Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 09 Enero 2020

María José Pizarro no tuvo un contrato con el CNMH para vender tiquetes de avión

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Un error en la página del Secop, en el que se indicaba que el objeto de un contrato entre Pizarro y el Centro de Memoria era el “suministro de tiquetes aéreos”, llevó a que en redes sociales llamaran a la congresista “vendedora de tiquetes” y “enmermelada”.

El 1 de enero de este año el usuario de Twitter @juliodenuncia publicó un trino en el que afirmaba que la actual Representante a la Cámara por Bogotá María José Pizarro recibió “mermelada marca” Juan Manuel Santos. “Hasta tiquetes aéreos vendió”, dijo el usuario.

Captura de pantalla de @juliodenuncia

La cuenta de @juliodenuncia fue suspendida días después, pero su “denuncia”, que alcanzó más de 2.000 retrinos, produjo que otros usuarios de la red social atacaran a la representante por el supuesto contrato de venta de tiquetes con el Centro Nacional de Memoria Histórica, CNMH.

Captura de pantalla trino

Incluso, la misma Pizarro respondió en un trino a @juliodenuncia, adjuntando los documentos originales de los contratos que habría firmado con el Centro de Memoria, y solicitando a Colombiacheck verificar la información.

Tras la petición, en Colombiacheck verificamos la información disponible en los Secop I y II de los contratos entre María José Pizarro y el Centro Nacional de Memoria Histórica y, con los elementos que recopilamos, concluimos que es falso que, como contratista de esta entidad, la actual representante haya tenido entre sus funciones la venta de tiquetes aéreos, como sostienen los trinos anteriormente enunciados.

Los contratos

Entre 2013 y 2017 María José Pizarro Rodríguez tuvo cinco contratos con el CNMH, de acuerdo con la hoja de vida reportada por la representante en la página funcionpublica.gov.co, y con lo que ella misma dijo al ser consultada por Colombiacheck.


Función Pública

Revisamos las páginas del Secop I y II, donde reposa toda la información de contratación pública con el Estado, y encontramos que, efectivamente, son cinco los contratos suscritos entre el centro de memoria y Pizarro Rodríguez: 282-2013; 101-2014; 082-2015; 338-2016 y 144-2017.

Todos los contratos firmados por la representante y el CNMH tuvieron como objeto la prestación de servicios para liderar, orientar o implementar la participación de las víctimas y, en el último de ellos, coordinar la Agenda exilio del centro de memoria. 

Esto porque, como se afirma en el documento de Estudios Previos para la contratación del 2 de enero de 2017, Maria José Pizarro, hija del exguerrillero del M-19 y excandidato presidencial, Carlos Pizarro Leongómez, “cuenta con 14 años y 11 meses de experiencia relacionada en la interlocución y trabajo con organizaciones de víctimas a nivel nacional e internacional”.

Este último contrato, sin embargo, tiene información incongruente en la página del Secop I. Las casillas ‘Detalle y Cantidad del Objeto a Contratar’ y ‘Objeto del Contrato’ de la plataforma dicen: “Suministro de tiquetes aéreos de pasajeros en rutas nacionales e internacionales y demás servicios conexos, para el desplazamiento de los funcionarios y contratistas del CNMH”.


Captura de pantalla del Secop

Pero, al revisar todos los documentos en PDF adjuntos dentro del Secop (Estudios previos, Contrato, Acta de terminación anticipada y liquidación por mutuo acuerdo, e Informe final) estos sostienen que el objeto del contrato entre Pizarro y el Centro de Memoria es “Prestar servicios para liderar y orientar la participación de víctimas y la Agenda Exilio de acuerdo a los lineamientos del CNMH”.

Captura de pantalla del contrato

Consultamos, entonces, a Humberto García Vega, experto en contratación pública y profesor de la Escuela Superior de Administración Pública de Manizales, quien nos explicó que la plataforma Secop muestra lo que se le alimenta. Es decir, que la única manera de explicar la incongruencia de la información es que se hubiese cometido un error humano por parte de aquella persona que haya subido la información a la plataforma.

Y esa, precisamente, es la explicación que da el Centro Nacional de Memoria Histórica en un derecho de petición interpuesto por Pizarro Rodríguez a la entidad el 3 de enero. 

La respuesta al derecho de petición fue subida a la plataforma del Secop I el pasado 8 de enero a las 7:00 p.m., como se puede ver en esta captura de pantalla que también muestra la fecha (30 de enero de 2017) en que fueron subidos los documentos referidos a la contratación de Maria José Pizarro.

