Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 05 Julio 2019

Portales difunden desinformaciones sobre la ‘ideología de género’ en Brasil y México

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Algunos han compartido la falsa noticia de que una pareja de lesbianas mató a su hijo porque no se quería vestir como mujer.

Desde hace algunos meses circulan a través de portales sospechosos y páginas de Facebook dos desinformaciones que pretenden dar cuenta de lo que hace la “ideología de género” (concepto utilizado por algunos sectores religiosos y de derecha para controvertir la idea de que la identidad sexual y los roles de género son socialmente construidos, y no eternos, esenciales y asignados por un dios). 

Aunque ambas desinformaciones parten de noticias verdaderas, tergiversan algunos detalles con el fin de estigmatizar a la comunidad LGBTI, pues tienen en común que involucran el homicidio de un menor por cuenta de una pareja de mujeres. 

México

La primera de ellas cuenta que un menor de siete años murió luego de que su madre y la pareja mujer de esta lo agredieran por negarse a vestirse como niña. Los hechos ocurrieron, según la información difundida, en Juventino Rosas, Guanajuato, México.

Así cuenta uno de estos portales la supuesta noticia: “Después de que el pequeño se negara a vestirse con ropa del sexo opuesto, su madre y su pareja explotaron de coraje y le pegaron en el estómago, cabeza y otras partes del cuerpo, lo que dejó terribles secuelas en los órganos de Karol*”.

Una página de Facebook dice además que “un juez determinó que la Madre pasará, como mínimo, 4 meses en prisión preventiva, acusada de homicidio, y la policía está buscando a su pareja, quien se encuentra prófuga”.

Animal Político, medio mexicano que cuenta con una sección de fact-checking, informó que, aunque sí murió un menor, las causas, la fecha y el lugar fueron cambiados. Esto publicaron nuestros colegas en el país norteamericano:

“El primero de marzo de 2019, la Fiscalía General del Estado de Guanajuato publicó en Twitter que detuvo y vinculó a proceso por el homicidio de un menor de 7 años a una mujer en el municipio de Juventino Rosas. La implicada fue sometida a prisión preventiva.

La persona capturada fue Margarita “N” de 28 años, quien presuntamente golpeó con un martillo en la cabeza y en el estómago a su hijo, según una nota publicada en El Universal un día después del homicidio”.

La Fiscalía Regional de Guanajuato, entidad que adelantó la investigación, le dijo a Animal Político, además, “que en ningún momento de la investigación se contempló que el móvil del homicidio fue el género o la vestimenta del hijo”, ni tampoco que la pareja de Margarita “N” estuviera involucrada y se encontrara prófuga. Por el contrario, fue puesta el libertad pues no se encontró evidencia del involucramiento de la pareja en el maltrato al menor”, dice el medio mexicano.

La causa de la muerte del menor se dio a raíz de los golpes, quemaduras y castigos a los que lo sometía la madre por “el comportamiento inquieto del niño” que “exasperaba a la madre”, según le dijo la Fiscalía a Animal Político. “Cuando el hijo comenzó a presentar convulsiones por los golpes, la madre lo llevó al hospital quien dio aviso a la Fiscalía. El menor murió horas después”, concluye el medio.

El diario La República de Perú también publicó la misma información que Animal Político en la nota titulada “Es falso que ‘lesbianas mataron a su hijo porque él no se quería vestir de niña’”.

Brasil

La segunda desinformación tiene su origen en Brasil y la historia es similar a la de México.

Lo que dicen algunos portales es que Rhuan*, un menor de 9 años, fue apuñalado por su madre, Rosana* y su compañera Kacyla*, mientras dormía después de sufrir durante un año tras una cirugía de reasignación de género fallida.

De acuerdo con las páginas de internet, las mujeres asesinaron al niño porque querían que fuera una niña. Razón por la cual también hicieron la “cirugía de cambio de género”.

La cadena de noticias de Brasil Globo, sin embargo, informó el 11 de junio que, de acuerdo con la Policía Civil del Distrito Federal, la muerte del menor sería una venganza contra el padre y los abuelos de este. 

“La madre dijo que sentía odio y ningún amor por el niño”, según le dijo un delegado de la entidad al medio de comunicación, y era muy vengativa, pues ella misma se comparó “con el Dios justo del Antiguo Testamento [en la Biblia]”. Rosana reclamó, además, motivos religiosos para cometer el asesinato, pues ella era una pastora autodenominada, según contó Globo.

En ambas desinformaciones se repitió constantemente la orientación sexual de las implicadas en el asesinato. Como recordó Animal Político para el caso específico de México, este tipo de desinformaciones que utilizan el nombre completo y la fotografía de los menores, viola su derecho a la privacidad y lo establecido en el Artículo 16 de la Convención de los Derechos del Niño: “Ningún niño será objeto de injerencias arbitrarias o ilegales en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia ni de ataques ilegales a su honra y a su reputación”.

