Pasar al contenido principal
Jueves, 14 Junio 2018

Lo que encontró el CNE al revisar los formularios E-14

Por María José Pereira

La campaña de Gustavo Petro presentó reclamaciones por los tachones en los formatos de preconteo en primera vuelta. De allí surgieron rumores de fraude, reconteo de votos y hasta suspensión de la segunda vuelta. Colombiacheck aclara qué pasó.

En redes sociales ha circulado una noticia cuyo titular asegura que se comprobó fraude electoral a favor de Iván Duque y que debido a esto se ordenó un reconteo de votos. La publicación fue difundida por el portal ‘Modonoticias’ y ya cuenta con más de 90.000 visitas, mientras diversos grupos petristas la comparten en Facebook, con 3.400 interacciones.

Noticia falsa sobre reconteo de votos por fraude

La información hace referencia a una reunión de la sala plena de los magistrados del Consejo Nacional Electoral (CNE), que efectivamente ocurrió, con el fin de atender 27 reclamaciones presentadas por la candidatura de la Colombia Humana, con respecto a la primera vuelta de las elecciones presidenciales de primera vuelta, en las que surgieron denuncias y dudas por tachones en los formularios del preconteo (E-14) que la Registraduría publicó en su sitio web.

Sin embargo, esto no significa que se haya ordenado un reconteo de los votos ni que el Consejo Nacional Electoral, u otra entidad, haya comprobado que hubo fraude electoral.

Así se lo aclaró el magistrado Armando Novoa del CNE a Colombiacheck: “no hubo reconteo de votos, hubo un cruce de información de las actas de escrutinio de mesa con los consolidados parciales, es decir, formularios E-14 (los informes parciales que los ciudadanos descargaron de la página de la Registraduría) y E-24 (los resultados definitivos de las comisiones escrutadoras, que ya llevan revisión de votos en los casos necesarios). Ya se resolvió y se estimaron la mayoría de las reclamaciones, se concluyó que la campaña de Petro había recuperado algo así como 350 votos.”

De hecho, la cifra es un poco inferior. El viernes 8 de junio, el CNE emitió la resolución 1412, en la que da a conocer su decisión: de las 1.705 mesas que se denunciaron por inconsistencias, solo se encontraron irregularidades en 84, por lo que los magistrados declararon infundadas las reclamaciones, ya que "las diferencias encontradas por esta Comisión Escrutadora Nacional son tan minúsculas, que no caben si quiera bajo el término de error técnico". De todos modos, ajustaron los números, sumándole a Gustavo Petro 238 votos y restándole 257 a Iván Duque, con lo cual no cambia el resultado general ni se pone en tela de juicio la segunda vuelta, como se alcanzó a rumorar en audios de WhatsApp que Colombiacheck ya había chequeado.

El artículo difundido en redes menciona, además, que la denuncia se presentó ante el Tribunal Superior de Justicia, pero este tribunal no existe. El nombre equivalente sería la Corte Suprema de Justicia, que es el máximo tribunal de la justicia ordinaria, y ninguna denuncia se ha presentado con respecto a las elecciones del 27 de mayo.

El texto acierta en que la campaña del candidato Gustavo Petro presentó 27 reclamaciones ante el Consejo Nacional Electoral que conciernen a 1.706 mesas de votación, pero se equivoca en la cantidad de departamentos que estaban involucrados en la denuncia, puesto que fueron 27 departamentos, no 17.

Sin embargo, los últimos dos párrafos de la nota contienen información verdadera puesto que concuerdan con la explicación que dio la autoridad electoral por medio de un comunicado de que, “la sala plena del CNE tomó la decisión de acumularlas [las reclamaciones] en un solo despacho, el cual solicitó de manera inmediata la confrontación de todos los documentos electorales de esas mesas a la Registraduría Nacional del Estado Civil.”

Es decir, el texto mezcla verdades con mentiras para dar una impresión incorrecta de fraude, por lo cual calificamos la afirmación como Engañosa.

 

 

 

* María José Pereira: Estudiante de periodismo de la Universidad del Norte. Participó en el proyecto “Laboratorio de verificación de datos”, de Colombiacheck, con el apoyo de Facebook, Deutsche Welle Akademie y la Pontificia Universidad Javeriana. Este artículo fue desarrollado con el acompañamiento y edición de Colombiacheck.

Lunes, 27 Noviembre 2017

¿Estamos en recesión económica como dice Germán Vargas Lleras?

Por David Tarazona

El pasado martes 14 de noviembre en la Cámara de Comercio de Bogotá, el precandidato presidencial Germán Vargas Lleras, ex ficha política y ministerial del presidente Santos, lanzó su propuesta económica, de cara a las elecciones de 2018. Colombiacheck estuvo presente y le preguntó en pleno furor de sus propuestas: –Precandidato Vargas Lleras: ¿estamos o no en recesión económica?

Colombiacheck se lo preguntó porque en una entrevista del pasado 16 de octubre realizada por la periodista María Isabel Rueda para el periódico El Tiempo, Vargas Lleras lo afirmó. Dijo entonces: “este país creciendo a una tasa un poco mayor al uno por ciento es un país en recesión”. En el lanzamiento de su propuesta económica, Colombiacheck le preguntó si seguía pensando lo mismo y el precandidato se sostuvo en su posición: “Una tasa del 1.5 para este país es franca recesión”.

