Pasar al contenido principal
Viernes, 08 Junio 2018

La información del narcotráfico que aún no entregan las Farc

Por Laura Camila Pinilla

Aunque los desmovilizados de la exguerrilla tienen el deber de revelar todo lo que sepan sobre los eslabones del narcotráfico, aún no lo han hecho. La lentitud en la implementación del acuerdo retrasa el conocimiento de la verdad.

Aunque en esta segunda etapa de campaña el candidato del Centro Democrático, Iván Duque, ha moderado su lenguaje en cuanto a lo que hará con el acuerdo de paz con las Farc, en redes sociales aún circula un video en el que Duque expone su dura postura frente a la eficacia de los mecanismos de justicia transicional de ese acuerdo.

El video empezó a rodar desde que el exguerrillero Jesús Santrich fue puesto preso con fines de extradición, por la presunta participación en un envío de 10 toneladas de cocaína a Estados Unidos. Pero el candidato también ha expresado su inconformidad en otros espacios, como un foro que organizó la Universidad Autónoma de Bucaramanga (UNAB), donde advirtió que: “ha pasado un año y medio y las Farc no han entregado la información de las rutas del narcotráfico, ni de los laboratorios que empleaban, ni de los enclaves logísticos ni de los lavados de activos”.

¿Qué tan cierta es esta afirmación? Colombiacheck le puso el ojo a esta frase.

Como lo contamos en otro chequeo, en el que indagamos si los excombatientes tenían la obligación de delatar a quienes hacen parte de la cadena de narcotráfico, el cuarto punto del pacto final indica:

“Será compromiso de todas las personas que hayan tenido relación con conductas asociadas a cualquier eslabón de la cadena de los cultivos de uso ilícito y sus derivados, en el marco del conflicto, y que comparezcan ante la Jurisdicción Especial para la Paz, aportar ante la Sala de Reconocimiento de Verdad, de responsabilidad y de determinación de los hechos y conductas de la Jurisdicción Especial para la Paz, los elementos necesarios de los que tengan conocimiento de una manera exhaustiva y detallada, sobre las conductas cometidas y las circunstancias de su comisión, así como las informaciones necesarias y suficientes de las que tengan conocimiento para atribuir responsabilidades.

Lo anterior significa que los exintegrantes de las Farc que hayan estado involucrados en temas de narcotráfico tienen el compromiso de entregar todo tipo de información relacionada con esta dinámica ilícita. La Jurisdicción Especial para la Paz, institución encargada de investigar y juzgar los delitos cometidos en el marco del conflicto, hasta el momento no ha recibido esta información.

Según Hernando Salazar, jefe de prensa de la JEP, “los expertenecientes a las filas de las Farc que se sometieron a la JEP todavía no han venido a la sala de reconocimiento de verdad y responsabilidad de nexos y conductas. Este es un tema de tiempos. Se sometieron pero no han hecho llegar esta información en particular”, afirmó Salazar.

Aunque es cierto que luego de la firma del Acuerdo de paz los exmilitantes no han entregado los datos de su modus operandi en el narcotráfico, hay que tener en cuenta que el proceso apenas está comenzando. La JEP, junto con el Sistema integral de verdad, justicia y reparación y no repetición no ha convocado a las personas que deben comparecer porque, por el momento, está recogiendo los informes de las organizaciones de víctimas, de las organizaciones sociales sobre el conflicto y los informes que le lleguen de la Fiscalía.

Este proceso de planificación pondría a disposición de los funcionarios de la JEP toda la información de contexto y expediente criminal de cada reintegrado para hacer las convocatorias pertinentes en los próximos meses.

Además de esto, el eslabón perdido del tema del narcotráfico está en los antiguos frentes que no se acogieron al proceso de paz. Fuentes oficiales y extraoficiales afirman que las rutas quedaron a cargo de las disidencias que continuaron con el narcotráfico. Según un informe publicado por la Fundación Ideas para la Paz (FIP) en abril de este año, un argumento para explicar las disidencias de las Farc está, entre muchas razones, en la presión que ejercieron los narcotraficantes de la zona para continuar con esta dinámica.

También, InSight Crime, portal informativo dedicado al análisis e investigación del crimen organizado, señaló que el narcotráfico y la extorsión son los principales objetivos de estos grupos.

Un ejemplo de esto es el Frente 1 de las Farc, la disidencia que controla los cultivos de coca en tres municipios de Guaviare: San José́ del Guaviare, Calamar y Miraflores; además, maneja dos rutas internacionales para el envío de cocaína, según InSight Crime.

La FIP publicó también una infografía que expone la economía de guerra de los grupos disidentes. Entre las actividades ilícitas de financiamiento se destaca el procesamiento y tráfico de estupefacientes, la regulación de la compra y venta de hoja de coca y pasta de coca, producción de cocaína, microtráfico y narcotráfico.

La anterior información da cuenta de que mientras la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) está trabajando de acuerdo con las etapas establecidas, el narcotráfico está volviendo a ganar terreno en las zonas de asentamiento de los grupos disidentes. Esto, en parte, puede ser respuesta a los vacíos y demoras en la ejecución del acuerdo.

 

* Laura Camila Pinilla: Estudiante de periodismo de la Universidad Pontificia Bolivariana de Bucaramanga. Participó en el proyecto “Laboratorio de verificación de datos”, de Colombiacheck, con el apoyo de Facebook, Deutsche Welle Akademie y la Pontificia Universidad Javeriana. Este artículo fue desarrollado con el acompañamiento y edición de Colombiacheck.

Conozca la ruta del chequeo
  1. 1

    Frase: Ha pasado un año y medio y las Farc no han entregado la información de las rutas del narcotráfico, ni de los laboratorios que empleaban, ni de los enclaves logísticos ni de los lavados de activos.

