Pasar al contenido principal

Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable

Inchequeable

Jueves, 10 Octubre 2019

No hay cómo comprobar si se necesitan 900.000 millones de pesos para malla vial de Bucaramanga

Por Vanguardia

Uno de los temas más recurrentes en la campaña electoral en Bucaramanga es el estado de la malla vial. Prácticamente todos los candidatos han hecho propuestas para incrementar la inversión en el mantenimiento de la capa asfáltica de los 499 kilómetros de vías urbanas que tiene la ciudad.

No obstante, hubo una cifra pronunciada por el candidato Juan Carlos Cárdenas Rey en el debate del canal TRO que llamó la atención. Según él, para recuperar la malla vial se requieren 900.000 millones de pesos.

“Acá no hemos dimensionado el problema, estamos hablando que la recuperación de la malla vial puede ser del orden de los 900.000 millones y en esta administración solamente (tiene) 15.000 millones, que a última hora el Concejo de la ciudad aprobó, creo que hay que hacer un cambio importante en el Concejo de la ciudad”, afirmó Cárdenas en el debate.

Esta misma cifra es mencionada por Claudia Lucero López en su plan de gobierno.

El equipo de RedCheq trató de verificar si esta cifra es precisa, pero encontró que hay tantas versiones al respecto y factores a tener en cuenta que la consideramos ‘inchequeable’.

¿De dónde salió la cifra?

Según Julián Silva Cala, jefe de campaña de Juan Carlos Cárdenas Rey, explicó que la cifra surgió luego de hablar con varios expertos y de un estudio de la UIS.

“El último estudio realizado por la UIS hace 5 años aproximadamente daba una cifra cercana a los 600.000 millones. (...) Lo que hicimos fue consultar con expertos y tratar de estimar cuánto costaría hoy, con base en ese estudio, el deterioro progresivo de la malla vial y trayendo el costo a valor presente”, afirmó Silva.

Le preguntamos a Cala si nos podía facilitar una copia del estudio de la UIS, pero a la fecha no hemos tenido acceso a ese documento.

Por el lado de López hay una versión similar. Según ellos, la inversión que se requería para 2012 era de 576.000 millones, pero desde entonces las intervenciones han estado por debajo de lo proyectado en el Plan Maestro de Movilidad (Luis Francisco Bohórquez invirtió unos 42.000 millones y Rodolfo Hernández menos de 20.000 millones) y esto habría llevado a que a la fecha se requiera un cálculo aproximado de más de 900.000 millones para la malla vial.

A pesar de estas versiones, Vanguardia consultó con la Secretaria de Infraestructura de Bucaramanga, Fany Arias, quien explicó que si bien sí hay estudios sobre el estado de la malla vial en la Administración Municipal, no existe un documento que indique y especifique una cifra exacta de lo que vale reparar toda la capa asfáltica del área urbana de Bucaramanga.

Una respuesta similar nos dio el Grupo de Geomática de la UIS, donde aseguraron que ellos no tienen un estudio reciente del estado de la malla vial que permita indicar cuánto cuesta reparar la malla vial de la ciudad.

Rastreando la cifra real

El primer dato que encontramos fue el que arroja el Plan Maestro de Movilidad 2011-2030 de Bucaramanga, que en la tabla 30 (indicadores de oferta), afirma que la inversión necesaria para mejorar la malla vial es de 143.695 millones.

Para ello citan el ‘Estudio de gestión de pavimentos para el municipio de Bucaramanga’, realizado en el marco de un convenio interadministrativo entre la Alcaldía y la UIS. Este estudio, no obstante, tiene aproximadamente 10 años y desde entonces se han hecho algunas inversiones en mantenimiento de la malla vial y al mismo tiempo la capa asfáltica ha tenido su deterioro normal.

Años después de publicado el plan, el entonces Alcalde de Bucaramanga, Fernando Vargas Mendoza, afirmó en una entrevista que sería preciso invertir una suma cercana a los 480.000 millones de pesos.

Esta misma cifra fue retomada cuatro años más tarde por el Secretario de Infraestructura, Clemente León Olaya, quien una vez más aseguró que se requerían esos 480.000 millones, advirtiendo que los 42.000 millones que se iban a invertir en la administración de Luis Francisco Bohórquez se iban a enfocar en los puntos críticos.

