Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Domingo, 20 Agosto 2017

Rifirrafe por cantidad de víctimas del conflicto que se quedó a vivir en Bogotá

Por Paula Vásquez

Judith Maldonado de Voces de Paz, replicó unas cifras sobre este fenómeno, pero la Alta Consejería para los Derechos de las Víctimas, la Paz y la Reconciliación, las rectificó por imprecisas.

Judith Maldonado, integrante de Voces de Paz, la iniciativa ciudadana cuyo objetivo es impulsar la creación del partido político de las Farc, trinó el pasado 16 de julio respecto a las víctimas del conflicto que han llegado a Bogotá.

 

 

Colombiacheck se contactó con Maldonado quien dijo haber basado su afirmación en la nota del Espectador titulada: La capital en deuda con las víctimas.

Después de leer el artículo, revisar datos de la Alta Consejería para los Derechos de las Víctimas, la Paz y la Reconciliación, comparar con las cifras del Registro Único de Víctimas, RUV, calificamos esta afirmación como ligera.

Lo primero que hicimos fue revisar la publicación de El Espectador donde afirman, “Bogotá es la ciudad que más ha recibido víctimas del conflicto en el país. En total, según cifras de la Alta Consejería para los Derechos de las Víctimas, la Paz y la Reconciliación, desde 1985 se han reportado alrededor de 639.000, de las cuales 351.187 se quedaron a vivir en la capital.”

Además, dan la definición de víctima, “oficialmente, una víctima en Colombia es aquella que ha sufrido un daño por hechos ocurridos desde el 1 de enero de 1985, como consecuencia de infracciones al derecho internacional humanitario, en medio del conflicto armado interno. Es decir, todas aquellas afectadas por la desaparición forzada, el secuestro, el despojo de tierras, delitos contra la integridad sexual, el desplazamiento, la explosión de minas antipersona, actos terroristas, reclutamiento ilícito, homicidios y masacres.”

Dos días después, el 18 de julio, el mismo medio de comunicación publicó una columna de la Alta Consejera para los derechos de las víctimas, Angela Anzola, en la que pide al medio la rectificación de ciertos puntos de la nota.

A pesar de que no rectifica la cifra que trinó Judith Maldonado, según datos de la Alta Consejería, hasta el 1 de julio de 2017 fueron 666.345 las víctimas del conflicto armado que declararon hechos en Bogotá de las cuales 350.652 residen actualmente en la ciudad.

Según los datos aportados por la Alta Consejera en su carta al medio de comunicación, Maldonado fue ligera al replicar la información publicada sin verificar las cifras por su propia cuenta. La diferencia entre los datos reales y los que tuiteó la integrante de Voces de Paz fue de 27.354 en cuanto las víctimas que declararon en Bogotá y 535 sobre las que residen en Bogotá.

Además de esto, Colombiacheck revisó la página del RUV en la que se muestra el número de víctimas que han declarado en los diferentes departamentos (incluida Bogotá), en el Registro Nacional de Información, (RNI), nos explicaron que para saber el total de las víctimas por departamento había que sumar tanto el total de declaraciones de víctimas del conflicto armado, con la declaración de víctimas con sentencia como lo muestra la siguiente tabla:

En efecto, Bogotá es la ciudad que recibe más víctimas del conflicto, pero hay que tener en cuenta que es la única ciudad que se contabiliza, ya que es considerada como distrito especial por su papel administrativo y geográfico en el país.

También buscamos la cifra desagregada de los hechos victimizantes de las personas que han declarado en la capital:

Según la página del RUV, este reporte muestra el número de personas por hecho victimizante, la suma de los valores de la tabla no refleja el total de víctimas únicas debido a que una persona puede reportar varios hechos victimizantes.

¿Cómo recibe a una víctima el distrito?

Según información de la Alta Consejería desde la llegada de las víctimas del conflicto a la ciudad, la entidad ofrece ayuda humanitaria inmediata a través de medidas de alojamiento transitorio, alimentación, elementos de aseo, asistencia funeraria y traslados de emergencia. Dicha ayuda se brinda, aproximadamente, durante tres meses y gracias al marco jurídico que creó la Ley 1448 de 2011.

De igual manera, la Alta Consejería dispone, para la asistencia, un modelo de atención que se despliega en siete Centros Locales de Atención a Víctimas, Clav, ubicados en Suba, Chapinero, Rafael Uribe, Kennedy-Sevillana, Kennedy- Patio Bonito, Bosa, Ciudad Bolívar y en la Terminal de transporte.

Para este cuatrienio el presupuesto para el funcionamiento de la Alta Consejería es de $1.6 billones. Según la entidad, en Bogotá vive el 4.1% total de la población de víctimas del país, que es su responsabilidad atender.

Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero

Verdadero

Domingo, 12 Junio 2016

El conteo del horror

Por Óscar Felipe Agudelo B.

Las cuentas sobre la cantidad de secuestrados en Colombia no cuadran. Hay diferencias entre las cifras del Ministerio de la Defensa con las de otras entidades. ¿Quién está mintiendo?

