Pasar al contenido principal
Miércoles, 14 Noviembre 2018

El video publicado por Katherine Miranda sí corresponde con la realidad

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

La Representante subió un video a Facebook en el que se muestran los impactos que deja la minería ilegal en la zona del Bajo Cauca. Miranda visitó la región invitada por WWF.

Hace un mes, exactamente el 6 de octubre de este año, Katherine Miranda, representante a la Cámara por Bogotá, subió un video a su cuenta de Facebook de un sobrevuelo en el que se ve una zona casi desértica, fuertemente impactada.

Según el post de la representante, lo que se muestra en las imágenes corresponde a “suelos muertos, llenos de mercurio, sin vida, inhabitables”, producto de la minería en El Bagre, Antioquia.

Colombiacheck decidió revisar esta publicación en conjunto con nuestros colegas de AJ+ Verifica, en México.

Lo que encontramos es que las imágenes son reales y coinciden con el lugar mencionado por la representante Miranda. La única precisión que habría que hacer al respecto es que corresponden a impactos medioambientales causados por la minería ilegal, que tiene fuerte presencia en la región del bajo Cauca antioqueño. Y que, en efecto, la minería ilegal hace uso del mercurio para separar el oro de otros materiales (a partir de este año su uso está prohibido para la minería en Colombia).

Para determinar la veracidad del video, consultamos en primer lugar a la misma representante Katherine Miranda y conseguimos hablar con su jefe de prensa, Ana María Forero. Esta última le dijo a Colombiacheck que el video fue hecho el mismo sábado 6 de octubre en una visita al municipio de El Bagre, en el bajo Cauca antioqueño, “atendiendo una invitación de la WWF (World Wildlife Fund) Colombia”.

Junto a Miranda fue también el representante por Bogotá del Partido Verde, Mauricio Toro, de acuerdo con Forero.

Para contrastar la información dada a Colombiacheck por parte de la jefe de prensa de Miranda, recurrimos una vez más a InVID, una extensión de navegadores web que ayuda a buscar metadatos de videos. Pasamos el video de Miranda por la herramienta y esta nos arrojó un par de capturas de imagen que se correspondieron con otros dos videos.

El primero, nos condujo a la página de Facebook del programa ‘Nos cogió la noche’, de Cosmovisión, un canal de televisión con sede en el departamento de Antioquia. Y el segundo, a la cuenta de YouTube del mismo canal televisivo.

En ambos casos el video se subió a las correspondientes redes sociales el 8 de octubre de este año; dos días después de que lo hiciera la representante Miranda.

Lo que encontramos en la descripción de ambos videos es que las imágenes son de un sobrevuelo realizado por congresistas en el municipio de El Bagre, Antioquia. Allí, según Cosmovisión, los funcionarios “se encontraron con un panorama desolador. Irreparables daños causados por la minería”.

Hablamos con Ana María Bernal, directora de comunicaciones de Mineros S.A., un grupo empresarial colombiano dedicado a la exploración y explotación de metales preciosos (principalmente oro), de acuerdo a la información de su página web.

Esta compañía realiza sus labores extractivas en Colombia en los municipios de El Bagre y Zaragoza. Según tanto Bernal como Andrés Oquendo, exdirector de comunicaciones de la misma empresa, las imágenes mostradas por la representante Miranda sí corresponden a la región del bajo Cauca.

Además, Bernal confirmó que Mineros S.A. fue informada de que los congresistas Toro y Miranda estarían en la región por esas fechas.

Oquendo, por su parte, hace la claridad de que lo que muestra el video es en relación con la explotación ilegal de oro que se viene realizando en la región desde hace ya muchos años.

Ahora bien, buscando más información sobre el tema, Colombiacheck encontró un artículo publicado en el medio digital KienyKe, escrito por la misma representante Miranda, relacionado con el tema e ilustrado con fotografías similares a lo presentado en el video

El artículo, titulado ‘Que pare el saqueo’ fue publicado el 23 de octubre de este año y empieza contando lo que ya nos había mencionado Ana María Forero: que Miranda estuvo en la región atendiendo a una invitación hecha por la WWF “para visitar el bajo Cauca Antioqueño y ver los efectos de la minería ilegal en El Bagre”.

 

En colaboración con AJ+ Verifica, realizamos una versión en imagen de este chequeo. Siéntanse libres de compartirla con todos sus contactos y en todas sus redes:

 

Chequeo infografía sobre contaminación por minería en Antioquia
 

Domingo, 09 Septiembre 2018

Es engañoso decir que por cada árbol talado, la alcaldía planta ocho

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Al día de hoy se han talado 10.714 árboles en el espacio público de Bogotá. Y en el mismo espacio, sólo se han sembrado 23.287; es decir que existe una relación de dos árboles sembrados por cada uno talado.