Captura de pantalla Secop

“La información publicada en SECOP I, relativa al contrato de prestación de servicios número 144 de 2017 (...) fue publicado en dicho portal el 30 de enero de 2017; de igual manera, obra en el detalle del proceso, como fecha de publicación de los hitos del proceso (contrato y estudios previos) la fecha 30 de enero de 2017”, dice la respuesta del derecho de petición. Y aclara que con esta información puede establecerse que la publicación del Secop I “no ha sido objeto de modificaciones”, al tiempo que adjunta una captura de pantalla de la página que aloja la información.

Captura de pantalla

Con esta información, el CNMH afirma que “obra presunción de buena fe de las actuaciones realizadas por lo cual no se advirtió de manera previa la falla en la publicidad del contrato”. Es decir, que dado que la información fue subida a la plataforma el 30 de enero de 2017, no ha sufrido modificaciones desde ese momento y no se había alertado anteriormente de la falla, se presume que se trató de un error involuntario.

El derecho de petición interpuesto por Pizarro Rodríguez incluía la solicitud de modificar la información errónea que habría quedado consignada en la plataforma, petición que fue aceptada por el CNMH y por ello solicita a Colombia Compra Eficiente, por medio del otro documento adjunto en la plataforma, la rectificación de datos del proceso.

En el documento ‘Formulario de solicitudes de modificación’ (alojado también en el Secop) dirigido a Colombia Compra Eficiente, el CNMH sostiene: “el error consiste en transcrito en la plataforma en ‘información general del proceso- Detalle y cantidad del objeto a contratar’ un objeto contractual diferente al que obra en el estudio previo y contrato publicados dentro del proceso 144-2015, siendo el objeto real del contrato es: ‘Prestar servicios para liderar y orientar la participación de víctimas y la agenda exilio de acuerdo a los lineamientos del CNMH” (sic).

Hasta el momento de publicar esta nota, la información consignada dentro del Secop para el contrato 144-2017 no había sido modificada por Colombia Compra Eficiente.

Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero

Verdadero

Viernes, 06 Abril 2018

El día que Petro le dio la espalda al Polo

Por Juan Sebastián Jiménez

En el segundo debate presidencial realizado en Barranquilla, Gustavo Petro aseguró que se retiró de ese partido después denunciar el carrusel de la contratación en Bogotá. Colombiacheck verificó que es cierto, pero hay otras versiones de su salida.

El debate presidencial organizado por en la Universidad del Norte de Barranquillla fue la primera confrontación entre los cinco candidatos que puntean las encuestas. Y fue el primero en el que los candidatos empezaron a confrontar propuestas y pasados.

Por ejemplo: cuando Iván Duque le dijo a Sergio Fajardo que el Polo debía “despercudirse” de un “largo legado de corrupción en Bogotá”, en referencia al exalcalde de la capital Samuel Moreno.

Gustavo Petro, quizás aludido o porque vio la papayita, respondió antes que el candidato por la Coalición Colombia, recordándole a Duque que, en su caso, se retiró del Polo al conocerse del carrusel de la contratación en Bogotá, para luego preguntarle al candidato por el Centro Democrático si él estaba dispuesto a salirse de su partido, ahora que “acaba de descubrir los falsos positivos”, .

Colombiacheck revisó en los anaqueles de la izquierda colombiana, habló con dos dirigentes y un periodista que conocieron lo sucedido en ese momento, con base en esto y en artículos de prensa, concluyó que lo dicho por Petro es cierto, aunque existen otras versiones al respecto.

Esta salida -un hecho clave en la historia reciente de la izquierda colombiana- se dio en noviembre de 2010, en el inicio del primer gobierno de Juan Manuel Santos.

Dos fueron las razones de su retiro: no haber sido elegido presidente de esa colectividad, pese a haber sido el vencedor en las primarias, y la renuencia de su partido a retirar al entonces alcalde Samuel Moreno y a su hermano, el congresista Iván Moreno, tras conocerse el escándalo del carrusel de la contratación en Bogotá: una multimillonaria conspiración entre contratistas y funcionarios para robarse miles de millones en contratos.

“Las instancias clave del Polo no fueron capaces de enfrentar el poder de la familia Moreno Rojas dentro del partido”, le dijo Petro al diario El Tiempo, en una entrevista del 28 de noviembre de ese año.

Dos fuentes confirmaron esta historia: el periodista Óscar Sevillano, quien conoció de primera mano de esta pelea, y el hoy senador por la Alianza Verde, Antonio Sanguino.

“Se dio una fuerte discusión al interior del Polo porque no decidieron expulsar a la hermanos Moreno Rojas. Clara López, presidenta del Polo de entonces, decía que sin una investigación judicial y un fallo no podía tomar tal decisión. Fue entonces cuando otros miembros como Antonio Sanguino, entonces concejal, Petro y Lucho Garzón amenazaron con formar tolda aparte. Luego vino la decisión de la Procuraduría de suspender a Samuel Moreno durante 3.meses, mientras investigaba. Como el Polo no se decidía Petro, Sanguino, Garzón junto con Camilo Romero y Luis Carlos Avellaneda salieron”, le dijo Sevillano a Colombiacheck.