Para agregar más a la confusión, Fabiola Figueredo, subsecretaria de Infraestructura de Bucaramanga, asegura que si lo que se busca es reparar toda la malla vial es necesaria una inversión de 1,8 billones de pesos. Según ella, la totalidad de los 499 km urbanos de Bucaramanga tienen algún nivel de deterioro.

Al ser consultada sobre cómo se puede calcular la cifra Arias, la Secretaria de Infraestructura, dio una cifra un poco menor (1,6 billones) e indicó que se deben tener en cuenta factores como el costo por kilómetro, los estudios previos y la interventoría.

Lo que dice la Alcaldía

Según Arias, un cálculo aproximado se puede hacer multiplicando el costo promedio del metro cuadrado pavimentado ($394.654) por el total de metros cuadrados que hacen parte de la malla vial.

La ciudad tiene 28 km de vías arterias primarias (784.000 m²), 39 km de vías arterias secundarias (273.000 m²), 50 km de vías primarias terciarias (350.000 m²), 97 km de vías locales nivel 1 (679.000 m²) y 265 vías locales nivel 2 (1’995.000 m²).

En otras palabras, los 499 km de vías urbanas a cargo del municipio representan un total de 4’081.000 metros cuadrados de malla vial. Esto da aproximadamente, al multiplicar por los 394.654 pesos que cuesta recuperar un metro cuadrado, un total de 1’610.582’974.000 pesos.

Esta cifra, tal y como está calculada, hace referencia a cambiar toda la malla vial, incluyendo la base granular, la subbase y en general toda la estructura de la red vial.

En ese sentido, es preciso advertir que no todo se puede invertir al tiempo, que en algunos casos es probable que no se requiera intervención o sólo haga falta un reparcheo. Es decir, se debe diferenciar qué es lo que se va a intervenir y en qué periodo de tiempo.

También se debe tener en cuenta el tipo de pavimento, si es rígido o flexible, pues el primero es más costoso, se usa para vías de tráfico pesado (como las de Metrolínea), pero tiene una mayor vida útil.

También están factores como la modalidad de contratación, si es por autopavimentación (se reduce el costo de mano de obra) o un solo contrato grande para toda la ciudad.

Todos esto puede llevar a que varíe el valor de la cifra, que según los criterios que se manejen pueden implicar un incremento o una disminución.

El estado de la malla vial

El Plan Maestro de Movilidad 2011-2030 de Bucaramanga fijó unos indicadores de gestión que mostraban las metas que se debían lograr cada cinco años, incluyendo el mantenimiento de la malla vial. Esto según el nivel de deterioro de los casi 500 km de vías que tiene la ciudad.

Estos datos se encuentran en la página 130, tabla 33. Indicadores y metas de gestión.

Según el plan, para 2015 (inicio del período actual) se debía realizar el mantenimiento de 113,3 km de red vial arterial, 46,3 km de red vial local 1 y de 97,8 km de red vial local 2.

Para 2020, estos indicadores aumentan a 139,1 km, 56,9 km y 120,1 km, respectivamente. En otras palabras, en los primeros 10 años del Plan Maestro de Movilidad el 60% de la malla vial de Bucaramanga debió tener algún tipo de mantenimiento.

Para 2030, la proyección es que los casi 500 km de vías de la capital santandereana deben haber sido recuperados o rehabilitados en algún momento entre 2010 y los siguientes 20 años.

RedCheq

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Jueves, 17 Octubre 2019

Ángela Hernández no ha propuesto en su campaña ‘colegios para la comunidad LGBTI’

Por Jonathan Méndez – Unab

Aunque la candidata a la gobernación de Santander sí ha mencionado el tema en el pasado, no es una de sus propuestas en esta campaña.

En Facebook se está difundiendo una imagen, que se asemeja a una publicidad de la candidata a la gobernación de Santander Ángela Hernández Álvarez, con la frase “Crearemos colegios para la comunidad LGBTI y así nuestros niños estarán tranquilos con su sexualidad”.  

Aunque la exdiputada sí ha hablado de este tema en el pasado, no es cierto que esta sea una propuesta de su campaña, por lo que calificamos la imagen como “cuestionable”.

