Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 23 Septiembre 2021

Greta Thunberg nunca ha invitado ‘a los chinos a dejar de usar palillos’

Por José Felipe Sarmiento

No existe ningún registro de ese supuesto pronunciamiento de la activista sueca. La frase se le atribuye en publicaciones de redes sociales en las que se asegura que su propósito era “salvar árboles”.

Una foto de la ambientalista sueca Greta Thunberg aparece en una publicación de Facebook en la que se dice que ella “invitó a los chinos a dejar de usar palillos para salvar los árboles”. Según el mismo mensaje, “los chinos le han pedido a ella y a sus amigos que vuelvan a la escuela, donde aprenderán que los palillos en China están hechos de bambú, ¡y el bambú en China es una hierba! Los chinos también invitaron a Greta y a sus amigos a no limpiarse el trasero con papel higiénico ¡porque está hecho de árboles!”.

Pantallazo de la publicación en Facebook sobre Thunberg y los palillos

El mensaje fue reportado como una posible noticia falsa por los usuarios de la red social, de manera que entró a su programa de verificación de datos independiente (3PFC). Ya que Colombiacheck es uno de los medios que forman parte de esa alianza, tiene acceso a una herramienta donde aparecen los contenidos sospechosos señalados por la gente.

En este caso, la atribución de esas palabras a la activista efectivamente es falsa. No hay ningún registro que confirme ese supuesto pronunciamiento. Por el contrario, desinformaciones similares que circulan al menos desde enero de 2020 han sido desmentidas desde marzo del mismo año por verificadores en diferentes países e idiomas.

Entre quienes han llegado a esta conclusión están Maldita de España, Snopes de Estados Unidos, Reuters del Reino Unido, Faktisk de Noruega, Aktuellt Fokus, justamente de Suecia, y Factcheck de Kirguistán. Incluso el equipo de comunicaciones de Thunberg le respondió a la agencia francesa AFP que ella “nunca hizo tal declaración”.

La mayoría de las verificaciones coinciden en que, al buscar esta desinformación en inglés con los términos “Greta Thunberg” y “chopsticks” (“palillos chinos”) en Google, el resultado más antiguo es un trino de la usuaria @Geoloong del 14 de enero de 2020. Sin embargo, el mensaje apenas ha sido retrinado siete veces en 20 meses.

Pantallazo de trino de enero de 2020 con desinformación sobre Thunberg y palillos

Por otro lado, Snopes encontró la historia en el portal humorístico Joe-ks.com (según su sección de preguntas frecuentes, el nombre del sitio es una variación de la palabra ‘joke’, que significa ‘broma’ en inglés, con el nombre de su creador, Joe). Esta página no tiene fecha de publicación, pero Colombiacheck usó una búsqueda avanzada de Google para comprobar que el artículo existe al menos desde el 13 de enero de 2020, un día antes de la publicación en Twitter.

Pantallazo de la búsqueda por "Greta chopsticks" en Joe-ks.com

La sátira o humor es una de los tipos de desórdenes informativos identificados por la investigadora Claire Wardle, fundadora de la iniciativa de verificación First Draft. En estos casos, algunas audiencias confunden este tipo de contenidos con intenciones humorísticas como verdaderos, compartiéndolos sin intención de dañar o confundir.

Una consulta por las noticias reales que había sobre la joven por esos días da cuenta de la expectativa por su aparición ante el Foro Económico Mundial de Davos, Suiza, que empezaría el 21 de enero. También se hablaba sobre su reclamo al tenista Roger Federer por aceptar financiación de un banco ligado a la explotación de combustibles fósiles.

Esa misma semana, apareció una pregunta sobre la desinformación en la red social Quora: “¿Qué piensan de que Greta Thunberg pida a China prohibir los palillos?”. La respuesta más antigua es del 16 de enero de 2020. En ella, el usuario Ryan Hart afirmaba que no había encontrado ninguna fuente de esa supuesta afirmación y señalaba que en China ya existía presión desde hacía al menos una década para prohibir los palillos de un solo uso.

