Pasar al contenido principal
Lunes, 05 Marzo 2018

Plazas Vega confunde cifras de erradicación y sustitución de cultivos ilícitos

Por Sania Salazar

El candidato al Senado asegura que no se cumplió la meta de erradicación de cultivos ilícitos, cuando, en realidad, se sobrepasó. En su crítica omite que el programa tiene dos componentes y generaliza con los datos de uno solo.

Luis Alfonso Plazas Vega, coronel retirado del Ejército, conocido por liderar la retoma del Palacio de Justicia, y ahora candidato al Senado por el Centro Democrático, criticó en su cuenta de Twitter los resultados de la política de erradicación de cultivos de coca en el país. Según el candidato, en febrero de 2017 el Gobierno fijó la meta de erradicar 100 mil hectáreas de coca, pero no lo logró, por lo que ampliaron el plazo hasta mayo, pero a la fecha del trino (8 de febrero de 2018) solo habían erradicado 16 mil hectáreas.

 

 

Después de consultar varias fuentes oficiales y un estudio sobre la sustitución de cultivos ilícitos en el país, Colombiacheck califica la afirmación como engañosa porque, aunque la cifra de la meta es cierta, esta se refiere a dos estrategias: erradicación y sustitución, de las cuales la primera superó su objetivo -totalmente contrario a lo que dice el candidato- y la otra sí es la que ha tenido problemas para su ejecución.

Plazas Vega adjunta en el trino un video en el que el Alto Consejero para el Posconflicto, Rafael Pardo, informa que la meta del Gobierno para 2017 es “afectar y sustituir 100 mil hectáreas de cultivo de coca, de las cuales 50 mil en procesos de sustitución voluntaria y 50 mil en procesos de erradicación forzada”. Esa es la primera precisión que hay que hacer, pues quien lea el trino, pero no vea el video, puede creer que el objetivo era erradicar las 100 mil hectáreas, cuando el plan incluía también sustitución. Los medios, registraron el anuncio de la meta del Gobierno en enero de 2017.

Por un lado, en lo que tiene que ver con erradicación, un informe del Ministerio de Defensa indica que en 2017 erradicaron manualmente 52.001 hectáreas y que en enero de 2018 el conteo iba en 1.615, lo que da un total de 53.616. Es decir, se han erradicado 37.616 más hectáreas de las que dice Plazas Vega. Además, superaron las 50 mil prometidas, por lo que sobrepasaron la meta en erradicación. ¿Pero cuántas se han sustituido?

El director de Sustitución de Cultivos Ilícitos de la Alta Consejería para el Posconflicto, Eduardo Díaz Uribe, aseguró el pasado 22 de febrero en una columna en El Tiempo que la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) ha certificado la sustitución de 16.754 hectáreas de coca.

Una cifra menor cita el informe ¿En qué va la sustitución de cultivos ilícitos. Balance del 2017 y lo que viene en 2018, de la Fundación Ideas para la Paz, FIP. “Con la información disponible no es posible determinar cuántas hectáreas fueron erradicadas voluntariamente durante ese año. Si bien las familias reportaron casi 40.000 hectáreas que se encontrarían en proceso de sustitución, hasta diciembre de 2017 Unodc había verificado un poco más de 15.000 (la tercera parte de la meta anual establecida)”.

En cuanto al plazo para alcanzar la meta de sustitución, El Espectador informó en septiembre de 2017 que, según el Alto Consejero para el Posconflicto, este se cumpliría a finales de 2017 o inicios de 2018. Sin embargo, Díaz Uribe le dijo a Colombiacheck que la fecha límite es mayo de este año, pues, aunque ambas estrategias fueron anunciadas en febrero, la de sustitución tuvo una primera etapa de conversación con las comunidades y, como tal, inició tres meses después, en mayo de 2017. De todos modos, a tres meses de la nueva meta, Naciones Unidas sólo da cuenta de que se ha alcanzado un 33%.

