Pasar al contenido principal
Jueves, 23 Junio 2016

La dejación de armas ‘despalomó’ a la senadora Valencia

Por Sania Salazar

Hace menos de un mes, Paloma Valencia, afirmaba que las Farc no dejarían las armas. Hoy esta guerrilla confirmó que lo hará y que ese proceso empezará una vez se firme el acuerdo final con el Gobierno.

Los opositores del proceso de paz entre el Gobierno y las Farc se quedaron sin uno de sus principales argumentos en contra: Que las Farc no iban entregar las armas. Este caballito de batalla se les terminó hoy cuando el Gobierno y la agrupación guerrillera firmaron el punto tres del acuerdo definitivo que trata sobre fin del conflicto y en el que se detalla cómo se desarmará el grupo insurgente.

Entre los principales opositores al proceso se destaca Paloma Valencia, senadora del Centro Democrático, quien el pasado 30 de mayo utilizó la etiqueta #RealidadDelProcesoDePaz para trinar: “Las Farc no se han comprometido a dejar las armas”.

Colombiacheck indagó sobre la veracidad de esta afirmación y puso en contexto uno de los aspectos sobre los que más se especuló durante los tres años y siete meses que completan los diálogos de paz.

 

 

@Ama85094789 y @GolondrinaDream, las dos tuiteras que le contestaron a Valencia, no creyeron mucho en su afirmación y la criticaron abiertamente, incluso una de ellas le increpó: “viven inventando dramas y tragedias para asustar”.

 

 

 

 

Para saber en qué basaba la senadora su afirmación Colombiacheck la llamó y le dejó mensajes en su cuenta de Facebook y en WhatsApp el pasado 10 de junio en los que solicitamos una entrevista.

Valencia solo nos contestó hasta el 22 de junio y aseguró que prefería esperar las novedades que se había anunciado llegarían desde La Habana al día siguiente. Se le aclaró que la publicación se refería a un trino del 30 de mayo, pero la senadora no contestó más.

La senadora tenía razón, era mejor esperar a conocer el anuncio de hoy sobre el fin del conflicto, ya que después de escuchar a los voceros de la mesa, quienes explicaron que las Farc sí entregarán sus armas para que sean destruidas, su trino quedó totalmente desvirtuado.

Aunque la afirmación de la senadora del Centro Democrático era falsa desde el mismo 30 mayo que la emitió, pues como lo pudo comprobar Colombiacheck, las Farc se habían comprometido a dejar las armas desde el 19 de enero de 2016, cuando lo anunciaron en el comunicado conjunto número 65.

En este documento se hizo pública la decisión de crear un mecanismo tripartito de monitoreo y verificación del acuerdo sobre cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo y la dejación de armas, “que genere confianza y dé garantías para su cumplimiento, conformado por el Gobierno de Colombia, por las Farc y por un componente internacional, quien preside y coordina el mecanismo en todas sus instancias, dirime controversias, realiza recomendaciones y presenta informes, y que iniciará sus labores una vez se haya llegado a ese acuerdo. Respecto a la dejación de las armas el mismo componente internacional verificará en los términos y con las debidas garantías que se establecerán en los protocolos del acuerdo”.

¿Paloma mentirosita?

Pese a las dudas infundadas que manifestó la senadora Valencia por Twitter en mayo pasado, hoy los colombianos pudieron escuchar en la propia voz del comandante máximo de las Farc, Timoleón Jiménez alias Timochenko, que este grupo armado ilegal deja las armas.

“Se ha llegado al acuerdo sobre dejación de armas, que pone en evidencia la suma de invenciones con la que se pretende engañar a la gente de nuestro país, cuando se asevera que tras los acuerdos, las Farc pretendemos seguir armadas y haciendo política. El país podrá conocerlo a partir de hoy. Claro que las Farc haremos política, si esa es nuestra razón de ser, pero por medios legales y pacíficos con los mismos derechos y garantías de los demás partidos”, dijo Jiménez en su alocución y a renglón seguido recibió un sonoro aplauso.

Detrás del discurso del líder de las Farc, hay todo un mecanismo de verificación que incluye a la ONU como entidad receptora todas las armas de la agrupación guerrillera. Una vez se firme el acuerdo final de paz este mecanismo se activará y debe terminar a más tardar 180 días (seis meses) después.

Una cuestión de lenguaje

Hay que tener en cuenta que en la discusión sobre qué pasaría con las armas, la senadora Valencia pudo verse confundida por las diversas interpretaciones de los términos “dejación” y “entrega”.

Carlos Medina Gallego, del Centro de Pensamiento y Seguimiento del Proceso de Paz de la Universidad Nacional, nos explicó la diferencia: “La dejación de armas es antes que nada una declaración política que hacen las partes, esto es Gobierno y Farc, ante la comunidad nacional e internacional, de no volver a utilizar las armas en los conflictos políticos internos, contra las distintas fuerzas políticas, las instituciones o la población. Segundo, en el caso de las armas del Estado estas deben estar al servicio de la nación en los fines y propósitos que les fija la Constitución Nacional para la defensa de la soberanía, la nación y las instituciones democráticas”.

Dejación es la palabra que prefieren usar las Farc para referirse al hecho de despojarse del armamento y era el término del que se pegaban los detractores de la negociación para asegurar que este grupo las guardaría donde fuera fácil recuperarlas.

