Pasar al contenido principal
Miércoles, 18 Julio 2018

¿Quién quemó los votos de Iván Duque en Convención?

Por José Felipe Sarmiento Abella

En Facebook circula todavía un titular de internet que tergiversa un incidente ocurrido en la primera vuelta presidencial en Norte de Santander para acusar a la exguerrilla.

Ha pasado mes y medio desde la primera vuelta presidencial y ya también pasó la segunda, en la que fue elegido Iván Duque, candidato del Centro Democrático. Pero todavía circula por redes sociales un titular engañoso sobre la “trampa” que supuestamente le hicieron las Farc a él en las elecciones del 27 de mayo.

Según una publicación hecha el 2 de junio en Vanguardia 24, un portal de noticias de Colombia y Venezuela, “disidencias de las Farc quemaron varios votos a favor del candidato del uribismo”. Y aunque el título promete “+DETALLES” (sic), los únicos datos adicionales que da el texto son los nombres de las veredas de Convención (Norte de Santander) donde supuestamente ocurrieron los hechos.

Es verdad que se reportó un incidente de quema de tarjetones en ese municipio, pero a esa historia le faltan varias aclaraciones.

Noticia engañosa sobre quema de votos de Duque en Convención

La primera es con relación al título. Al decir que “las Farc” fueron las responsables, mete en el mismo saco a la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc), el partido político que surgió tras la desmovilización de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia con el Acuerdo de Paz, y a los disidentes responsables de la acción, que se separaron de ese grupo para continuar la lucha armada.

Esos frentes que han seguido operando ya no le responden a sus antiguos altos mandos que están en proceso de reintegración. Las mismas Farc, cuando apenas empezaban su proceso de desarme, apartaron de sus filas a los primeros comandantes que se declararon en abierta oposición al proceso de paz.

Un informe de la Fundación Ideas para la Paz (FIP) confirmó que “no se puede hablar por ahora de una gran estructura” porque, aunque coordinan entre ellos algunas acciones, ya no dependen de una misma jerarquía conjunta. La revista Semana reveló en su más reciente edición que algunas disidencias tienen planes para reunificarse, pero hasta el momento no se ha concretado esa posibilidad.

Por otro lado está la imprecisión sobre lo ocurrido. El registrador delegado en Norte de Santander, Henry Peralta, sí denunció la quema de votos en medios de comunicación como lo afirma la nota. Lo que omite la autora es que el mismo funcionario aclaró que los votos de Duque no se perdieron porque los tarjetones ya habían sido contabilizados y registrados en los formularios E-14 que llenan los jurados, y estos últimos no sufrieron ningún daño.

De hecho, la acción de la disidencia no se dio, como dice la nota, en varias veredas sino en un punto del recorrido entre estas y el casco urbano del municipio, cuando la delegación de la Registraduría llegaba de regreso con los votos ya contados y el resto de la documentación de la jornada electoral. Así mismo se lo confirmó a Colombiacheck Fernando Jaramillo, jefe de prensa de la Alcaldía, días después. La personera municipal, Karen Cristina Duarte, le dio la misma versión a otros medios.

De hecho, Duque ganó ambas vueltas presidenciales en Convención. En la primera obtuvo 1.884 votos (41,61 %) y en la segunda 2.943 (56,9 %).

Duarte le dijo a Colombiacheck que, fuera del episodio de la quema de votos, la población no ha recibido amenazas ni otro tipo de retaliaciones por parte del grupo disidente después de las elecciones. “Solo (sigue) el conflicto entre el ELN y el EPL, pero eso es un tema aparte”, explicó.

Jaramillo, por su parte, dijo en su momento que la violencia en el municipio se ha mermado a raíz de la firma del Acuerdo de Paz entre el Gobierno y las Farc.

Lunes, 11 Septiembre 2017

Las Farc van a tener 7.567 candidatos en las elecciones

Por Sania Salazar

Según un mensaje anónimo y difundido por Whatsapp, el nuevo partido Fuerza Alternativa Revolucionaria de Colombia, Farc, lanzará candidatos a todos los cargos de elección popular del país.

A raíz del Congreso que las Farc realizó en los últimos días de agosto en Bogotá para definir las bases del partido político en el que se convirtió la exguerrilla, empezó a circular una cadena de Whatsapp que entre otras cosas asegura (sic):

“Cabecillas FARC van a ser candidatos al senado y cámara, otros 10 medio cabecillas estudiados y capacitados ya tienen 10 curules en senado y cámara. 32 guerrillos van a ser candidatos a las 32 gobernaciones de Colombia. 1075 guerrilleros van a ser candidatos a las alcaldías de los 1075 municipioss y ciudades capitales del pais. 500 van a ser candidatos a las asambleas departamentales como diputados. 5950 van a ser candidatos a los concejos municipales”.

Durante el congreso constitutivo del partido, Iván Márquez, dejó claro que participarán en todos los niveles de la contienda electoral, pero consultamos al equipo de prensa de la Farc para saber si tienen por lo menos bosquejada una estrategia como la planteada por el mensaje de Whatsapp, a lo cual nos respondieron que la dirección del partido está en la tarea de diseñarla.

