Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Viernes, 27 Mayo 2022

Venezolanos no serán deportados solo por quedarse sin RUMV

Por Jhoandry Suárez*

Hasta el 28 de mayo de 2022 había plazo para que los migrantes que llegaron antes del 31 de enero de 2021 iniciaran su registro para optar por el PPT. Desde Migración Colombia aclaran que van a evaluar individualmente a quienes no se acojan al Estatuto y a quienes podrían aplicarles multas o deportación si permanecen sin regularización, pero no de forma automática ni en todos los casos.

En redes sociales y Whatsapp está circulando una publicación (1, 2, 3) en la que se alerta a los migrantes venezolanos de que si no completan su Registro Único de Migrantes Venezolanos (RUMV) antes del 28 de mayo podrán ser deportados. Como prueba adjuntan la última página de la Resolución 0971 del 28 de abril de 2021, sobre la implementación del Estatuto Temporal de Protección para Migrantes Venezolanos, justo donde señala las posibles medidas sancionatorias para quienes no se acojan al él.

Ante la difusión masiva de este mensaje decidimos chequearlo como parte de nuestro proyecto Conectando Caminos por los Derechos, en el que hacemos verificaciones de interés para la población venezolana, colombiana retornada y para las comunidades de acogida. Nuestra conclusión es que se trata de una información cuestionable. 

Lo primero que hay que considerar es que es un tema con muchas aristas. Vamos por partes. 

Primera Etapa

Este 28 de mayo de 2021 culminará la primera etapa de inscripción para optar por el Permiso de Protección Temporal (PPT) que beneficiaría, de acuerdo con la mencionada Resolución 0971 de Migración Colombia, a tres grupos principales: a) a los venezolanos regularizados y titulares de Permiso de Ingreso y Permanencia (PIP), Permiso Temporal de Permanencia (PTP) y Permiso Especial de Permanencia (PEP), b) a quienes tienen un salvoconducto por la solicitud de condición de refugio, y c) a aquellos migrantes irregulares provenientes de Venezuela que ingresaron hasta el 31 de enero de 2021.

Por tanto, el PPT sustituirá a todos los anteriores documentos, con excepción de las visas.

Igualmente permanecerá abierta una fase hasta el 24 de noviembre de 2023 para las personas venezolanas que sellen su entrada en alguno de los puestos fronterizos habilitados en Colombia y las cuales también podrán acogerse al Estatuto de Protección.

Entonces, ¿qué pasa con quienes no hicieron el RUMV? Tal como señala el artículo 40 de la resolución 0971, efectivamente “estarán sujetos a los procedimientos administrativos migratorios sancionatorios respectivos, con las consecuencias a que haya lugar”.

Consultamos al respecto al director de Migración Colombia, Juan Francisco Espinosa, quien en un en vivo por Facebook nos respondió el 24 de mayo (ver a partir del minuto 50:45), aclaró que van a proceder con una revisión “caso a caso” de las personas que no hayan cumplido con la primera fase del RUMV porque “no todo hermano venezolano que está en Colombia es susceptible del Estatuto”. 

“Tenemos herramientas como la Tarjeta de Movilidad Fronteriza (TMF) para personas que pasan cada cierto tiempo en Colombia para abastecerse de bienes, de servicios, y regresan (a Venezuela). No les va a pasar absolutamente nada. Habrá otros que estén en condición de turismo con los permisos 90 días o 180 días; otros son titulares de visa. Esto es un caso que se revisa de manera individual en donde le damos prioridad a la regularización”, explicó. 

 

 

Conectarte y participa con #HazteVisible

Publicado por Migración Colombia en Martes, 24 de mayo de 2022

No obstante, insistimos ante la institución para confirmar si procedía o no una deportación en caso de no cumplir con el RUMV y desde el departamento de prensa nos indicaron: “Si está irregular en el país puede ser sujeto de una medida sancionatoria que puede ser económica o bien una medida de deportación o expulsión”.

Por lo tanto, sólo los migrantes venezolanos que no completaron la solicitud a través del RUMV, no se acogieron a otro mecanismo de regularización o documentación, como TMF o visado, pero permanecen en Colombia, podrían recibir una multa o ser deportados. 

Lo anterior no implicaría una deportación automática ni para todos los migrantes, sino solo para aquellos que llegaron antes del 31 de enero de 2021 y que no hayan completado el RUMV (datos básicos y encuesta socioeconómica), porque para quienes ingresaron después sellando su pasaporte en un puesto fronterizo hay oportunidad hasta noviembre de 2023.

Vale aclarar que hay una diferencia entre haber iniciado el RUMV y que se haya completado. En el primer caso es haber llenado los datos personales y completado la encuesta socioeconómica antes del 28 de mayo de 2021 para solo quedar esperando la cita del Registro Biométrico. Para más información, consulte este video de Migración Colombia.

Sobre las sanciones económicas

En el decreto 1067 expedido en 2015 por el Ministerio de Relaciones Exteriores se establece en su artículo 2.2.1.13.1. una serie de casos en los que Migración Colombia puede cobrar multas como son: incurrir en permanencia irregular, negarse reiteradamente a presentarse ante la autoridad migratoria, no tramitar el salvoconducto correspondiente cuando se requiera, ingresar o salir del país sin el cumplimiento de los requisitos legales, etc. 

El valor de la sanción dependerá de la “gravedad de la falta, la reincidencia o la renuencia del infractor”. 

Sobre la deportación 

También al respecto, el decreto anterior en su capítulo 2.2.1.13.1.1., indica que una de las causas para aplicar el mecanismo de deportación podrá ser “encontrarse en permanencia irregular (…), siempre y cuando no existan circunstancias especiales que ameriten la sanción económica”. 