El experto, a quien consultamos diez días antes de la firma del punto tres del acuerdo general entre el Gobierno y las Farc, advirtió que “si lo que se establece es un armisticio, las Farc permanecerían con las armas en silencio y lo que garantizaría esto es su declaración pública de dejación. Si no es este el caso, tampoco es el de que las Farc vayan a entregar las armas al Estado, pues esto sería considerado como un acto de derrota, lo que no está en los imaginarios de esta organización. Así que no habrá entrega de armas al Estado a la manera de procesos anteriores”.

Con lo anterior queda claro que la imagen de guerrilleros poniendo fusiles en manos de representantes del Gobierno no se va a producir porque para ese grupo equivaldría a quedar como los perdedores. Para finalizar este paso crucial para la paz, se definió que las armas se recogerán en contenedores que vigilará la ONU y que, tras su destrucción, servirán de materia prima para hacer tres monumentos que serán acordados entre Gobierno y Farc.

Viernes, 19 Agosto 2016

“Si gana el sí, se desarman miles de guerrilleros. Si gana el no, no”, Navarro

Por Sania Salazar

De ganar el no habría otras opciones para darle continuidad al proceso que pretende desarmar a las Farc, pero sería un duro golpe a la legitimidad del mismo.

El senador Antonio Navarro es insistente: “Esta afirmación es indiscutible: si gana el sí, se desarman miles de guerrilleros de las Farc. Si gana el no, no se desarman. Así de simple”. Lo publicó en su cuenta de Twitter el pasado 24 de julio y lo repitió en el inicio de la campaña para promover el voto positivo por el plebiscito.

 

 

“Los acuerdos incluyen el desarme de las Farc, pero eso está sometido a que se cumplan los acuerdos por todas las partes. El Gobierno, en el acto legislativo que se expidió por el Congreso, dice que la vigencia de ese acto legislativo solo comienza cuando sea firmado el acuerdo y además la Corte Constitucional dice que el voto, sí o no, es vinculante, de manera que si el voto es sí, se cumplen los acuerdos y ellos cumplen con su parte, que es desarmarse. Si el voto es no, no quedan vigentes los acuerdos, entonces ellos no se van a desarmar, es obvio”, respondió Navarro Wolf cuando Colombiacheck le preguntó en qué basaba su argumento.

Navarro, perteneciente al partido Alianza verde y exmiembro de la guerrilla del M19 que se desmovilizó en 1990, añadió: “Entiendo que como quien negocia los acuerdos es el Presidente a nombre de toda la sociedad, al ser vinculante para él, quedamos sin acuerdos”.

Colombiacheck revisó la sentencia de la Corte Constitucional sobre el plebiscito y consultó a un constitucionalista, en ambos casos encontramos que sí hay caminos para implementar los acuerdos aunque ganara el no. Eso sí, el proceso perdería legitimidad y podría enredarse y extenderse.

Así que calificamos la afirmación del senador Navarro como ligera según nuestra tabla de clasificaciones. Veamos por qué:

“La refrendación popular del Acuerdo tiene naturaleza exclusivamente política, consistente en un mandato al Presidente de la República para la implementación de una decisión política a su cargo, a través de los canales y procedimientos dispuestos por la Constitución y la ley para ese efecto. Además, teniendo en cuenta que el mandato es exclusivo para el Presidente, la decisión del Pueblo no afecta la independencia y autonomía de las demás ramas del poder público para adoptar las normas vinculadas con dicho proceso de implementación”, dice uno de los apartes más claros de la sentencia de la Corte Constitucional sobre el plebiscito y su alcance.

Lo que se traduce en que de ganar el no queda un margen de maniobra, por ejemplo, para que el Congreso impida que el proceso de paz con las Farc se trunque. Sin embargo, ¿cómo harán los congresistas para aprobar unos acuerdos con los que la mayoría de votantes no estaría de acuerdo?

Sí hay más posibilidades

El Presidente Juan Manuel Santos y los negociadores del Gobierno en La Habana han insistido en que no hay plan B y que de ganar el no se acaba el proceso, pero existen otros conceptos al respecto.

El constitucionalista Rodolfo Arango explicó que el voto negativo no invalidaría los acuerdos, más aún cuando las Farc han dicho que no quieren regresar a la lucha armada, “lo que hay que creerles”, indicó. Arango explicó que a la luz del fallo de la Corte, los acuerdos, efectivamente, se podrían tramitar por medio del Congreso.

“El efecto directo es que no entraría en vigencia el acto legislativo para la paz que hizo más expedita la reforma constitucional, en solo tres debates, sino que tendrían que someterse esas reformas constitucionales a las reglas generales de ocho debates, lo que complica las cosas porque de pronto en los dos próximos años no alcanza a salir la reforma constitucional, podría, pero es difícil, la puede frenar la oposición”, aclara el experto.

“A pesar de que la oposición no tiene la suficiencia numérica, el Centro Democrático y ciertos conservadores podrían intentar bloquear las reformas importantes”, precisó Arango y esto sería un duro golpe para el Gobierno y su política de paz.

Aunque sí hay otras maneras de lograr que los acuerdos lleguen a buen término y por consiguiente que las Farc se desarme, el triunfo del no enredaría la puesta en marcha de los acuerdos que buena parte del país lleva esperando tres años y medio.