Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 08 Julio 2020

‘Nunca he tenido relaciones institucionales con las fuerzas armadas, ni clandestinas’: Falso

Por Laura A. Gracia

Esta es una de las respuestas dadas por el expresidente Álvaro Uribe en su entrevista en La Silla Vacía. En Colombiacheck verificamos varias de sus afirmaciones.

-Claro, pero por todos procesos diferentes porque son dos acusaciones diferentes- le recalcó León.

-(sic) Yo nunca he tenido relaciones institucionales con las fuerzas armadas, ni clandestinas. Salí de la presidencia de la república y lo único que he tenido con las fuerzas armadas es que me han prestado un servicio de seguridad- contestó

-Lo interrumpo un segundito ahí, frente a la relación con los organismos de inteligencia, pues me parece que hay bastantes evidencias de los cercanas que han sido incluso después de salir de la presidencia, cuando usted filtró las coordenadas de la delegación de que salía el guerrillero Pablo Catatumbo de La Habana. Fue una filtración que le dio a alguien de los organismos de inteligencia. Ahorita recientemente en un artículo de Reuters hace menos de un mes hablaban sobre cómo los que estaban planeando el complot de tumbar a Maduro se comunicaban con usted también y con los organismos de inteligencia.
Entonces yo creo que usted sí tiene unas relaciones muy cercanas con los organismos de inteligencia-.

-(sic) La verdad Juanita es que yo he sido muy respetuoso de esas instituciones, yo no tengo ninguna relación con los organismos de inteligencia- insistió Uribe. 

Para verificar si el expresidente Álvaro Uribe ha tenido relación, tanto institucional, como clandestina, luego de su salida del Gobierno, tal como lo enfatiza él en la entrevista, revisamos los casos que Juanita menciona en los que él se ha visto involucrado. Así mismo, revisamos otros casos que tuvieron que ver con infiltración de información. 

Uno de los casos por los que indaga Juanita es una de dos filtraciones de información sensible del Ejército que ha hecho el expresidente por medio de su Twitter. 

El último hecho mencionado por Juanita, relacionado con la operación contra el Gobierno de Maduro, no tiene ninguna prueba. 

Infiltración de coordenadas ubicación para el traslado de Pablo Catatumbo a La Habana

Por medio de su cuenta de Twitter, Uribe trinó el 7 de abril de 2013, las coordenadas que ubicaban el sitio exacto en el que una comisión de la Cruz Roja sacaría de las selvas del Meta y Caquetá al jefe negociador de la guerrilla Pablo Catatumbo con destino a Cuba. 

Por medio de una búsqueda avanzada en Twitter dimos con el trino y aunque el enlace está roto, existe un pantallazo que contiene las coordenadas que según las investigaciones sólo conocían seis generales del Ejército, y adicionalmente otro trino confirmando el rechazo por parte del entonces presidente Juan Manuel Santos. 

Y aunque la Justicia Penal Militar abrió una investigación por esta filtración el caso fue cerrado el 2 de diciembre de 2013, pues el juez 84 de Instrucción Penal Militar, Dagoberto López, dictaminó que ‘fueron tantos los que conocieron la información confidencial sobre el lugar donde estaba ‘Pablo Catatumbo’, que resultó imposible determinar un responsable’, como lo reveló el periódico El Espectador, que conoció el fallo. 

El secuestro del general del Ejército Rubén Darío Alzate en Las Mercedes, Chocó

El 16 de noviembre de 2014, en el caserío Las Mercedes, fue secuestrado por las Farc, el general Alzate. El hecho, que puso en crisis el proceso de paz que avanzaba en La Habana, fue trinado por Álvaro Uribe antes de que llegara a la cúpula del Gobierno, según las declaraciones del entonces fiscal, Nestor Humberto Martínez. 

Realizamos una búsqueda avanzada y encontramos el trino original del senador Uribe con la información de primera mano sobre el secuestro de Alzate.

Y aunque no se trata de una filtración, en enero pasado el senador Uribe publicó este trino con una carta del comandante del Ejército, Nicasio Martínez, luego del escándalos de las interceptaciones ilegales.

En este trino, el mismo Martínez indica que designó como abogado a Jaime Granados, reconocido por ser el abogado del expresidente Uribe, como él mismo lo mencionó en este entrevista varias veces.

De otro lado, en abril de 2015 La Silla Vacía reveló en la nota “Los cariñitos de Uribe con los militares” cómo “justo después de la emboscada de las Farc a un pelotón militar en el Cauca que terminó con 11 soldados muertos y varios heridos, el ex presidente Álvaro Uribe visitó ayer en la mañana a uno de los soldados que sobrevivió al ataque, por invitación del soldado. Lo llamó ‘mi soldado’ y anunció que en los próximos días haría lo mismo con otras familias de los militares que quedaron heridos tras ese ataque”.

Aparte de estas evidencias, podemos recordar que el ex comandante de las Fuerzas Militares durante el gobierno Santos general retirado Leonardo Barrera Gordillo fue candidato a la Gobernación del Cauca por el Centro Democrático, en 2015, y luego candidato al Senado por el Centro Democrático, en 2018.

Barrero, nombrado como comandante de las Fuerzas Militares por Juan Manuel Santos en el 2013, salió del Ejército en febrero de 2014 por el escándalo de corrupción protagonizado por el coronel Robinson González del Río, detenido por falsos positivos

La revista Semana reveló unos audios en los que Barrero le decía a González del Río: “Aprovechen y únanse, hijueputa. Eso tiene uno que ser inteligente. Yo no lo puedo hacer, pero ustedes sí porque ustedes son los afectados (...) Hagan una mafia para denunciar fiscales y toda esa güevonada”.