Tras el lanzamiento al que vale resaltar que fueron representantes de las grupos empresariales más importantes del país, como Argos, Corona, Organización Ardila Lülle, América Móvil, Olímpica, además de personajes influyentes como los ex fiscales Eduardo Montealegre y Alfonso Valdivieso, Colombiacheck se puso en la tarea de verificar esta afirmación.

Después de consultar expertos y escalas oficiales por las cuales se puede declarar o no recesión económica en el país, Colombiacheck encontró que la frase de Vargas Lleras es Inflada.

Tras el lanzamiento de la propuesta económica de Vargas Lleras, Colombiacheck contactó a las personas que dirigen la campaña del precandidato presidencial, y éstos nos remitieron a Santiago Pardo, ex director de la DIAN durante el gobierno de Virgilio Barco y ahora principal asesor económico del precandidato.

Cuando este medio conversó con Pardo dijo de que hablaba a título personal y no a nombre de la campaña. En entrevista telefónica, el asesor de Vargas Lleras aseguró que ya hay “sectores con tendencias recesivas”, en particular mencionó el industrial. Le aseguró a Colombiacheck que, si la economía colombiana sigue a la baja, fácilmente podría entrar en una recesión y que no hay que esperar a que la situación se generalice.

Sin embargo, ni Pardo ni Vargas Lleras se comprometieron diciendo los datos exactos de dónde habían sacado que el país está en una “franca recesión”.

Aunque el asesor económico de cabecera de Vargas Lleras, Santiago Pardo, no le aseguró a Colombiacheck que el país esté en recesión, sí cree que la alarma del precandidato es válida. “Lo que ha señalado el doctor Vargas [Lleras] es un campanazo en el que hay que hacer algo porque con tasas de [crecimiento de] 1.5 [%], equivalen a perder el año”. Lo que supone un reto para el próximo presidente de Colombia.

Por eso, revisamos los lineamientos del Fondo Monetario Internacional (FMI), entidad que maneja el estándar más preciso, como lo refleja este documento de 2012 aceptado entre especialistas.

Según el FMI, un país está en recesión cuando en dos trimestres consecutivos la economía se contrae, es decir que tiene un crecimiento negativo.

Contrario a ese principio, la economía colombiana ha crecido por dos trimestres consecutivos, en vez de contraerse. De acuerdo con cifras reveladas el miércoles 15 de noviembre por el DANE, la economía del primer trimestre del 2017 marcó un crecimiento del 1.1 %; en el segundo, del 1.3 % y en el tercer semestre, del 2 %.

Dato que llevó a Colombiacheck a calificar la frase: “una tasa del 1.5 para este país es franca recesión”, del precandidato presidencial Vargas Lleras como Inflada. Porque si bien el crecimiento es poco, no hay una contracción de la economía.

El economista Salomón Kalmanovitz se refirió a declaraciones de Vargas Lleras. Cŕedito: Colombiacheck
El economista Salomón Kalmanovitz se refirió a declaraciones de Vargas Lleras. Crédito: Colombiacheck

Colombiacheck también buscó al economista Salomón Kalmanovitz, profesor emérito de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, para contrastar lo dicho desde las toldas vargaslleristas y confirmó que el estándar económico del FMI, bajo el cual verificamos es el más riguroso.

Kalmanovitz contrastó nuestro análisis de datos económicos con la afirmación del precandidato presidencial. El especialista también nos contó que hay una segunda escala menos confiable que la del FMI, según la cual un país estaría en recesión cuando crece a una menor tasa de su potencial. “Es más imprecisa porque [por ejemplo] si mi crecimiento potencial es del 4 % y yo crezco al 3.9 %, que no es nada malo, no podría hablar de recesión. [En esta medición] el orden de magnitud no está definido. La del Fondo Monetario [Internacional] sí es mucho más precisa”.

En el caso de Colombia, el país tiene un crecimiento potencial del 3.9 %, pero en lo que va de 2017 ha crecido al 1.5 %. No obstante, según nos dijo el profesor de economía de la Universidad Nacional Óscar Benavides, aunque la economía presenta un riesgo de recesión, “el comportamiento del ciclo económico que tenemos actualmente, es similar al que hemos tenido en los últimos 40 años”. También dijo que la situación actual no es "en absoluto comparable con la [crisis] vivida en 1999".

Si bien el economista Kalmanovitz le dijo a Colombiacheck que es un hecho que la economía del país va por mal camino y que sí hay sectores en recesión como la industria, hizo ver que el énfasis del precandidato presidencial Vargas Lleras en una situación generalizada de recesión económica tiene fines electorales. “Él [Vargas Lleras] exagera el deterioro de la economía para decir ‘mire, yo la voy a salvar’ porque yo voy a reducir impuestos y la gente va a invertir más”.

A pesar de que hay sectores de la economía en etapas recesivas y ésta no vaya por buen camino, según la medición más precisa y los análisis de especialistas, no se puede afirmar que la economía del país esté en recesión. Una cosa es reconocer que el paciente esté enfermo, en este caso nuestra economía. Otra diferente, afirmar que está agonizando, justamente, en época electoral.