Además, contactamos a un asesor y al equipo de prensa de Plazas Vega para saber en qué fuente se basó para asegurar lo de la ampliación del plazo y la mencionada cifra de erradicación, pero no hemos recibido respuesta. En resumen, la frase del candidato usa cifras cercanas a la realidad, pero las pone en el contexto equivocado:

 

  1. La meta de erradicación era de 50 mil hectáreas, no de 100 mil. Ese último dato hace referencia a la meta del programa completo, es decir, mitad erradicación y mitad sustitución.
  2. La meta de erradicación sí se alcanzó, e incluso se superó.
  3. La ampliación del plazo, en el caso de la sustitución, parece que sí se dio, pues el gobierno, efectivamente, inicialmente habló de que se cumplirían las dos metas durante el año pasado.
  4. No se han erradicado 16 mil hectáreas, sino 53.616. Al parecer, el candidato confundió esa cifra con los alcances que ha tenido el programa de sustitución, cuyas dificultades explicamos a continuación.

La sustitución, difícil y lenta

El director del programa de sustitución resaltó que la sustitución depende del involucramiento de las familias cultivadoras y explicó que Naciones Unidas verifica si esta se está realizando, proceso que está rezagado por motivos de seguridad: “de 17 misiones que se hicieron entre enero y febrero 12 fueron bloqueadas”, informó.

Díaz Uribe indicó que los principales problemas a los que se han enfrentado para lograr que los cultivadores de coca sustituyan sus sembrados por productos lícitos es la desconfianza en las instituciones. También los intereses de quienes no quieren que esos cultivos desaparezcan, que han derivado en problemas de seguridad como asesinatos de líderes y bloqueos de las actividades de sustitución y de verificación de las Naciones Unidas.

El informe de la FIP aclara que a un año de la implementación del Acuerdo Final y la puesta en marcha del Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito (PNIS) es apresurado sacar conclusiones sobre su éxito o su fracaso.

“La sustitución requiere de recursos y tiempo. Se trata, nada más y nada menos, que de generar condiciones para que comunidades afectadas por la guerra y dependientes de esta economía ilegal sean incluidas social y productivamente. En otras palabras, que el Estado llegue y permanezca en territorios donde su presencia ha sido intermitente”, dice el informe.

El documento da cuenta de los avances, pero también de las dificultades del proceso de sustitución:

-El aumento en las tasas de homicidios y los altos niveles de violencia en las zonas donde se desarrolla la sustitución de cultivos.

-La respuesta del Estado se ha enfocado en incrementar el pie de fuerza, con la creación de centros estratégicos, sin contar con un verdadero modelo de seguridad rural.

-La asistencia técnica y los proyectos de ciclo corto no han llegado a las regiones. “Actualmente, hay miles de familias recibiendo un subsidio mensual sin ningún tipo de orientación o asistencia técnica”.

-La inversión en bienes públicos es claramente insuficiente.

Coordinación con Mindefensa

Díaz Uribe explicó que el Ministerio de Defensa, encargado de la erradicación, ayuda en el proceso de sustitución brindando seguridad y ayudando en la sustitución cuando la comunidad lo solicita, en un trabajo conjunto que han denominado “sustitución asistida” o “sustituir con seguridad”. La diferencia entre ambas estrategias radica en que para las sustitución el punto de partida son las familias, mientras que para la erradicación son las matas”, precisó.

Jueves, 19 Abril 2018

El debate presidencial que terminó en una riña de gallos

Por Colombiacheck

Tras los disturbios que impidieron la realización de un debate presidencial en Manizales, dos candidatos aprovecharon para difundir información falsa en redes sociales, lo que ha calentado más el ya crispado clima político en Colombia.

Minutos antes del mediodía del miércoles 18 de abril, en la pantalla del canal Telecafé aparecía un letrero que advertía a los televidentes que el debate presidencial estaba retrasado. En redes sociales circulaba otro mensaje que daba cuenta de que esto se debía a motivos de seguridad.

Lo que ocurría era que a las afueras del Teatro Los Fundadores seguidores de varias campañas políticas impedían el ingreso de los candidatos presidenciales Iván Duque y Gustavo Petro. La razón: varios de ellos no alcanzaron a entrar al segundo piso de las instalaciones del principal centro cultural de Caldas, que había sido habilitado para que alrededor de 300 personas entraran de manera libre al debate.

Allí fue Troya. Horas después en redes sociales empezó a circular una foto en la que se veían tres sillas marcadas con el nombre del candidato Iván Duque y otra con un plano general que mostraban asientos reservados, pero no se podía leer lo que decían las hojas. Los mensajes que acompañan las imágenes aseguran que en el recinto solo habían sillas reservadas para la comitiva de Duque.

