Pasar al contenido principal

Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero

Verdadero

Viernes, 23 Julio 2021

Eduardo Galeano sí habló de Cuba como un “país pobre y chiquito que no se doblegó a Estados Unidos”

Por Mónica Ospino Orozco

El autor de Las venas abiertas de América Latina dijo en repetidas ocasiones que admiraba la revolución cubana a pesar de sus errores. Verificamos una frase viral que circula en redes sociales.

El escritor uruguayo Eduardo Galeano, fallecido en el 2015, uno de los autores más reconocidos de esta parte del mundo y laureado por su obra emblemática Las venas abiertas de América Latina, fue al mismo tiempo admirador y crítico del régimen cubano.

Hoy, y en el contexto de las protestas que se viven en la isla, algunas de las frases pronunciadas por Galeano sobre Cuba a lo largo de su vida pública se han convertido en piezas virales de redes sociales.

Y una de las más compartidas por estos días en Facebook es aquella que dice: “Lo que les molesta de Cuba no son los errores de la revolución, que los hubo y los hay. Lo que no pueden realmente soportar es que un país pobre y chiquito no se doblegue ante el imperio. Eduardo Galeano”. Este post, según una herramienta a la que tenemos acceso por la el proyecto 3PFC, una alianza en la lucha contra la desinformación,  ya cuenta con más de 1.300 compartidos y 60.000 visualizaciones. 

Por eso, en Colombiacheck decidimos ponerle la lupa a la frase para identificar si en efecto el afamado escritor y periodista uruguayo la pronunció en algún momento.

Galeano, quien se declaró admirador de la revolución cubana, pero no por ello dejó de criticar sus excesos y errores, si usó en repetidas ocasiones una narrativa muy apegada a la frase que le atribuyen en redes sociales.

Por ejemplo, en esta entrevista dada al popular programa de la televisión uruguaya, Bajada de línea, el 4 de enero de 2012, con ocasión del lanzamiento de su libro Los hijos de los días, Galeano entre el minuto 24:07 y el 25:09 hace una reflexión sobre su reciente visita a Cuba y su experiencia tratando de acceder a internet, y narra cuando de repente le sale en su computador un mensaje de Google en el que le advierten que está tratando de acceder desde un país prohibido.

Y en ese contexto, le asegura a su entrevistador, Víctor Hugo Morales, que “Cuba es un país prohibido, no por sus defectos que son muchísimos, enormes… es un país prohibido porque es un ejemplo de dignidad, porque es un país chiquito y pobre que ha logrado sobrevivir a 12 presidentes de los Estados Unidos que se lo quisieron almorzar con cuchillo y tenedor y que además de ser un símbolo de dignidad es el país más solidario del mundo”.

También en su libro Espejos, una historia casi universal (2007), escribe el texto, Fidel, dedicado a Fidel Castro, líder de la revolución cubana y presidente de ese país por más de 50 años, y en ese texto, y asegura “...que su contagiosa energía fue decisiva para convertir una colonia en patria y que no fue por hechizo de Mandinga ni por milagro de Dios que esa nueva patria pudo sobrevivir a diez presidentes de los Estados Unidos, que tenían puesta la servilleta para almorzarla con cuchillo y tenedor”.

Mucho antes, en esta columna escrita para el diario El País de España y titulada A pesar de los pesares, el 30 de marzo de 1992, Galeano advertía “...Esa islita sometida a feroz estado de sitio, condenada al exterminio por hambre, se niega a dar el brazo a torcer. ¿Por dignidad nacional? No, no, nos explican los entendidos: por vocación suicida. Con la pala en alto, los enterradores esperan. Tanta demora los irrita”.

Tras estas evidencias y referencias concluimos que la frase que le atribuyen en redes sociales al ya fallecido escritor uruguayo, Eduardo Galeano, es cierta, pues es una narrativa que el autor utilizó en numerosas ocasiones para referirse a Cuba y a su revolución. 

 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 14 Julio 2021

Iván Duque atribuyó a la jueza Ruth Bader Ginsburg frases que nunca pronunció

Por Mónica Ospino Orozco

En un evento jurídico internacional al que fue invitado como orador, el Presidente citó frases que le atribuyó a la famosa magistrada estadounidense, ya fallecida, pero no encontramos rastro de que ella las hubiera pronunciado.

