Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Martes, 11 Agosto 2020

‘El mejor año del turismo’ fue 2019

Por José Felipe Sarmiento

Este es uno de los chequeos a las afirmaciones del presidente, Iván Duque, en su discurso del pasado 7 de agosto.

“Dos años después del 7 de agosto de 2018 vemos la evolución de Colombia en materia de emprendimiento, [...] logrando también el mejor año del turismo” en 2019, dijo el presidente, Iván Duque, en su discurso de conmemoración de los 201 años de la Batalla de Boyacá, aniversario que también marca la mitad de su gobierno.

Hay varios datos que confirman como cierta la afirmación del mandatario y con los que el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo ha sacado pecho desde febrero pasado. Sin embargo, la mayoría son cifras que vienen en crecimiento sostenido desde mucho antes y que todos los años llegan a un nuevo techo. En algunos casos, este aumento incluso se ha desacelerado. Por tanto, calificamos la frase como ‘verdadera pero’.

El principal argumento que da el gobierno es que la cifra de visitantes extranjeros no residentes llegó a 4,5 millones de personas en 2019. En 2018, el récord había sido de 4,2 millones (estas cuentas fueron ajustadas por esta administración para descontar la migración venezolana). Pero este aumento de 300.000 viajeros es ligeramente inferior al promedio de 350.000 adicionales que hubo en los cuatro años anteriores. Por tanto, también representa una proporción menor.

La experta en turismo Sandra Abreu Ortiz, gerente y socia de Avia Export, afirma que el récord de pasajeros “siempre es histórico porque siempre crece un poquito más” y, en ese sentido, “nada tiene de extraordinario”. De hecho, confirma que estos logros no solo responden a una tendencia histórica sino también internacional, señalada por la Organización Mundial del Turismo. No obstante, el 7 por ciento de aumento de Colombia en 2019 siguió estando por encima de los promedios regional y global, que fueron 2 y 3,8 por ciento respectivamente.

Por otro lado, la ocupación hotelera del 57,7 por ciento el año pasado es la más alta al menos desde 2006. A pesar de que, según el Centro de Información Turística de Colombia (Citur), viene en aumento desde 2013, el crecimiento de 1,3 puntos porcentuales en el último año sí es superior al promedio desde 2014, que era de 0,95 puntos anuales.

Los hoteles también recibieron 10,5 por ciento más plata que en 2018, un aumento superior a los que hubo desde 2017 y al promedio desde 2014. No obstante, el Ministerio destaca, además, los ingresos nominales de las agencias de viajes, que sí tuvieron una variación positiva de 3,7 por ciento en 2019, pero esta se redujo frente al año anterior, cuando fue de 4,7 por ciento.

Luego, el MinCIT menciona que se inauguraron 17 nuevas rutas aéreas internacionales, lo que concuerda con el informe de gestión anual de ProColombia pero no con lo que ha comunicado la Aeronáutica Civil, que es la encargada de autorizarlas. Según esta entidad, fueron 11 rutas internacionales las que entraron a operar en 2019.

Pese a esto, 2019 solo trajo al país 209.000 pasajeros aéreos internacionales más en vuelos regulares que 2018. Esto fue suficiente para pasar de los 7 millones y lograr otro récord, pero el año anterior hubo 687.000 nuevos viajeros y el promedio desde 2014 era de 473.544 personas adicionales cada año.

Para Abreu, la administración Duque “ha hecho cosas interesantes” en materia de turismo, pero no son necesariamente las cifras récord de visitantes desde el exterior. “Aprovechó el buen momento que estaba pasando Colombia”, dice, para visibilizar al país en el exterior y fortalecer la oferta, como lo hicieron sus antecesores. Pero también produjo el Plan Sectorial de Turismo, “que le dio un valor muy importante al mercado doméstico”, el cual no se puede medir con el dato de visitantes no residentes precisamente porque es el que generan las personas que ya viven en el país.