 

 

 

Petro le echó leña al fuego reenviando un mensaje con esas imágenes.

El debate lo organizaron la Cámara de Comercio de Manizales por Caldas, el Teatro Los Fundadores, el Comité Intergremial de Caldas, Manizales Cómo Vamos, la Corporación Cívica de Caldas, Alianza Suma, RCN Radio y el periódico La Patria. Este último medio informó que la localidad conocida como palco había sido habilitada de manera libre para el público, mientras que la parte baja del teatro había sido reservada, de manera equitativa, para los delegados de las campañas, sus familias y los invitados de los organizadores.

Cada uno de estos grupos tenía la autonomía para entregar las boletas a quienes quisieran.

Lo que no dijo Petro

El martes pasado, un día antes del debate, en las instalaciones de La Patria, el director de ese diario, Nicolás Restrepo, le entregó 100 boletas a cada partido político y 10 entradas preferenciales. Cristian Camilo López, asesor de la campaña de De La Calle, estuvo en la reunión. Allí se supo que Viviane Morales no asistiría, por lo que repartieron esas boletas entre las demás campañas.

En ese momento también se conoció la confirmación de Petro, por lo que no hubo representante de esa campaña en el lugar, pero los organizadores de la Cámara de Comercio, de Telecafé y de La Patria presentes en el lugar se comprometieron a guardar las boletas para su campaña.

López aseguró que recibió 100 boletas y que, como cada partido tenía la libertad para disponer de ellas, en su caso las entregó al directorio liberal en Caldas, donde está la sede de campaña de De La Calle y donde se repartieron entre seguidores del candidato.

Adriana Gutiérrez, vocera en Caldas del Centro Democrático y quien hace parte de la dirección nacional del partido, asistió a la reunión en nombre de Duque. Le aseguró a Colombiacheck.com que recibió 100 boletas y que no tuvieron ningún problema durante el debate para ocupar los espacios que les correspondían.

Según los organizadores del debate, a la medianoche del martes recibieron una carta en la que Petro cancelaba su asistencia, pero a las 8:20 de la mañana del miércoles dio marcha atrás y confirmó que iría.

Julián Mejía, subgerente de la campaña Colombia Humana(Petro) en Caldas, asistió a un sorteo a las 9:00 de la mañana en el que definieron el orden del debate y se asignaron camerinos, entre otros aspectos logísticos.

Correo con la respuesta que la campaña de Petro envió a la Cámara de Comercio de Manizales por Caldas.

 

Los organizadores le advirtieron a Mejía las dificultades que se tenían con la boletería debido a la hora, pues ante la negativa de la medianoche, ya las habían repartido. Sin embargo, aseguran que lograron reunir entre 60 y 70 boletas para los seguidores de la campaña petrista. Además, le entregaron las hojas para marcar las sillas.

También resaltaron que la campaña de Petro no recibió las boletas en las mismas condiciones de los demás candidatos porque no confirmó a tiempo.

Mejía le dijo a Colombiacheck que recibió 60 boletas a las 10:00 de la mañana y que tuvo problemas para que los seguidores de la campaña entraran al lugar, pues para cuando las recibieron ya había instrucciones de no dejar entrar más personas al lugar.

Las pullas en Twitter entre Vargas y Petro

Mientras intentaban entrar al Teatro Fundadores Vargas Lleras y Petro se enfrentaron en Twitter. Trasladaron el ambiente hostil que se vivía en el lugar a las redes.

 

 

 

 

 

 

 

Antes de que se decidiera trasladar el debate a otro auditorio, por el ambiente caldeado que había y mientras que Vargas Lleras y Petro se lanzaban dardos por redes sociales, De La Calle publicó en su cuenta un mensaje en el que aseguró que hechos como esos no se deben repetir. “Lo que necesitamos es reflexión, no una riña de gallos”, concluyó.

 

 

 

Mientras que afuera los seguidores de las campañas protestaban y discutían, adentro los candidatos esperaban, en calma, a que los ánimos se calmaran.

 

 

 

*Con reportería de Luisa Gómez y Sania Salazar.