Pasar al contenido principal
Martes, 15 Octubre 2019

La desnutrición infantil sí ha aumentado en Bogotá pero Claudia López se equivoca al decir que es la más alta del país

Por Diana Ampudia y Angélica Latorre – Zona Franca

Los datos disponibles muestran que la desnutrición infantil ha aumentado en Bogotá. Pero la candidata de la Alianza Verde se equivoca al decir que el fenómeno es más alto en Bogotá que en el resto del país.

En diálogo con Al Punto de Red+ Noticias, la candidata a la Alcaldía de Bogotá por la Alianza Verde, Claudia López, aseguró el pasado 22 de agosto que “los indicadores de salud pública empeoraron. La desnutrición infantil es más alta en Bogotá que en el resto del país, increíblemente.”

Esta afirmación fue uno de los ejemplos que utilizó la aspirante para indicar que pese a las mejoras frente a corrupción y manejo financiero que ha tenido el sistema distrital de salud, los indicadores de salud pública no mejoraron durante la administración de Enrique Peñalosa. 

Un miembro de la campaña de López le dijo a RedCheq que la afirmación está sustentada en una nota de Caracol Radio del pasado 11 de junio de 2019. La noticia señala que, de acuerdo a cifras entregadas por la Secretaría de Salud de Bogotá, hubo un aumento del 61 por ciento en casos de desnutrición crónica en menores de 5 años y un aumento del 65 por ciento en los casos de desnutrición aguda entre 2016 y 2018, según Patricia Arce, Subsecretaria de salud de Bogotá.

Aunque este deterioro coincide con el que se muestra en otras cifras, la nota no presenta indicadores de desnutrición infantil a nivel nacional que sostengan o permitan concluir que el fenómeno es más alto en la ciudad de Bogotá que en el resto del país. 

Por otra parte, al hacer los cálculos tomando el número de casos que aparecen en un documento de rendición de cuentas del Distrito, los porcentajes de incremento serían de 62 por ciento  en desnutrición crónica (Arce la fijó en un punto porcentual menos) y 52 por ciento en desnutrición global.

Aún así, la conclusión es la misma, el problema sí ha crecido en los últimos tres años.

Tabla 1

Cálculos propios con información del Distrito.
*http://old.integracionsocial.gov.co/anexos/documentos/2019documentos/30072019_Informe_gestion_RPC_Infancia_Juventud_2019.pdf#page=191 
**http://old.integracionsocial.gov.co/anexos/documentos/2019documentos/30072019_Informe_gestion_RPC_Infancia_Juventud_2019.pdf#page=193 
***http://old.integracionsocial.gov.co/anexos/documentos/2019documentos/30072019_Informe_gestion_RPC_Infancia_Juventud_2019.pdf#page=392 

 

Así que calificamos esta parte de la afirmación de López como verdadera.

Verdadero

Por otra parte, los datos sobre Bogotá mencionados en la nota de Caracol corresponden a lo registrado mediante el Sistema de Vigilancia Alimentaria y Nutricional, Sisvan, que maneja el Distrito, con la dificultad de que esta información de la capital no se presenta en comparación con cifras a nivel nacional o de otras regiones del país.

Sin embargo, revisamos cifras del Instituto Nacional de Salud, INS, recopiladas en el informe “Desnutrición aguda moderada y severa en menores de cinco años”, que sólo presenta cifras del año 2018. 

Esto, por un lado, hizo imposible chequear las presentadas en 2016 y hacer el cálculo de variación en los últimos tres años. Pero, por otro lado, sí pudimos hacer una comparación nacional. Además, sólo pudimos acceder a información de casos de desnutrición aguda, no las de desnutrición crónica o global. 

Esto ocurre porque estas dos últimas se miden cada cinco años en la Encuesta Nacional de Situación Nutricional, Ensin (la última fue en 2015), mientras que la desnutrición infantil aguda sí se registra anualmente a nivel departamental, distrital (Bogotá, Barranquilla, Santa Marta, Cartagena, Buenaventura) y nacional desde 2016, por ser un evento de interés en salud pública. Es decir, porque está dentro del grupo de enfermedades a las que se debe hacer vigilancia rutinaria por su frecuencia, riesgo que representa para la vida, posibilidades de prevención y efectividad de intervenir. 

