Pasar al contenido principal
Miércoles, 29 Mayo 2019

La migración venezolana es una de las causas del desempleo en Colombia

Por Sania Salazar

La migración se ha concentrado en ciudades específicas y no ha impactado sus mercados laborales de la misma manera. Además no hay datos suficientes para sacar conclusiones certeras.

El director de Fedesarrollo, Luis Fernando Mejía, dijo en el programa Hora 20, de Caracol Radio, que la migración venezolana ha afectado el desempleo en Colombia.

En Fedesarrollo le indicaron a Colombiacheck que la frase de Mejía se basa en el estudio de esa entidad titulado “Elementos para una política pública frente a la crisis de Venezuela” publicado en noviembre de 2018.

Ese análisis señala, en principio, que las seis ciudades que concentran la mayor cantidad de migración proveniente de Venezuela son, en su orden, Bogotá (15.6%), Barranquilla (8.6%), Cúcuta (6.1%), Medellín (4.1%), Cartagena (3.8%) y Cali (2.6%).

Además, concluye que el desempeño económico en la región de frontera y las zonas de alta migración no ha sido homogéneo. “Mientras se evidencia una presión importante sobre el mercado laboral en Cúcuta, Riohacha y Bogotá, así como un incremento en la pobreza monetaria en estas ciudades, casos como los de Barranquilla y Medellín muestran mayor resiliencia para asimilar el fenómeno migratorio”.

Pero el informe indica también que, aunque la migración puede generar presiones sobre el nivel de empleo y los salarios, así como sobre la calidad en la prestación de los servicios públicos, la literatura sobre el asunto ha mostrado que esos efectos son marginales.

El informe mensual del mercado laboral que hace Fedesarrollo se tituló en octubre del 2018 “Migración venezolana a Colombia” y dice que al analizar la dinámica reciente de los principales indicadores de mercado laboral de las seis ciudades se observan diferencias importantes. “En primer lugar, entre 2013 y 2017 la tasa de ocupación, que evidencia la capacidad del mercado laboral de absorber la población económicamente activa, cayó en Bogotá, Cúcuta y Medellín. Lo anterior implica que ha habido un aumento en la rigidez del mercado laboral en estas ciudades, que a su vez está presionando al alza los niveles de desempleo. Lo contrario ha ocurrido en Barranquilla, Cali y Cartagena”, señala el análisis.

Este documento califica el caso de Cúcuta como “particularmente preocupante” porque los datos recientes muestran que el desempleo total de la ciudad aumentó de 14,9% en 2017 a 16,7% en junio de 2018, presionado principalmente por el fuerte incremento en el desempleo de la población venezolana en esa ciudad. También indica que en Medellín, en el primer semestre de 2018 se observó un aumento en la tasa de desempleo, mucho mayor entre la población venezolana, explicado principalmente por una fuerte caída en la demanda laboral.

Los investigadores que realizaron el informe concluyeron que hasta 2017 el mercado laboral parecía estar absorbiendo la migración, pero en 2018 se empezaron a registrar incrementos “importantes” en las tasas de desempleo.

Para Alejandro Torres García, profesor asociado e investigador del Departamento de Economía de la Escuela de Economía y Finanzas de la Universidad Eafit, no hay mecanismos para medir el impacto de la migración  venezolana realmente, pues ese fenómeno es relativamente reciente en el país, ya Colombia era hasta hace muy poco país cerrado a migraciones. El profesor indicó que debido a la situación ahora el Departamento Administrativo de Nacional de Estadística, DANE, está generando más información y de mayor calidad.

Torres García explicó que la migración venezolana a Colombia ha tenido tres etapas: la primera, en la que empresarios de ese país movieron sus inversiones  a Colombia, lo que no tuvo impacto en el mercado laboral. La segunda, la migración de mano de obra calificada que llegó con trabajo fijo, sobre todo, en el sector petrolero, lo que tampoco impactó. Y la tercera, la migración masiva de personas con niveles de formación relativamente bajos y mano de obra no calificada que llegaron a buscar trabajo, lo que sí ha empezado a tener efectos. Esta migración, según el profesor, se ha agudizado en los últimos seis meses.

El investigador indicó que según los datos más recientes el 3% de los desempleados en el país son venezolanos, lo que califica de relativamente pequeño, pero que una proporción grande de los nuevos puestos de trabajo se quedan en manos de los migrantes, relación que hay que investigar, pero que se puede deber a que los migrantes estén aceptando trabajar por salarios más bajos que los nacionales, lo que también mostraría que hay empresarios se estén aprovechando de la situación.

Juan Carlos Guataquí, profesor de la facultad de economía de la Universidad del Rosario, aseguró que en el desempleo y la informalidad operan los grandes números y que el éxodo venezolano puede tener un efecto grande en Cúcuta y en el Atlántico, pero que en términos de las estadísticas agregadas colombianas eso no va a notarse mucho. “Eso no serían 0.2, 0.3 puntos de desempleo y probablemente 0.5 de informalidad en términos cuantitativos”.