 

*Eliminamos los apellidos de los implicados para proteger la identidad de las víctimas, quienes eran menores de edad.

Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero

Verdadero

Martes, 20 Septiembre 2016

Mintrabajo la tiene 'Clara' en cifras de violencia antisindical, trabajadores piden reparación

Por Sania Salazar

Las cifras respaldan lo que dijo Clara López, Mintrabajo, sobre la reducción general de la violencia contra el sindicalismo, grupo social que sigue exigiendo reparación de cara a la implementación de la paz.

No es gratuito que la ministra de trabajo, Clara López, militante del partido de izquierda Polo Democrático, hable por estos días de violencia antisindical.

El pasado 20 de agosto el diario El Espectador publicó una entrevista donde la Ministra lanzó una afirmación que sirvió de titular: “En tiempos de paz, esperamos que los sindicatos prosperen”. López aseguró que desde 2001 la reducción de la violencia contra sindicalistas es palpable.

Colombiacheck quiso averiguar si efectivamente la violencia contra ese sector social ha disminuido, pues eliminarla es una de las grandes condiciones para construir una sociedad en paz. De hecho, en el punto 2.1.2.2 del Acuerdo Final sobre participación política se prevé: “Revisión del marco normativo para elevar el costo de los delitos contra líderes de organizaciones y movimientos sociales y defensores de derechos humanos”, grupo en el que caben los sindicalistas.

Solicitamos hablar con la ministra para saber en qué cifras basa su aseveración, pero hasta el momento de publicación de esta nota no han respondido.

¿Qué dicen las cifras?

Le pedimos a la Escuela Nacional Sindical, ENS, estadísticas de violencia contra sindicalistas desde 2001. Ellos le hacen seguimiento a 11 tipos de violaciones a la vida, la libertad y la integridad de los sindicalistas mediante el Sistema de Información en Derechos Humanos (SINDERH).

Las cifras reflejan una reducción del 68% en la violencia contra sindicalistas entre 2001 y 2015. Se pasó de 618 casos en 2001 a 192 el año pasado. En lo corrido de 2016 se han registrado 130 casos.

La reducción es general, aunque se evidencian fluctuaciones en algunos años y aumentos leves en tres delitos. Por lo anterior, Colombiacheck califica como verdadera la frase de la ministra.

Hay que anotar que la disminución sostenida inició en 2011, cuando apenas comenzaba el doble mandato de Juan Manuel Santos (2010-2018). Precisamente la edición de junio de 2012 de la revista Controversia, del Centro de Recursos Para el Análisis de Conflictos (Cerac), dedicada a analizar la violencia contra el sindicalismo, resalta que entre el 2001 y el 2009, durante el doble mandato de Álvaro Uribe “aunque disminuye la violencia excesiva, cambian, sin embargo, las formas de violencia (menos asesinatos, más amenazas)”.

Los tipos de agresiones que se han reducido en un 100% son el desplazamiento forzado y el homicidio de familiares.

Otros delitos que han disminuido considerablemente son el secuestro (91%), los homicidios (89%), la desaparición forzada (82%), las amenazas (54%), los atentados con o sin lesiones (40%) y la detención arbitraria (33%).

Tres delitos aumentaron: el allanamiento ilegal, en 100%, al pasar de 1 caso en 2001 a 2 en 2015. En este tipo de delito se nota una tendencia al alza durante el periodo analizado, con un pico en 2003, cuando ocurrieron 12 casos.

El hostigamiento contra sindicalistas se incrementó en 76%: pasó de 13 casos en 2001 a 23 en 2015. En ese tiempo este delito tuvo altibajos, pero con una tendencia general al alza.

La tortura tuvo un incremento de 300% al pasar de un caso en 2001 a 4 en 2015. Este delito también presenta una sostenida tendencia al alza.

Viviana Colorado López, profesional del área de defensa de derechos de la ENS, advierte que si bien la violencia antisindical ha venido disminuyendo, se siguen presentando muchos casos pese a que en los últimos años se han implementado medidas para la superación de la violencia y de la impunidad.

“También persisten daños e impactos dejados por la violencia histórica, selectiva y sistemática, y aún sigue pendiente la reparación colectiva al movimiento sindical colombiano”, señala Colorado, que resalta que la victimización que ha padecido ese grupo social le otorga un rol especial en la construcción de la paz, la reparación colectiva y la memoria histórica.

La eliminación de la violencia contra los sindicalistas es otro frente en el que Colombia debe trabajar para construir la paz estable y duradera. Pero no solo eso: es otro sector de la sociedad que espera verdad, justicia y reparación.