De modo que la calificación es ‘verdadera pero’ porque, si bien hay certeza sobre el buen desempeño del turismo en 2019 al compararlo con años anteriores, ese logro tiene poco de novedoso porque viene impulsado hace años. En cambio, la velocidad con la que crecieron algunas de las variables fue menor. Pero, sobre todo, es una afirmación basada sobre todo en un argumento que deja por fuera el mercado interno.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Martes, 20 Febrero 2018

¿Bebés endeudados? Benedetti y sus datos inflados sobre deuda externa

Por Juan Sebastián Jiménez

El candidato al Senado aseguró que cada niño en Colombia nace con una deuda de $10 millones, en virtud de que la deuda externa del país asciende, según él, a $490 billones. Colombiacheck investigó y descubrió que ambas afirmaciones están infladas.

En su campaña al Senado, Armando Benedetti ha convertido su cuenta de twitter en un canal para difundir sus propuestas. Y con ese fin ha promovido hashtags como #HablemosDeDesigualdad para decir qué hará ante este problema, ya que, de acuerdo con el Banco Mundial, Colombia es el segundo país más desigual del continente.

El pasado 8 de febrero Benedetti trinó que “en el 2010 la deuda externa ascendía a 230 billones de pesos y en 2017 subió a 490. Se los digo en otras palabras, ¡cada niño nace debiendo hoy en el país alrededor de 10 millones de pesos!”. Declaración que acompañó con una imagen de unos niños en un cambuche y del ya mencionado hashtag. Colombiacheck verificó esta publicación y encontró que ambos datos son inflados.

 

 


Primero, en lo que tiene que ver con deuda externa, esta no es de $490 billones sino de 123.927 millones de dólares, de acuerdo con el último informe del Banco de la República, con corte a noviembre de 2017; es decir: alrededor de $358 billones de pesos, conforme al cambio actual. Mejor dicho: una diferencia de $132 billones con respecto a lo que dice Benedetti. Esta deuda se divide en dos: 72.178 millones de dólares de deuda pública, unos $209 billones, que es lo que el Estado debe en el exterior y 51.749 millones de dólares de deuda privada, unos $149 billones, que es lo que los particulares deben a acreedores internacionales. Esto representa, en sentido estricto, el 39.8% del Producto Interno Bruto.

 

 

Benedetti casi le atina al decir que entre 2010 y 2017 la deuda aumentó $260 billones. En realidad aumentó $234 billones ya que, en 2010, era de 64.792 millones de dólares; es decir: $124 billones, conforme al precio del dólar de diciembre de ese año: el 22.6% del PIB de 2017.

De hecho, en un rango más amplio, entre 2007 y 2016 hubo un aumento del 161%, de acuerdo con un informe del Observatorio Empresarial de la Escuela de Administración de la Universidad del Rosario. Debido, en parte, a las variaciones que ha habido en el precio del dólar y del petróleo, como se lo explicaron varios analistas a El Colombiano, en noviembre de 2016, en momentos en los que la oposición uribista criticaba al gobierno por este aumento.

En ese momento, Colombia era -según el Observatorio- el sexto país más endeudado del continente; no obstante, el tamaño de su deuda externa, en relación con su PIB, es similar al de la región, en general. La deuda combinada representa el 37% del PIB combinado del continente, de acuerdo con el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica.

La segunda parte del trino -es decir, que cada niño que nace en Colombia lo hace debiendo 10 millones de pesos- también se aleja de la realidad. Si se toma el total de la deuda y se divide entre los 49,3 millones de colombianos que hay, de acuerdo con el DANE, da un aproximado de $7.200.000 por persona.

Por otra parte, no es del todo correcto repartir esa deuda entre todos los habitantes del país, pues sólo nos correspondería pagar juntos la deuda pública. La privada es responsabilidad de cada persona o empresa que la adquirió. En este caso, el promedio por persona daría alrededor de 4 millones de pesos.

En un artículo del 20 de octubre de 2017, la revista Dinero -con base en un informe de la EAE Business School, de Barcelona- aseguraba que la deuda externa por persona era de 2.319 euros; es decir, $6.957.000, al precio del euro en ese momento. Sea como sea, no se acerca a los $10 millones de deuda que acusa Benedetti.