Entre el 5 y 6 de julio pasados, en Madrid, España se realizó la reunión internacional de la Asociación Mundial de Juristas (World Jurist Association, WJA) y uno de los invitados estelares de dicho encuentro, al lado del rey Felipe VI de España, fue el presidente de Colombia, Iván Duque.

El evento reunió a los abogados y juristas más destacados del mundo y tuvo como eje central un homenaje a la ya mítica jueza de la Corte Suprema de Estados Unidos, Ruth Bader Ginsburg (RBG), quien murió a los 87 años el 18 de septiembre de 2020, y a quien se reconoció “por su encomiable defensa de la igualdad de género y los derechos civiles a lo largo de su vida”, en el informe de prensa publicado por la WJA en su sitio web.

En el mencionado encuentro el presidente Duque intervino a través de videoconferencia durante unos minutos y en su discurso citó un par de veces lo que aparentemente eran frases de la famosa jueza, sin embargo, en Twitter, un seguidor de la vida y obra de RBG, el profesor y coordinador del Laboratorio de Diseño para la Justicia de la Universidad de los Andes, Santiago Pardo Rodríguez, aseguró que dichas citas no habían sido pronunciadas por la jurista estadounidense.

 

En particular el presidente Duque aseguró durante la primera parte de su intervención que “la juez Ginsburg inspiró a muchos sistemas jurídicos del planeta, incluido el nuestro y sus reflexiones sobre el estado [de] derecho fueron muy profundas y siempre logró argumentar algo incontrovertible y es el balance que debe tener siempre una sociedad en la protección inequívoca de los derechos, pero también la exigencia permanente a los ciudadanos en el cumplimiento de los deberes”.

Posteriormente Duque, antes de finalizar su intervención, insistió en que “el balance y el equilibrio entre derechos y deberes es la piedra angular de una democracia que está muchas veces amenazada por las tergiversaciones, las noticias falsas, y quienes pretenden, a través, de algoritmos amañados generar odio, división y fractura. Recordando a Ruth Grinsburg, ella siempre dijo: la libertad de elegir en una democracia está cimentada en la verdad y el derecho y la justicia son objetivas y siempre buscan la verdad”.

En Colombiacheck nos dimos a la tarea de buscar en detalle si las frases citadas por Duque, en efecto las pronunció alguna vez la magistrada Bader Ginsnburg en su larga y reconocida carrera judicial de 27 años en la Corte Suprema y cuyos pronunciamientos y sentencias la convirtieron en ícono feminista y progresista del máximo tribunal de justicia en Estados Unidos.

Consultamos con el profesor Pardo Rodríguez, quien se ratificó en que “la jueza Bader Ginsburg nunca aseguró eso del balance entre derechos y deberes entre Estado y ciudadanos y menos en el contexto en que el presidente Duque pretende centrarlo, en particular porque lo que ella siempre defendió es que la igualdad entre derechos y deberes era en relación con las situaciones abiertamente discriminatorias”. 

Y en ese sentido, uno de los famosos casos que RBG defendió ante la Corte Suprema en 1973, como abogada de los derechos de las mujeres, “el caso que acabó con el doble rasero de las ayudas del Ejército. Fue la demanda de la teniente Sharon Frontiero, que había visto cómo los subsidios a la vivienda que sus compañeros y esposas recibían de forma automática, le eran negados a ella y su marido. Ganó”, según lo relata este perfil de Ruth Bader publicado en el diario El País de España el 24 de febrero de 2019.

En dicho artículo también se describe cómo RBG ganó el caso de “Stephen Wiesenfeld, un joven viudo que quedó a cargo de un bebé. Cuando este pidió ayudas a la Seguridad Social para criar a su hijo, se las negaron porque estaban destinadas solo a mujeres. Ginsburg lo llevó al Supremo y volvió a ganar y marcar un punto de inflexión legal. Mostró que la discriminación por género era una lacra social, tanto para hombres como para mujeres” según la sentencia de la jueza.