Según explicó, “aunque el bambú crece muy rápido, están llegando de forma acelerada al punto en el que no lo podrán cultivar con la velocidad suficiente para satisfacer la demanda”. En efecto, una nota de la BBC en 2006 ya informaba sobre la creación de un impuesto a esos productos en el país asiático y señalaba que “han sido un objetivo de los ambientalistas chinos durante mucho tiempo”.

A pesar de esto, el comentario más popular sobre la pregunta de Quora es de un usuario chino que la respondió con indignación el 4 de abril de 2020. “¿Por qué no les pidió primero a los países occidentales que dejen de usar tenedores y cuchillos?”, reclamó, con el argumento de que la producción del acero con el que se fabrican algunos de estos cubiertos consume más recursos y genera más gases de efecto invernadero que la madera.

Lo que pasó entre enero y abril fue que la desinformación se difundió mucho más en sitios de internet de Rusia. Los términos “palillos chinos” y “Greta Thunberg” en ruso todavía arrojan varios de esos resultados en Google (1, 2, 3, 4, 5, 6), incluyendo una publicación de marzo de 2020 en la red social Pikabu, similar a la estadounidense Reddit, que fue marcada como falsa por los moderadores de contenido de la plataforma. También hay uno de Kazajistán.

Fue así como la falsedad pasó de una broma y un trino con apenas 30 interacciones a la difusión mundial. Varias de estas páginas rusas enlazan como fuente al portal Social Media News (SM), pero llevan a artículos que ya no existen. Una de estas direcciones sí contiene un título que coincide con el que usaron algunos de los blogs: “Greta Thunberg sugirió que los chinos abandonen tradiciones centenarias”.

Pantallazo de página borrada de SM con URL que coincide en términos con la de Rambler

Pantallazo de nota de Rambler sobre Thunberg y palillos con URL que coincide en términos con la de SM

En cambio, otra de las páginas de SM supuestamente relacionadas resultó ser una receta para una ensalada, según lo que encontraron otros verificadores. Colombiacheck probó el enlace, pero ahora también está roto.

Finalmente, hay que decir que las imágenes que acompañan esta historia falsa, incluida la del mensaje reportado en Facebook 3PFC, provienen del discurso que dio Thunberg en la Cumbre de Naciones Unidas sobre la Acción Climática de 2019. El trino del 14 de enero de 2021 incluso utiliza una animación GIF con la famosa frase que pronunció ese día: “¡Cómo se atreven!”.

No sobra decirlo: en esa intervención de cuatro minutos y medio no hubo ni una sola palabra sobre los palillos chinos.

Una búsqueda avanzada en Twitter muestra que las críticas de Thunberg a China en realidad tienen que ver con sus elevadas emisiones de gases de efecto invernadero, las más altas del mundo. Eso sí le ha traído críticas desde ese país.

“Sí, China está clasificada como una nación en desarrollo por la Organización Mundial del Comercio, ellos fabrican muchos de nuestros productos, etcétera. Pero eso, por supuesto, no es excusa para arruinar nuestras condiciones de vida presentes y futuras. No podemos resolver la crisis climática a menos que China cambie drásticamente su curso”, trinó la joven el 8 de mayo de 2021.

El diario Global Times, medio propagandístico a favor del gobierno chino, respondió con un artículo en el que recogía opiniones en línea contra la joven. Según el reporte, “la criticaron por su ‘hipocresía’, afirmaron que era una ‘activista ambiental selectiva’ y ‘con doble estándar’. Muchos también dijeron que era una ‘mascota’ de los políticos occidentales”. A pesar de esto, ni siquiera allí se hace mención de las supuestas críticas a los palillos.

Thunberg nunca hizo la supuesta invitación a dejar de utilizar esos tradicionales utensilios, por lo que las publicaciones que le atribuyen ese pronunciamiento son falsas. Su enfrentamiento con las autoridades chinas es mucho más profundo.

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Sábado, 30 Mayo 2020

Las emisiones de CO2 sí se han reducido en un 8% en los primeros cuatro meses de 2020 debido al confinamiento por el COVID-19

Por Laura Castaño Giraldo

El Centro de Investigaciones Internacionales sobre el Clima, con sede en Noruega, confirma a través de un estudio revisado por pares que las toneladas de CO2 en la atmósfera se redujeron entre enero y abril.

