Pasar al contenido principal
Viernes, 07 Diciembre 2018

No es verdad que a líderes de Farc les hayan perdonado delitos de narcotráfico

Por Sania Salazar

Quienes hayan cometido ese delito para lucro personal serán juzgados por la justicia ordinaria. A quienes se les compruebe que lo hicieron para financiar el funcionamiento de la guerrilla podrían ser indultados, pero en todo caso, deberán aportar verdad, reparación y garantías de no repetición.

“Hay personas que comandaban las Farc que ejercían un liderazgo en el narcotráfico en algunas regiones y hoy se les han perdonado esos delitos”, aseguró el Representante a la Cámara por el Centro Democrático, Edward Rodríguez, en el programa Semana en Vivo.

Colombiacheck le preguntó a Rodríguez en qué se basaba para afirmar tal cosa y a qué comandantes se le habían perdonado delitos de narcotráfico, pero hasta la publicación de esta nota no hemos recibido respuesta.

Lo que dice Rodríguez es falso porque en el Acuerdo Final firmado entre el Gobierno y la exguerrilla de las Farc no hay contempladas amnistías ni indultos generales para quienes hayan cometido el delito de narcotráfico. Se evaluará cada caso en particular. Además, los exintegrantes de las Farc deberán responder por los delitos que hayan cometido ante la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, que ya empezó a llamar a actores del conflicto a comparecer a sus salas.

La Ley 1820 de 2016 dice que en ningún caso serán objeto de amnistía e indulto “los delitos comunes que carecen de relación con la rebelión, es decir aquellos que no hayan sido cometidos en contexto y en razón de la rebelión durante el conflicto armado o cuya motivación haya sido obtener beneficio personal, propio o de un tercero”.

Juan Carlos Henao, exasesor del Gobierno para la Justicia Transicional y exmagistrado de la Corte Constitucional, lo explica en palabras simples: “Hay una jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia que dice que cuando el narcotráfico ha sido utilizado para fines personales, obviamente que es un delito común que no tiene ninguna posibilidad de ser amnistiado, pero cuando ha sido para una lucha política podría tenerse como un elemento conexo”.

Es decir, si  la JEP, órgano judicial encargado de investigar y juzgar los delitos relacionados con el conflicto armado, comprueba que un comandante o cualquier miembro de esa exguerrilla cometió el delito de narcotráfico para su enriquecimiento personal será sancionado, pero por la justicia ordinaria y no recibirá ni amnistía ni el trato penal especial que contempla la JEP.

Será la Sala de Amnistía e Indulto de la JEP la que determinará en cada caso si los procesados por narcotráfico cometieron ese delito para conseguir dinero que financiara el funcionamiento de la guerrilla, en esos casos sí existe la posibilidad de que las personas sean amnistiadas e indultadas.

Quienes respondan ante la JEP por estas conductas deberán aportar verdad, reparar a sus víctimas y garantizar que no volverán a cometer los delitos de los que sean responsables.

Jueves, 17 Enero 2019

Fiscalía no informó de incremento de las Farc sino de disidencias

Por Ana María Saavedra

Portales aseguran que la Fiscalía informó sobre un incremento de miembros de las Farc, pero realmente el informe se refiere a miembros de disidencias, es decir de grupos que ya no tienen que ver con la guerrilla.

Una nota publicada en los portales El Nodo y Oiga Noticias asegura que la “Fiscalía informa incremento en las Farc que alcanza los 1.749 guerrilleros”.  

nodo farc

oiga farc

Al revisar el informe encontramos que la Fiscalía sí reporta esa cifra, pero asociada a miembros de “Grupos Armados Organizados Residuales (GAOR)”, conformados por excombatientes de las Farc. Por esta razón los titulares de ambos portales son Cuestionables.

En el informe se agrega que, con labores de inteligencia, “lograron identificar 11 estructuras, 9 subestructuras y 10 comisiones de los GAOR. Estos grupos están integrados por 1.749 hombres en armas y están ubicados en cinco áreas –Noroccidental, Occidental, Oriental, Nororiental y Sur–. La Dirección Especializada contra las Organizaciones Criminales y las FACON también determinaron que, en la actualidad, los GAOR afectan 2.596 veredas en el territorio nacional, correspondientes a 129 municipios en 19 departamentos”.

Pero hay una diferencia entre las GAOR, más conocidas como disidencias de las Farc, y las Farc como grupo guerrillero. Este grupo, tras las negociaciones de paz con el Gobierno de Juan Manuel Santos entregó las  armas en un proceso que finalizó en junio de 2017, como lo reportaron los medios de comunicación, entidades como la Defensoría del Pueblo y lo certificó la misión de observación de la ONU.

Las disidencias, aunque hayan surgido de las Farc, son grupos diferentes que no quisieron acogerse al proceso de paz. En abril del año pasado la Fundación Ideas para la Paz realizó el informe Trayectorias y dinámicas territoriales de las disidencias de las Farc  en el que analizaba que “el surgimiento de disidencias es, precisamente, uno de los principales desafíos durante las fases de negociación e implementación de los acuerdos (...) Se trata de estructuras armadas que —con sus respectivas dimensiones, rasgos y variaciones—, pueden competir en el plano militar, político y social de forma directa a la acción del Estado y sabotear sus esfuerzos para la construcción de la paz o los anhelos de quienes sí dejaron las armas”.

El informe hacía un seguimiento a la evolución de este fenómeno, desde 2016, en el que mostraba que las economías criminales son la única motivación para explicar las disidencias, dejando de lado factores políticos y organizacionales. 

“Un rasgo característico de las FARC durante el conflicto fue su cohesión interna reflejada en un aparato burocrático compuesto por normas, códigos, reglas, estatutos, reglamentos y jerarquías, que favoreció su longevidad en la confrontación”, se agrega en el informe, aunque se aclara que “desde 2012 las investigaciones de Insight Crime daban cuenta de cómo algunas estructuras de este grupo estaban entrando en un proceso de degradación interna y criminal”.