Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Jueves, 23 Julio 2020

Amas de casa sí son la ocupación que registra mayor contagio en Bogotá

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Pero la alcaldesa Claudia López no mencionó que son muchas más las personas que no registraron ninguna ocupación.

Después de que la Alcaldía de Bogotá tomara la decisión de decretar cuarentenas por localidades, el lunes 13 de julio la alcaldesa Claudia López salió a dar entrevistas a distintos medios para explicar la medida.

La primera de las entrevistas fue con Noticias RCN. Las periodistas del noticiero de la mañana le preguntaron a la alcaldesa por la instalación de nuevos ventiladores para atender los casos más graves de contagiados del nuevo coronavirus COVID-19. López respondió que entran muchos pacientes todos los días porque “la gente se contagia” y que “los menores de 50 años que son la mayoría de la fuerza productiva, si no se cuidan, están trayéndole el contagio a sus papás”. Y posteriormente afirmó: “Las amas de casa son la actividad que en este momento registra mayor contagio”.

Minutos más tarde, en entrevista con la emisora Blu Radio, López repitió la misma frase. Nuevamente en respuesta a una pregunta relacionada con el alto número de contagios en algunas localidades. Esta vez López dijo: “Por grupos de población, las amas de casa son el grupo de población que tiene mayor contagio”. 

Pero a la afirmación de la alcaldesa le faltan datos, porque el 64,1 por ciento de los contagios no registraron ocupación.

Revisamos los datos registrados en las plataformas SaluData, de la Secretaría Distrital de Salud y al 21 de julio no había registro de contagios de COVID-19 desagregados por ocupación. La página muestra los casos confirmados clasificados en: Estado (leve, recuperado, moderado, grave y fallecido), Ubicación (casa, hospital UCI), Tipo de contagio (en estudio, relacionado, desconocido e importado), Localidad y Sexo.

Igualmente, revisamos la información pública en la página del Instituto Nacional de Salud (INS) y tampoco encontramos datos por ocupación en Bogotá, pues solo están las cifras nacionales.

Al consultar al equipo de prensa del INS, nos respondieron que “ese nivel de detalle solo se publica para poblaciones específicas que están en mayor riesgo o pertenecen a una etnia. No para la comunidad en general”. Efectivamente la base de datos de COVID del instituto muestra, en la pestaña “Poblaciones”, cinco ítems: Personal de la salud, Población indígena, Población afrocolombiana, Gestantes y neonatos y Extranjeros en Colombia.

Asimismo, le preguntamos al equipo de prensa de la Secretaría de Salud de Bogotá por los datos señalados por la alcaldesa y nos respondieron que la información no está publicada porque “salió de una caracterización que se hizo con casos al 30 de junio” que no ha sido divulgada, pero que “es información pública”. Y que en la alcaldía se desarrollaban “múltiples ejercicios con la información que resulta de las acciones de epidemiología”.

Además, nos enviaron vía WhatsApp dos capturas de pantalla de una presentación que muestra datos por ocupaciones que incluyen “Amas de casa”, “Estudiantes”, “Desempleado”, “Profesional de la salud”, entre otras.

Pantallazo AlcaldíaPantallazo Alcaldía 2

El dato que registra esta tabla que nos compartieron es de 3.420 personas que registraron como ocupación “Amas de casa”; un 10,9 por ciento frente al total de positivos (31.417).

Johana Ivanova Barrera, médica epidemióloga especialista en gerencia en servicios de salud,  le explicó  a Colombiacheck que “esta cifra se saca de las fichas epidemiológicas que se llenan cuando se tiene un paciente con COVID-19. Dentro de las fichas preguntan ocupación”.

Esa información es recolectada por los entes de salud y se sube al sistema SIVIGILA donde los asesores y funcionarios de la Secretaría de salud “pueden mirar este tipo de información”, dijo Barrera, “pero no está publicada en ningún portal”. 

Es información pública en tanto que todo el mundo la puede conocer pidiéndola a la institución, pero no está publicada en un portal, “son cifras que [López] tiene que le recolectan a ella y que ella puede dar esa información”, señala Barrera.