[Actualización 30/05/19]

Después de haber sido publicada esta nota, el Director de Fedesarrollo, Luis Fernando Mejía, manifestó en Twitter algunas inconformidades a las que respondemos:

Mejía dice que no lo consultamos para poner su afirmación en contexto (lo que hace parte de nuestra metodología). Sin embargo, Colombiacheck sí consultó sobre el tema a la oficina de prensa de Fedesarrollo, a lo que nos respondieron con uno de los informes de esa entidad que citamos en la nota.

Mejía dice, de todas maneras, que la fuente real de su afirmación son las cifras del Dane que publica en el hilo de Twitter en respuesta a este artículo. Según Mejía, con estas cifras “resultaría sorprendente decir que tal migración no está presionando las cifras de desempleo”. Nuestro artículo no niega que, tras revisar las cifras, sí hay un impacto. Nuestra calificación de su afirmación como "Cuestionable" (que originalmente se refería a las cifras reportadas por el informe que nos envío la oficina de prensa de Fedesarrollo) tampoco implicaba decir que las cifras eran erradas. De hecho, en nuestra metodología se puede leer que usamos la calificación de "Cuestionable" "cuando, al verificar los datos de una afirmación, encontramos que estos se ciñen a los datos disponibles más recientes, pero se usan para llegar a conclusiones erróneas, o no existe un consenso sobre cuál es la interpretación correcta".

Sin embargo, los informes de Fedesarrollo consultados por Colombiacheck, indican que la migración venezolana se ha concentrado en seis ciudades y no ha impactado por igual sus economías, por lo que no se puede afirmar que ese impacto en el desempleo sea homogéneo en todo el país. Incluso, en la nota citamos un estudio de Fedesarrollo que concluye que aunque la migración puede generar presiones sobre el nivel de empleo y los salarios, así como sobre la calidad en la prestación de los servicios públicos, la literatura sobre el asunto ha mostrado que esos efectos son marginales.

Además, nuestra calificación se basa en el análisis que hicimos de las diferentes fuentes que consultamos y obedece a que varios de los expertos consultados coincidieron en que todavía no se sabe de qué tamaño es el problema.

Tras recibir las estadísticas del Dane compartidas por Mejía en su hilo de Twitter, consultamos de nuevo a nuestros expertos, quienes consideraron que todavía es necesario hacer un seguimiento a estos para saber si se trata de algo sistemático y no coyuntural. En resumen, evidentemente, pasa algo, pero los académicos indican que no se sabe qué tan significativo es como para definir una política pública al respecto. Por estas razones, decidimos mantener nuestra calificación de "Cuestionable".

De todas maneras, ofrecemos disculpas a Luis Fernando Mejía y a Fedesarrollo por no haber sido suficientemente claros al momento de preguntarles por la fuente de la afirmación.

Miércoles, 31 Julio 2019

No, Colombia no está en epidemia de Sida por culpa de las venezolanas

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Se estima en 1’228.827 el número de venezolanos que habitan en el país; de ellos 8.601 están viviendo con VIH. Es decir, una prevalencia de apenas el 0,7 por ciento.

“EPIDEMIA DE SIDA QUE VIENE DE VENEZUELA, PRINCIPAL PROPAGADORAS MUJERES QUE VIENEN A EJERCER LA PROSTITUCIÓN”, así comienza una publicación del grupo de Facebook “Qué pasa en Pereira” que ha sido compartida casi 6.000 veces.

Esta misma información ya había sido difundida en Ecuador, Perú y en otras páginas de Facebook en Colombia, pues las afirmaciones que hace son tan generales y alarmistas que no han encontrado problemas para viralizarse y cruzar fronteras.

Según la publicación, “se calcula que existen 130.000 venezolanos con el Virus de Inmunodeficiencia Humana”, pero, supuestamente, “solo el 10 % está usando antirretrovirales, según estimaciones de Ministerio De Salud”(sic).

Además, la publicación afirma que “en Venezuela las muertes por Sida aumentaron un 75 % desde 2011 por la falta de medicamentos antirretrovirales, por lo que desencadenará un contagio en América Latina debido a la migración”, continúa diciendo la publicación en Facebook, “donde están llegando mujeres entre 16 y 35 años de edad, por lo que se estima que son 4.500 prostitutas trabajando en el territorio nacional” (sic).

Primero es importante entender que el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) es un retrovirus que ataca al sistema inmunitario de la persona infectada. El Síndrome de la Inmunodeficiencia Adquirida (Sida), es la etapa más grave del VIH y se caracteriza por la presencia de ciertas enfermedades que pueden amenazar la vida del paciente, de acuerdo con InfoSida (un servicio del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos). Si una persona tiene VIH no necesariamente llega a desarrollar el Sida.

Volviendo a la publicación de Facebook, buscamos la primera frase en el buscador de Google y nos arrojó una columna de opinión de Paola Ochoa publicada en octubre de 2018 en el periódico El Tiempo, titulada ‘El Elefante en la habitación’. Y constatamos que la mayoría de las frases de la publicación de Facebook provienen de esta columna, con algunas modificaciones.

