Pasar al contenido principal
Jueves, 10 Octubre 2019

No hay cómo comprobar si se necesitan 900.000 millones de pesos para malla vial de Bucaramanga

Por Vanguardia

Uno de los temas más recurrentes en la campaña electoral en Bucaramanga es el estado de la malla vial. Prácticamente todos los candidatos han hecho propuestas para incrementar la inversión en el mantenimiento de la capa asfáltica de los 499 kilómetros de vías urbanas que tiene la ciudad.

No obstante, hubo una cifra pronunciada por el candidato Juan Carlos Cárdenas Rey en el debate del canal TRO que llamó la atención. Según él, para recuperar la malla vial se requieren 900.000 millones de pesos.

“Acá no hemos dimensionado el problema, estamos hablando que la recuperación de la malla vial puede ser del orden de los 900.000 millones y en esta administración solamente (tiene) 15.000 millones, que a última hora el Concejo de la ciudad aprobó, creo que hay que hacer un cambio importante en el Concejo de la ciudad”, afirmó Cárdenas en el debate.

Esta misma cifra es mencionada por Claudia Lucero López en su plan de gobierno.

El equipo de RedCheq trató de verificar si esta cifra es precisa, pero encontró que hay tantas versiones al respecto y factores a tener en cuenta que la consideramos ‘inchequeable’.

¿De dónde salió la cifra?

Según Julián Silva Cala, jefe de campaña de Juan Carlos Cárdenas Rey, explicó que la cifra surgió luego de hablar con varios expertos y de un estudio de la UIS.

“El último estudio realizado por la UIS hace 5 años aproximadamente daba una cifra cercana a los 600.000 millones. (...) Lo que hicimos fue consultar con expertos y tratar de estimar cuánto costaría hoy, con base en ese estudio, el deterioro progresivo de la malla vial y trayendo el costo a valor presente”, afirmó Silva.

Le preguntamos a Cala si nos podía facilitar una copia del estudio de la UIS, pero a la fecha no hemos tenido acceso a ese documento.

Por el lado de López hay una versión similar. Según ellos, la inversión que se requería para 2012 era de 576.000 millones, pero desde entonces las intervenciones han estado por debajo de lo proyectado en el Plan Maestro de Movilidad (Luis Francisco Bohórquez invirtió unos 42.000 millones y Rodolfo Hernández menos de 20.000 millones) y esto habría llevado a que a la fecha se requiera un cálculo aproximado de más de 900.000 millones para la malla vial.

A pesar de estas versiones, Vanguardia consultó con la Secretaria de Infraestructura de Bucaramanga, Fany Arias, quien explicó que si bien sí hay estudios sobre el estado de la malla vial en la Administración Municipal, no existe un documento que indique y especifique una cifra exacta de lo que vale reparar toda la capa asfáltica del área urbana de Bucaramanga.

Una respuesta similar nos dio el Grupo de Geomática de la UIS, donde aseguraron que ellos no tienen un estudio reciente del estado de la malla vial que permita indicar cuánto cuesta reparar la malla vial de la ciudad.

Rastreando la cifra real

El primer dato que encontramos fue el que arroja el Plan Maestro de Movilidad 2011-2030 de Bucaramanga, que en la tabla 30 (indicadores de oferta), afirma que la inversión necesaria para mejorar la malla vial es de 143.695 millones.

Para ello citan el ‘Estudio de gestión de pavimentos para el municipio de Bucaramanga’, realizado en el marco de un convenio interadministrativo entre la Alcaldía y la UIS. Este estudio, no obstante, tiene aproximadamente 10 años y desde entonces se han hecho algunas inversiones en mantenimiento de la malla vial y al mismo tiempo la capa asfáltica ha tenido su deterioro normal.

Años después de publicado el plan, el entonces Alcalde de Bucaramanga, Fernando Vargas Mendoza, afirmó en una entrevista que sería preciso invertir una suma cercana a los 480.000 millones de pesos.

