Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 28 Abril 2020

Pentágono no confirmó 'existencia de extraterrestres'

Por Pablo Medina Uribe

El Departamento de Defensa de Estados Unidos publicó unos videos viejos de objetos que no ha podido identificar, pero las redes los malinterpretaron como confirmación de vida extraterreste.

Ayer, 27 de abril, se publicó en varios medios que el Pentágono, la sede del Departamento de Defensa de Estados Unidos, publicó unos videos de "ovnis" (acrónimo de "objetos voladores no identificados", o UFOs, por sus siglas en inglés). 

Algunas páginas en Facebook y Twitter reportaron que el Pentágono había "confirmado visitantes extraterrestres". Pero esto es falso, pues lo único que se anunció fue la desclasificación y publicación de los videos (que ya tienen varios años) y en ningún momento se hizo referencia a vida extraterrestre. 

Antes que nada, hay que anotar que "UFO" (u "ovni"), término que se ha usado para reportar esta noticia, no es sinónimo de "extraterrestre" (sino que designa a un objeto volador que no puede ser identificado). El término fue acuñado por el agente Edward Ruppelt de la Fuerza Aérea estadounidense a principios de la década de 1950 (es decir, en medio de la paranoia de la Guerra Fría), durante una investigación por varios objetos voladores que, efecto, no habían sido identificados. La investigación, conocida como "Project Blue Book" (o "Proyecto Libro Azul"), concluyó que no había evidencia de que los objetos voladores no identificados estudiados correspondieran a vehículos extraterrestres.

Por su parte, el Pentágono no usó el término "UFO" para reportar la noticia de ayer. En su página oficial se refirió a lo que se ve en los videos como "unidentified aerial phenomena" (o "fenómenos aéreos no identificados") en un comunicado en el que anunció que había autorizado la "publicación de tres videos desclasificados [es decir, que antes eran protegidos por el gobierno] de la Armada, uno tomado en noviembre de 2004 y otros dos en enero de 2015". 

Por otra parte, el comunicado también dice que el departamento "determinó que la publicación autorizada de estos videos desclasificados no revela ninguna capacidad o sistema sensible" y que estaba publicando los videos "para aclarar cualquier malinterpretación que pueda tener el público sobre si el material que ha estado circulando es real, o si hay algo más detrás de los videos".

Esto es una posible referencia a una investigación que The New York Times comenzó en mayo de 2017 en una nota titulada "'Wow, What's That?' Navy Pilots Report Unexplained Flying Objects" (o "'Guau, ¿qué es eso?' Pilotos de la Armada reportan objetos voladores no explicados"). Esa nota hablaba de los tres videos de 2004 y 2015 y tampoco concluía que se tratara de objetos extraterrestres. Pero sí mencionaba un programa del Departamento de Defensa para monitorear "posibles amenazas aéreas".

La investigación siguió en diciembre, cuando The New YorkTimes publicó otra nota, en la que volvía a mostrar los videos, pero además investigaba a fondo el programa mencionado en la nota anterior. La revelación del artículo es que el Departamento de Defensa estadounidense había financiado (a un costo de 22 millones de dólares), entre 2007 y 2012, un programa secreto llamado Programa Para la Identificación de Amenazas Avanzadas a la Aviación (o AATIP, por sus siglas en inglés), cuyo propósito era, según el Times, investigar "UFOs" y que en ese momento seguía operando sin fondos estatales. The New York Times también citó a dos científicos expertos quienes aclararon que el hecho de que algo no haya sido identificado no implica que ese algo tenga un origen extraterrestre.

Sin embargo, tras la publicación de la investigación de 2017, creció la presión pública para que el Pentágono confirmara la veracidad de los videos, lo que hizo en septiembre de 2019. A pesar de esto, aunque lo más probable es que los videos hayan sido obtenidos como parte del programa AATIP, como explica este artículo de Wired, el Pentágono no lo ha confirmado.

Entonces, la noticia de ayer no es que se haya confirmado vida extraterrestre, o que se hayan conseguido nuevos videos, o que se haya confirmado algo que antes no se sabía. La noticia realmente es que el Pentágono publicó unos videos de hace cinco y 16 años en su página web.

