Pasar al contenido principal
Lunes, 28 Noviembre 2016

¿Paciente y disciplinada espera de la guerrilla?

Por Miriam Forero

Por más que las Farc insistan en su discurso de unidad de mando, las evidencias demuestran que existen grandes dificultades entre sus filas y bases. Recientemente tuvieron que expulsar a cinco de sus jefes, lo que se suma otros hechos de disidencias y desacatos.

“Con el nuevo Acuerdo Final se generan condiciones para iniciar el difícil proceso de la reconciliación nacional, propósito que compromete a las diferentes clases sociales, (...) y desde luego a nuestros guerrilleros, que con expectativa han estado en paciente y disciplinada espera”.

Con estas dos cualidades Iván Márquez definió la actitud de los miembros de las Farc el pasado 12 de noviembre, durante el anuncio del nuevo acuerdo entre el Gobierno y esta agrupación subversiva. Y ese ha sido el discurso general de los altos mandos de esa guerrilla, como Marcos Calarcá, quien afirmó el 4 de noviembre en una rueda de prensa sobre el mecanismo de verificación del desarme, que en toda la historia de las Farc nunca se ha dado una disidencia, entendida como la separación de un grupo significativo, pues, según él, “una de las fortalezas de la organización es su unidad de mando”.

Colombiacheck recopiló datos de hechos recientes y encontró inflada la expresión de Márquez y de Calarcá pues, si bien es normal que en procesos de paz algunos combatientes no acepten la negociación, la situación de esa guerrilla no ha sido de total sometimiento y unidad; de hecho, sus dirigentes se han visto obligados a capotear brotes de indisciplina y rebelión.

Para empezar, es bien conocido el caso del Frente 1, que en junio pasado comunicó su decisión de no acogerse al proceso de paz. En una de las varias respuestas que recibieron de sus compañeros, el Frente 51 calificó así su decisión: “rechazamos enfáticamente la actitud de fraccionalismo y grupismo del grupo del Primer Frente, desviado de la línea político militar de las Farc”.

La Defensoría del Pueblo ha alertado sobre los problemas que esto ha generado para las comunidades de Vaupés, Guaviare y Amazonas, así como para varios grupos indígenas, quienes han sido extorsionados y presionados. Pero también al interior del grupo se notan las divisiones, como el caso de seis cabecillas que han huido, tres de ellos llevándose $2.000 millones.

Entre las situaciones que contrarrestan la disciplina y paciencia de las que habla Márquez están:

- [Actualización] La reciente expulsión de cinco jefes de las Farc por “su conducta que los ha llevado a entrar en contradicción con nuestra línea político-militar”. En el comunicado del 13 de diciembre, en el que el Estado Mayor de esa guerrilla hizo el anuncio, no sólo se hace evidente que ha faltado disciplina por parte de varios miembros que ocupaban cargos de mando, sino que también se nota la influencia que éstos han logrado sobre guerrilleros que no han estado en paciente y disciplinada espera. “Hacemos un llamado a los combatientes que bajo engaño han sido llevados a emprender un camino de aventura sin futuro, para que se aparten de la errada decisión que han tomado sus jefes inmediatos y regresen a las filas de las FARC-EP”, expresa el comunicado.

- Un monitoreo de la Fundación Ideas para la Paz (FIP) identificó tres hechos de disidencia -además del Frente 1- y otros cinco frentes guerrilleros con riesgos de que se presenten este tipo de situaciones. Entre las principales acciones que la FIP identificó como contrarias a lo que la dirigencia de las Farc ha ordenado o prometido durante el proceso, están la transferencia de capacidades y personal a otros grupos como el ELN y el EPL en el Catatumbo o ‘La Empresa’ en Buenaventura; y el fortalecimiento de vínculos internacionales para mantener a flote el narcotráfico.

- La muerte de 11 militares en Buenos Aires, Cauca, mientras se encontraban en un establecimiento deportivo, que desembocó en el rompimiento del cese unilateral del fuego, el pasado 22 de mayo.

- Ataques a la infraestructura petrolera en Tumaco por parte de la columna móvil Daniel Aldana en 2015. Los problemas con esta columna llegaron a tal punto que, según información de La Silla Vacía, algunos de sus miembros habrían asesinado a alias “Don Y”, quien no se quería acoger al acuerdo y que para la dirigencia fariana había pasado de ser un disidente a convertirse en un exmiliciano muy problemático.

De hecho, el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, informó en una audiencia en la Cámara de Representantes el pasado 7 de diciembre, que su entidad acababa de legalizar 12 capturas de nuevas bandas en esa zona de Tumaco, integradas por disidencias de las Farc.

- Las salidas de varios miembros de las Farc, a quienes la paciencia no les alcanzó para esperar el cierre de los acuerdos. Los casos más recientes, que esa misma guerrilla reconoció, se dieron en el Frente 19 entre el 30 de agosto y el 9 de octubre. “La pregunta es si este es un caso aislado o se estaría dando a cuentagotas en otros frentes”, advierte, al respecto, Eduardo Álvarez Vanegas, de la FIP, en un análisis que escribió en Razón Pública con base en los datos de aquella entidad.

