Pasar al contenido principal
Lunes, 01 Octubre 2018

A Marta Lucía Ramírez le faltó precisión en cifras de violencia contra la mujer en Quindío

Por Sania Salazar

La Vicepresidenta dijo que “más de 800 mujeres” han sido violentadas en el Quindío. Colombiacheck encontró que las cifras oficiales contabilizaban a 1.050 mujeres a 31 de agosto de 2018.

Tras uno de los talleres Construyendo País realizado en Filandia, Quindío, el pasado 15 de septiembre, la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez aseguró en Twitter que durante 2018 más de 800 mujeres han sido violentadas en ese departamento.

 

 

Colombiacheck le preguntó al equipo de prensa de la Vicepresidenta en qué fuente se basaba la información del trino. Nos respondieron que la tomaron de un informe enviado por la Secretaría de Familia del Quindío.

Cristina Zuleta, directora de Familia de la Secretaría de Familia del Quindío, le dijo a Colombiacheck que en esa dependencia se basan en los datos del Sistema Nacional de Vigilancia en Salud Pública, Sivigila, del Instituto Nacional de Salud, INS. En el boletín epidemiológico número 36 (del 2 al 8 de septiembre) de esta entidad, se habían registrado 1.318 casos de violencia de género e intrafamiliar, pero no se especifica cuántas de las vícitmas son hombres y cuántas mujeres (en el boletín número 37, el más reciente, Colombiacheck no encontró datos de violencia de género). Es decir, el boletín 36 del Sivigila se publicó 7 días antes del trino de la Vicepresidenta, en el que asegura que hay 800 mujeres vícitmas.

Estas cifras son muy cercanas a las publicadas por la Secretaría de Salud de ese departamento difundidas por el diario La Crónica del Quindío, en una nota publicada el pasado 25 de septiembre, en la que indican que hasta el 31 de agosto pasado se habían registrado 1.281 casos de violencia de género en el Quindío.

Ana Cecilia López Vidal, profesional especializada de la Secretaría de Salud departamental, indicó que 732 de los casos habían sido de violencia física, 288 de delitos sexuales, 139 de violencia psicológica y 122 de grave negligencia (cuando no se cuidan debidamente niños o ancianos). Según la funcionaria, en 2017 se presentaron 1.216 casos en el mismo periodo, lo que quiere decir que hay un aumento de 65 casos.

La funcionaria le dijo a Colombiacheck que 1.055 de las vícitmas son mujeres (82,2%) y 226 son hombres (17.8%) Lo que quiere decir que las mujeres víctimas de violencia en Quindío hasta el 31 de agosto de 2018 son 250 más de las que citó la Vicepresidenta.

 

Viernes, 19 Octubre 2018

Hay más de 8.000 venezolanas embarazadas registradas en Colombia

Por Sania Salazar

Un funcionario de la Cancillería redondeó la cifra en ocho mil, pero hay que aclarar que la fuente es un registro de migrantes que realizó el Gobierno, por lo que es posible que haya más mujeres embarazadas que no se registraron.

En el programa Hora 20 de Caracol Radio, el Director para el Desarrollo y la Integración Fronteriza de Cancillería, Víctor Bautista, aseguró que en Colombia hay 8.000 venezolanas en embarazo.

La oficina de prensa de la Cancillería le explicó a Colombiacheck que esa cifra sale del Informe final del Registro Administrativo de Migrantes Venezolanos en Colombia (realizado entre el 6 de abril y el 8 de junio de 2018), en el que, exactamente, se cuentan 8.209 mujeres embarazadas.

En una entrevista con el programa radial venezolano En Compañía Radio, Lucía Ramírez, abogada de la ONG Dejusticia, aclaró que la cifra de las 8.209 mujeres es un registro administrativo que hizo Migración Colombia para toda la población venezolana que hubiera entrado sin documentación, por lo que es posible que algunas mujeres no se hayan registrado y que haya una mayor cantidad de mujeres en esa situación. Por lo anterior, Colombiacheck califica la frase como Aproximada.

En el Ministerio de Salud y Protección Social le suministraron a Colombiacheck la misma cifra, 8.209 migrantes venezolanas en estado de embarazo (atendidas entre marzo de 2017 y julio de 2018).

El informe sobre el registro de migrantes venezolanos indica, además, que de las 8.209 mujeres venezolanas embarazadas, 6.304 no han tenido control prenatal y 8.045 no tienen seguridad social. Según el Ministerio de Salud, además, hay 7.496 mujeres lactantes.

La nacionalidad de los bebés, otro problema

La ONG Dejusticia evidencia otro problema derivado de las migrantes venezolanas que están dando a luz en Colombia: los bebés no tienen ninguna de las dos nacionalidades, por lo cual corren el riesgo de ser apátridas (es decir, no ser reconocidos por ningún estado como ciudadanos).

En el caso de Colombia, no solo basta haber nacido dentro del país para obtener la ciudadanía. Dejusticia recuerda que la nacionalidad por nacimiento en Colombia se adquiere solo cuando alguno de los padres es colombiano o, cuando siendo extranjeros, al menos uno de ellos esté domiciliado en Colombia.

“El gobierno colombiano no ha sido claro en definir si el hecho de tener el Permiso Especial de Permanencia les sirve a las madres y padres venezolanos para cumplir con el requisito de tener un domicilio en Colombia y, por ende, acceder a la nacionalidad colombiana”, señala Dejusticia en en el artículo titulado Los bebés sin patria que podría dejar el éxodo venezolano en Colombia.

Dejusticia explica que las leyes del país vecino le dan la nacionalidad a los hijos de venezolanos nacidos en el extranjero, para lo cual se debe acudir a la misión diplomática y cumplir con un serie de trámites, pero que hay diversos obstáculos para que los migrantes realicen esas gestiones que van desde el desconocimiento hasta trabas de funcionarios de los consulados de ese país.

Además, la ONG indica que Colombia ha tomado medidas para prevenir que los menores se queden sin nacionalidad, como la expedición de la Circular 168 de 2017 de la Registraduría Nacional de Estado Civil, que establece un procedimiento frente a los casos de niños nacidos en Colombia a quienes ni Colombia ni ningún otro estado les reconoce la nacionalidad.

No tener nacionalidad implica para estos bebés no poder acceder a servicios básicos como salud y educación. “La falta de protección de un estado deja a las personas apátridas en situación de indefensión y vulnerabilidad. Ser apátrida es como ser invisible”, sentencia el artículo de Dejusticia.