Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Sábado, 12 Octubre 2019

Aporte del SITP a contaminación del aire en Bogotá depende del tipo de emisión

Por José Felipe Sarmiento

El programa de gobierno de Miguel Uribe dice que los colectivos generan 20 por ciento de las emisiones de fuentes móviles. Se acerca en material particulado, pero no en el resto de sustancias.

El programa de gobierno de Miguel Uribe Turbay, candidato a la Alcaldía de Bogotá con el aval de cinco partidos y el grupo significativo de ciudadanos Avancemos, dice que “los buses colectivos contaminantes del SITP generan el 20 por ciento de las emisiones móviles” y luego promete sustituirlos por otros más modernos, que afecten menos la calidad del aire en la ciudad.

Aunque la campaña no le confirmó a Colombiacheck el origen de la cifra, la entidad que lleva el inventario de emisiones provenientes de fuentes móviles es la Secretaría de Ambiente de la ciudad. Esta ya nos había enviado los datos con corte a 2016, que sigue siendo la actualización más reciente, para un chequeo de noviembre pasado en el que contamos que el informe completo es reservado y, por ende, no se conoce con exactitud la metodología de la medición.

Tabla de fuentes móviles de emisiones contaminantes en Bogotá. Fuente: Secretaría de Ambiente.

En todo caso, el cálculo del plan de Uribe solo se acerca a los datos de un tipo de emisión contaminante: el material particulado de 10 micras de diámetro (PM10). El transporte público colectivo (TPC) y el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) Provisional aportan 13,63 por ciento y los buses zonales, 7,98 por ciento. Esto da 21,61 por ciento.

La suma para los óxidos de nitrógeno (NOx) es de 24,4 por ciento, un dato un poco más lejano del que da el programa. Mientras que las otras dos sustancias están muy por debajo: el resultado da 2,8 por ciento para el monóxido de carbono (CO) y 0,2 por ciento, para los hidrocarburos totales (THC).

Por otro lado, no hay medición de partículas más pequeñas (PM2,5), que provienen de procesos combustión y que sí se usan para evaluar, por ejemplo, el impacto del Día Sin Carro, como contamos en otro chequeo.

Un documento técnico de 2017, este sí público y elaborado por la Secretaría de Ambiente con datos hasta 2014, muestra cifras cercanas a las más recientes e incluso mide más sustancias. En el caso del PM, el resultado es de 21 por ciento entre TPC y SITP sin TransMilenio, aunque no aclara si es de 10 micras, de 2,5 o ambos. En NOx es 25 por ciento; en dióxido de carbono (CO2), 14 por ciento; en óxidos de azufre (SOx), menos de 10 por ciento; CO, menos del 5 por ciento y compuestos orgánicos volátiles (COV), 0 por ciento.

El director del Centro de Investigaciones en Ingeniería Ambiental (CIIA) de la Universidad de los Andes, Ricardo Morales Betancourt, dice que esta forma de medir por separado cada contaminante es la correcta. Según el profesor, “cada uno tiene efectos y fuentes diferentes, por eso no existe y no tendría sentido hacer un dato agregado de contaminación”.

El mayor productor de partículas, en los dos estudios de la Secretaría, es el transporte de carga con 42 por ciento en 2014 y 43,64 por ciento en 2016. Para el CO, las que lideran son las motos con 38 y 48,3 por ciento, respectivamente. Los camperos y las camionetas son los máximos contaminantes de THC con 33,8 por ciento en las cifras de 2016. Los automóviles producen más de la mitad de los SOx (56 por ciento) y también encabezan en CO2 con 34 por ciento, según el corte de 2014.

Con las cifras de 2016, el SITP solo lidera en NOx, con 15,6 por ciento para el provisional y el TPC. Aunque a este le siguen de cerca los vehículos de carga con 15,3 por ciento, al primero se le podrían sumar el 8,8 por ciento de los buses zonales y hasta el 3,2 por ciento de los articulados de las troncales de TransMilenio, con lo que todo el sistema completaría 27,3 por ciento.

Algo similar pasa con los datos de 2014, donde el liderato sería del transporte de carga con 17 por ciento. Pero al sumar 11 por ciento de TPC y 14 por ciento de SITP (contando TransMilenio), da 23 por ciento.

Así, la generalización que hace el programa de Uribe Turbay sobre la contribución del SITP a las emisiones contaminantes, con base en una cifra aproximada de un solo tipo de partículas, resulta cuestionable.