Cuarenta y seis árboles fueron talados en la noche del pasado 30 de agosto. Y solo eso bastó para que la comunidad hablara de ‘arboricidio’, se movilizara activamente por la protección de estos seres vivos y consiguiera que el Jardín Botánico suspenda temporalmente estas actividades.

Pero cuando la discusión estaba aún al rojo vivo, la alcaldía de Enrique Peñalosa salió al paso al tema y publicó una nota de prensa que se titula: ¿Sabía que la Alcaldía planta ocho árboles por cada uno que tala?

Esta nota fue difundida también a través de las redes sociales de la entidad.

 

 

Sin embargo, lo que encontró Colombiacheck al hablar con expertos y revisar la información es que la cifra es Engañosa.

Colombiacheck le consultó al Jardín Botánico José Celestino Mutis de Bogotá de dónde provino la cifra usada por la Alcaldía sobre la relación de ocho árboles plantados por cada uno talado.

Yamid Saldaña, vocero de la entidad, confirmó que correspondía a los datos del PlanT, en en el que se registran un total de 86.361 árboles plantados.

Datos Plan T de la Alcaldía de Bogotá

*Captura de pantalla hecha el jueves 6 de septiembre de 2018.

Frente al dato de árboles talados, la nota de prensa de la Alcaldía hace la precisión de que “la tala es la última medida a la que se llega, y se ejecuta cuando el árbol presenta enfermedades y afectaciones irreversibles. De hecho, de las últimas tres administraciones, esta es la que menos árboles talados registra” (esta última afirmación ya fue desmentida por Vice en otro artículo).

El número de árboles talados en esta administración que da la nota, y que replica el mismo alcalde a través de un trino, es de 10.714.

 

 

Y según informó la Secretaría de Ambiente, estos árboles han sido talados en el espacio público de la ciudad.

Ahora bien, como ya lo contó Colombiacheck en una nota anterior (vea Peñalosa dice verdades a medias sobre la arborización de Bogotá), frente a las cifras de los árboles plantados en el PlanT, el ítem de ‘Espacio público’ cuenta los árboles plantados en espacio público no administrado, como separadores de vías y andenes.

Los ‘replantes’ son árboles que planta el Jardín Botánico pero que, por distintas razones, no se logran desarrollar y mueren. De manera que, en esos casos, la entidad tiene que volver a plantarlos.

Esto quiere decir que los 10.938 árboles que aparecen en el ítem de “replantes”, son árboles que se sembraron dentro del ‘espacio público’ y que, ante su muerte, el Jardín Botánico tiene que reemplazar, de acuerdo con las funciones que tiene la entidad establecidas en el decreto 984 de 1998.

Y lo que esto indica, además, es que al Jardín Botánico se le está muriendo el 47% de los árboles que siembra en el espacio público. Un número alarmante, de acuerdo con Herman Martínez Gómez, exdirector del Jardín Botánico (2008-2010), pues, según él, el dato histórico de replantes siempre había estado alrededor del 10%.

Los otros dos ítems señalados dentro de la información del PlanT (espacio privado y restauración ecológica), no corresponden al área urbana de la ciudad que administra el Jardín Botánico desde su oficina de arborización, como también fue mencionado en la nota anterior.

De modo que, como nuevos árboles plantados, mezclando todo lo que siembra el Jardín Botánico, solo se cuentan 76.023, restando los 10.938 que han sido replantados. Pero en relación a los 10.714 talados, los que entran a hacer la compensación son única y exclusivamente los 23.287 señalados en el ítem de ‘espacio público’. Lo que quiere decir que frente a los árboles talados no hay una relación de ocho a uno (ocho árboles plantados por cada uno talado), sino de apenas dos a uno.

“Si no decimos el qué ni el dónde, los indicadores pueden engañar”, sostiene Germán Andrade, experto en temas de gestión de ecosistemas y conservación de biodiversidad, quien confirma que los valores dados deben corresponderse para hablar de una verdadera compensación.

Por otro lado, aunque no es muy clara la normativa sobre la compensación que se debe hacer por tala de árboles (cuántos árboles sembrar por cada individuo talado), esta cifra también muestra que el Jardín Botánico ha talado casi el mismo número de árboles que se le están muriendo en el espacio público. Y está contando como nuevas siembras en la ciudad los árboles que ha donado e instalado en espacio privado y zonas de reserva forestal.

Recomendaciones internacionales

Como se ha registrado en algunos medios nacionales, la Organización Mundial de la Salud recomienda a las grandes ciudades tener un árbol por cada tres habitantes para tener un aire de mejor calidad.

Según el Sistema de Información para la Gestión del Arbolado Urbano de Bogotá (Sigau), la capital tiene aproximadamente 1’272.000 árboles. Y de acuerdo con el informe Bogotá Cómo Vamos, en el Distrito habitan 7’890.001 personas. Lo cual quiere decir que en Bogotá hay un árbol cada 6,20 habitantes.