Pasar al contenido principal
Lunes, 17 Septiembre 2018

No es cierto que hayan sido destruidos dos laboratorios de coca de las Farc en Nariño

Por Ana María Saavedra

Un artículo del portal El Nodo asegura que dos complejos cocaleros destruidos en Nariño por el Ejército eran de las Farc. Sin embargo, el Ejército mismo dice que el operativo fue realizado contra la disidencia liderada por alias “Guacho”, por lo que no se le puede endilgar la responsabilidad de este laboratorio a la exguerrilla.

El artículo, titulado “ALERTA: Ejército destruye dos GIGÁNTESCOS laboratorios de COCA de las FARC en Nariño”, viene acompañado de una foto de Timoleón Jiménez, Iván Márquez, Pastor Alape y Henry Castellanos, todos dirigentes de las Farc, durante la firma del acuerdo de La Habana entre la ahora desmovilizada guerrilla y el gobierno nacional. Sobrepuesta a la foto hay una imagen de un laboratorio de coca destruido.

La nota asegura que, en “un comunicado dado a conocer recientemente, autoridades han confirmado la destrucción de dos gigantescos laboratorios de COCA pertenecientes a estructuras de denominadas ‘Disidencias’ al mando de alias ‘Guacho’”.

La nota también cita al Brigadier General Hernando Flórez Cuervo, comandante de la Brigada Especial Contra el Narcotráfico (Brcna), quien, según la nota, dijo: “en el sector hay una inminente presencia de estructuras armadas de las antiguas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) … Aquí confluyen la antigua columna móvil Daniel Aldana y el grupo Oliver Sinisterra, del que está a cargo el bandido referido como alias Guacho”.

Al buscar el origen de esta cita, encontramos que no viene de un comunicado del Ejército, sino de un artículo, del 5 de septiembre, de la revista Diálogo, una revista militar que se define como “una actividad del Comando Sur de los Estados Unidos (SOUTHCOM) compuesta por un sitio web, una revista impresa y redes sociales asociadas con el objetivo de forjar alianzas y fomentar la cooperación entre naciones amigas”.

Tanto la revista Diálogo como la nota de El Nodo mencionan que la operación contra los laboratorios de coca ocurrió en dos lugares: la vereda Mayasquer y la vereda Los Brazos, ambas en el municipio de Barbacoas, Nariño.

En el caso de la revista Diálogo la información de las operaciones fue suministrada por el Brigadier General Hernando Flórez Cuervo, comandante de la Brigada Especial Contra el Narcotráfico (Brcna), como le confirmó a Colombiacheck la oficina de prensa de esta unidad militar.

Pero la nota de El Nodo confunde al mostrar un pantallazo de un portal de noticias sin nombre que dice “destruyeron laboratorios de coca en la costa pacífica caucana”. Es decir, confunden dos departamentos para reportar la información de esta nota.

De todas maneras, en la nota de diálogo se especifica que Flórez estaba hablando de una operación realizada el 8 de julio en Mayasquer, y de otra el 30 de junio en Los Brazos.

En efecto, en el boletín de prensa del 8 de julio el Ejército confirma el hallazgo del laboratorio en Mayasquer. La otra operación, en la que además hallan un depósito con cocaína, es reportada el 2 de julio en la página del Ejército y el 3 de julio en un boletín de la Fuerza Aérea.

Pero ninguno de estos laboratorios puede atribuírsele a las Farc. En todos sus reportes, el Ejército responsabiliza a alias “Guacho”.

Walter Patricio Artízala, alias “Guacho”, sí fue miembro de la columna Daniel Aldana de las Farc. Sin embargo, tras la desmovilización de las Farc en 2016 (a la que “Guacho” no se acogió), Artízala se convirtió en el líder de un un grupo de disidentes de esta guerrilla llamado “Frente Oliver Sinisterra”, que delinque en el Pacífico nariñense.

Por otra parte, los dirigentes de las Farc que aparecen en la foto que ilustra la nota de El Nodo no tienen nada que ver con estos operativos. No están mencionados en ninguno de los boletines del Ejército al respecto.

Mauricio Guerrero, sociólogo y docente de la universidad Icesi, concluye que en la nota de El Nodo hay una distorsión de la realidad. “Crean una narrativa, con la foto, para enviar el mensaje de que esas personas siguen siendo delinquiendo y que las Farc siguen delinquiendo. Es una estrategia mediática para reforzar prejuicios”.

Lunes, 13 Febrero 2017

Fiscal se da la ‘pela’ para que colados no ingresen a la JEP

Por Óscar Felipe Agudelo B.

Gracias a las advertencias que hizo Néstor Humberto Martínez, hoy los disidentes y reincidentes de las Farc en actividades ilícitas quedaron por fuera de la Justicia Especial para la Paz.

Cuando el 19 de diciembre de 2016 el Gobierno Nacional inició con la radicación de proyectos de ley que se aprobarían o no vía fast track por parte del Congreso, hubo un tema que el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, señaló como un mayúsculo problema: La ley radicada por el gobierno permitiría colados en la Justicia Especial para la Paz, JEP, beneficios penales a disidentes y reincidentes de las Farc.

