Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Martes, 12 Diciembre 2017

Santrich: “Farc han hecho no menos de 10 actos de reconocimiento de responsabilidades”

Por Sania Salazar

La frase es de Jesús Santrich, de la Farc. La calificamos de Aproximada.

En el Acuerdo Final firmado entre el Gobierno y la Farc quedó el compromiso expreso del Gobierno en apoyar “Actos tempranos de reconocimiento de responsabilidad colectiva”. Seusis Pausivas Solarte, más conocido como Jesús Santrich, de la Farc, aseguró durante un foro sobre el balance de la implementación del Acuerdo Final, el pasado 1 de diciembre, que han hecho por lo menos 10 de esos actos.

El excombatiente y actual candidato a la Cámara de Representantes por el partido político que conformó esa guerrilla mencionó siete actos:

1.Acto de reconocimiento de responsabilidad ante las víctimas de Bojayá

2. De la masacre de La Chinita

3. Del secuestro y asesinato de los diputados del Valle del Cauca

4. Acto privado de perdón por las “retenciones” cometidas a los largo del conflicto

5. Encuentro de reconciliación con las víctimas del club El Nogal

6. Encuentro de reconciliación con la comunidad de Granada, Antioquia

7. Encuentro con Constanza Turbay, a quien además de pedirle perdón por matar a su madre y a dos hermanos, le prometieron devolverle la tierra de la que la despojaron.

“Estos son algunos ejemplos”, concluyó Santrich. Durante su intervención se proyectó una diapositiva en la que se veían enumerados 11 actos.

Colombiacheck hizo un rastreo de prensa y encontró reseñados seis “Actos tempranos de reconocimiento de responsabilidad colectiva”, que son los que están resaltados en el párrafo anterior.

Santrich no pudo precisar cómo, cuándo o con quiénes específicamente se realizaron tres de los actos enumerados en la diapositiva, además Colombiacheck no encontró registro de los 11 actos de los que habla el exguerrillero ni en la Oficina del Alto Comisionado para la Paz ni en medios de comunicación, por lo que califica la afirmación de Aproximada.

En la diapositiva se repetía la actividad con las víctimas del club El Nogal. Además, había un punto que decía “conversaciones con cinco grupos de a 12 personas víctimas del conflicto”, pero no se decía con precisión en qué lugar, cuándo o con quién se había hecho. Había otro punto que indicaba “reuniones con los W y los WA y Magdalena Medio”.

Colombiacheck entrevistó personalmente a Santrich y le pidió claridad sobre estos puntos, él se comprometió a averiguar, pues dijo no tener precisión sobre ellos e hizo alusión a que por su limitación visual no vio lo que decía la diapositiva. Dijo que no sabía qué era lo de las “reuniones con los W y los WA y Magdalena Medio” y aclaró que se han reunido varias veces con las víctimas de El Nogal. Finalmente no obtuvimos la información, pues según informó el grupo de prensa de la Farc Santrich “no tuvo tiempo de corroborar la información porque tuvo reuniones con el Gobierno”.

“El perdón es un asunto de la conciencia íntima, como la religiosidad, uno no puede estar esperando a que le pidan perdón, o a pedir perdón, sino que debe nacer de la conciencia íntima”, indicó Santrich y agregó que “hay que entender que es un proceso, una construcción, que eso no se puede matematizar, es una actitud abierta y permanente que debes tener”.

Estos actos de reconocimiento de responsabilidad fueron pensados para crear un ambiente favorable para la construcción de la paz en el marco del fin del conflicto con las Farc. “Con el fin de contribuir con la satisfacción de los derechos de las víctimas y marcar el momento simbólico de un nuevo comienzo”, dice el Acuerdo Final. Pero están pensados también para otros sectores de la sociedad que puedan haber tenido alguna responsabilidad en el conflicto armado. El Acuerdo no estipula un número específico de estos actos con los que deba cumplir la Farc. En el Acuerdo se indica que son la “expresión de voluntad de contribuir a un definitivo Nunca Más”, además, que estos actos serán “formales, públicos y solemnes, y se llevarán a cabo tanto en el ámbito nacional como en el territorial”, precisa el Acuerdo Final.

Estos actos son independientes a la verdad que deben aportar los excombatientes al comparecer a la Jurisdicción Especial para la Paz.

Santrich resaltó que lo importante son las víctimas y que esas actividades se hacen según los requerimientos de ellas, quienes deciden si el acto es público o privado. Además, dijo que la Farc no está obligada a rendir cuentas sobre estos actos.

En la Oficina del Alto Comisionado para la Paz tienen registrados como actos oficiales el de Bojayá, el de La Chinita y el de los familiares de los diputados del Valle y, como no oficiales, el acto privado con los familiares de las víctimas de El Nogal y otro acto privado en Granada, Antioquia. Cinco en total. En esa dependencia corroboraron que la Farc no tiene obligación de reportar los actos tempranos de reconocimiento de responsabilidad colectiva.

¿La Farc ya pidió perdón por el atentado del club El Nogal?

Aunque se conoció que las víctimas de El Nogal habían llegado a un acuerdo con la Farc para hacer una acto público de perdón por el atentado, Bertha Lucía Fries, líder de un grupo de víctimas de ese hecho, le explicó a Colombiacheck que han tenido varios encuentros privados, pero que concertaron la realización de un acto público en el que querían que estuviera el Papa Francisco aprovechando su visita a Colombia, en septiembre pasado. Pero el acto no se pudo realizar porque el Papa decidió no reunirse con ningún exguerrillero de la Farc.