Revisamos también varios artículos en los que se compilan algunas de las frases de la famosa magistrada como este del portal informativo de la BBC en español, titulado “Ruth Bader Ginsburg: 15 frases memorables de la emblemática magistrada de la Corte Suprema de EE.UU., cuya muerte amenaza con causar una crisis política” y ninguna de las frases allí consignadas coincide con las mencionadas por el presidente Duque.

Tampoco en este análisis publicado por Politico.com, que después de la muerte de Ruth Bader Ginsburg consultó con 20 analistas expertos el legado de la magistrada, quienes sopesaron sus principales logros como abogada y posteriormente como jueza y tampoco destaca ninguno las frases que Duque le atribuye: “Es el balance que debe tener siempre una sociedad en la protección inequívoca de los derechos, pero también la exigencia permanente a los ciudadanos en el cumplimiento de los deberes”.

De hecho uno de los analistas de dicho artículo, el profesor de la Universidad de Chicago, Geoffrey Stone, aseguró que RGB “protegió firmemente los derechos de los afroamericanos, las mujeres, los inmigrantes, los homosexuales y las lesbianas, las personas acusadas de delitos, los disidentes políticos y otros grupos de nuestra sociedad cuyos derechos e intereses son ignorados con demasiada frecuencia por una mayoría hostil o indiferente. Y se dedicó a la preservación de un sistema electoral justo, ya sea que el tema fuera la reforma del financiamiento de campañas, distritos legislativos controlados o expandir y preservar los derechos de voto”.

Frente a las posturas de RBG sobre de la democracia, el profesor Stone en su análisis precisa que la magistrada “Ginsburg sabía que la democracia puede ser la mejor forma de gobierno, pero reconoció que nuestra democracia tiene dos serias debilidades: una, un serio riesgo de que las mayorías ignoren los derechos e intereses de los miembros de las comunidades que consideran como el ‘otro’, y; dos, que las mayorías manipularán el proceso electoral para asegurar que mantendrán el control del proceso legislativo”.

También revisamos esta entrevista en vivo que la jueza concedió en la Universidad de Pensilvania en febrero de 2018, en la que habló en extenso de su batalla por la igualdad de derechos, de la lucha que como abogada y magistrada dio en pro de los derechos de las mujeres y de cómo la discriminación de las minorías afecta la vida de millones de personas en el mundo. De nuevo, tampoco se refirió en los términos que le atribuyó Duque en su intervención en la reunión The World Jurist, acerca del equilibrio entre deberes y derechos.

En este perfil que el profesor Pardo Rodríguez escribió para el diario El Espectador, deja claro, que en el largo recorrido de RBG en el quehacer de la justicia en Estados Unidos, y en casos como el “del Instituto Militar de Virginia [que] es uno de muchos donde Ginsburg estuvo en el lado correcto de la historia. Su defensa por los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, la protección de los migrantes y la libertad de expresión, entre muchos otros temas, son parte de su imborrable legado judicial. Pero su pragmatismo nunca fue sinónimo de silencio. Así como sus poderosas decisiones son famosas, sus muchos disensos con la posición mayoritaria de la Corte son reconocidos también”. 

Por último revisamos el libro My own words que es una compilación de los escritos y discursos más connotados de la jueza Bader Ginsburg, y que fue curado por Wendy Williams, fundadora de Equal Rights Advocates y profesora de la Universidad de Georgetown y Mary Hartnett, profesora adjunta del Law Center de la Universidad de Georgetown (biógrafas autorizadas de la jueza Bader Ginsburg) y tampoco encontramos rastro de las menciones hechas por el presidente Duque.

Asimismo, hicimos la búsqueda en inglés de las frases del presidente atribuidas a RBG, pero tampoco encontramos coincidencias.

Igualmente buscamos en el archivo del diario The New York Times y en el The Washington Post y tampoco hallamos referencias a las frases mencionadas por Duque. En Twitter incluimos la búsqueda de las frases, sin embargo, no aparecieron coincidencias.

Por último, consultamos a la Oficina de Prensa de la Presidencia de la República para preguntar acerca de las fuentes usadas para la mencionada intervención, pero no obtuvimos respuesta alguna.

Así que tras este análisis y las evidencias presentadas calificamos como falsas las frases que el presidente Duque le atribuyó a la fallecida magistrada estadounidense Ruth Bader Ginsburg.