Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Martes, 11 Agosto 2020

‘El mejor año del turismo’ fue 2019

Por José Felipe Sarmiento

Este es uno de los chequeos a las afirmaciones del presidente, Iván Duque, en su discurso del pasado 7 de agosto.

“Dos años después del 7 de agosto de 2018 vemos la evolución de Colombia en materia de emprendimiento, [...] logrando también el mejor año del turismo” en 2019, dijo el presidente, Iván Duque, en su discurso de conmemoración de los 201 años de la Batalla de Boyacá, aniversario que también marca la mitad de su gobierno.

Hay varios datos que confirman como cierta la afirmación del mandatario y con los que el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo ha sacado pecho desde febrero pasado. Sin embargo, la mayoría son cifras que vienen en crecimiento sostenido desde mucho antes y que todos los años llegan a un nuevo techo. En algunos casos, este aumento incluso se ha desacelerado. Por tanto, calificamos la frase como ‘verdadera pero’.

El principal argumento que da el gobierno es que la cifra de visitantes extranjeros no residentes llegó a 4,5 millones de personas en 2019. En 2018, el récord había sido de 4,2 millones (estas cuentas fueron ajustadas por esta administración para descontar la migración venezolana). Pero este aumento de 300.000 viajeros es ligeramente inferior al promedio de 350.000 adicionales que hubo en los cuatro años anteriores. Por tanto, también representa una proporción menor.

La experta en turismo Sandra Abreu Ortiz, gerente y socia de Avia Export, afirma que el récord de pasajeros “siempre es histórico porque siempre crece un poquito más” y, en ese sentido, “nada tiene de extraordinario”. De hecho, confirma que estos logros no solo responden a una tendencia histórica sino también internacional, señalada por la Organización Mundial del Turismo. No obstante, el 7 por ciento de aumento de Colombia en 2019 siguió estando por encima de los promedios regional y global, que fueron 2 y 3,8 por ciento respectivamente.

Por otro lado, la ocupación hotelera del 57,7 por ciento el año pasado es la más alta al menos desde 2006. A pesar de que, según el Centro de Información Turística de Colombia (Citur), viene en aumento desde 2013, el crecimiento de 1,3 puntos porcentuales en el último año sí es superior al promedio desde 2014, que era de 0,95 puntos anuales.

Los hoteles también recibieron 10,5 por ciento más plata que en 2018, un aumento superior a los que hubo desde 2017 y al promedio desde 2014. No obstante, el Ministerio destaca, además, los ingresos nominales de las agencias de viajes, que sí tuvieron una variación positiva de 3,7 por ciento en 2019, pero esta se redujo frente al año anterior, cuando fue de 4,7 por ciento.

Luego, el MinCIT menciona que se inauguraron 17 nuevas rutas aéreas internacionales, lo que concuerda con el informe de gestión anual de ProColombia pero no con lo que ha comunicado la Aeronáutica Civil, que es la encargada de autorizarlas. Según esta entidad, fueron 11 rutas internacionales las que entraron a operar en 2019.

Pese a esto, 2019 solo trajo al país 209.000 pasajeros aéreos internacionales más en vuelos regulares que 2018. Esto fue suficiente para pasar de los 7 millones y lograr otro récord, pero el año anterior hubo 687.000 nuevos viajeros y el promedio desde 2014 era de 473.544 personas adicionales cada año.

Para Abreu, la administración Duque “ha hecho cosas interesantes” en materia de turismo, pero no son necesariamente las cifras récord de visitantes desde el exterior. “Aprovechó el buen momento que estaba pasando Colombia”, dice, para visibilizar al país en el exterior y fortalecer la oferta, como lo hicieron sus antecesores. Pero también produjo el Plan Sectorial de Turismo, “que le dio un valor muy importante al mercado doméstico”, el cual no se puede medir con el dato de visitantes no residentes precisamente porque es el que generan las personas que ya viven en el país.

De modo que la calificación es ‘verdadera pero’ porque, si bien hay certeza sobre el buen desempeño del turismo en 2019 al compararlo con años anteriores, ese logro tiene poco de novedoso porque viene impulsado hace años. En cambio, la velocidad con la que crecieron algunas de las variables fue menor. Pero, sobre todo, es una afirmación basada sobre todo en un argumento que deja por fuera el mercado interno.

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Lunes, 06 Agosto 2018

Chequeo al balance final de Juan Manuel Santos

Por Colombiacheck

La semana pasada, los periódicos El Tiempo de Bogotá y El País de Cali publicaron entrevistas con el presidente saliente Juan Manuel Santos, en las que el mandatario hizo un balance de sus ocho años de gobierno. En Colombiacheck investigamos y chequeamos buena parte de sus afirmaciones en ambas entrevistas para ver qué partes de su balance fueron verdaderas, falsas, ligeras o aproximadas.

