Pasar al contenido principal
Miércoles, 01 Noviembre 2017

“Programa de sustitución de cultivos en Tumaco tiene cuatro funcionarios”

Por Óscar Felipe Agudelo B.

La frase es del senador del partido Alianza Verde y exgobernador de Nariño, Antonio Navarro. Es una clara crítica al programa de sustitución de cultivos ilícitos en ese departamento.

El senador Antonio Navarro, exgobernador de Nariño, llamó la atención a través de su cuenta de Twitter sobre el número de funcionarios que están trabajando en el programa de sustitución de cultivos ilícitos en Tumaco, municipio que ha sido noticia en las últimas semanas por las dificultades que ha tenido este proceso allí.

Consultamos al senador, quien luego de la consulta del Partido Alianza Verde para elegir precandidato presidencial en la que resultó elegida la también senadora Claudia López, decidió enfilar sus baterías en conservar su curul en el Congreso. Nos dijo que no podía revelar la fuente en la que basó su afirmación.

Después de consultar varias fuentes Colombiacheck califica la afirmación como aproximada, pues si bien es verdad que son cuatro los funcionarios del programa de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito en Tumaco, que además atienden el departamento completo, el equipo se completa con funcionarios de la Gobernación y de la alcaldía.

Navarro fue gobernador del departamento de 2008 a 2011. Para él el programa de sustitución tiene un problema de diseño, “es necesario un funcionario por cada 50 familias”. “El programa gubernamental tiene un problema de diseño”, criticó, pues según sus cuentas como “hay unas 20.000 familias involucradas en los cultivos de uso ilícito, deberían haber contratados en el programa gubernamental unas 400 personas”. Navarro enfatizó en que esos 400 funcionarios deberían haber estado en el terreno al día siguiente de la concentración de la exguerrilla de las Farc e indicó que ahora parte del territorio que quedó vacío lo han ocupado otros grupos armados.

El senador habla desde su experiencia de la implementación del piloto “Si se puede” con el que campesinos de los municipios nariñenses de Leiva y El Rosario erradicaron la coca voluntariamente. Navarro le dijo a Pacifista que una lección de ese piloto fue que el acompañamiento a las familias en el proceso es fundamental para mostrarle a la comunidad presencia del Estado, para construir confianza e interés en resolver el problema.

Eran equipos base de 25 personas, que entraban a trabajar desde el puro comienzo: 16 técnicos agropecuarios como los del Sena, dos especialistas en acceso a mercado, dos de acceso a crédito, dos de formalización de la propiedad y tres de organización comunitaria. Cada uno de ellos tenía a su vez un jefe y, encima de todos, un jefe de todo el equipo a nivel municipal. Más adelante, ya en el desarrollo productivo, le incorporamos a ese esquema un veterinario”, le contó Navarro a Pacifista, y agregó que cada equipo de 31-32 personas atendía a 1.000 familias.

 

¿Solo cuatro funcionarios?

“Hay cuatro funcionarios del programa gubernamental en el departamento”, informó Daniel Ramírez, coordinador departamental del Programa Nacional de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito en Nariño. Es decir, que esas cuatro personas no trabajan solo en Tumaco, sino que atienden el departamento completo.

Ramírez explicó que trabajan mancomunadamente con otras entidades. “La gobernación nos respalda con 15 funcionarios, más cinco o seis funcionarios de cada una de las alcaldías y las Naciones Unidas hace las actividades de verificación y de cumplimiento de compromisos adquiridos de las familias”.

Hay que recordar que Nariño fue el departamento con mayor extensión de cultivos de coca en Colombia en 2016 con 42.627 hectáreas, es decir, el 29% de los cultivos de coca en el país. Además, Tumaco fue en el mismo periodo, el municipio con más hectáreas de cultivo ilícito, 23.147, según el Observatorio de Drogas de Colombia.

El funcionario aseguró que en la fase inicial del programa no se requiere mayor número de personas porque, según él, están en la fase inicial en la que no se requiere mayor número de personal, sin embargo, explicó que el equipo “se irá fortaleciendo y será ampliado en la medida en que se desarrolle metodológicamente en los territorios y en la medida en que vaya ampliando su rango de acción en el departamento de Nariño”.

Colombiacheck pudo establecer por medio de un vocero de la dirección para la Sustitución de Cultivos Ilícitos que a partir del 20 de noviembre contratarán a 70 personas para la fase de asistencia técnica para las familias cocaleras.