Sobre las 10 curules en Senado y Cámara Colombiacheck publicó el pasado 17 de febrero un chequeo en el que se explica que el Acuerdo Final garantiza un mínimo de 5 curules en el Senado y 5 en la Cámara “incluidas las obtenidas de conformidad con las reglas ordinarias”.

En ese chequeo retomamos una nota de El Espectador titulada: Así será la participación política de las Farc y su reincorporación a la vida civil, en la que lo explican claro: “No habrá asignación de curules a dedo. El nuevo partido que surja del tránsito de las Farc a la vida política legal deberá participar en los procesos electorales de 2018 y 2022 para asegurar una representación mínima en el Congreso de la República. El acuerdo garantiza una representación mínima de cinco senadores y cinco representantes a la Cámara durante los próximos dos períodos electorales. En todo caso, sólo se asignarán las que faltaren para completar cinco curules, de tal manera que cuando la lista obtenga cinco o más, no se asignará ninguna adicional”.

Hay que recordar que el objetivo del Acuerdo Final con la antigua guerrilla de las Farc es precisamente que puedan participar en política legal y democráticamente, sin armas. De ahí que se les garanticen estos cupos temporalmente para facilitar su incursión en la contienda política.

Los números

Las cifras de la cadena de Whatsapp suman 7.567 exguerrilleros, así que si de números se trata a las Farc le alcanzaría para postular a los cargos que se indican en el mensaje, pues según el censo socio económico de la Universidad Nacional son 10.015 exguerrilleros entre excombatientes, milicianos y privados de la libertad (hay que recordar que ese censo no es poblacional).

En julio pasado la Oficina del alto comisionado para la paz le informó a Colombiacheck que en las entonces Zonas veredales transitorias de normalización había, hasta ese momento, alrededor de 7.140 personas.

Para Luciana Manfredi, politóloga, doctora en administración y profesora del Departamento de Mercadeo y Negocios Internacionales de la Universidad Icesi de Cali, “gente disponible hay, la primera cuestión es que no toda esa gente quiere dedicarse a la política y no toda puede hacerlo por falta de cualificación, hay muchos exguerrilleros que no han terminado el bachillerato. La ley electoral colombiana estipula ciertos requisitos para acceder a cargos públicos de elección popular. Se supone que a mayor nivel de cualificación, mayor nivel de entendimiento para manejar la cosa pública. No todos están capacitados para eso”.

Suponiendo que tal cantidad de personas de las Farc se postulen a cargos públicos la siguiente pregunta es: ¿Qué posibilidades hay de que resulten elegidos teniendo en cuenta que es un partido que se fundó apenas en agosto y que tiene a cuestas la historia violenta de la guerrilla que fueron hasta hace poco?

Las verdaderas posibilidades

Manfredi explicó que es poco probable que el partido de las Farc pueda ocupar cargos de elección popular en ciudades grandes e intermedias porque allí la visión que tienen de la exguerrilla es distinta. Indicó que tienen una posibilidad bastante más cierta de ocupar cargos públicos en zonas rurales y en ciudades alejadas del epicentro político nacional. “En muchos lugares de Colombia la exguerrilla desempeñó el rol que le correspondía al Estado. En esas zonas puede ser que ganen elecciones, en algunas poblaciones la gente siente que la guerrilla ha hecho más por ellos que el propio Estado”.

La profesora indicó además que los integrantes del nuevo partido de las Farc tienen posibilidades de ocupar cargos unipersonales, como gobernaciones y alcaldías en zonas rurales y quizás cargos legislativos, como Cámara y Senado, “pero no ahora, quizá en el mediano plazo, dentro de cinco, diez años, ellos deben hacer una transición para que la ciudadanía los deje de ver como guerrilleros, se deben posicionar como actores políticos. Va a ser muy difícil para esta generación cambiar de percepción acerca de las Farc, las nuevas generaciones podrían, a mediano plazo, verlos de una manera distinta”, señaló.

En un debate en el programa Semana en Vivo la politóloga Laura Gil aseguró que el miedo a que el país salga a votar masivamente por las Farc “es una manipulación aberrante al electorado colombiano”.

Según la última encuesta Gallup, conocida en agosto de este año, la imagen negativa de las entonces Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia era del 84%. Aunque Manfredi indicó que hay que tener cuidado con las encuestas, pues por lo general, tienen una muestra muy pequeña o centrada en las ciudades.

Además, en el programa La Pepa, de La Silla Vacía, Héctor Riveros, abogado y columnista, explicó que es muy poco probable que en las elecciones de 2018 (donde se elegirá Presidente, Vicepresidente y Congreso) participen exguerrilleros condenados por delitos graves porque habrán tenido que pasar primero por la Justicia Especial para la Paz, JEP.

“Hay una discusión que va a ser dura y es si una vez expedida la sentencia de la JEP estas personas quedan habilitadas (para participar en política) o si el juez va a tener la posibilidad de decidir si la inhabilidad se levanta una vez cumplida la sanción, eso no está tan claro en el Acuerdo”, advirtió Riveros. Visión que compartió la profesora Manfredi.