En Twitter empezó a circular un video con varias afirmaciones provenientes del “Centro Internacional en el Estudio del Cambio Climático”, relacionadas con la reducción de las emisiones de CO2 en el planeta como consecuencia de las medidas de confinamiento adoptadas por los diferentes países. 

Como eran varias, decidimos hacer de este un chequeo múltiple en el que las verificamos una por una. 

Empezamos por buscar la página oficial de la institución que supuestamente lo dijo para ver si, en realidad, se había pronunciado al respecto. 

La encontramos. Sus siglas en inglés son CICERO y corresponden al Center for International Climate Research (Centro de Investigaciones Internacionales sobre el Clima), que es “el instituto más importante de Noruega para la investigación interdisciplinaria sobre el clima”. 

En su buscador pusimos palabras, en inglés, relacionadas con nuestra investigación, como ‘CO2’, ‘disminución’ y ‘COVID-19’, y dimos con una nota de prensa del 19 de mayo de 2020 titulada “Las emisiones globales de CO2 disminuyeron un 17% en medio del cierre por coronavirus”. En ella se resumen los resultados que se muestran en un artículo de investigación que publicaron los científicos Glen Peters y Robbie Andrew, bajo la dirección de la profesora Corinne Le Quéré, de la Universidad de Anglia del Este, en la revista científica Nature Climate Change. 

Optamos por poner nuestra atención en este artículo científico porque, como lo señala el CICERO, “este es el primer estudio revisado por pares sobre los efectos de los cierres por coronavirus en las emisiones de CO2”.

Con esto, revisamos varias de las afirmaciones que se hacen en el video:

“La reducción en la emisión de dióxido de carbono de todo el planeta, que generó la pandemia de COVID-19, ha sido del 8% en solo 4 meses”.

CALIFICACIÓN

Esto lo calificamos como verdadero, pero, pues las cifras son correctas pero hay que tener en cuenta algunos aspectos contextuales.

Lo primero es que el análisis “se realizó en 69 países, 50 estados estadounidenses y 30 provincias chinas, que representan el 85% de la población mundial y el 97% de las emisiones mundiales de CO2” (p.2). Esto significa que el análisis sacó una conclusión general al afirmar que las emisiones de CO2 se redujeron en todo el planeta porque revisó la mayoría de las fuentes, pero no hay que olvidar que un 3% de estas fuentes quedó por fuera del estudio.

Lo segundo es que es cierto que hubo una reducción del 8% en las emisiones de CO2, si se comparan los primeros cuatro meses de este año, con los mismos meses de 2019. El artículo explica que “la variación total de las emisiones hasta finales de abril se estima en -1.048 millones de toneladas de CO2, lo que equivale a una disminución de -8,6% respecto a enero-abril de 2019” (p.4). Es decir, el porcentaje sí corresponde, siempre y cuando lo comparemos con los datos del primer cuatrimestre de 2019. 

Recordemos también que esa cifra nace de analizar en conjunto las emisiones de CO2 desde enero hasta abril de 2020. Pero el resultado es distinto si miramos los datos de las emisiones diarias durante esos cuatro meses. En ese caso, “la caída más alta se observó el 7 de abril, cuando las emisiones diarias disminuyeron un 17% en comparación con la media diaria de 2019”, resume la nota de prensa.

En este video, Glen Peters, director de investigaciones del CICERO, explica las cifras y otros aspectos que hicieron parte de los hallazgos:

“Esto podría ayudar a modificar la inercia que actualmente conduce al planeta a una elevación sin control de la temperatura”. 

CALIFICACIÓN

No encontramos esta frase en el artículo ni en ningún otro comunicado del CICERO. Tampoco en sus redes sociales.

Lo que sí hallamos son algunos apartados que afirman que los cambios que se han presentado por el COVID-19 no son suficientes para generar un impacto significativo en las emisiones de CO2 y en la temperatura de la Tierra. 