Así que con todas estas evidencias concluimos que es Falso  que el senador y expresidente nunca ha tenido relaciones institucionales con las Fuerzas Armadas, ni clandestinas desde que dejó la Presidencia de la República, en 2001.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 05 Octubre 2018

Abuso sexual no es delito político, como lo asegura el Centro Democrático

Por Sania Salazar

En medio la presentación de un proyecto de ley, miembros del Partido Centro Democrático dijeron, equivocadamente, que actualmente los delitos sexuales contra menores de edad en el conflicto armado son considerados delitos políticos.

En un trino publicado en su cuenta personal de Twitter, la senadora del Centro Democrático Margarita Restrepo resaltó una iniciativa de la que se viene hablando hace semanas en esa colectividad y que parte de un hecho falso.

 

 

La senadora habla en su trino del proyecto de acto legislativo que presentaron los senadores Álvaro Uribe y Paloma Valencia el pasado 25 de septiembre para modificar lo que ellos llaman “los acuerdos de La Habana” en dos aspectos: que los delitos sexuales cometidos en el marco del conflicto armado contra menores de edad no sean considerados conexos al delito político y que esos delitos lo juzgue la justicia ordinaria y no la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, quien tiene actualmente a cargo esos casos.

Colombiacheck le preguntó a la senadora Restrepo en qué basan el argumento de que el abuso sexual a menores de edad es considerado como delito político dentro del Acuerdo Final que firmaron el Gobierno y la antigua guerrilla de las Farc, pero hasta la publicación de esta nota no habíamos recibido respuesta.

De todas maneras, el abuso sexual no está en la lista de delitos considerados como conexos de los delitos políticos contemplados en la Ley de amnistía e indulto. Por eso, la parte del trino de Restrepo que indica que actualmente ese delito es considerado político es falsa.

Es más, en la Ley de amnistía dice expresamente que, “este mecanismo no procede cuando se trate de ... acceso carnal violento y otras formas de violencia sexual ... conforme a lo establecido en el Estatuto de Roma”.

En efecto, el Estatuto de Roma considera que los delitos sexuales, entre otros, son crímenes de guerra y de lesa humanidad y, por lo tanto, no pueden ser amnistiados.

En Colombia son considerados delitos políticos la rebelión, la sedición y la asonada. La amnistía es el perdón de la pena otorgado, generalmente, a quienes han cometido este tipo de faltas. Los delitos conexos son aquellos que están relacionados con el desarrollo de la rebelión (por ejemplo el porte ilegal de armas).

¿Justicia ordinaria o JEP?

En el Acuerdo Final se acordó que la JEP se encargaría de manera exclusiva de las conductas relacionadas con el conflicto armado. Por eso, a este sistema de justicia transicional, que fue diseñado para acabar con el conflicto, le corresponde juzgar los delitos sexuales que se hayan cometido en ese contexto.

La competencia para juzgar esos delitos se debe a lo anterior y no a que los delitos sexuales sean considerados como conexos al político, argumento falso, como ya lo explicamos.

La JEP tiene penas restrictivas de la libertad, que van de cinco a 20 años y que dependen de la verdad que se aporte sobre los hechos y el momento del proceso en que se cuente esa verdad. Además, las sanciones incluyen acciones de reparación a las víctimas.

Ligia María Vargas, abogada de la Universidad de Los Andes y estudiante de doctorado en derecho penal, le explicó a Colombiacheck que sacar de la JEP los delitos sexuales, aunque hayan sido cometidos contra niños y adolescentes, sería negarles su nexo con el conflicto. Además aclaró que, por el alto volumen de casos, a la justicia ordinaria le queda materialmente imposible resolverlos, por lo que el objetivo de la justicia transicional es priorizarlos y obtener justicia, verdad y reparación.

“Lo que prima en este momento es solucionar el conflicto, es pasar la página y eso no quiere decir que no haya justicia. Lo que quiere decir es que no solo se trata de eso y, lo más importante, que justicia no es igual a penas de cárcel altísimas. Justicia en este caso equivale a reconocer la verdad, a pedir perdón, a reparar a las víctimas, a hacer una cantidad de procesos de sanación que reconstruyan el tejido social, que es una cosa que no hace la pena de cárcel porque el derecho penal ordinario no está diseñado para hacer eso”, destacó Vargas.

En un artículo escrito para el diario El Espectador sobre la jurisdicción en la que deberían quedar estos delitos, Laura Melissa Posada, abogada del Observatorio Constitucional de la Universidad Libre, habla de un estudio de la Corporación Sisma Mujer según el cual “estos hechos superaban el 90% de impunidad, independientemente del actor armado responsable”.

“En términos de estándares de reparación integral, la justicia ordinaria no ha sido efectiva, pues está limitada a una justicia punitiva, sin brindar estrategias de acompañamiento psicosocial y reconstrucción del proyecto de vida de las víctimas”, indica Posada.

Para Vargas, las penas reducidas tienen el objetivo de conocer la verdad, “que en este momento es más importante si lo que queremos en realidad es una paz que dure. Si no hay verdad y no hay reconstrucción del tejido social la paz nunca va a llegar”, concluyó.

La idea de que los delitos sexuales cometidos en el marco del conflicto armado los juzgue la justicia ordinaria y no le JEP no es nueva.

Ya en agosto, la Corte Constitucional declaró inconstitucional un artículo que se había incluido en Ley Estatutaria de la JEP por iniciativa de la senadora Maritza Martínez, del Partido de la U, para que esos delitos pasaran a manos de la justicia ordinaria. El presidente de la Corte Constitucional, Alejandro Linares explicó en La W Radio que el Congreso carecía de competencia para hacer esa modificación.

Según Linares, la manera de hacer la modificación es con un acto legislativo (proyecto para reformar la constitución), que fue lo que presentaron ahora los senadores Uribe y Valencia.