Esta misma cifra fue retomada cuatro años más tarde por el Secretario de Infraestructura, Clemente León Olaya, quien una vez más aseguró que se requerían esos 480.000 millones, advirtiendo que los 42.000 millones que se iban a invertir en la administración de Luis Francisco Bohórquez se iban a enfocar en los puntos críticos.

Para agregar más a la confusión, Fabiola Figueredo, subsecretaria de Infraestructura de Bucaramanga, asegura que si lo que se busca es reparar toda la malla vial es necesaria una inversión de 1,8 billones de pesos. Según ella, la totalidad de los 499 km urbanos de Bucaramanga tienen algún nivel de deterioro.

Al ser consultada sobre cómo se puede calcular la cifra Arias, la Secretaria de Infraestructura, dio una cifra un poco menor (1,6 billones) e indicó que se deben tener en cuenta factores como el costo por kilómetro, los estudios previos y la interventoría.

Lo que dice la Alcaldía

Según Arias, un cálculo aproximado se puede hacer multiplicando el costo promedio del metro cuadrado pavimentado ($394.654) por el total de metros cuadrados que hacen parte de la malla vial.

La ciudad tiene 28 km de vías arterias primarias (784.000 m²), 39 km de vías arterias secundarias (273.000 m²), 50 km de vías primarias terciarias (350.000 m²), 97 km de vías locales nivel 1 (679.000 m²) y 265 vías locales nivel 2 (1’995.000 m²).

En otras palabras, los 499 km de vías urbanas a cargo del municipio representan un total de 4’081.000 metros cuadrados de malla vial. Esto da aproximadamente, al multiplicar por los 394.654 pesos que cuesta recuperar un metro cuadrado, un total de 1’610.582’974.000 pesos.

Esta cifra, tal y como está calculada, hace referencia a cambiar toda la malla vial, incluyendo la base granular, la subbase y en general toda la estructura de la red vial.

En ese sentido, es preciso advertir que no todo se puede invertir al tiempo, que en algunos casos es probable que no se requiera intervención o sólo haga falta un reparcheo. Es decir, se debe diferenciar qué es lo que se va a intervenir y en qué periodo de tiempo.

También se debe tener en cuenta el tipo de pavimento, si es rígido o flexible, pues el primero es más costoso, se usa para vías de tráfico pesado (como las de Metrolínea), pero tiene una mayor vida útil.

También están factores como la modalidad de contratación, si es por autopavimentación (se reduce el costo de mano de obra) o un solo contrato grande para toda la ciudad.

Todos esto puede llevar a que varíe el valor de la cifra, que según los criterios que se manejen pueden implicar un incremento o una disminución.

El estado de la malla vial

El Plan Maestro de Movilidad 2011-2030 de Bucaramanga fijó unos indicadores de gestión que mostraban las metas que se debían lograr cada cinco años, incluyendo el mantenimiento de la malla vial. Esto según el nivel de deterioro de los casi 500 km de vías que tiene la ciudad.

Estos datos se encuentran en la página 130, tabla 33. Indicadores y metas de gestión.

Según el plan, para 2015 (inicio del período actual) se debía realizar el mantenimiento de 113,3 km de red vial arterial, 46,3 km de red vial local 1 y de 97,8 km de red vial local 2.

Para 2020, estos indicadores aumentan a 139,1 km, 56,9 km y 120,1 km, respectivamente. En otras palabras, en los primeros 10 años del Plan Maestro de Movilidad el 60% de la malla vial de Bucaramanga debió tener algún tipo de mantenimiento.

Para 2030, la proyección es que los casi 500 km de vías de la capital santandereana deben haber sido recuperados o rehabilitados en algún momento entre 2010 y los siguientes 20 años.

RedCheq

Jueves, 10 Noviembre 2016

Pavimentación vía Cúcuta-Ocaña, un sin fin de mentiras oficiales

Por Rafael Camperos

Para verificar una afirmación del senador Juan Manuel Corzo reconstruimos la accidentada historia detrás de la pavimentación de esta importante carretera, una promesa incumplida durante seis periodos presidenciales.