La anterior tesis la sustentó el Fiscal argumentado que disidentes de esa organización o reincidentes, aún sin entregar las armas o dejar sus actividades ilícitas, se beneficiarán de la JEP, de acuerdo a como estaba radicado el acto legislativo del Gobierno.

Por esta crítica a Martínez le llovieron críticas y fue señalado de ser un opositor del proceso de paz al ponerle trabas a los proyectos del gobierno, sin embargo, el tiempo y los congresistas terminaron dándole la razón. Varias de las precisiones que el jefe del ente acusador señaló como necesarios para la aprobación de la JEP fueron tenidas en cuenta en los dos debates que se dieron en la Cámara de Representantes, tanto en la comisión primera como en plenaria.

Los señalamientos del Fiscal empezaron el 17 de enero cuando por medio de una misiva dirigida al propio presidente de esa comisión, el representante conservador Telésforo Pedraza, explicó sus preocupaciones.

Colombiacheck seleccionó dos de los señalamientos que hizo el Fiscal, verificó si tenía razón en advertirlos y determinó si la Cámara de Representantes tomó en cuenta sus consideraciones.

¿Los disidentes se beneficiarán de la JEP?

Martínez en una misiva enviada a la Comisión Primera de la Cámara advirtió que el artículo 5º transitorio sobre la JEP tenía una redacción que permitía darle beneficios penales a disidentes de las Farc, es decir, a los que no entregarán las armas y continuarán en actividades ilícitas.

El Fiscal en su misiva argumentó: “El artículo 5º extiende el régimen de beneficios de la JEP a todos “los integrantes de organizaciones que suscriban acuerdos de paz con el Gobierno” sin excluir a los disidentes de dichas organizaciones, los que deben quedar sometidos a jurisdicción de la justicia ordinaria”.

En principio el alto comisionado para la paz, Sergio Jaramillo, negó categóricamente “de ninguna manera”, sostuvo. Explicaba Jaramillo que lo que el Fiscal pretendía era que esto quedará más explícito en el texto que se aprobaría en el Congreso, pero que lo importante era mirar todo en conjunto. Jaramillo recordó el numeral 38 del capítulo que aborda la JEP: “En el caso de las Farc la participación en el Sistema Integral de Verdad Justicia, Reparación y No Repetición estará sujeta a la dejación de las armas”.

En síntesis, el acuerdo final dejó claro que la justicia transicional solo sería para quienes dejarán las armas (no disidentes), sin embargo, esto no estaba así de explícito en el proyecto que tramitó el gobierno en la comisión primera de la Cámara. El Fiscal señaló que era importante que esto quedará de manera categórica y finalmente la Comisión acató la recomendación de Martínez para garantizar que ningún disidente se cuele en los beneficios penales que ofrece la JEP (ver ley aprobada por Cámara).

El texto quedó así: “Respecto de los combatientes de los grupos armados al margen de la ley, el componente de justicia del Sistema solo se aplicará a quienes suscriban un acuerdo final de paz con el gobierno nacional”.

Los reincidentes de las Farc

Otra de las consideraciones que señaló el Fiscal, tanto en su primera como segunda misiva, fue que los reincidentes de las Farc podrían mantener los beneficios penales de la JEP por nuevos delitos cometidos con posterioridad al 1 de diciembre “en el texto propuesto el reincidente mantiene la competencia de la JEP respecto a los delitos cometidos (por él) con ocasión o en relación directa o indirecta con el conflicto”.

El Fiscal manifestó que por un lado el acto legislativo dejó claro que los nuevos delitos de los reincidentes pasarán a la justicia ordinaria, pero por otro lado, el proyecto de ley sostiene que en los casos de reincidencia será la JEP quien evaluará esas conductas y decidirá si el nuevo delito cumple o no con las condiciones para ser incluido en el sistema especial de paz. Es decir, que no se expulsa de manera categórica a los reincidentes sino que estos entran en un proceso de evaluación de la JEP.

Tras el debate, el proyecto que finalmente aprobó la plenaria de la Cámara quedó así: “Si con posterioridad a la entrada en vigencia de este Acto Legislativo y a la finalización del proceso de dejación de armas alguna de las personas sujetas a la jurisdicción de la JEP cometiera un nuevo delito, este será de conocimiento de la justicia ordinaria.

En dichos casos, la JEP evaluará si esta nueva conducta, cuando corresponda con las que serían de su competencia, implica un incumplimiento de las condiciones del Acuerdo Final, que amerite no aplicar las sanciones propias o alternativas a las que tendría derecho por los delitos de competencia de la JEP.

Para el Fiscal no solo es importante que el Acuerdo Final mencione ciertos aspectos sino también que queden explícitos en los textos que se están debatiendo en el Congreso. Por ahora, el fast track sobre la jurisdicción especial de paz ya quedó aprobado en las dos instancias de la Cámara de Representantes, ahora la pelota la tiene el Senado, entidad que tendrá que dar otros dos debates sobre el tema (en Comisión Primera y en Plenaria) donde seguro el Fiscal volverá a pedir claridades.