Frente a los venezolanos con VIH, Ochoa dice que la cifra proviene de “estimaciones de Onusida”, no del Ministerio de Salud de Colombia. Y el dato de las 4.500 “prostitutas trabajando en el territorio nacional”, salen, de acuerdo con la columna de Ochoa, según calcula “la revista ‘The Economist’ en un reportaje”. 

El artículo “Venezuelans Sell Sex in Colombia to Survive” de la revista inglesa, fue publicado el 20 de julio de 2017. Y señala, en su tercer página, que “some 4,500 Venezuelan prostitutes are thought to be working in Colombia” (“se cree que alrededor de 4.500 prostitutas venezolanas están trabajando en Colombia”), aunque no especifica de dónde proviene la cifra.

La publicación en Facebook, no obstante, contiene algunas imprecisiones que terminan en desinformación, contribuyen a la xenofobia y estigmatiza a quienes se dedican a trabajos sexuales.

Venezolanas y venezolanos con VIH-Sida

Según datos de Onusida, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida, en Venezuela “había 120.000 personas que vivían con el VIH en 2016, de las cuales 61% (55% - 67%) estaban accediendo a la terapia antirretroviral”. 

La organización social Red Somos le dijo a Colombiacheck que “el Ministerio de Salud en Venezuela registra 71.000 personas, y es lo que se esperaría estén recibiendo medicamento antirretroviral en Venezuela”.

Tratamiento

De acuerdo con cifras que aportó la Red Venezolana de Gente Positiva en Venezuela (RVG+) a la Red Somos en Colombia, “actualmente el 40 por ciento de la población con VIH está tomando tratamiento y se estima que para agosto el 50 por ciento ya esté emigrado al nuevo esquema TLD que será el único que existirá en Venezuela ya que el estado continúa sin compra medicamentos”.

El Ministerio de Salud le dijo a Colombiacheck que, según un reporte de Onusida y la OPS (Organización Panamericana de la Salud), “desde el 2017, la situación de crisis económica ha generado dificultades en el abastecimiento de medicamentos antirretrovirales y ha conllevado a no disponer de las cantidades necesarias para atender los esquemas de ARV requeridos por todos los pacientes (...), sin embargo, desde el mes de abril de 2018 aproximadamente 58.000 personas con VIH están en una situación de falta de medicamentos”. “Es decir que la cobertura sería apenas de un 50% pero nunca tan baja como el 10%”, según MinSalud.

Migrantes de Venezuela con VIH-Sida en Colombia

Migración Colombia estima en 1’228.827, el número de venezolanos que habitan en el país; y de ellos 8.601 migrantes venezolanos están viviendo con VIH en Colombia, de acuerdo con la OPS. Es decir, una prevalencia de apenas el 0,7.

Las cifras de colombianos con el virus del Ministerio de Salud estiman que existe un total de 160.000 personas viviendo con VIH.

Las y los trabajadores sexuales

Consultamos con el Ministerio de Salud y el Departamento de Protección Social sobre las cifras de trabajadores sexuales en Colombia y ambas entidades señalaron a la otra de contar con la información. En ninguno de los dos casos la obtuvimos.

Lo único que encontramos fue la “Caracterización de personas que realizan Actividades Sexuales Pagadas en contextos de Prostitución en Bogotá”, realizado en 2017 por el Observatorio de Mujeres y Equidad de Género de la Secretaría Distrital de la Mujer (según la secretaría, esta es la única información existente en el país sobre el tema).

De acuerdo con esta caracterización, se estima que en la capital hay 7.094 trabajadores y trabajadoras sexuales y es imposible contar con una cifra definitiva dado que se trata de una población flotante; es decir, no realizan la actividad permanentemente. Para realizar el estudio se entrevistó a 2.758 personas (porque no es un censo definitivo sino, como el nombre señala, una caracterización de la población) y de esas, el 98,6 por ciento señaló que usa actualmente el preservativo; 91,6% se ha realizado la prueba del VIH (de los cuales 42,2 por ciento se la realizó en los últimos tres meses) y el 87,9 por ciento no ha adquirido ninguna infección por contacto sexual en los últimos 12 meses.

¿Epidemia de VIH-Sida?

Es imposible saber cuántas de las mujeres que ejercen la prostitución en Colombia son migrantes venezolanas. No hay datos, tampoco, de cuál sería el porcentaje de ellas contagiadas con el Virus de Inmunodeficiencia Humana, por lo tanto no hay información suficiente para afirmar que en Colombia hay una epidemia de Sida por cuenta de las venezolanas que ejercen la prostitución en nuestro país.

De hecho, sobre este tema, el Ministerio de Salud le dijo a Colombiacheck que “la epidemia de Sida en Colombia está instalada desde hace muchos años y no son propiamente los Venezolanos los responsables de que exista VIH en Colombia”.

Finalmente, calificamos la información de la publicación de Facebook como falsa.