Entre otras razones están ingresar o salir del país sin el cumplimiento de las normas que reglamentan la materia, obtener visa mediante fraude o simulación, ser objeto de quejas constantes que califiquen al extranjero como persona no grata para la convivencia social o tranquilidad pública, etc.

Sobre la expulsión 

El decreto ya mencionado en su artículo 2.2.1.13.2.1., no indica como una de las causales de expulsión el hecho de estar irregular en el territorio, sino que precisa lo siguiente:

1. Abstenerse de dar cumplimiento a la resolución de deportación dentro del término establecido en el salvoconducto para salir del país, o regresar al país antes del término de prohibición establecido en la misma o sin la correspondiente visa.

2. Registrar informes o anotaciones en los archivos de las autoridades competentes, por propiciar el ingreso de extranjeros con falsas promesas de contrato, suministro de visa o documentos de entrada o permanencia.

3. Haber sido condenado en Colombia a pena de prisión cuya sentencia no contemple como accesoria la expulsión del territorio Nacional.

4. Estar documentado fraudulentamente como nacional colombiano o de otro país.

En los artículos siguientes también señalan que cuando se trate de extranjeros que atenten contra la seguridad nacional, la salud pública o hayan sido solicitados en extradición. 

En resumen, solo porque una persona venezolana no termine su proceso de inscripción al RUMV antes de la fecha señalada va a ser deportada, para ello deberá permanecer irregular en el país y, además, Migración Colombia evaluará su caso. Así que calificamos como cuestionable la publicación que circula. 

Este contenido se produce con el fin de ofrecer información verificada y pertinente, que apoye el desarrollo de mediano y largo plazo para migrantes venezolanos, colombianos retornados y comunidades receptoras en Colombia. Es realizado en el marco de Conectando Caminos por los Derechos, programa de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), e implementado por el consorcio integrado por Pact, ABA-ROLI, Freedom House e Internews, que promueve la cohesión comunitaria y la seguridad ciudadana para garantizar el derecho de todos los miembros de la sociedad a vivir libres de toda forma de crimen y violencia, independientemente de su estado legal en el país.

*Integrante de la red de corresponsales del proyecto Conectando Caminos por los Derechos.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Sábado, 26 Octubre 2019

La llegada de migrantes venezolanos a Ibagué no es una de las causas del aumento del desempleo de la ciudad

Por José Reinaldo Morera Molina

Una emisora les dijo a los candidatos de la alcaldía de esa ciudad que uno de los factores del desempleo es la llegada de venezolanos para preguntarles qué harían al respecto, pero esta afirmación va en contra de los datos disponibles.

La semana pasada BluRadio publicó un video en el que se les realizaban algunas preguntas a candidatos a la alcaldía de Ibagué, como parte de su sección “Los Candidatos Responden”. En el preámbulo de una de las preguntas se afirmaba lo siguiente:

“Según el último informe del Dane, con una tasa de desempleo del 14,2 por ciento, Ibagué es la sexta ciudad del país con mayor índice de desempleo. Uno de los factores es la migración de venezolanos que están desplazando la mano de obra de los ibaguereños y por este motivo ha aumentado el trabajo informal”.

Si bien es cierto que la ciudad posee una tasa de empleo del 14,2, no es la sexta ciudad con mayor índice de desempleo. El último boletín técnico del Dane posiciona a la ciudad en la séptima posición. En orden son: Quibdó, Cúcuta, Valledupar, Riohacha, Armenia, Florencia e Ibagué. Además, en ese boletín no se menciona ningún indicador que relacione a la migración venezolana con el desempleo.  

Según Carlos Eduardo Barrios Vásquez, asistente técnico del programa Ibagué Como Vamos, para determinar qué tan cierta es esta afirmación, es necesario comparar la tasa global de participación (TGP), la tasa de ocupación (TO) y la tasa de desempleo (TD) de la ciudad entre el periodo de 2015, año en el que incrementó la migración venezolana de manera significativa, a 2019. Estos datos hacen parte de las estadísticas del mercado laboral del Dane

La migración de población venezolana debería significar un aumento de las personas que están dispuestas a trabajar en Ibagué, asegura Barrios, sin embargo, en 4 años la tasa global de participación (TGP) pasó del 70,1% (2015) al 62,1% (2019). Eso significa que la gente que quiere y puede trabajar en Ibagué viene cayendo, no aumentando como se pensaba. La tasa de ocupación (TO) es el indicador de la capacidad que tiene el territorio para absorber mano de obra. Esta ha bajado del 61,9% al 52,5% en este mismo periodo de tiempo. Eso significa que la razón por la que las personas están dejando de trabajar en Ibagué es porque se están destruyendo puestos de trabajo, no por la llegada de población venezolana a la ciudad. 

Ahora bien, la cantidad de ciudadanos venezolanos que han llegado a Ibagué es de 3.805, de acuerdo con los datos de Migración Colombia. De estos, el 67,2% están incluidos en el indicador de tasa de ocupación según el módulo de migración del Dane. Además, la proporción de la población con una ocupación informal en la ciudad en el 2016 fue del 58,1%, en lo que va corrido del 2019 esta cifra es del 52,8%. 

La informalidad es un escenario en el que probablemente la mano de obra venezolana podría reemplazar a la ibaguereña dado a las condiciones en la que se establece, dice Barrios, pero sus porcentajes vienen cayendo. Entonces no hay razón para creer que se está empleando más población venezolana en condición de informalidad, por lo cual, no se puede atribuir a la llegada masiva de migrantes venezolanos un aumento de la informalidad o del desempleo. 

RedCheq