Pero para ese momento Petro y el clan Moreno Rojas llevaba años peleando. Así lo recordó el hoy senador Antonio Sanguino. Todo se remonta a 2007: ese año Samuel Moreno se enfrentó a la excanciller María Emma Mejía por el aval del Polo para la Alcaldía de Bogotá.

Al principio la consulta iba a ser abierta; es decir que cualquiera podía participar en ella, pero los Moreno lograron que en la consulta no pudieran participar sino personas inscritas en el partido, afectando directamente las aspiraciones de su rival que contaba con mayor apoyo en la ciudadanía que al interior de esa colectividad. La exministra fue derrotada y, con ella, Gustavo Petro: uno de sus mayores promotores.

Las diferencias se hicieron mayores en 2009. En febrero de ese año, Petro y otros siete miembros de esa colectividad renunciaron al Comité Ejecutivo del Polo por discrepancias con el presidente del partido, el ya fallecido Carlos Gaviria, quien se perfilaba como su rival en la consulta para elegir candidato presidencial para las elecciones de 2010.

A la semana, Petro arremetió contra Samuel Moreno, tildándolo de clientelista por supuestas presiones para que elegir a Francisco Rojas Birry como personero distrital. Fue el inicio de una lucha a muerte que terminó con ambos por fuera del partido.

En septiembre de ese año, pese a todos los pronósticos, Petro venció a Carlos Gaviria en las primarias de ese partido y fue elegido candidato presidencial por el Polo, generando un cisma en esa colectividad.

Entonces, el partido se dividió en dos sectores al punto que, a finales de septiembre, Gaviria dijo que no iba a acompañar a Petro en su campaña.

El partido aparentaba unidad de cara a que Petro, por lo menos, llegara a segunda vuelta y eso dio pie a una escena inesperada: Petro abrazado con Iván Moreno. Pero como lo señaló La Silla Vacía, estaba claro que el apoyo de la Anapo - es decir: de los Moreno Rojas- iba hasta la primera vuelta. Si Petro se quedaba por fuera de la segunda vuelta, las rencillas iban a renacer. Y así fue.

En octubre de ese año, Petro aseguró que el hermano del alcalde era el jefe de una mafia. Y a las pocas semanas el exguerrillero junto con el entonces concejal Carlos Vicente de Roux y el congresista Luis Carlos Avellaneda lanzaron un informe sobre la corrupción en la administración bogotana.

Era un ultimátum de Petro a su partido: o lo elegían presidente de esa colectividad y, a su vez, expulsaban a Moreno o se iría, como otros que ya se habían hecho rancho aparte.

Los Moreno -y el sector que los acompañaba y que, incluía, entre otros, a Clara López, quien fue su secretaria de Gobierno, al senador Jorge Enrique Robledo y a Carlos Gaviria- se impusieron y Petro se fue.

Pero hay otra versión: la del senador Jorge Enrique Robledo, hoy escudero del exgobernador de Antioquia Sergio Fajardo. Robledo y Petro nunca fueron aliados pero, como todos en el Polo durante ese tenso 2010, aparentaron estar unidos hasta que Juan Manuel Santos fue elegido presidente. El 22 de junio de ese año Petro le envió una carta al elegido, invitándolo al diálogo.

Entonces fue Troya. Para Robledo fue esa y no otra fue la razón de la salida de Gustavo Petro. Al preguntársele al respecto, el senador le respondió a Colombiacheck.com con un video en el que se refiere, precisamente, a esta versión.

Pero, cabe reiterar que es algo en lo que Robledo ha insistido desde 2010. “Petro se va porque no pudo ser presidente del partido para entrar en acuerdos con Santos. Ese es el fondo del asunto”, dijo el senador en una entrevista con El Universal en diciembre de 2010.

Ambas versiones -que Petro se fue por la corrupción en la administración de Samuel Moreno y que lo hizo para hacer un acuerdo con Santos- no son necesariamente excluyentes, de hecho concuerdan en que el hoy candidato presidencial quería ser presidente del partido y también por eso se fue.

El caso es que se trata de una ruptura que fue determinante. Hoy sus protagonistas son actores clave en tres campañas: Robledo como escudero de Sergio Fajardo; Clara López, como candidata vicepresidencial de Humberto de la Calle; y Petro, como uno de los punteros en las encuestas, con posibilidad de pasar a segunda vuelta.