    Autor: Iván Duque, candidato presidencial del Centro Democrático

    Fuentes: Fundación Ideas para la Paz, InSight Crime, Jurisdicción Especial para la Paz, documento del acuerdo final entre el Gobierno colombiano y las Farc

    Contexto: foro que organizó la Universidad Autónoma de Bucaramanga (UNAB)

    Calificación: Aproximada

Martes, 19 Septiembre 2017

El conflicto dejó 260.000 muertos de los cuales el 80% era población civil

Por Óscar Felipe Agudelo B.

La frase es de Humberto de la Calle, aspirante a la Presidencia, y según datos del informe ¡Basta ya! y el Registro Único de Víctimas, resulta aproximada pues mencionan cifras cercanas a lo expresado por el exnegociador de paz.

En entrevista con el periódico Publimetro Humberto de la Calle, aspirante a la Presidencia de Colombia, habló de las propuestas que ejecutará en caso de convertirse en el próximo inquilino de la Casa de Nariño. Sin titubeos defendió el Acuerdo de Paz con las Farc en el que tuvo gran relevancia como jefe del equipo negociador del gobierno.

No es la primera vez que De la Calle pretende llegar a la Presidencia de la República, en 1993 aspiró al anhelado cargo mediante el Partido Liberal pero perdió la consulta popular con Ernesto Samper, de quien finalmente fue su vicepresidente en 1994 pero, debido al escándalo por los dineros del narcotráfico que infiltraron la campaña de Samper, decidió renunciar en julio de 1996.

Tras 27 años en el sector público y después de haber ocupado cargos como Registrador Nacional, magistrado de la Corte Suprema de Justicia, Ministro de Gobierno y del Interior, entre otros, De la Calle pretende ser la cabeza del Estado colombiano y para ello muestra, como gran logro en su carrera política, el Acuerdo Final firmado entre el Gobierno y las Farc en 2016.

En la entrevista mencionó distintas propuestas que tiene como aspirante a la Presidencia y una de ellas está enfocada en defender el Acuerdo de Paz. Para recordar el saldo que dejaron cinco décadas de conflicto armado, el aspirante presidencial sostuvo que dicho conflicto dejó “260.000 muertos de los cuales el 80% era población civil”, una afirmación que Colombiacheck decidió verificar.

Para evaluar la veracidad de lo manifestado lo contactamos con el objetivo de conocer el origen de sus aseveraciones pero pese a que lo buscamos en reiteradas ocasiones el aspirante no respondió a nuestra solicitud.

Emprendimos de manera propia la búsqueda de fuentes de información que permitieran verificar los datos expuestos por De la Calle y encontramos el informe ¡Basta Ya! coordinado por el Centro Nacional de Memoria Histórica, Cnmh, que tiene información sobre el conflicto armado con corte hasta 2012.

Según ¡Basta Ya!, el número de personas muertas que dejó el conflicto desde 1958 a 2012 fue de 218.094. De esa cifra 177.307 fueron civiles y 40.787 combatientes.

Las anteriores cifras permiten expresar que de los muertos en el conflicto armado colombiano, en términos porcentuales, el 81.2% se trató de civiles y el 18.7% restante de combatientes.

Todo indica que el aspirante a la Presidencia se fundamentó en estos datos a la hora de su entrevista con Publimetro, sin embargo, no lo podemos afirmar porque De la Calle no atendió el llamado de Colombiacheck.

Este medio consultó al Cnmh para obtener cifras más actualizadas sobre los muertos por el conflicto armado pero nos explicaron que esas cifras se encuentran en sistematización y que se darán a conocer públicamente la última semana de octubre próximo.

Con el objetivo de conocer cifras más actualizadas este medio consultó al Registro Único de Víctimas, RUV, coordinado por el gobierno nacional por medio de la Red Nacional de Información sobre las víctimas.

De la entidad gubernamental nos remitieron el siguiente cuadro y nos explicaron que solo enviaron información sobre muertos de la Fuerza Pública y civiles. Es decir, no incluyeron los combatientes de grupos organizados al margen de la ley como guerrilleros o paramilitares.

Víctimas del conflicto civiles vs de la Fuerza Pública

Según explicó a Colombiacheck Luis Camilo Cárdenas de la subdirección del RUV, la exclusión de los combatientes se presenta porque la entidad gubernamental sólo maneja información de víctimas y no de victimarios. Según Cárdenas los combatientes ajenos a la Fuerza Pública (en este caso de grupos armados) se consideran victimarios.

Con la información aportada por el RUV (con corte a agosto 1 de 2017), los muertos que dejó el conflicto armado corresponden a 270.502 personas, el 99.5% civiles y el restante 0.5% miembros de la Fuerza Pública.

En definitiva, calificamos la afirmación de Humberto de la Calle como aproximada porque las dos cifras oficiales que encontró Colombiacheck son cercanas a lo que él expresó.

La del Cnmh relaciona 218.094 muertos por el conflicto, 41.906 menos de las mencionadas por De la Calle, pero en cuanto al porcentaje mencionado de los civiles muertos por el conflicto el aspirante presidencial solo erró por dos décimas: No se trata del 80% sino el 81.2% de los civiles que perdieron la vida.

En cuanto las cifras del RUV, más actualizadas, De la Calle falla por 10.502. Es decir, el número de muertos que dejó el conflicto no son 260.000 sino 270.502 de acuerdo al RUV. El porcentaje de civiles muertos en los datos del RUV es mayor en relación al informe ¡Basta Ya!, de 99.5% en buena medida porque el RUV no toma en cuenta los muertos que dejó el conflicto por parte de combatientes ajenos a la Fuerza Pública.