Según el texto, “el trauma social del confinamiento y los cambios asociados podrían alterar la trayectoria futura de manera impredecible” pero las respuestas sociales por sí mismas “no impulsarían las reducciones profundas y sostenidas necesarias para alcanzar las emisiones netas cero” (p.6). 

En ese sentido, “es probable que la mayoría de los cambios observados en 2020 sean temporales, ya que no reflejan cambios estructurales en los sistemas económicos, de transporte o energéticos” (p.6).

Además, añade el texto, “la disminución anual asociada será mucho menor, comparada con las tasas de disminución necesarias, año tras año, en las próximas décadas para limitar el cambio climático a un calentamiento de 1,5 ºC” (p.6). 

Sin embargo, “existen oportunidades para poner en marcha cambios estructurales mediante la aplicación de estímulos económicos alineados con vías de baja emisión de carbono” (p.6).

Teniendo en cuenta lo anterior, consideramos que la afirmación es cuestionable, porque si bien hay unos cambios significativos en las emisiones de CO2 a causa del COVID-19, no bastan para “modificar la inercia que actualmente conduce al planeta a una elevación sin control de la temperatura”. 

“El Centro Internacional en el Estudio del Cambio Climático, con sede en Noruega, señaló que esta circunstancia es única e irrepetible”. 

CALIFICACIÓN

Nuestra calificación aquí es verdadero pero porque, a pesar de no haber encontrado la frase exacta en el texto (ni en ninguna otra vía de comunicación del CICERO), sí hallamos una idea similar que sostiene que la disminución del 17% de las emisiones diarias de CO2 por el confinamiento severo “es extrema y probablemente nunca vista antes” (p.6). 

“La Agencia Internacional de Energía advirtió que la disminución de las emisiones no podrá ser permanente. Por eso es necesario “reiniciar la economía a partir de una infraestructura energética más limpia cuando termine el confinamiento por la pandemia”. 

CALIFICACIÓN

Hicimos una búsqueda avanzada en Twitter y en Google para ver si efectivamente la Agencia Internacional de Energía, más conocida como International Energy Agency (IEA), hizo esa advertencia y propuso dicha recomendación, pero no obtuvimos resultados.

Pusimos la lupa en el apartado de emisiones de CO2 en el informe de la Revisión Energética Mundial 2020 (Global Energy Review 2020) y tampoco encontramos que la IEA haya dicho que la disminución de las emisiones no podrá ser permanente, pero sí especificó que “no solo se prevé que las emisiones anuales en 2020 disminuyan a un ritmo sin precedentes, sino que la disminución será casi el doble de todas las caídas anteriores, desde el final de la Segunda Guerra Mundial, combinadas”. 

Y en cuanto a la necesidad de “reiniciar la economía a partir de infraestructura energética más limpia” para ayudar a que la disminución de las emisiones sea prolongada, el ministro del Clima, Energía y Utilidades de Dinamarca, Dan Jørgensen, y el director ejecutivo del IEA, Dr. Fatih Birol, escribieron un comentario en la página del IEA en donde afirman que “lo que importa es poner las emisiones en declive estructural. Para eso, necesitaremos energía limpia para desempeñar un papel central en los esfuerzos de recuperación.”

Asimismo añaden en el texto que es necesario “hacer que los pilares clave de las transiciones energéticas - como la eficiencia energética, las energías renovables y el almacenamiento de pilas - sean las principales prioridades para la creación de empleo, la mejora de las infraestructuras críticas y el impulso de la innovación”.

Esta misma perspectiva la tienen los investigadores del CICERO, pues en el artículo dicen que “al igual que después de las crisis anteriores, la recuperación de las emisiones puede ser mayor que la disminución, a menos que la ola de inversiones para reactivar la economía se dedique a una infraestructura energética más limpia y más resistente. 

Esta última parte del chequeo la calificamos como verdadera pero, pues a pesar de que no se especifica que la disminución en las emisiones de CO2 no será permanente, se habla de la necesidad de implementar formas limpias de producción energética para poner esas emisiones en un “declive estructural”.