De las 36 afirmaciones de Santos que revisamos entre las dos entrevistas (El Tiempo y El País), encontramos que 19 eran verdaderas, cinco eran falsas, siete eran aproximadas (pues hacen falta datos para comprobarlas por completo) y cinco eran ligeras (pues son técnicamente verdad, pero tienen algún pero).

Abajo copiamos el extracto de la entrevista de Santos con Yamid Amat en El Tiempo en el que encontramos que había varias afirmaciones chequeables. Haga click en las frases subrayadas para visualizar nuestros chequeos.

Varios de los integrantes del nuevo gobierno han dicho que el suyo fue un gobierno corrupto y derrochón. ¿Qué opina?

¡De qué no me han acusado! Lo último es que estoy confabulado con James Bond, la reina Isabel y la Corte Suprema en un complot. ¡Hágame el favor! Sobre lo de gobierno derrochón y corrupto, mire:el gasto público hoy es inferior al del 2009 como porcentaje del PIB, y no hay un solo alto funcionario condenado por corrupción. En mi gobierno, el combate a la corrupción ha sido frontal.

¿Cuál considera que fue su mayor triunfo?

Sin duda, la paz con las Farc. Pero también me siento muy orgulloso de haber contribuido a reducir la pobreza y las desigualdades como nunca antes; de haber mejorado sustancialmente el acceso y la calidad de la educación al ponerla como prioridad presupuestal. Y la verdadera revolución en infraestructura que logramos... Pero lo importante, que es lo que busca todo gobernante, es que logré dejar un mejor país que el que encontré.

¿A qué se refiere concretamente?

Yo recibí un país en guerra; con asaltos, masacres y secuestros; recibí un país convulsionado por la acción de las Farc como guerrilla; encontré un país con alto déficit fiscal, desempleo en dos dígitos, sin grado de inversión que nos encarecía la deuda, con los principales tratados de libre comercio bloqueados. Aislado internacionalmente y con una desigualdad similar a la de Haití o Mozambique.

Entrego un país con la economía, las inversiones, la confianza y todos los indicadores fundamentales creciendo, en terreno positivo y en franca recuperación. El país de América Latina que más ha reducido la pobreza y las desigualdades.

Por otra parte, los llamados tres huevitos que le encomendó el expresidente Uribe: confianza inversionista, seguridad y cohesión social, ¿en qué estado los entrega?

Esos tres huevitos se convirtieron en gallos de pelea. ¿La confianza inversionista?Duplicamos la inversión extranjera directa y tenemos la tasa de inversión más alta de nuestra historia, 27 por ciento del PIB el año pasado. Es la más alta de América Latina. ¿La seguridad democrática?

No solo acabamos el conflicto más largo y doloroso de nuestra historia, sino que la tasa de homicidios fue el año pasado la más baja en más de 40 años. El Hospital Militar está prácticamente vacío; hemos limpiado de minas antipersona más de 264 municipios. La extorsión y el secuestro están en los niveles más bajos en décadas.

¿La cohesión social?

Redujimos la pobreza como nunca antes. 5,4 millones de personas salieron de la pobreza en estos ocho años. La salud la convertimos en un derecho fundamental, con cobertura universal con los mismos tratamientos para todos. Decretamos la gratuidad de la educación pública del grado 0 al 11 y le dimos, por primera vez en la historia, el primer lugar a la educación en el presupuesto nacional.

Se crearon 3,5 millones de nuevos empleos, la mayoría formales, con lo cual por primera vez hay más empleo formal que informal. Todas esas políticas se tradujeron en que ahora hay menos desigualdad entre los colombianos que hace ocho años. Según la Cepal, fuimos tambiénel país de América Latina que más redujo la desigualdad.

 

Y más abajo copiamos un extracto de la entrevista que hizo Santos con la redacción de El País. De nuevo, haga click en las frases subrayadas para visualizar nuestros chequeos. (Algunas de estas afirmaciones ya quedaron chequeadas en la entrevista con El Tiempo y no las repetimos aquí).

Los hechos están ahí. Entrego un país sin las Farc. Miles de vidas se han salvado gracias al acuerdo de paz. Sacamos a 5,4 millones de colombianos de la pobreza y redujimos la pobreza extrema a la mitad.

Fuimos el país de América Latina que más redujo las desigualdades.

Convertimos la educación en la prioridad y construimos más de 30.000 aulas en todo el país, hicimos de la salud un derecho y alcanzamos la cobertura universal.

Prometí 100.000 viviendas gratis y entregamos 273.000. En total, 1.750.000 casas se construyeron en estos ocho años.

Todo el país está en obra gracias a la revolución de la infraestructura: 1400 kms. de dobles calzadas, el doble de lo que se había construido en toda la historia de Colombia. Dejamos 56 aeropuertos renovados y modernizados. Entrego una economía mucho más sólida, diversificada y competitiva. Creamos 3,5 millones de empleos, de los cuales 70% son formales.