Pasar al contenido principal
Sábado, 06 Agosto 2016

Roy Barreras mete y saca la pata en Twitter

Por Óscar Felipe Agudelo B.

El fervor que siente Roy Barreras por la paz es tan grande que en ocasiones lo lleva a ver las cosas demasiado buenas. El senador del partido de la U tuvo que borrar ayer un mensaje impreciso en su Twitter.

Apenas se terminaba la intervención de las delegaciones de paz y los equipos garantes en La Habana, Cuba, cuando el senador por el partido de la U, Roy Barreras, publicó un trino que generó una gran confusión respecto al número de días en los que se cumplirá el proceso de dejación de armas por parte de la guerrilla de las Farc.

Fue tal la metida de pata que el senador se arrepintió y borró su trino. Colombiacheck guardó un pantallazo y verificó por qué dicho mensaje de twitter es completamente falso.

Según el congresista la dejación ocurriría más pronto de lo que inicialmente se pactó, es decir, de lo que se acordó el 23 de junio del presente año en el Comunicado Conjunto # 76.

En la intervención de las delegaciones se abordaron las reglas de funcionamiento para las zonas veredales y los mecanismos para dirimir las controversias, en síntesis, se manifestaron los protocolos y algunos detalles sobre el cese al fuego bilateral y definitivo, lo que en la jerga de las negociaciones se conoce como fin del conflicto.

Todo pareció quedar bastante claro, excepto para el senador Barreras quien de manera categórica anunció que “la dejación total (de las armas) ocurriría más rápidamente”. Ya no se dará en 180 días sino en 150 sostuvo en su cuenta de Twitter el congresista del partido de gobierno, el Partido de la U.

Colombiacheck contactó al profesor Alejo Vargas, docente de la Universidad Nacional y director de Pensamiento y Seguimiento al Diálogo de Paz, para preguntarle por la veracidad de la afirmación de Barreras.

El profesor Vargas sostuvo que “todo está en los acuerdos. El día D + 90 (el día D es en el que se dará la firma del Acuerdo General) las Farc dejará el 30% de sus armas, luego el día D + 120, el grupo armado dará el otro 30% y finalmente el día D + 150 el grupo armado saldrá del otro 40% restante. Lo anunciado hoy, cinco de agosto, no modifica nada de lo que ya está acordado”.

Entonces no quedan dudas, una cosa es que la dejación del 40% restante de las armas de las Farc se inicie el día D + 150 y otra cosa es que ese grupo armado mediante verificación de la ONU tenga hasta el día D + 180 para terminar con ese proceso de dejación. Dos cosas distintas.

Eso se planteó desde el principio y hoy simplemente se ratificó. “Y en todo caso, como ya anunciamos el 23 de junio, a los 180 días termina el cese al fuego, terminan las zonas, y las Farc tendrá que haber entregado la totalidad de sus armas a las Naciones Unidas”, sostuvo Humberto de la Calle en su intervención del 5 de agosto.

Por la misma línea, estuvo Dag Nylander, garante internacional por Noruega, quien durante su intervención manifestó: “La recolección y almacenamiento en contenedores del armamento individual que permanece en poder de los integrantes de las Farc, dentro de los campamentos y en las zonas se hace de manera secuencial y entre fases así: 1 Fase: D + 90, el 30%; 2 Fase: D +120, otro 30% y 3 Fase D + 150, el 40% restante”.

Colombiacheck intentó establecer comunicación por distintas vías con el congresista pero éste finalmente, pese a ver los mensajes, no respondió a nuestra solicitud.

Por la falta de respuesta de Barreras nos quedamos sin respuesta a esta pregunta: ¿De dónde sacó barreras que el desarme ocurriría más rápido de lo acordado?

Pero tal vez nos falta la pregunta más importante: ¿Por qué el senador del Partido de la U borró su tuit?, ¿será que con esa acción acepta su equivocación?

Lo que Barreras no borró de su cuenta de Twitter fue la caricatura de matador del mismo cinco de agosto, titulada: “Confunde y reinarás”.

 

 

Lunes, 11 Septiembre 2017

Las Farc van a tener 7.567 candidatos en las elecciones

Por Sania Salazar

Según un mensaje anónimo y difundido por Whatsapp, el nuevo partido Fuerza Alternativa Revolucionaria de Colombia, Farc, lanzará candidatos a todos los cargos de elección popular del país.

A raíz del Congreso que las Farc realizó en los últimos días de agosto en Bogotá para definir las bases del partido político en el que se convirtió la exguerrilla, empezó a circular una cadena de Whatsapp que entre otras cosas asegura (sic):

“Cabecillas FARC van a ser candidatos al senado y cámara, otros 10 medio cabecillas estudiados y capacitados ya tienen 10 curules en senado y cámara. 32 guerrillos van a ser candidatos a las 32 gobernaciones de Colombia. 1075 guerrilleros van a ser candidatos a las alcaldías de los 1075 municipioss y ciudades capitales del pais. 500 van a ser candidatos a las asambleas departamentales como diputados. 5950 van a ser candidatos a los concejos municipales”.

Durante el congreso constitutivo del partido, Iván Márquez, dejó claro que participarán en todos los niveles de la contienda electoral, pero consultamos al equipo de prensa de la Farc para saber si tienen por lo menos bosquejada una estrategia como la planteada por el mensaje de Whatsapp, a lo cual nos respondieron que la dirección del partido está en la tarea de diseñarla.