RedCheq

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 12 Junio 2020

Infraestructura no es ‘principal generador de empleos’, como dijo alcalde de Ibagué

Por José Reinaldo Morera Molina - RedCheq

Según las cifras de Ibagué Cómo Vamos, la infraestructura estaría en el quinto lugar de los sectores que más genera puestos de trabajo en la ciudad.

El alcalde de Ibagué, Andrés Fabián Hurtado, publicó el pasado 30 de mayo un video en su cuenta oficial de Facebook donde asegura que, con la reactivación de los locales comerciales que se acojan al Decreto 749 (en el marco de la emergencia sanitaria por el coronavirus COVID-19), se han puesto en marcha más de 50.000 empleos nuevos. 

Además, en la misma publicación, Hurtado afirma que “la infraestructura es el principal motor generador de oportunidades de empleo”; según él, en Ibagué la infraestructura “ocupa más de 21.000 puestos de trabajo”.

Sin embargo, Andrés Hurtado citó cifras que están fuera de contexto y se confundió al decir que se generaron nuevos empleos, pues estos ya existían.

Colombiacheck contactó al alcalde y a su equipo de prensa para intentar aclarar la fuente de información en la cual basó su afirmación, pero hasta el momento de publicar, no fue posible obtener su declaración. 

Reactivación económica en Ibagué

El 28 de mayo de 2020 el Gobierno Nacional permitió mediante el Decreto 749 la apertura del comercio al por mayor y al detal desde el 1 de junio hasta el 1 de julio. Esta orden incluye el funcionamiento de centros comerciales y actividades inmobiliarias, y permite, dentro de sus 43 excepciones, la ejecución de obras de infraestructura y construcción.

La Alcaldía de Ibagué, para permitir la reapertura de los establecimientos comerciales de la ciudad, habilitó una página de control para aprobar y hacer seguimiento de los locales que volvieron a funcionar. Esta plataforma ha permitido tener registro de cómo se está reactivando la economía en la ciudad.

Sobre las cifras mencionadas por Hurtado, las que más se aproximan son los 51.723 empleos activos en el sector comercial antes de la cuarentena citados por Ormet Tolima, institución encargada de medir el desarrollo de la región, y los 21.885 puestos de trabajo que se reactivaron a partir del primero de junio. Esta última cifra fue publicada en el boletín de la Alcaldía de Ibagué correspondiente al pasado 30 de mayo.

De los 21.885 puestos de trabajo que volvieron a funcionar, 7.470 pertenecen a los 12 centros comerciales de la ciudad y el restante a locales de ventas al por menor.

Además, la infraestructura no es la principal generadora de empleo en la ciudad, pues este sector se posiciona en el quinto lugar con un total de 17.231 puestos de trabajo activos antes de la cuarentena, de acuerdo con Ormet Tolima. Por eso es falsa la afirmación de Hurtado cuando dijo que la infraestructura “ocupa más de 21.000 puestos de trabajo”. 

El principal generador de empleo en Ibagué, de acuerdo con cifras de Ibagué Cómo Vamos, es el comercio con 51.723 puestos de trabajo.

El desempleo, un problema que aqueja a Ibagué incluso antes de la cuarentena 

Carlos Salazar, director del Instituto de Desarrollo Regional de la Universidad de Ibagué, le dijo a Colombiacheck que, si bien es cierto que la pandemia ha acentuado el desempleo, “este ha sido un problema que viene de antes”. 

Como hemos contado en  otros chequeos, Ibagué ha reducido con el pasar de los años su fuerza de trabajo. La tasa de ocupación (TO), indicador que mide la cantidad de personas que se encuentran trabajando, pasó del 59,9 por ciento en 2016 al 42,2 por ciento en 2020, y la tasa de desempleo incrementó del 16,8 por ciento en 2019 al 25,1 por ciento en 2020 de acuerdo con el último boletín del segundo trimestre del 2020 publicado por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane). 

Además, Salazar también asegura que el desempleo en la ciudad se debe a factores sociales como la informalidad. El porcentaje de la población ocupada de manera informal en Ibagué, según el Dane, es del 54,2 por ciento. 

Para Salazar, las condiciones en las que está operando el empleo informal luego de la reactivación económica es algo que aún no se puede medir, por lo cual, no se puede determinar el impacto real de esta medida a la fecha.