Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Jueves, 24 Febrero 2022

De nuevo circulan cifras de abortos mezcladas con estadísticas de causas de muerte

Por José Felipe Sarmiento

Las cifras no son comparables y las fuentes citadas las cuentan por aparte. Colombiacheck ya había verificado una publicación engañosa similar de un portal cristiano en enero de 2020.

A raíz de la decisión tomada por la Corte Constitucional el 21 de febrero de 2022 con relación a una demanda que buscaba la despenalización total del aborto en Colombia, en la que el tribunal determinó que la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) no puede considerarse delito bajo ninguna circunstancia antes de la semana 24 de gestación, han circulado algunas reacciones que contienen desinformación.

Una imagen viral muestra un supuesto escalafón de causas de muerte encabezado por el aborto con 12,4 millones de casos, seguido por el hambre con 3,3 millones, el cáncer con 2,4 millones, fumar con 1,5 millones, entre otras. “Datos año 2021 cifra mundial” (sic), asegura uno de los trinos en los que se compartió la tabla, en el que se acusa a los magistrados de ser “cómplices de la mortandad” y “asesinos”, mientras se señala que “ni el hambre mata tantos niños”.

La exconcejal Sara Castellanos, candidata liberal al Senado, también compartió parte de la tabla el 21 de febrero, tras conocer el fallo de la Corte Constitucional, aclarando que las cifras eran de abril de 2020. “Es una cifra escandalosa. En 3 meses y medio hubo 12.3 millones de abortos en todo el mundo, siendo la mayor causa de muertes; y ahora en Colombia esto se quiere normalizar”, señaló.

La aspirante al Congreso es hija de la senadora Emma Claudia Castellanos, del partido Cambio Radical, y el fundador de la iglesia Misión Carismática Internacional, César Castellanos. En el trino incluyó la etiqueta #ReferendoPorLaVida, pues una de sus propuestas consiste en convocar a este mecanismo de participación ciudadana con el fin de echar para atrás los avances en el reconocimiento de la IVE como derecho.

“¿Sabias que el aborto fue la principal causa de muerte en el mundo durante el año 2021? Con 42,6 millones de niños asesinados en el vientre materno. Esto hace llegar al aborto a la magnitud de ‘genocidio’”, publicó en Twitter la Agrupación de Esposas Cristianas el 19 de febrero. El medio católico Razón + Fe también publicó el 3 de enero un mensaje en esa red con una afirmación similar y otra tabla con datos ditintos: 42,6 millones de abortos, 13 millones de muertes por enfermedades transmisibles, 8,2 millones por cáncer, etc.

Se trata de publicaciones cuestionables, que mezclan abortos inducidos con fallecimientos de personas como si se contaran en los mismos registros y fueran comparables, cuando sus mismas fuentes llevan las cuentas por aparte y con metodologías diferentes. Es la misma práctica que Colombiacheck había identificado en una verificación de enero de 2020 a un artículo de un portal cristiano, que a su vez había sacado la desinformación de otro sitio en inglés.

El origen de las imágenes

Una búsqueda de la primera imagen con la aplicación Google Lens arroja una versión más completa de la tabla en un trino del reverendo Daniel Salcedo de la Iglesia de la Nueva Era en Colonia, Uruguay, según su perfil, y una publicación en un grupo de Facebook que lleva el nombre del partido político Colombia Humana del senador y precandidato presidencial Gustavo Petro. Ambos datan de 2020.

En los dos casos se puede ver que el título de la tabla es “Muertes en el mundo este año” e indica el periodo del 1 de enero al 16 de abril de 2020. También se ve resaltado el COVID-19 como la causa de 137.000 muertes en el puesto 12, incluso por debajo de la gripe estacional.

Al hacer el mismo ejercicio de búsqueda inversa con la imagen compartida por la candidata Castellanos, el resultado es similar. Tal como lo escribió en su trino, la fuente es un mensaje de abril de 2020 publicado por un usuario llamado Felipe Arias, que se identifica como “reportero”. Allí también se ve, en una imagen independiente, la segunda mitad de la tabla con las muertes por la pandemia en la casilla resaltada al final.