Esta información se integra en Sivigila, que es el sistema de vigilancia de enfermedades del país que administra el Instituto Nacional de Salud. Este se alimenta con información de los entes territoriales y corresponde a menores atendidos identificados en clínicas y hospitales, mientras que la Ensin se lleva a cabo en hogares, de modo que sus resultados no son comparables.

En el documento del INS relativo a desnutrición aguda en 2018, los datos se presentan por número de casos y prevalencia o proporción de la población que registra el indicador. 

tabla 2

Aunque Bogotá sí tiene el mayor número de casos, la prevalencia es el dato para entender el comportamiento de la desnutrición infantil en cualquier de sus tres indicadores (aguda, crónica o global). Como le explicó a Redcheq Jannet Arismendi, Directora Ejecutiva de la de la Asociación Colombiana de Facultades de Nutrición y Dietética, Acofanud, es la prevalencia y no el número de casos el que permite entender la situación nutricional, porque indica variación del comportamiento en un momento o periodo de tiempo dado, teniendo en cuenta el tamaño de la población.

En el mismo sentido, Sara Eloísa del Castillo, coordinadora del Observatorio de Seguridad y Soberanía Nutricional de la Universidad Nacional, aclaró en el programa UN Radio el 2 de julio pasado, en relación con las cifras presentadas por el Distrito para Bogotá: “lo que identificamos es un aumento de la notificación y un aumento de la información, más no de la prevalencia como tal del problema de la situación de desnutrición aguda y crónica. (...) Esta información de los casos se refiere más a aumento de la notificación  y a ese reporte que pudo haber sido del mismo niño que aparece evaluado en dos eventos en el sistema”.

Según el INS, Bogotá en 2018 presentó la mayor cantidad de casos (1.942). Esto representa el 0,32% de la población menor de cinco años. Exactamente esta misma proporción se registró a nivel nacional. Mientras que en Vaupés, este porcentaje fue el mayor de todo Colombia (1,63%), es decir, casi dos de cada 100 niños presentaron bajo peso para su estatura. 

Por lo anterior, considerando que aún no hay un dato consolidado de desnutrición infantil aguda en 2019; que, además, los datos de desnutrición global y crónica más recientes son del 2015; no se puede decir que actualmente la desnutrición infantil sea mayor en Bogotá que en el resto del país, por lo que esta afirmación de la candidata López es falsa.

Falso

Sábado, 21 Septiembre 2019

Petro, Álvarez y Escrucería van juntos por Luis Eladio pero no están revueltos

Por José Felipe Sarmiento

El exsenador Pérez aspira a la Gobernación de Nariño con apoyo de Colombia Humana. Tato Álvarez y el clan Escrucería, liberales como él, también lo impulsan pero no participan de ese acuerdo.

Una nota del portal Las2Orillas dice que el senador Gustavo Petro y su movimiento Colombia Humana, en coalición con la Unión Patriótica (UP), están aliados en Nariño con el candidato liberal a la Alcaldía de Pasto, Javier Tato Álvarez, y el exconcejal de Bogotá por el antiguo PIN Rafael Escrucería, debido a que los tres políticos apoyan la aspiración a la Gobernación de Luis Eladio Pérez, también con aval rojo.

La crítica se centra sobre todo en el pasado del excabildante y su familia, poderosa en el Pacífico nariñense. Por mencionar los escándalos más sonados, él fue salpicado por el ‘carrusel’ de la contratación en la capital; a su papá, Samuel Escrucería Manzi, el Consejo de Estado le quitó la investidura de congresista en 1992, luego de que la Corte Suprema lo condenó por peculado, y su abuelo, el también exparlamentario Samuel Escrucería Delgado, murió preso por narcotráfico en Estados Unidos un año antes.

Nota ciudadana de Las2Orillas sobre Petro en Nariño

La campaña de Pérez confirmó que tiene un acuerdo programático con el grupo político del excandidato presidencial. La alianza es “vinculante y, por tanto, los partidos adheridos, como sus directivos, no podrán apoyar candidato distinto al que fue designado”, establece el texto firmado por el expresidente César Gaviria y Miguel Ángel Sánchez, respectivamente jefe y secretario general del Partido Liberal; Gabriel Becerra Yáñez, dirigente de la UP, y Luis Eladio como el aspirante ungido.