Días después del anuncio del presidente Juan Manuel Santos sobre el inicio de las negociaciones de paz con el ELN, el Ministerio de Defensa dijo que “4.590 personas habían sido secuestradas por ese grupo subversivo entre 1996 y 2016”. La cifra causó polémica y abrió el debate por el conteo de los rehenes en Colombia..

Los datos del Ministerio de la Defensa fueron publicados en Noticias RCN, luego se difundieron por las redes sociales y, finalmente, llegaron a oídos del periodista Herbin Hoyos, quien sin titubeos trinó que la información no corresponde a la realidad (vea aquí la información de Mindefensa).

 

 

La supuesta diferencia señalada por Hoyos ascendía, según su trino, a un total de 300 secuestrados, una cifra llamativa mucho más tratándose de vidas humanas que quedan suspendidas en medio de este delito considerado de lesa humanidad.

En apoyo al periodista, quien también se desempeña como presidente de la Federación Colombiana de Víctimas de las Farc (Fevcol), salió el tuitero Fabio Alberto López, un cibernauta quien en tono irónico aprovechó la oportunidad para criticar el gobierno Santos por la aparente despreocupación por los rehenes, aunque su trino es impreciso pues aumenta la cifra de la diferencia en 100 secuestrados.

 

 

Tras la polémica suscitada por las cifras divulgadas por la cartera de Defensa, Colombiacheck buscó a Hoyos, luego fue al Ministerio, acudió a otras entidades y finalmente obtuvo su propia conclusión: cifras de rehenes hay muchas y cada cual registra un número de acuerdo a su propia metodología. Por eso no se puede afirmar que alguno de los que llevan estás estadísticas del horror, esté mintiendo.

Herbin Hoyos manifestó que las cifras del gobierno no corresponden a la realidad porque sólo tienen en cuenta a las personas que denuncian sus casos ante alguna autoridad estatal. “Existe un gran número de secuestrados cuyas familias no denuncian y por esta razón el gobierno no los ha registrado como tales”, explicó.

La teoría respecto a que el número de rehenes es mucho mayor al que entregó el gobierno es reforzada también por el Observatorio Nacional de Memoria y Conflicto del Centro Nacional de Memoria Histórica, Cnmh.

La información de dicho observatorio presenta “5.795 rehenes del ELN entre 1996 y 2015”, una brecha de 1.205 secuestrados, mucho mayor que la señalada por Hoyos y que representa un 21% más rehenes de los notificados por el Ministerio de la Defensa.

 

¿Cómo puede existir semejante diferencia entre dos entidades del Estado?

En cuanto a la metodología del Ministerio de Defensa, César Restrepo Flórez, director de Estudios Estratégicos de la entidad, explicó que los datos del Ministerio provienen exclusivamente de los registros de denuncias que emite la Fiscalía.

Restrepo Flórez argumentó que el conteo de los rehenes es un asunto complejo porque no en todas las ocasiones se sabe con claridad el autor del delito y no en todas las ocasiones se conoce ni se puede corroborar si en realidad son rehenes. “Luego de una investigación sobre si es o no un secuestro la Fiscalía nos remite la información y con eso construimos las estadísticas”, enfatizó Restrepo Flórez.

El director de Estudios Estratégicos de la cartera de Defensa recalcó que pueden existir otras formas de hacer el conteo de los rehenes diferentes al sólo hecho de tomar las denuncias, pero que el Ministerio de Defensa sólo se fía de las cifras que le remite la Fiscalía porque estas se dan luego de un complejo proceso de investigación.

Restrepo Flórez expresó que sus estadísticas son fiables y que de hecho varias organizaciones las usan como referentes (fuentes primarias) para emitir cifras de secuestrados.

 

Por el lado del Centro Nacional de Memoria Histórica, la metodología de medición de rehenes en bien distinta. Según la entidad, ellos realizan una contrastación de fuentes diversas para producir gran parte de la información que emiten, las cifras de rehenes no son la excepción.

Para establecer cuántos rehenes hay en Colombia, además de usar la base de datos del Ministerio de Defensa como fuente primaria, buscan otras bases de datos y maneras de obtener información. “La contrastación de fuentes diversas se hace con información de Mindefensa, Procuraduría, notas de prensa e información aportada por organizaciones de la sociedad civil, entre otras fuentes”, aseveró Claudia Báez, vocera del Observatorio de Memoria y Conflicto del Cnmh.

Colombiacheck también buscó a la fundación País Libre, entidad que al parecer tiene cifras de rehenes, pero hasta el momento de esta publicación no respondieron a nuestro llamado.

En síntesis, es un asunto complejo determinar cuál entidad maneja las cifras sobre número de secuestrados más precisas. Es fundamental entender que el Ministerio de Defensa sólo trabaja con la información que le remite la Fiscalía porque para ellos es mucho más fiable y menos proclive al error.

Acudir a otras fuentes de información para hacer el conteo de los rehenes como la prensa, los juzgados o la sociedad civil también es válido pero existe una mayor posibilidad de que esas fuentes de información sean mucho más imprecisas o se repitan, ya que no cuentan con el largo proceso de verificación que realiza la Fiscalía. "Con la información que produce nuestra oficina se planean varias operaciones militares, es por esto que debemos esmerarnos en que sea una información muy cercana a la verdad y lo más alejada a los márgenes de error", puntualizó Restrepo Flórez.