Por todo esto, calificamos como falsas las publicaciones que aseguran que el Pentágono confirmó la existencia de vida extraterrestre.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Lunes, 06 Julio 2020

‘Santos dijo que no extraditaba a Makled a Estados Unidos sino a Venezuela, que porque con EE.UU. no había tratado, y después, para pedir que trajeran a Arias, dijo que sí había tratado’: Cuestionable

Por José Felipe Sarmiento

Esta es una de las respuestas dadas por el expresidente Álvaro Uribe en su entrevista en La Silla Vacía. En Colombiacheck verificamos varias de sus afirmaciones.

-¿Usted cree que ahí usted crea un ambiente propicio para que la gente haga esas cosas por usted sin que usted se las pida, sin que usted les dé mal ejemplo? -preguntó León.

-(sic) Usted recuerda que en los Estados Unidos hubo una audiencia a Andrés Arias en la que lo dejaron libre. Yo estuve ahí porque me citaron. Yo había mandado una declaración que dice lo siguiente: que no había tratado con Estados Unidos de extradición y que las extradiciones del gobierno, que yo ordené, se hicieron en virtud del Código de Procedimiento Penal. Porque tuvimos un problema: por ejemplo, el presidente Santos dijo que no extraditaba a Makled a Estados Unidos sino a Venezuela, que porque con Estados Unidos no había tratado, y después, para pedir que trajeran a Arias, dijo que sí había tratado -contestó Uribe.

En este argumento, Uribe mezcla hechos ciertos con una interpretación cuestionable sobre la situación actual del tratado de extradición entre Colombia y Estados Unidos que ya ha sido aclarada por Colombiacheck, al tiempo que omite otros argumentos importantes por los que el narcotraficante Walid Makled fue enviado a Venezuela y no al país norteamericano en mayo de 2011, cuando era requerido por ambas jurisdicciones.

Como lo hemos relatado en chequeos anteriores, el acuerdo bilateral sobre extradición firmado en 1979 fue aprobado por el Congreso en 1982 pero declarado inconstitucional en 1986, por una amenazada Corte Suprema de Justicia que argumentó vicios de procedimiento en el trámite de la ley correspondiente. Ese mismo año fue radicado de nuevo en el Legislativo, que lo ratificó por segunda vez, pero el alto tribunal volvió a tumbarlo al año siguiente.

Como el tratado sí quedó ratificado por completo en Estados Unidos, hoy existe la situación particular de que está vigente allá para extraditar personas hacia Colombia pero no lo está acá para hacerlo en sentido contrario. Esa es la razón por la cual sí le era aplicable al condenado exministro Andrés Felipe Arias cuando estaba prófugo en Miami y no a Makled, que había sido detenido en Cúcuta en agosto de 2010, ni a las personas extraditadas en el gobierno de Uribe.

De hecho, el expresidente tiene razón en que es el Código de Procedimiento Penal el que dicta los procedimientos para entregar personas a la justicia de otros países, independientemente de que no existan tratados vigentes con ellos. Esto funciona así en virtud del Artículo 35 de la Constitución, que permite la extradición desde su versión reformada de 1997 porque el texto original la prohibía.

No obstante, la falta de vigencia del tratado de extradición de Colombia hacia Estados Unidos sí fue uno de los argumentos para enviar al narcotraficante venezolano a enfrentar la justicia de su propio país, pero no el único. El entonces presidente Juan Manuel Santos confirmó el destino de Makled en entrevista con la agencia EFE en abril de 2011 y señaló, además, que Venezuela hizo la solicitud primero y por delitos más graves, lo que le daba prevalencia de acuerdo con la ley.

En efecto, el país vecino hizo el trámite con cargos que incluían homicidio el 26 de agosto de 2010, seis días después de la detención, mientras que Estados Unidos se demoró hasta octubre y solo contemplaba el tráfico de drogas. El mismo Código de Procedimiento que cita Uribe establece los criterios mencionados por Santos para definir la entrega cuando una persona es requerida por más de una jurisdicción a raíz de diferentes hechos.