Sobre las cifras, la epidemióloga sostiene que “es un error informar eso cuando tienes el 65 por ciento sin datos”, pues según la tabla compartida por la Secretaría de Salud, 20.138 personas no respondieron a la pregunta de su ocupación; el 64,1 por ciento del total de positivos.

Es decir que el 10,9 por ciento del total de personas que sí respondieron a la ocupación corresponde apenas al 16 por ciento de quienes no respondieron. Lo que quiere decir que la cifra solo significa que de las personas que en la ficha epidemiológica informaron su ocupación, el 10,9 por ciento se identificaron como “Amas de casa”, lo cual no es estadísticamente significativo. “Es un porcentaje muy bajito”, dice la epidemióloga.

La alcaldesa dijo que las amas de casa son la actividad que “registra mayor contagio”, lo que es cierto. Pero no mencionó que son muchas más las personas que no registraron ninguna ocupación.

Por otro lado, de acuerdo con Barrera la cifra sigue sin ser del todo representativa, pues para ella, tiene sentido que las amas de casa sean las que cuenten con el mayor registro teniendo en cuenta que son mujeres, cuidadoras, que tienen mayor conciencia de autocuidado y por eso pueden estar más dispuestas a hacerse la prueba. “Por eso pueden aparecer datos mucho más altos de lo que realmente son, porque alguien las tuvo que contagiar. Fue el hijo, el esposo, un amigo…”.

De modo que calificamos la afirmación de Lopez como Verdadera, pero, porque acierta en la cifra de las amas de casa, pero hay un número de casos muy grandes que no registran ocupación.

Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero

Verdadero

Miércoles, 01 Julio 2020

Sí, en Popayán la capacidad de almacenamiento de cadáveres es precaria

Por Mónica Ospina Orozco - RedCheq

Una alerta lanzada hace unos días generó preocupación en el Cauca, pues el gerente del Hospital Universitario San José de Popayán aseguró que la capacidad de almacenamiento de cuerpos de dicho centro de salud se había copado.

 “Cuatro neveras que tiene el Hospital Universitario San José están copadas, no tenernos espacio para más”, dijo César Sarria Porras, gerente del Hospital San José de Popayán,  en esta nota del noticiero de Canal 1

La alerta hecha por Sarria Porras, se lanzó porque entre el 8 y el 13 de junio los cuatro refrigeradores para almacenamiento de cuerpos que dispone el Hospital Universitario San José de Popayán, se llenaron.

Indagamos cuál es la situación para el almacenamiento de cadáveres en la capital caucana y encontramos que es precaria y que la afirmación del funcionario es verdadera.

Consultamos a Sarria Porras por su afirmación y nos dijo que tres fallecidos sospechosos de COVID-19, y otro caso con diagnóstico confirmado del virus, durante el mencionado periodo, coparon la capacidad de ese hospital. Sin embargo, la situación ya fue superada.

“La verdad es que tuvimos que lanzar esa alerta porque el Hospital estaba copado en el aspecto que tiene que ver con el almacenamiento de cuerpos. Generalmente, los cadáveres no se pueden almacenar por mucho tiempo porque tenemos una capacidad limitada y usualmente, tras un fallecimiento las familias disponen de los cuerpos relativamente rápido, pero ahora con la pandemia, solo le podemos entregar los cuerpos a funerarias autorizadas para su debida disposición”, dijo el gerente del Hospital San José de Popayán.

Y es que dicho centro de salud es el hospital de referencia para 17 municipios del centro y sur del Cauca, pues los restantes (13 en el norte y tres en la costa pacífica) remiten sus urgencias a Buenaventura o Cali, en el departamento del Valle del Cauca.

El municipio de Piamonte, ubicado al extremo de la bota caucana, remite a Mocoa, Putumayo, y generalmente los dos del oriente, Inzá y Paéz – Belalcázar, al Huila. Así lo explicó el secretario de Salud Municipal de Popayán, Óscar Ospina, quien agregó que en efecto la situación del almacenamiento de cadáveres en Popayán es limitada y que los casos descritos por el gerente de ese centro de salud, fueron los que coparon la capacidad del mismo.