Aquí una explicación resumida de las cifras:

Desarrollado por Colombiacheck en Biteable.

 

¿Una confusión?

Colombiacheck le preguntó a Benedetti de dónde sacó la cifra y este dijo que del Ministerio de Hacienda y de “dos PhD en economía de la Sociedad Colombiana de Economistas”. Al pedirle el nombre de los mencionados doctores, Benedetti dijo que no podía brindarlos.

Revisando informes del Ministerio de Hacienda y buscando testimonios que validaran la afirmación de Benedetti, Colombiacheck se encontró con una noticia que explicaría una posible equivocación del candidato a senador.

El 22 de agosto de 2017, Dinero publicó un artículo titulado “En Colombia cada niño al nacer ya debe en promedio $9,7 millones”. El autor de la nota llegaba a esta cifra al sumar la deuda pública externa en ese momento, 217 billones de pesos, y la deuda interna (es decir: lo que se le debe a acreedores nacionales) que ascendía, en ese entonces, a $265 billones. Lo que da un total de $482 billones que, divididos en la población, dan los $9.7 millones por persona.

Puede que Benedetti se haya confundido por esta nota. Son tantos conceptos que, para que se entienda la posible equivocación, vale la pena aclarar lo siguiente:

La deuda externa -valga reiterarlo- se compone de la deuda pública, que es lo que el Estado le debe a bancos y organizaciones internacionales, y de la deuda privada, que es lo que las empresas y particulares colombianos les deben a esas mismas entidades. Mientras que la deuda interna es lo que el Estado le debe a acreedores nacionales; es decir, a personas y entidades colombianas.

Por eso mismo, para que el trino de Benedetti fuera acertado debería decir -por ejemplo- que cada niño que nace en Colombia lo hace debiéndoles a bancos y organizaciones internacionales unos $4.200.000, que es el resultado de tomar la deuda externa pública (sin incluir la privada), $209 billones, y dividirla en 49,3 millones de personas.

¿El vaso medio lleno o medio vacío?

Sin embargo, para el director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos, el economista Jorge Restrepo, el problema del trino no es que sea equivocado sino que es “demagógico”.

“¿Cada niño nace debiendo hoy en el país alrededor de $10 millones? ¿O cada niño nace en un hospital que no tuvo que pagar, atendido por un doctor y una enfermera que no tuvo que pagar antes de nacer y llegando al hospital en una carretera que no pagó y la capacidad de disfrutar de escuelas y parques que no pagó y que ‘sólo’ costaron $10 millones?”, dijo Restrepo.

Y agregó que “es la demagogia del que sólo ve un acumulado de deuda. Colombia tiene una gran riqueza pública, unos bienes públicos que nos han costado, y que es justo que debamos costear. Por otra parte, no hay un problema de capacidad de pago, ni de mal uso de recursos -en el agregado- de esa deuda que se contrajo. ¿Acaso no es correcto que el Estado se endeude públicamente para proveer esos bienes colectivos, de los que ningún niño que nace en Colombia será excluido en su goce?”.

Para Carlos Sepúlveda, decano de Economía de la Universidad del Rosario, el problema es que Benedetti mezcla “peras con manzanas” y que, finalmente, esa deuda se contrajo para obtener unos activos, por lo que la frase, en su criterio, es por lo menos engañosa. Sea como sea, la afirmación no es verdadera, pese a la posibilidad de que haya sido producto de una equivocación por parte del congresista.

Adenda

Después de realizada esta publicación, el senador admitió que cometió un error "de digitación. Estábamos hablando de la deuda pública bruta del sector público no financiero. Sin embargo, no quiere decir que lo dicho no sea cierto. 490 billones divididos en casi 50 mill de colombianos da una deuda a c/u de alrededor de 10 mill (...) Es más, en este momento mientras les estoy respondiendo los bebés que están naciendo abren sus ojos con esa deuda" y adjuntó un informe del Banco de la República al respecto. Sin embargo, cuando lo contactamos para este chequeo no mencionó esa confusión.