Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Miércoles, 06 Febrero 2019

No hay cifras oficiales de colados en Transmilenio

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Samuel Hoyos, precandidato a la alcaldía de Bogotá, dijo que Bogotá pierde 200.000 millones de pesos al año por este problema. Pero no es posible determinarlo porque no hay cifras oficiales al respecto.

El pasado 2 de febrero se realizó el Segundo Foro Democrático por Bogotá, organizado por el Centro Democrático, en el que los precandidatos a la alcaldía por este partido dieron a conocer sus propuestas para mejorar la movilidad de la capital.

Durante su intervención, Samuel Hoyos, uno de los participantes, se refirió al tema de los colados en el sistema Transmilenio. Dijo que anualmente la capital pierde 200.000 millones de pesos por este problema y que, si se resuelve, la tarifa del pasaje podría disminuir. Así quedó consignado también en su cuenta de Twitter:
 

Colombiacheck consultó al precandidato para conocer en qué fuente de información se basó.

Lo que nos dijo es que “probablemente son más de 200.000 millones” de pesos, pues “en esto no hay cifras exactas”. “Hay fuentes de prensa y algunos estudios que se han hecho en Transmilenio, pero cerca del 10% de los usuarios se cuelan y el sistema mueve 2,2 millones de personas al día”, señaló. Además, explicó a Colombiacheck que sus cuentas vienen de multiplicar 200.0000 colados, por los 2.400 que vale el pasaje de Transmilenio.

Cuando le contrapreguntamos al precandidato de dónde venían las estimaciones de que el 10% de los usuarios se cuelan en el sistema, nos respondió enviándonos el enlace de un artículo de El Tiempo publicado el 23 de septiembre del año pasado.

Contactamos al equipo de comunicaciones de Transmilenio, quienes nos confirmaron “TransMilenio tiene datos generales de estaciones, portales y zonas de la ciudad más afectados por la problemática de los colados. Sin embargo, actualmente carecemos de una línea de base integral de medición de la evasión”. Es decir, hasta este momento no hay datos oficiales sobre cuántos son los colados en el sistema, ni se ha realizado ningún otro estudio por parte de Transmilenio, contrario a lo dicho por Hoyos.

La empresa reveló, además, que están adelantando los estudios correspondientes para determinar la gravedad del problema, pero estos no se conocerán sino hasta el segundo semestre de 2019.

Dario Hidalgo, experto en movilidad y exsubgerente de Transmilenio, reafirmó lo dicho por la empresa y señaló que entre expertos “se ha manejado la cifra de alrededor del 10%” de colados frente al total de viajes que se hacen al día en el sistema de transporte. Es decir, el mismo estimado de Hoyos, aunque no se cuente con cifras oficiales.

Por otra parte, de acuerdo con Transmilenio, diariamente se hacen 2’500.000 validaciones en el servicio troncal (cada vez que un usuario pasa su tarjeta para ingresar al sistema, se cuenta una validación). Y el valor del pasaje para este mismo rubro es de 2.400 pesos.

De modo que el número de pasajes no validados podría ser de aproximadamente 250.000 (10% de 2,5 millones); que al multiplicarlo por el valor del pasaje (2.400), por los 365 días del año da un valor de 219.000 millones.

Es decir, que posiblemente, pero no oficialmente, al año el sistema estaría dejando de ganar 210.000 millones de pesos. Una cifra que aunque es cercana a la dada por Hoyos, no se puede asumir como oficial pues, como ya señaló Transmilenio, aún no se ha determinado cuántos son realmente los colados en el sistema.

¿Disminución en la tarifa?

De acuerdo con Hidalgo, decir que al controlar la evasión del pago se puede bajar la tarifa de Transmilenio podría ser parcialmente válido, aunque, en todo caso, habría que tener en cuenta muchos factores.

En primer lugar, porque controlar la evasión tiene un costo. Requiere mejorar infraestructura (torniquetes que hagan difícil colarse, barreras en puntos donde circulan los colados); realizar campañas publicitarias (‘Todos pagamos el pato’), y aumentar el control policial (más policías en las estaciones, sitios a dónde llevar a los colados, mecanismos para el pago de multas).