Por tanto, Colombiacheck buscó en Twitter mensajes con las palabras “abortos” y “muertes”, relacionados con la pandemia y que hubieran sido publicados entre el 16 y el 30 de abril de 2020. Entre los trinos destacados hay uno del 23 de abril de ese año en el que la periodista Carol Ann Figueroa le reclama a Noticias RCN por la publicación de esa tabla. El mensaje incluye una captura de pantalla en la que se ven los logos del informativo y el canal homónimo, así como la hora de emisión: 1:10 p.m.

En efecto, la tabla fue presentada en la emisión del mediodía del 23 de abril, durante la intervención diaria del médico Julio Durán Casas. La fuente a la que se le atribuyen los datos, como se puede ver no solo en la transmisión sino también en los múltiples pantallazos que circulan por redes sociales, es el portal estadístico Worldometer.

Con la imagen compartida por Razón + Fe, el resultado de la búsqueda inversa no fue exitoso (1, 2) porque no permitió rastrear el origen. Sin embargo, el formato con el que se presentan los datos coincide con el del mismo sitio de internet utilizado por RCN y que, de hecho, también era la fuente del artículo cristiano chequeado en 2020.

Cuentas por separado y nuevas cifras

Worldometer, sin embargo, no cuenta los abortos como causa de muerte. Son indicadores aparte, como lo explicó Colombiacheck en la antigua verificación ya mencionada.

Además, salvo en el caso de la pandemia, sus cifras no son oficiales. Lo que hace el portal es generar contadores en “tiempo real” de diferentes variables con estimaciones que parten de datos públicos generados por fuentes confiables, como lo explica su sección About (“sobre nosotros”). Cada ítem del sitio dice cuál es el origen de la información.

Los datos de salud salen principalmente del Global Burden of Disease, un informe mundial del Instituto de Métricas y Evaluación en Salud de la Universidad de Washington sobre las estadísticas de enfermedades, causas de muerte y factores de riesgo. El más reciente fue publicado en The Lancet en octubre de 2020.

En este estudio, por ejemplo, no se incluyen las muertes fetales y mucho menos se cuentan embriones o cigotos. El aborto (inducido o espontáneo) sí aparece como causa de muerte, pero de unas 20.000 mujeres entre los 10 y los 54 años en 2019, el último año disponible. Una de las principales razones es precisamente la práctica de procedimientos inseguros, más frecuentes en la clandestinidad por la penalización (1, 2, 3, 4).

Para algunas cuentas, Worldometer tiene en cuenta otras fuentes más especializadas. Por ejemplo, para los fallecimientos por gripe estacional toma como referencia dos artículos al respecto de 2017, uno de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otro de los Centros de Control y Prevención de la Enfermedad (CDC) de Estados Unidos.

El portal incluso tiene un micrositio solo para cifras de COVID-19, que recopila de las autoridades sanitarias de cada país.

El número de abortos se basa en información de la OMS en su Programa de Reproducción Humana y una revisión estadística que este publicó en Journal of Obstetrics and Gynaecology Canada, una revista científica indexada, en 2009. En este artículo se estimó que al año ocurrían cerca de 42 millones de abortos inducidos en todo el mundo.

Esta es la cifra que usa Worldometer como base para su contador de abortos. Por eso cada año completa una cantidad similar y el corte de tres meses y medio, del 1 de enero al 16 de abril de 2020, daba 12 millones, cerca del 30%.

Sin embargo, como se comenta en el chequeo anterior, la misma OMS ya tiene estimados mayores y más recientes en conjunto con el Instituto Guttmacher, dedicado a la investigación en salud sexual y reproductiva. En 2017, con estadísticas recogidas entre 2010 y 2014, habían calculado ya 55,7 millones de abortos anuales en el mundo.

Los datos más recientes, publicados en 2020 por ambas instituciones con información recopilada de 2015 a 2019, son de 73 millones de casos anuales (1, 2).

No obstante, en los países con mayores restricciones para la IVE también es más difícil tener información precisa y confiable, como también lo han explicado los verificadores de AFP Factual. Esto “obliga a que incluso las fuentes más serias usen métodos de cuantificación que no pueden considerarse exactos”, escribía también Colombiacheck en el artículo de 2020 sobre la desinformación del portal cristiano.