Sobre las 10 curules en Senado y Cámara Colombiacheck publicó el pasado 17 de febrero un chequeo en el que se explica que el Acuerdo Final garantiza un mínimo de 5 curules en el Senado y 5 en la Cámara “incluidas las obtenidas de conformidad con las reglas ordinarias”.

En ese chequeo retomamos una nota de El Espectador titulada: Así será la participación política de las Farc y su reincorporación a la vida civil, en la que lo explican claro: “No habrá asignación de curules a dedo. El nuevo partido que surja del tránsito de las Farc a la vida política legal deberá participar en los procesos electorales de 2018 y 2022 para asegurar una representación mínima en el Congreso de la República. El acuerdo garantiza una representación mínima de cinco senadores y cinco representantes a la Cámara durante los próximos dos períodos electorales. En todo caso, sólo se asignarán las que faltaren para completar cinco curules, de tal manera que cuando la lista obtenga cinco o más, no se asignará ninguna adicional”.

Hay que recordar que el objetivo del Acuerdo Final con la antigua guerrilla de las Farc es precisamente que puedan participar en política legal y democráticamente, sin armas. De ahí que se les garanticen estos cupos temporalmente para facilitar su incursión en la contienda política.

Los números

Las cifras de la cadena de Whatsapp suman 7.567 exguerrilleros, así que si de números se trata a las Farc le alcanzaría para postular a los cargos que se indican en el mensaje, pues según el censo socio económico de la Universidad Nacional son 10.015 exguerrilleros entre excombatientes, milicianos y privados de la libertad (hay que recordar que ese censo no es poblacional).

En julio pasado la Oficina del alto comisionado para la paz le informó a Colombiacheck que en las entonces Zonas veredales transitorias de normalización había, hasta ese momento, alrededor de 7.140 personas.

Para Luciana Manfredi, politóloga, doctora en administración y profesora del Departamento de Mercadeo y Negocios Internacionales de la Universidad Icesi de Cali, “gente disponible hay, la primera cuestión es que no toda esa gente quiere dedicarse a la política y no toda puede hacerlo por falta de cualificación, hay muchos exguerrilleros que no han terminado el bachillerato. La ley electoral colombiana estipula ciertos requisitos para acceder a cargos públicos de elección popular. Se supone que a mayor nivel de cualificación, mayor nivel de entendimiento para manejar la cosa pública. No todos están capacitados para eso”.

Suponiendo que tal cantidad de personas de las Farc se postulen a cargos públicos la siguiente pregunta es: ¿Qué posibilidades hay de que resulten elegidos teniendo en cuenta que es un partido que se fundó apenas en agosto y que tiene a cuestas la historia violenta de la guerrilla que fueron hasta hace poco?

Las verdaderas posibilidades

Manfredi explicó que es poco probable que el partido de las Farc pueda ocupar cargos de elección popular en ciudades grandes e intermedias porque allí la visión que tienen de la exguerrilla es distinta. Indicó que tienen una posibilidad bastante más cierta de ocupar cargos públicos en zonas rurales y en ciudades alejadas del epicentro político nacional. “En muchos lugares de Colombia la exguerrilla desempeñó el rol que le correspondía al Estado. En esas zonas puede ser que ganen elecciones, en algunas poblaciones la gente siente que la guerrilla ha hecho más por ellos que el propio Estado”.

La profesora indicó además que los integrantes del nuevo partido de las Farc tienen posibilidades de ocupar cargos unipersonales, como gobernaciones y alcaldías en zonas rurales y quizás cargos legislativos, como Cámara y Senado, “pero no ahora, quizá en el mediano plazo, dentro de cinco, diez años, ellos deben hacer una transición para que la ciudadanía los deje de ver como guerrilleros, se deben posicionar como actores políticos. Va a ser muy difícil para esta generación cambiar de percepción acerca de las Farc, las nuevas generaciones podrían, a mediano plazo, verlos de una manera distinta”, señaló.

En un debate en el programa Semana en Vivo la politóloga Laura Gil aseguró que el miedo a que el país salga a votar masivamente por las Farc “es una manipulación aberrante al electorado colombiano”.

Según la última encuesta Gallup, conocida en agosto de este año, la imagen negativa de las entonces Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia era del 84%. Aunque Manfredi indicó que hay que tener cuidado con las encuestas, pues por lo general, tienen una muestra muy pequeña o centrada en las ciudades.

Además, en el programa La Pepa, de La Silla Vacía, Héctor Riveros, abogado y columnista, explicó que es muy poco probable que en las elecciones de 2018 (donde se elegirá Presidente, Vicepresidente y Congreso) participen exguerrilleros condenados por delitos graves porque habrán tenido que pasar primero por la Justicia Especial para la Paz, JEP.

“Hay una discusión que va a ser dura y es si una vez expedida la sentencia de la JEP estas personas quedan habilitadas (para participar en política) o si el juez va a tener la posibilidad de decidir si la inhabilidad se levanta una vez cumplida la sanción, eso no está tan claro en el Acuerdo”, advirtió Riveros. Visión que compartió la profesora Manfredi.