Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Martes, 09 Octubre 2018

Senador de la Farc exagera al hablar de impactos del glifosato en la salud

Por Sania Salazar

Pablo Catatumbo usó una nota de prensa sin fuentes claras para asegurar que el glifosato causa varias enfermedades. La ciencia médica ha encontrado evidencia, pero no definitiva, de relación solamente con un tipo de cáncer.

El senador del partido Farc Pablo Catatumbo participó en una campaña antiglifosato en Twitter, donde publicó una lista de enfermedades, según él, causadas por el herbicida.

 

 

Colombiacheck le preguntó al equipo de prensa del senador cuál era la fuente de la información. Nos refirieron a un artículo de prensa titulado “15 problemas de salud relacionados con el resumen de Monsanto”, en donde, efectivamente, están las enfermedades mencionadas por Catatumbo en el trino. Sin embargo, en el artículo no se menciona ninguna fuente confiable de la información, pues la atribuyen a “científicos”, a “un estudio realizado en Paraguay”, a “un estudio de una familia de agricultores en los EE.UU. y a “encuestas”.

La publicación del senador es Ligera, pues no está basada en información científica fundamentada. Además, porque hay estudios contradictorios sobre los efectos del herbicida en la salud. Por ejemplo, se ha encontrado evidencia, pero no definitiva, sobre la relación entre el glifosato y un tipo de cáncer conocido como linfoma no hodgkin.

También, el estudio “Consecuencias de la aspersión aérea en la salud: evidencia desde el caso colombiano”, de Adriana Camacho y Daniel Mejía, que eran profesores de la Universidad de Los Andes al momento de su publicación, concluye que “la exposición al glifosato utilizado en las campañas de aspersión aérea de cultivos de coca aumenta la probabilidad de sufrir trastornos en la piel (problemas dermatológicos)” y los abortos.

En el estudio se mencionan otras investigaciones que documentan el efecto de la aspersión con glifosato en abortos y malformaciones del feto, y una posible relación entre exposición a pesticidas y el posterior padecimiento de enfermedades como Parkinson y Alzheimer. De todas maneras, ambos autores llaman la atención sobre problemas en dichos estudios por los que los efectos no puedan ser interpretados como causales.

Por otra parte, en el libro Hoy es siempre todavía, el exministro de salud Alejandro Gaviria cuenta que, en marzo de 2015, recibió la noticia de que la revista científica The Lancet Oncology acababa de publicar el resumen de una monografía, realizada por expertos de la Agencia Internacional de Investigación sobre Cáncer, IARC, (sigla en inglés), acerca de las propiedades cancerígenas del glifosato.

“La principal conclusión era contundente: el glifosato probablemente es carcinogénico. Los estudios in vitro y con animales indicaban una conexión causal y los estudios en humanos mostraban una estrecha asociación entre la exposición al glifosato y el cáncer”, precisa Gaviria en el libro.

El exministro le dijo a Colombiahceck que no conoce evidencia médica sobre las otras patologías que menciona Catatumbo en el trino y aseguró que la relación entre el glifosato y el autismo no tiene sentido. “No parece posible una conexión causal. No hay mecanismos biológicos razonables que pudieran explicar una conexión entre glifosato y autismo”, concluyó.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Lunes, 18 Marzo 2019

Duque exagera el número de cosechas de coca que se producen anualmente en Colombia

Por Sania Salazar

El presidente dijo que el número de cosechas de coca que se producen el país subió a seis por año, pero este número depende de varios factores y hay regiones del país con mayor productividad que otras.

En la reciente audiencia pública realizada en la Corte Constitucional sobre la aspersión aérea con glifosato, el presidente Iván Duque habló de la expansión y del aumento de la productividad del negocio de los cultivos ilícitos en los últimos años y para ilustrarlo dijo que “la coca pasó de tres cosechas al año a cerca de seis” en el país.

Colombiacheck le preguntó al equipo de prensa de la Presidencia de qué fuente había sacado Duque las cifras y a qué periodo exacto se refería, pero hasta la publicación de esta nota no habían respondido.

Luego de consultar varias fuentes, Colombiacheck califica la frase de Duque como cuestionable pues, aunque hay un promedio de cosechas calculadas al año por cultivo, eso puede fluctuar dependiendo de diversas condiciones.

Un trabajo publicado por la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos, WOLA, en 2008, explica que el cultivo de coca es de carácter permanente, por lo que luego de la primera cosecha los costos de sostenimiento disminuyen debido a que los requerimientos de fertilizantes y plaguicidas son menores.

“La primera cosecha se obtiene entre los seis y ocho meses después de la siembra, con rendimientos por año entre tres y cuatro cosechas (Perú y Bolivia), o entre cuatro y seis cosechas para Colombia, dependiendo de la variedad y de las condiciones del cultivo”, precisa.

El estudio titulado “Características Agroculturales de los cultivos de coca en Colombia 2005-2010”, de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, Unodc, indica que el comportamiento de los ciclos productivos del cultivo de coca está determinado por factores climáticos, biológicos, agrológicos, la aspersión aérea, la erradicación manual, las variedades sembradas, entre otros.

Ese análisis se basa en información recolectada en operativos de campo en los que identificaron que los productores pueden cosechar varias veces durante el año y que el proceso de cultivo de coca es de alrededor de cuatro períodos: 45 días, 60-70 días, 75-90 días y 120 días, dependiendo de la zona en donde se encuentre.

“Se identificó que el número promedio nacional ponderado de cosechas en un año oscila alrededor de 4,5 cosechas, equivalente a 81 días por cosecha. Las regiones que cuentan con mayor frecuencia de cosechas son Orinoquía y Catatumbo con 6.2 cosechas al año, obteniendo una cosecha cada 59 días y Meta-Guaviare que reporta 5,4 cosechas por año, cada 68 días. En contraste con lo anterior, la región de Sierra Nevada registra 3,7 cosechas/año, cada una de una duración de 99 días, siendo la frecuencia más baja en el ámbito regional”, concluye el estudio.

Gráfica Unodc

Un mapa del Monitoreo de Territorios afectados por cultivos ilícitos 2017 de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, Unodc,  muestra, por ejemplo, que en 2013 se produjeron 5,3 cosechas en la Orinoquia y 4,6 en Meta y Guaviare, mientras que en 2017 se produjeron 4,2 en Putumayo, Caquetá y Amazonia.

Mapa Unodc

Juan Carlos Garzón, director del Área de Dinámicas del Conflicto de la Fundación Ideas para la Paz, FIP, aseguró que el número de referencia es un promedio de tres a cuatro cosechas al año, pero explicó que esos números pueden variar por región.

Garzón aclara que es posible que haya variedades que estén produciendo seis cosechas al año, pero que es muy dudoso que esa sea la norma. “Eso se supone que es un promedio, pero para tenerlo habría que tener cultivos que den ocho cosechas al año y otros cultivos que den cuatro cosechas al año para que dé el promedio final de seis. Ese promedio llama la atención”, resaltó.