un asunto de trascendencia nacional, departamental, municipal, distrital o local, es sometida (...) a consideración del pueblo para que éste se pronuncie formalmente al respecto. En todos los casos, la decisión del pueblo es obligatoria”.

En el caso del plebiscito por la paz, cuando ganó el ‘No’, ese acuerdo en particular fue descartado. El entonces presidente Juan Manuel Santos modificó el acuerdo original rechazado por los colombianos y presentó uno nuevo (el acuerdo del Colón) para su refrendación en el Congreso.

En todo caso, de esta manera, “la clase política no le puede tomar el pelo, no le pueden mover una coma, no le pueden meter un mico (a lo que dice en la consulta). Esa es una gran diferencia con un proyecto”, dice la senadora Angélica Lozano.

Además, la razón por la cual se decide tramitar las propuestas de la consulta a través de un mecanismo de participación popular en lugar de un proyecto de ley es porque “en los últimos 25 años, el Congreso siempre ha negado todas las iniciativas anticorrupción que le ponen límites al poder del mismo legislativo”, según Lozano.

De hecho, nada más en los últimos tres años Lozano y Claudia López presentaron siete proyectos de ley que buscaban cambiar malas prácticas en el Congreso, pero ninguno fue aprobado, como contó Colombiacheck comenzando el año.

“De modo que la mejor forma de que avancemos como sociedad, e incluso de que ayudemos al presidente Duque, es apoyando la consulta, porque así el Congreso no podrá chantajearlo”, agrega Lozano.

En todo caso, para Vallejo Giraldo, tanto la consulta como el paquete anticorrupción del gobierno son propuestas que se podrían ver como complementarias, porque, como ya se mencionó, varias de las propuestas de los proyectos de Duque ya están en la consulta, con la inclusión de una nueva.

Y, en todo caso, si es por declarar innecesaria una de las dos iniciativas, vendría a ser la del Presidente, pues si gana la consulta, igual el proyecto de ley tiene que aparecer en el Congreso para su regulación, agrega Vallejo. Además, dado el caso de que el Congreso se negara nuevamente a tramitar las propuestas, el presidente puede sacarlas adelante vía decreto, cosa que no puede hacer con su proyecto de ley.

Así que, frente a los proyectos del paquete anticorrupción, la consulta no compite, ni es excluyente; al contrario, permite “unir fuerzas, sin sectarismos, por encima de las diferencias”, dice Lozano.
 

Jueves, 22 Febrero 2018

Candidatos llaman la atención sobre cifras de violencia urbana y homicidios

Por Sania Salazar

Aunque las víctimas por homicidios del conflicto se han reducido en un 95%, aspirantes a la Cámara y Presidencia llaman la atención sobre aspectos como los asesinatos de niños y adolescentes y el hecho de que Cali sigue siendo una de las ciudades más violentas del mundo.

¿Se redujeron en un 78% las muertes por la guerra en Colombia?

Daniel Duque, aspirante a la Cámara por Antioquia, del partido Alianza Verde, publicó en su cuenta de Twitter la siguiente imagen:


Duque le dijo a Colombiacheck que se basó en una nota de El Espectador del 22 de noviembre de 2017, titulada Menos dolor: las cifras del primer año de la paz en Colombia. Según el texto, “cuando empezaron los diálogos, el enfrentamiento interno dejaba en promedio 3.000 muertos al año entre civiles y combatientes, según la Unidad para las Víctimas (UV). En 2017 esa cifra se ha reducido a 78, según esa entidad oficial”.

Hay que señalar una imprecisión en el trino: de acuerdo con el texto de El Espectador -una nota de la agencia AFP que replicaron varios medios- la cifra no se redujo en un 78%, sino que se redujo a 78 casos el año pasado. Sin embargo, al consultar en el Registro Único de Víctimas encontramos que en 2017 hubo un total de 117 víctimas directas de homicidio.

Además, analizamos la reducción y resultó que en 2012, cuando empezó la etapa pública de los diálogos entre el Gobierno y las Farc en La Habana, se registraron 2.710 víctimas directas de homicidios. Eso significa una reducción incluso superior a la que señala el candidato: 95,6 %.

En cuanto al promedio, revisamos la información histórica de la misma fuente y, efectivamente, en los años previos al inicio de los diálogos la media anual osciló entre 3.270 y 2.928 (como el candidato y El Espectador omiten especificar el rango exacto que refleja el promedio de 3.000 muertes al año, tomamos muestras distintas mirando cuatro y tres años atrás desde el 2012). En los peores años del conflicto -entre 1997 y 2005-, este indicador alcanzó un tope de 13.500 víctimas directas de asesinatos anuales.

Colombiacheck considera que las imprecisiones en el trino hacen que la afirmación no sea del todo precisa, pero sí aproximada, pues la reducción en los asesinatos causados por la guerra es cercana a la que señala Duque.

“Un dato que justifica nuestra decidida apuesta por la paz. La generación que represento tiene la responsabilidad de entregarle un país a nuestros hijos y nietos en el que la violencia no tenga cabida. #UnNuevoAire”, es el mensaje que acompaña la imagen del trino con las cifras.

 

Cali, entre las ciudades más violentas de Colombia y del mundo

¿Es todavía Cali una de las ciudades más violentas de Colombia y del mundo? Rodrigo Londoño Echeverri, candidato presidencial por la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, Farc, antigua guerrilla, recordó esa lamentable clasificación en una entrevista en la W Radio.

Partiendo de que la medición internacional se basa en tasa de homicidios y de que la más reciente es de 2016, revisamos las cifras del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses para ese año. Estás indican que la ciudad con la tasa más alta fue, efectivamente, Cali, con 55,74 casos por cada 100 mil habitantes. 1.335 homicidios en total.

La segunda ciudad fue Bogotá, con una tasa de 16,32 casos por cada 100 mil habitantes. En total, en 2016 se registraron 1.302 homicidios.

Según el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, en 2016 Cali ocupó el puesto número 21 entre las 50 ciudades más violentas del mundo, con una tasa de homicidios de 54 por cada 100 mil habitantes.

Además, fue la primera población colombiana en la lista. Más adelante, aparecen Palmira (puesto 31), Armenia (44) y Cúcuta (48), que reingresó este año al ranking.

Por lo anterior, Colombiacheck califica la afirmación como verdadera.

Londoño Echeverri hablaba sobre las agresiones de las que fue blanco en Cali el pasado 8 de febrero, cuando pretendía adelantar actividades de la campaña política en esa ciudad.

 

Candidata a la Cámara se queda corta en homicidios de niños y adolescentes

https://colombiacheck.com/images/etiquetas/verdadera-principal.png

Guillermina Bravo Montaño, actual representante a la Cámara por el partido político MIRA por el Valle y quien aspira a repetir curul, publicó en su cuenta de Twitter que 715 niños y adolescentes fueron asesinados en 2017.

 

 


Colombiacheck consultó las cifras preliminares de homicidios de 2017 del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses. Estas indican que el año pasado mataron a 49 niños entre los 0 y los 5 años (primera infancia), a 28 entre los 6 y los 11 años (infancia) y a 658 entre los 12 y los 17 años (adolescencia). Esto suma 735 niños y adolescentes asesinados, sólo una diferencia de 20 con respecto a lo que indicó Bravo, por lo que Colombiacheck califica la afirmación como Verdadera.

 

 

La mujer, la familia, la juventud y la niñez son temas que Bravo Montaño incluye en sus propuestas de campaña.