Colombiacheck contactó a Daniel Rico, experto en política antinarcóticos e investigador de la Fundación Ideas para la Paz, FIP, quien aseguró que “hay un déficit absoluto” en referencia al número de funcionarios que atienden el departamento por este fenómeno. Rico argumentó que “es humanamente imposible hacer un programa de sustitución de cultivos coherente con cuatro funcionarios en un departamento”. Aunque el experto también resaltó que el programa de sustitución de cultivos del gobierno recurre mucho a la tercerización al momento de contratar personal.

Harold Ruiz, coordinador del equipo de acompañamiento de la sustitución voluntaria de la gobernación de Nariño, corroboró los 15 funcionarios que la gobernación aporta para el programa de sustitución de cultivos y dijo que los cuatro funcionarios que ha puesto el gobierno nacional “es un número completamente insignificante” independientemente de la calidad de los profesionales. Ruiz manifestó su preocupación por ese déficit de personal.

Sábado, 22 Julio 2017

“Tumaco tiene más coca que Bolivia, y Nariño más que Perú”

Por Sania Salazar

Claudia Gurisatti publicó un trino con la comparación y aunque los números le dan la razón, hay que tener en cuenta las diferencias culturales y que las cifras de los países vecinos son de hace dos años.

El pasado 8 de julio, mientras Claudia Gurisatti era víctima de un fuerte matoneo en Twitter, la directora de Noticias RCN trinó esto:

 

 

Colombiacheck quiso verificar su afirmación para lo cual llamamos a la oficina de la periodista buscando obtener más detalles sobre la frase, allí nos dijeron que la información obedeció a un informe que publicó el noticiero y nos dijeron que las cifras de Perú y Bolivia también las tomaron de las Naciones Unidas.

El informe periodístico salió al aire un día antes del trino de Gurisatti y alertaba sobre el aumento de los cultivos ilícitos en el país, pues periodistas del canal conocieron con anticipación el informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la droga y el delito, UNODC. Dicho documento se publicó formalmente el pasado 14 de julio.

“Actualmente, según las cifras de la ONU, solo Nariño tiene más coca que Perú, que reportó 40.000 hectáreas en 2015 y Tumaco tendría más coca que Bolivia”, es lo que dice el informe al respecto.

Después de revisar las cifras y de consultar con un experto, Colombiacheck califica la afirmación de Gurisatti como aproximada, pues si bien los números le dan la razón a la periodista, para establecer una comparación como esas se deben tener en cuenta aspectos que explican el fenómeno en cada país.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que mientras en Colombia ya conocemos el informe de 2016, en el caso de Perú y Bolivia las cifras más recientes son las de 2015.

Revisamos el Monitoreo de cultivos de coca 2015 de Perú, realizado también por la ONU, cuya conclusión es que “al 31 de diciembre del 2015, la superficie bajo cultivos de coca fue estimada en 40.300 hectáreas”. Según el informe de la ONU sobre la situación en 2016, Nariño terminó el año con 42.627 hectáreas. Efectivamente Nariño tiene 2.327 hectáreas más sembradas de coca que Perú.

En el caso de Bolivia, la ONU indica que en 2015 había allí 20.200 hectáreas de coca. Tumaco cerró el 2016 con 23.148 hectáreas, donde este municipio de la costa pacífica colombia supera por 2.948 hectáreas de coca a Bolivia.

Si de números se trata, debemos decir que Gurisatti tiene razón, pero a la hora de comparar cultivos ilícitos hay que tener otros factores en cuenta.

“Tanto en Bolivia como en Perú hay una industria lícita alrededor de la coca, culturalmente en Bolivia usan la coca extensamente, es una coca diferente a la que se usa para la cocaína, es cultivada y cosechada de manera diferente”, fue una de las precisiones que señaló Julián Wilches, investigador asociado de la Fundación Ideas para la Paz, FIP, cuando lo consultamos.

El experto recordó que en ambos países culturalmente hay una aceptación mucho más amplia de la coca y existe una industria criminal mucho más pequeña alrededor del cultivo.

Wilches también indicó que el equipo de la ONU que hace la medición en Colombia tiene las mayores capacidades técnicas de los tres países, entre otras razones, porque en Colombia ha habido más cultivos ilícitos, entonces se tienen herramientas como aviones para hacer sobrevuelos y validar la información y estos se tienen debido al Plan Colombia, mediante el cual Estados Unidos apoyó a Colombia, iniciativa para fortalecer la lucha antidrogas.

En resumen, en Colombia los cultivos ilícitos están mejor medidos aunque las metodologías son prácticamente idénticas.

“Es una comparación incompleta ya que hay factores culturales y políticos muy diferentes en los países, para comparar hay que revisar muchas aristas y entender las diferencias”, concluyó el investigador.