La imagen fue publicada originalmente en una página de Facebook que copiaba el estilo de la página oficial de la candidata. Pero esa página fue borrada esta semana. Luego, la misma imagen fue compartida desde otros perfiles y páginas de noticias de esta red social.

h

En RedCheq hablamos con la candidata, quien nos respondió que esto hace parte de una estrategia de creación de perfiles falsos con su nombre y publicidad engañosa en redes sociales con el propósito de afectar su candidatura.

Además, revisamos el programa de gobierno que la aspirante radicó ante la Registraduría Nacional y encontramos que este no incluye la creación de colegios para la “comunidad LGBTI”. De hecho, en ninguna de las 44 páginas del documento se hace referencia a la población LGBTI.

Hernández apareció en varios medios nacionales en 2016, siendo diputada de la Asamblea de Santander, cuando criticó la Ley 1620 de 2013 (o Ley de convivencia escolar) impulsada por el Ministerio de Educación y generó el llamado escándalo de las “cartillas de género” que terminó con la salida de Gina Parody de ese ministerio.

En medio de esta campaña, Hernández ha participado en al menos cuatro debates en los que han salido a relucir sus críticas a esas cartillas. Dos de ellos se realizaron en la Universidad Autónoma de Bucaramanga (Unab); uno, en la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB) y otro en Enlace Noticias.  

Pero al revisar las declaraciones de Hernández, no encontramos que haya propuesto como parte de su campaña crear “colegios para la comunidad LGBTI”. 

Tampoco lo ha hecho en sus redes sociales @AngelaGoberna y @AngelaGobernadora.

Lo que sí ha manifestado en sus redes y en otros espacios es que es “defensora de la familia tradicional, los principios y valores”.

Por otra parte, en el debate en la Asamblea de Santander de 2016 en el que Hernández criticó las cartillas en los colegios sí hay una mención a “colegios LGBTI”. Aunque en el acta de esa sesión, que reposa en el archivo de la Asamblea, no se registró su discurso completo, si hay un video en el canal de YouTube de la ahora candidata donde se puede ver su intervención.

En esa ocasión, Hernández centró su discurso en lo que calificó como “una estrategia para implementar conductas LGBTI en los colegios, pasando por encima de los derechos de los niños y padres de familia”. 

En el minuto 8:27 de esa misma intervención, dijo: “Si en Colombia hubiera tantos padres de familia interesados en que sus hijos crecieran en esas costumbres, prácticas e ideologías LGBTI, pues que creen colegios LGBTI a ver cuántas personas van a matricular a sus hijos para que los enseñen y orienten en esa tendencia”.

Tras esa intervención, Hernández apareció en varios medios nacionales hablando sobre su posición. Por ejemplo, habló en W Radio. Al minuto 12:01 de esta entrevista, una periodista le preguntó: “¿Cuál entonces es la mejor forma que ustedes le sugieren al Ministerio de Educación, porque dicen que están sesgando un poco los ideales desde los niños de los niños que eduquen los padres desde la casa, cuál es la mejor forma si en los colegios no les pueden dar esta libertad?”.

La diputada respondió: “Al Ministerio le proponemos dos cosas: frente al tema de los baños, entonces cree un baño transgénero para todos los niños gay, lesbiana, travesti; créenles un baño especial para ellos donde no se vea esa contraposición de derechos, esa contraposición de morales entre los que creen una cosa y los que creen otra. Ahora si la educación en Colombia los padres de familia estuvieran interesados en que fuera con las tendencias LGBTI, creen colegios LGBTI para que los padres de familia que quieran que sus hijos los formen”. 

En ese momento, Julio Sánchez y Félix de Bedout, quienes estaban entrevistándola, la interpelaron y aseguraron que estaba proponiendo “colegios para niños gay”.

Hernández respondió: “Lo que estoy diciendo, por favor no me malinterpreten mis palabras, ni me pretendan colocar homofóbica porque no lo soy, que si lo que quieren hacer es educar a los niños con tendencias LGBTI pues creen colegios con esa tendencia. A los que quieran educar de esa manera, y a los papás que los quieran educar distinto, ellos dónde quedan. ¿Dónde queda la moral, dónde queda la ética de cada familia, de cada padre, que quiere formar a su hijo con unos derechos distintos?”.

Al analizar todos estos elementos, calificamos la imagen difundida como cuestionable, pues crear colegios LGBTI no hace parte de las propuestas de campaña de Hernández, pero la candidata sí había mencionado el tema en 2016 cuando era diputada de la Asamblea de Santander.

RedCheq