No es de extrañar que sea falsa la frase “Vía Conpes del Catatumbo (3739 enero 2013), se logró pavimentar Cúcuta-Sardinata-Sardinata-Ocaña”, pronunciada por el senador conservador Juan Manuel Corzo, en el Foro Norte de Santander Puerta al Desarrollo, Panel II, Catatumbo, fuente de Desarrollo económico, realizado en Cúcuta por la revista Semana y el Congreso de Colombia, el pasado jueves 6 de octubre 2016.

Una de las conclusiones de dicho foro es que a raíz de la falta de vías como Cúcuta-Ocaña, que conecta con la vía al mar caribe colombiano, y de políticas sociales, han aumentado los problemas socioeconómicos de esa región.

Pero no solo se pifió el senador Corzo en los datos de la pavimentación, la falsedad y el incumplimiento saltan a la vista ya que recién se están terminando los últimos metros de pavimento. Pero ambos embustes vienen de mucho más atrás: durante seis periodos presidenciales entre 1992 y 2014, Cesar Gaviria, Ernesto Samper, Andrés Pastrana, Álvaro Uribe (dos veces) y Juan Manuel Santos (en el primer periodo).

La histórica mentira, una oda al despilfarro estatal, se cuenta a partir del 17 de mayo 1993, cuando el entonces “ministro de Obras Públicas y Transporte, Jorge Bendeck Olivella, anunció una inversión de $7.500 millones para la terminación de la carretera Cúcuta-Ocaña, que comenzó a construirse hace más de treinta años”, según publicó el periódico El Tiempo.

Un lustro después, 4 de mayo 1998, el mismo periódico tituló “Sin carretera”, una breve nota donde detalla que “la terminación de los trabajos de pavimentación de la carretera entre Cúcuta y Ocaña no se dará este año según informó el Instituto Nacional de Vías, Invías. Según la agenda de inversiones del instituto, estos culminarán en el próximo año (1999)”.

Los anuncios del Ministerio de Obras (1993) e Invias (1998), igualmente se incumplieron, porque el 16 de julio 2003, el mismo periódico capitalino indicó: “Plata para vía a Ocaña”. Otro texto que relata un aumento en el presupuesto, aunque no aclara la nueva fecha de entrega: “recursos por $29.000 millones anunció el Gobierno Nacional para el cuatrienio del presidente Álvaro Uribe, con los cuales se terminará la carretera Cúcuta-Ocaña”.

Pero tampoco el expresidente Uribe, aquel que pasó a la historia por ser un microgerente, le cumplió a esta región y para marzo de 2009, con el sol a las espaldas tras su cuestionada relección y con el escándalo de la Yidispolítica (2008) a todo vapor, solo logró alborotar el avispero con el anuncio de un polémico peaje para vehículos de carga en la vía Cúcuta-Ocaña, que aun no estaba lista ni pavimentada.

El Ministerio de Comercio Industria y Turismo, estableció al comienzo del segundo periodo Uribe (2006-2010) el programa Rutas “Vive Colombia. En la Guía Turística Norte de Santander, aparece señalada la vía Cúcuta Ocaña, como pavimentada. Registro ISSN 2248 8200. Pero la realidad puede más que la ficción, aunque esta emane del Estado, y la vía de herradura entre Cúcuta y Ocaña volvió a quedar en evidencia por la complicación que vivió con la ola invernal 2010-2011, cuando se registraron 50 derrumbes, uno de los cuales dañó gravemente la banca y dejó incomunicadas a las dos ciudades.

Finalmente se empezó a allanar el camino al concluir el primer periodo del presidente Santos cuando por fin se concretaron las grandes obras, no solo en pavimentación sino estructural con cuatro puentes nuevos, ejecutado por la Unión Temporal ICESGA 3, quien presentó una propuesta por valor de $35.155.887.333. El viaducto más destacado es el de La Curva, con 72 metros e inaugurado por ministra de trasporte Cecilia Álvarez en febrero 2013.

* Este chequeo es resultado del tercer reto periodístico propuesto por Plataforma de Periodismo y CdR en alianza con Colombiacheck.