- El reciente enfrentamiento entre el Ejército y miembros del Frente 37 en el que murieron dos guerrilleros y uno más fue capturado. Aunque las Farc refutaron la versión militar según la cual esas tres personas estarían dedicadas a la extorsión y la minería ilegal, sí fue una ocasión para que tanto la delegación del gobierno como la de las Farc recalcaran la debilidad del cese al fuego, que se puede romper por la impaciencia de unos y otros en cualquier momento.

“Diferentes sectores califican de “frágil” el actual momento. Parece haber desconfianza entre las filas de las Farc y esto traería más disidencias y desertores”, alerta Álvarez Vanegas.

Sin embargo, teniendo en cuenta que las Farc calculan en 5.765 el número de sus combatientes, estos casos de disidencias o posibles desobediencias, no representan una porción grande del accionar en ese grupo insurgente, pero sí demuestran que la paciencia y disciplina no ha sido generalizada ni absoluta como la quiso hacer ver Iván Márquez.

Sábado, 06 Agosto 2016

Roy Barreras mete y saca la pata en Twitter

Por Óscar Felipe Agudelo B.

El fervor que siente Roy Barreras por la paz es tan grande que en ocasiones lo lleva a ver las cosas demasiado buenas. El senador del partido de la U tuvo que borrar ayer un mensaje impreciso en su Twitter.

Apenas se terminaba la intervención de las delegaciones de paz y los equipos garantes en La Habana, Cuba, cuando el senador por el partido de la U, Roy Barreras, publicó un trino que generó una gran confusión respecto al número de días en los que se cumplirá el proceso de dejación de armas por parte de la guerrilla de las Farc.

Fue tal la metida de pata que el senador se arrepintió y borró su trino. Colombiacheck guardó un pantallazo y verificó por qué dicho mensaje de twitter es completamente falso.

Según el congresista la dejación ocurriría más pronto de lo que inicialmente se pactó, es decir, de lo que se acordó el 23 de junio del presente año en el Comunicado Conjunto # 76.

En la intervención de las delegaciones se abordaron las reglas de funcionamiento para las zonas veredales y los mecanismos para dirimir las controversias, en síntesis, se manifestaron los protocolos y algunos detalles sobre el cese al fuego bilateral y definitivo, lo que en la jerga de las negociaciones se conoce como fin del conflicto.

Todo pareció quedar bastante claro, excepto para el senador Barreras quien de manera categórica anunció que “la dejación total (de las armas) ocurriría más rápidamente”. Ya no se dará en 180 días sino en 150 sostuvo en su cuenta de Twitter el congresista del partido de gobierno, el Partido de la U.

Colombiacheck contactó al profesor Alejo Vargas, docente de la Universidad Nacional y director de Pensamiento y Seguimiento al Diálogo de Paz, para preguntarle por la veracidad de la afirmación de Barreras.

El profesor Vargas sostuvo que “todo está en los acuerdos. El día D + 90 (el día D es en el que se dará la firma del Acuerdo General) las Farc dejará el 30% de sus armas, luego el día D + 120, el grupo armado dará el otro 30% y finalmente el día D + 150 el grupo armado saldrá del otro 40% restante. Lo anunciado hoy, cinco de agosto, no modifica nada de lo que ya está acordado”.

Entonces no quedan dudas, una cosa es que la dejación del 40% restante de las armas de las Farc se inicie el día D + 150 y otra cosa es que ese grupo armado mediante verificación de la ONU tenga hasta el día D + 180 para terminar con ese proceso de dejación. Dos cosas distintas.

Eso se planteó desde el principio y hoy simplemente se ratificó. “Y en todo caso, como ya anunciamos el 23 de junio, a los 180 días termina el cese al fuego, terminan las zonas, y las Farc tendrá que haber entregado la totalidad de sus armas a las Naciones Unidas”, sostuvo Humberto de la Calle en su intervención del 5 de agosto.

Por la misma línea, estuvo Dag Nylander, garante internacional por Noruega, quien durante su intervención manifestó: “La recolección y almacenamiento en contenedores del armamento individual que permanece en poder de los integrantes de las Farc, dentro de los campamentos y en las zonas se hace de manera secuencial y entre fases así: 1 Fase: D + 90, el 30%; 2 Fase: D +120, otro 30% y 3 Fase D + 150, el 40% restante”.

Colombiacheck intentó establecer comunicación por distintas vías con el congresista pero éste finalmente, pese a ver los mensajes, no respondió a nuestra solicitud.

Por la falta de respuesta de Barreras nos quedamos sin respuesta a esta pregunta: ¿De dónde sacó barreras que el desarme ocurriría más rápido de lo acordado?

Pero tal vez nos falta la pregunta más importante: ¿Por qué el senador del Partido de la U borró su tuit?, ¿será que con esa acción acepta su equivocación?

Lo que Barreras no borró de su cuenta de Twitter fue la caricatura de matador del mismo cinco de agosto, titulada: “Confunde y reinarás”.