El funcionario aseguró que ante esta situación la dependencia a su cargo ya tramitó “el alquiler de un contenedor refrigerado de la Cruz Roja Internacional que llegará una vez las necesidades de la ciudad se manifiesten gravemente y tiene capacidad para almacenar 18 cuerpos. Así creemos que podremos estar mejor preparados en caso de que la situación de contagios pueda llegar a demandar más recursos de este tipo”, dijo Ospina.

De acuerdo con el reporte del Instituto Nacional de Salud, INS, para el 19 de junio, en Popayán había 72 casos confirmados de COVID-19, un solo fallecido y 34 personas recuperadas. Hoy 1 de julio, el reporte del INS indica que hay 141 casos, de ellos 55 recuperados y 3 fallecidos.

“Aunque en general la población en Popayán se ha comportado muy bien durante la cuarentena, ahora vemos un aumento en los casos de contagio y eso se debe, claro, a que desde el 1 de junio hay más gente en la calle. Es que en mayo tuvimos 20 casos y resulta que en los primeros días de junio doblamos esa cifra”, dijo el secretario de Salud Municipal de Popayán. 

En general en el país la capacidad de refrigeración de cuerpos es limitada, tal como lo cita este artículo de la revista Dinero, titulado: Capacidad funeraria, otro riesgo a la vista, en el que se registra que “la refrigeración de los cadáveres, una práctica común en muchos países antes de cremarlos, en Colombia no es habitual”. 

Es importante recordar que la disposición de los cuerpos de las personas fallecidas por contagio o sospechosas de tener el virus COVID-19 se realiza de acuerdo con las normas que el Ministerio de Salud, estableció en el documento Orientaciones para el manejo, traslado y disposición final de cadáveres por sars-cov-2 (COVID-19-19).

Dicho documento establece, en el apartado No. 9: “Actividades y responsabilidades de los prestadores de servicios de salud”, que “el alistamiento del cadáver será realizado en el ámbito hospitalario del mismo sitio del deceso, y para ello, el personal de salud autorizado para la manipulación deberá contar con los elementos de protección personal y seguir los procedimientos de bioseguridad”.

Adicionalmente, en lo que se refiere al traslado del cuerpo, el Ministerio de Salud, asegura en su documento orientador que, “después del alistamiento del cadáver, el personal de salud informará al servicio fúnebre encargado y trasladará el cuerpo a la morgue o depósito de cadáveres donde será entregado al personal del servicio funerario para su depósito en ataúd o contenedor de cremación o inhumación y posterior traslado al sitio de destino final (horno crematorio y/o cementerio) o lugares destinados para tal fin en el territorio de pertenencia étnica, luego de completar toda la documentación necesaria. Cuando deba practicarse necropsia médico legal, el cuerpo será entregado a los servidores del sistema judicial quienes asumirán la custodia”.

Por su parte, el líder del proceso de Vigilancia Epidemiológica en Salud Pública del departamento del Cauca, el médico epidemiólogo, Duván Elí Quintero, le confirmó a Colombiacheck que “el hospital San José de Popayán es el único en el Cauca con un departamento de patología habilitado para hacer necropsias y por tanto el único que tiene capacidad para almacenar cuerpos en congelamiento”.

Quintero, sin embargo, aseguró que las autoridades departamentales están trabajando de la mano con el municipio de Popayán para apoyar todos los procesos de aumento de capacidad sanitaria, a todos los niveles, para que se puedan atender debidamente las contingencias derivadas de la pandemia por el virus Sars - CoV-2 que produce la enfermedad COVID-19.

Así que las cuatro personas fallecidas en el Hospital San José de Popayán, entre el 8 y el 13 de junio, de acuerdo con su gerente, hicieron colapsar el servicio, que se recuperó una vez los alcaldes de los municipios de los cuales eran naturales estas personas (Guapi, Timbiquí y Bolívar) lograron realizar contratación con funerarias y disponer de un servicio de cremación. El último cuerpo, natural de Popayán (sospechoso por COVID-19), fue retirado por trámite de la familia con un servicio funerario autorizado, relató el gerente César Sarria.

Tras estas evidencias concluimos que es verdad y que en efecto en Popayán hubo una delicada contingencia con el almacenamiento de los cuerpos que, sin embargo, fue superada.