Esto implica que la metodología y el origen de las cifras es muy distinto al de las causas de muerte. Otro portal verificador, Snopes, también ha comprobado que el aborto “no es reconocido como causa de muerte por los CDC, la OMS ni otras autoridades principales y las estadísticas de aborto inducido son excluidas de las de muerte fetal a nivel nacional [de los Estados Unidos]”.

Además, desde el punto de vista jurídico, “únicamente se considera persona a quien ha nacido, por lo tanto, sólo podrían considerarse fallecimientos aquellos de quienes ya nacieron”, explica la abogada Cristina Rosero Arteaga, asesora legal de la ONG Centro de Derechos Reproductivos. Como lo verificó Colombiacheck en 2020, esto es así en el Código Civil de Colombia, el derecho estadounidense e incluso la Declaración Universal de los Derechos Humanos, donde los derechos inician en el momento en el que la persona “nace”.

Decía el chequeo, con base en la histórica sentencia C-355 de 2006 en la que se despenalizó parcialmente el aborto en Colombia en casos de violación, riesgo para la salud de la madre y malformaciones fetales que impidan la vida al nacer:

“Incluso la Convención Americana de Derechos Humanos dice que el derecho a la vida se protege “en general, a partir del momento de la concepción”. La precisión que antecede a la coma permite la interpretación de que no se trata de una protección absoluta. Este fue, precisamente, uno de los argumentos de la Corte Constitucional de Colombia cuando despenalizó el aborto en tres causales en 2006, como recuerda Rosero [con quien también hablamos en esa ocasión]”.

De modo que las interpretaciones jurídicas a favor del derecho a decidir de las personas gestantes y que ponen su vida y su salud en un plano diferente y más protegido que la del feto, embrión o cigoto no solo provienen de organizaciones como el Centro de Derechos Reproductivos. También de las cortes y hasta el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

En consecuencia, Colombiacheck califica como cuestionable la presentación de estimados reales pero desactualizados sobre la cifra mundial de abortos al año como una supuesta “causa de muerte”, incluso en tablas que la ponen por encima de enfermedades transmisibles, el cáncer, el suicidio, los accidentes de tránsito y hasta el COVID-19, como lo hacen las publicaciones aquí verificadas.

Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero

Verdadero

Viernes, 26 Octubre 2018

En Colombia no hay cifras concluyentes sobre el aborto

Por Sania Salazar

La Representante a la Cámara por Cambio Radical Ángela Sánchez tiene razón. No hay cifras consolidadas ni actualizadas sobre el aborto en Colombia. Organizaciones sociales lo atribuyen a deficiencias técnicas y a estigmas sobre el aborto.

Durante un debate sobre el aborto en el programa Zona Franca, la Representante a la Cámara por Cambio Radical Ángela Sánchez aseguró que en Colombia “no hay un monitoreo claro en cifras” sobre el aborto, “no hay bases para establecer una política pública clara en temas como la prevención y la educación sexual”.

“Las cifra que incorrectamente emplean las organizaciones pro-aborto es la del Instituto Guttmacher, que en 2011 calculó que en Colombia se realizaron 400.000 abortos”, le dijo Sánchez a Colombiacheck. También añadió que esos cálculos tienen “serios problemas metodológicos, tal como lo han planteado diversos estudios, entre ellos, uno realizado por la Universidad Externado”.

Durante el debate en Zona Franca, Mariana Ardila, abogada de Women’s Link, aclaró que las cifras del Instituto estadounidense Guttmacher son un estimado, como también lo aclara esa institución en su página web. Allí, el Instituto también indica que esa cifra corresponde a los abortos inducidos que se habrían practicado en Colombia en 2008.

Sánchez dijo, además, que el aborto en Colombia está mal diagnosticado y sobredimensionado debido a que no hay cifras reales, lo que crea grandes dificultades para diseñar y ejecutar políticas públicas para enfrentar el problema.