Fries contó que aunque las víctimas de El Nogal y la Farc realizaron una jornada de reconciliación, a la exguerrilla le falta cumplir varios de los siete puntos que acordaron ambas partes, entre ellos, el de verdad, decir a quien estaba dirigida la bomba y por qué la pusieron.

La representante del grupo de víctimas contó que visitó una Zona veredal transitoria de normalización y que allí varios excombatientes le pidieron perdón y posteriormente la abrazaron al mismo tiempo.

“Trabajar en la reconciliación conjuntamente con quien te partió la vida, que la gente se dé la oportunidad de sentarse con su victimario a mirar cómo se reconcilian, que la gente salga liviana de esos encuentros”, ahí está, para Fries, la importancia de esos actos de perdón.

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Lunes, 08 Julio 2019

Romaña sí escribió un libro, pero no es verdad que con él ‘responderá ante la JEP’

Por Sania Salazar

Romaña sí escribió un libro, pero no es verdad que con él ‘responderá ante la JEP’

Un portal asegura que el exjefe de las Farc responderá ante la JEP con un libro. Aunque el libro sí existe, la JEP exige que la verdad sea aportada dentro de procesos judiciales.

Sin hacer mención a la fuente de la información el portal web El Nodo aseguró en una nota que Henry Castellanos Garzón, alias Romaña, exjefe de las Farc “responderá ante la JEP con un libro”.

En efecto Romaña escribió un libro sobre su participación en el conflicto armado. Sin embargo, entre las condiciones de la JEP a quienes se someten a ella está aportar verdad sobre lo sucedido en el conflicto armado, pero no a través de libros, sino en audiencias propias de un proceso judicial, por lo que calificamos como “Verdadero, pero” la información difundida por El Nodo.

Pantallazo

Sandra Ramírez, senadora del Partido Farc, le confirmó a Colombiacheck la existencia del libro y el equipo de prensa de Santrich envió la foto de la portada.

En la JEP informaron que no han recibido el libro y recordaron que la comparecencia personal de los convocados ante esa jurisdicción es obligatoria.

Hay que recordar que el paradero de Romaña se desconoce desde agosto de 2018, cuando devolvió el esquema de seguridad de la Unidad Nacional de Protección, UNP, que tenía asignado. Por tal motivo es difícil establecer si es verdad que busca responder ante la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, con ese libro.

Según el Acuerdo Final, para acceder al tratamiento especial previsto por la JEP es necesario aportar verdad plena, reparar a las víctimas y garantizar la no repetición. “Aportar verdad plena significa relatar, cuando se disponga de los elementos para ello, de manera exhaustiva y detallada las conductas cometidas y las circunstancias de su comisión, así como las informaciones necesarias y suficientes para atribuir responsabilidades, para así garantizar la satisfacción de los derechos de las víctimas a la reparación y a la no repetición”.

Las sanciones acordadas para los exguerrilleros que se sometan a la JEP dependerán del grado de verdad aportada y del momento de revelarla, así:

Sanciones propias: se impondrán a quienes reconozcan verdad y responsabilidad ante la Sala de Reconocimiento (es decir, en la primera etapa del proceso), respecto a determinadas infracciones muy graves, tendrán un mínimo de duración de cumplimiento de las funciones reparadoras y restauradoras de la sanción de cinco años y un máximo de ocho años. Comprenderán restricciones efectivas de libertades y derechos, tales como la libertad de residencia y movimiento, que sean necesarias para su ejecución, y además deberán garantizar la no repetición.

Sanciones alternativas: se impondrán a quienes reconozcan verdad y responsabilidad ante la Sección de enjuiciamiento, antes de Sentencia, tendrán una función esencialmente retributiva de pena privativa de la libertad de cinco a ocho años.

Sanciones ordinarias: es decir, de la justicia ordinaria, se impondrán cuando no exista reconocimiento de verdad y responsabilidad,  en todo caso la privación efectiva de libertad no será inferior a 15 años ni superior a 20 en el caso de conductas muy graves.

“Las denominadas sanciones alternativas y ordinarias, sí incluirán privaciones efectivas de la libertad como cárcel o prisión y/o cualquier medida de aseguramiento”, advierte el Acuerdo.

Pero como la JEP abrió un incidente de verificación de cumplimiento a Romaña para establecer si "está cumpliendo las condiciones del sistema y persiste en su permanencia dentro del proceso de paz, y darle la oportunidad para ejercer su defensa ante los hechos que indican el incumplimiento de sus obligaciones" habrá que esperar el resultado de ese proceso de verificación para saber si Romaña continúa o no en la JEP.

Romaña incumplió una cita en la JEP y postergó otra, en ambas debía responder por el Caso 001 (secuestro) ante esa jurisdicción. Según la JEP, Romaña no ha aportado las pruebas que justifiquen su desacato a las órdenes judiciales ni ha permitido hacer el estudio de riesgo que comprobaría su situación de seguridad.

En conclusión, el libro puede ayudar a establecer verdades y al proceso construcción de memoria, pero las exigencias judiciales de la JEP a los comparecientes son más amplias y strictas, por lo que no es posible que un exguerrillero pueda saldar sus cuentas con esa justicia transicional con un libro.