Acuerdo programático Colombia Humana-UP y Liberal por Luis E. Pérez

De acuerdo con el documento, la publicidad política de Pérez puede utilizar el logo de Colombia Humana-UP. Además, el propio Petro publicó un tuit en el que también anunció su respaldo oficial a Luis Eladio, a pesar del descontento de algunos sectores de su grupo político que preferían al aspirante del Polo Democrático, Carlos Santacruz, como contó el portal La Silla Vacía. Incluso lo reiteró en video hace un par de semanas:

Esto pone al congresista en la misma orilla que el exconcejal Escrucería Lorza que, como Pérez, hoy en día milita en el liberalismo, donde siempre estuvo su familia. En 2018, aspiró a la Cámara por Nariño con esa bandera. Padre e hijo del cuestionado clan reconocieron su apoyo a Luis Eladio en La Silla, aunque el aspirante a gobernador respondió que “no es candidato de nadie” en la misma página y en la cadena radial Todelar.

Por otro lado, la candidatura de Rafael el año pasado fue en fórmula con el entonces senador Álvarez Montenegro, que buscaba la reelección. Pero, más allá de su relación con la familia Escrucería, Tato también ha trabajado antes con Luis Eladio, como su secretario de Educación cuando era gobernador por decreto en 1987.

“Compartimos la identificación liberal y eso es lo que nos permite hacer alianzas”, le dijo a Colombiacheck el hoy aspirante a la Alcaldía de Pasto.

A pesar de estos vasos comunicantes, calificamos la afirmación como ‘verdadera pero’ porque Álvarez y Escrucería no fueron los responsables directos del acuerdo con la coalición petrista, como lo demuestran las firmas de los directivos nacionales. Además, sus candidaturas a nivel municipal no cuentan con el respaldo de la coalición petrista.

Tato tiene entre sus contrincantes en Pasto a la concejala Socorro Basante, que cuenta con los avales de la Alianza Verde (su partido), el Polo Democrático y Colombia Humana-UP. Petro le ha expresado a ella su apoyo en estas elecciones.

Pérez, en cambio, ha participado en actos públicos de ambas campañas, como quedó registrado en sus respectivas páginas de Facebook.

En una de las fotos con bastante también aparece el candidato a la Alcaldía de Tumaco por el Polo, Colombia Renaciente, Colombia Humana-UP y Fuerza Ciudadana, que es el líder afro Diego Angulo.

En ese municipio también hay un candidato liberal aparte, el diputado Alvin Quiñones. Sin embargo, él no es de la cuerda de los Escrucería sino de su rival, el representante Gustavo Estupiñán (a quien Rafael le demandó la curul para tratar de quedarse con ella) y del exalcalde Nilo del Castillo, separado del clan desde que montó su propio cacicazgo en el municipio hace más de 20 años, como lo recuenta un reciente informe de la Fundación Paz y Reconciliación (Pares).

Angulo, en cambio, reconoce que los Escrucería “veían con buenos ojos” su aspiración al mismo cargo hace cuatro años, por el Partidos de La U. Pero también asegura que ese apoyo (que, según él, no fue pedido ni acordado) le hizo más daño que bien.

En todo caso, por ahora no hay nada que demuestre que los Escrucería lo respaldan este año. El informe de Pares sobre los candidatos cuestionados de estas elecciones en Tumaco ni siquiera menciona a Angulo y tampoco dice que el cuestionado clan esté detrás de algún candidato. A diferencia de 2015 y de la actual candidatura de Pérez, no hay pronunciamientos públicos de Samuel Escrucería ni sus hijos, como tampoco publicaciones en sus páginas de redes sociales que permitan llegar a esa conclusión.

Entonces, es cierto que Petro, Álvarez y los Escrucería coinciden en su apoyo a Luis Eladio para la Gobernación de Nariño pero no hay una alianza formal entre los tres para todo el departamento. En la alcaldía de la capital departamental están divididos (al punto que su aspirante a gobernador asiste a eventos con dos candidatos distintos) y en la segunda más importante, en el municipio de origen del clan, no está claro a quién le apuestan. Esto hace que la nota sea ‘verdadera pero…’.

RedCheq