De hecho, así mismo lo constata Transmilenio en el comunicado que envió a Colombiacheck, en el que señala: “Con el propósito de prevenir y controlar la evasión del pago, Transmilenio viene liderando el Plan Anti - Evasión (...) que actúa a través de tres líneas de acción: Fiscalización, Infraestructura y Cultura Ciudadana”.

En segundo lugar, según Hidalgo, controlar a los colados no se traduce en que los 219.000 millones de pesos van a entrar al sistema. “Porque muchas de las personas que se cuelan, simplemente no usan el servicio. Hoy se están colando, si se les cobra, no necesariamente lo usarán”, concluye el experto.

Transmilenio tendría, entonces, que entrar a revisar el costo que le genera luchar contra la evasión, si el dinero invertido tendría como resultado un mayor ingreso por cuenta de los pasajes y si ese aumento en el ingreso efectivamente le haría posible rebajar la tarifa para los ciudadanos.

Mientras tanto, afirmarlo como un hecho, es desinformar.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 06 Febrero 2020

Médico que mató a tres asaltantes no ha sido condenado a 90 años de cárcel

Por Ana María Saavedra

En redes sociales se asegura que el ciudadano que mató a tres supuestos asaltantes en un puente peatonal en Bogotá fue detenido y “en tiempo récord” un juez lo condenó a 90 años de prisión. Pero esto es falso. El hombre no está capturado y mucho menos sentenciado. 

Este es el mensaje que circula:

“Noticia de última hora, la justicia colombiana, ha desplegado un inmenso operativo y en menos de 45 minutos a capturado al ciudadano que último a estos ladrones, en tiempo record a recopilado las pruebas y la fiscalía general de la nación, ágilmente le ha imputado cargos por magnicidio(al ser tres los bandidos muertos), un juez de control de garantías en su infinita sabiduría a declarado legal esta captura y ah condenado al ciudadano a 90 años de cárcel, motivado en que nadie debe tomarse la justicia por su mano, con esto crea un ejemplo para que ningún ciudadano de bien vuelva a defenderse y quitarle la vida a unos indefensos delincuentes”. (sic)

Consultamos la Fiscalía, a través de su oficina de prensa, acerca del caso y nos informaron que el médico no está detenido. Además, nos enviaron un audio de una entrevista en la que el fiscal general, Francisco Barbosa, explica cómo va el caso.

Barbosa aclara que actualmente están en las valoraciones de los elementos de prueba recaudados y haciendo una valoración del marco normativo de las diversas disposiciones que regulan el porte de armas. 

Con este análisis jurídico, agrega el fiscal, pueden tomar las siguientes decisiones: “disponemos el archivo de la indagación, no se ha hecho; solicitamos la preclusión de la investigación, no se ha hecho, o formulamos alguna imputación, tampoco se ha hecho”.

Es decir que la Fiscalía aún no ha solicitado la captura ni le ha imputado cargos al médico.

De otro lado, al revisar el mensaje que circula en redes encontramos varios datos falsos del sistema penal acusatorio colombiano. 

El primero es que un juez de control de garantías no dicta sentencia, como se indica en el Código de Procedimiento Penal.

Estos jueces son los encargados de dirigir las audiencias preliminares, hacer legalizaciones de captura o de allanamientos, imputar cargos por parte del fiscal y resolver la petición de la medida de aseguramiento.

La etapa del juicio oral y de la sentencia está a cargo de un juez de conocimiento. Así el imputado haya aceptado los cargos en la formulación de imputación, la condena no se da de forma inmediata. Luego de la aceptación, que se realiza ante un juez de control de garantías, el caso pasa a un juez de conocimiento, quien, en otra audiencia, verifica la legalidad del allanamiento a cargos y dictar sentencia.

Otro dato falso es el supuesto crimen de “tomarse la justicia por su mano”. En casos de asesinatos, en el Código Penal colombiano solamente están tipificados el genocidio, feminicidio y homicidio, los cuales pueden tener circunstancias de agravación.

Asimismo, en la legislación colombiana el límite para penas de prisión es de 60 años, como lo indica el artículo 31 del Código Penal Colombiano.

Con todos estos elementos concluimos que es falso que el hombre que mató a tres supuestos asaltantes en un puente de Bogotá haya sido condenado a 90 años de prisión.