“Detrás de la palabra ABORTO, se esconden una serie de imaginarios relacionados con la ilegalidad, el miedo y, en el peor de los casos, el delito. La expresión IVE, Interrupción Voluntaria del Embarazo permite analizar una realidad desde el campo de la ética, la libertad y la autonomía de las mujeres y posibilita una decisión desde la mirada de los derechos sexuales y reproductivos que, ante todo, son derechos humanos”, resalta Profamilia en su página web.

Hay que recordar que en Colombia la Interrupción Voluntaria del Embarazo está despenalizada en tres casos: Cuando el embarazo pone en peligro la salud —física o mental— de la mujer, o su vida. Cuando el embarazo es resultado de una violación o de incesto. O Cuando hay malformaciones del feto que son incompatibles con la vida por fuera del útero.

Cifras desactualizadas, incompletas. . .

Colombiacheck encontró un artículo académico titulado “El mito de los 400 mil abortos en Colombia”, del docente e investigador de la Facultad de Economía de la Universidad Externado Mauricio Rubio, publicado en 2015. En él, el académico concluye que esa cifra sobre abortos clandestinos no tiene ninguna justificación.

En el artículo, el docente aborda dos métodos para calcular el número de abortos: primero, la Encuesta Nacional de Demografía y Salud, (ENDS), que incluye una pregunta sobre aborto en todas sus versiones desde 1990.

“Así, las IE (interrupciones de embarazo) -espontáneas e inducidas- derivadas de las ENDS son un poco más de 100 mil. Si se tienen en cuenta los datos de las encuestas de 2005 y 2010 -el 55% por pérdidas y solo el 30% por aborto- el número total de interrupciones voluntarias estaría entre 30 y 40 mil anuales; una cifra diez veces menor que los 400 mil tan pregonados”, concluye el profesor.

Segundo, el otro instrumento de medición al que recurrió Rubio fueron las encuestas de autorreporte, como la encuesta anónima del Externado, cuya pregunta principal era: "¿Se ha practicado o se ha mandado practicar alguna vez un aborto?". En el texto, el investigador explica que esa forma de redactar la pregunta “elimina la posible confusión entre aborto inducido y espontáneo”.

Según Rubio, las cifras que obtuvo el Externado hace más de dos décadas indicaron que “se obtendría un rango de 75.000 a 114.000 abortos anuales, con un valor medio de 90.000. Menos de la cuarta parte de la pertinaz cifra de 400.000 que ninguna evidencia corrobora”.

Colombiacheck preguntó por cifras de aborto en el Ministerio de Salud y Protección Social, pero nos pidieron mandar un correo del que no hemos recibido respuesta hasta la publicación de esta nota.

Una de las pocas instituciones que tiene cifras actualizadas sobre casos de aborto en las tres causas despenalizadas en Colombia es Profamilia. Según el Informe anual de actividades de Profamilia, durante 2017 practicaron 10.514 procedimientos de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), 63% más que en 2016, cuando realizaron 6.440.

La organización Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres tiene cifras sobre los casos que han atendido por barreras para acceder al aborto. Desde 2015 han asesorado a 1.122 mujeres que han tenido obstáculos para abortar.

La política pública

Para Juliana Martínez Londoño, Coordinadora de la Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres, hay una deficiencia en el sistema de información que tiene que ver tanto con cómo capturan los datos quienes prestan los servicios y los reportan a las autoridades, como con los estigmas que rodean al aborto. “Ese estigma conduce a que las interrupciones voluntarias del embarazo se hagan por fuera del sistema de salud, lo que hace pensar que hay un subestimado. Sería imposible saber con certeza la cantidad de abortos que ocurren por fuera del sistema de salud”, indicó.

Martínez Londoño aseguró que las cifras son importantes para conocer las dimensiones de un problema o de una situación social, pero además, y sobre todo, para conocer sus características.

“Saber las edades a las que las mujeres acceden a una interrupción voluntaria del embarazo y saber las condiciones en que lo hacen, saber en qué lugar están, por cuál de las causales acceden, conocer los pormenores de esa situación y enriquecer la comprensión del fenómeno del aborto legal tendría efectos de política pública que permitirían tomar tanto medidas correctivas como medidas para ampliar difusión, estado de implementación del derecho, reconocimiento, formación de los funcionarios”, explicó Martínez Londoño.