Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Sábado, 26 Octubre 2019

La llegada de migrantes venezolanos a Ibagué no es una de las causas del aumento del desempleo de la ciudad

Por José Reinaldo Morera Molina

Una emisora les dijo a los candidatos de la alcaldía de esa ciudad que uno de los factores del desempleo es la llegada de venezolanos para preguntarles qué harían al respecto, pero esta afirmación va en contra de los datos disponibles.

La semana pasada BluRadio publicó un video en el que se les realizaban algunas preguntas a candidatos a la alcaldía de Ibagué, como parte de su sección “Los Candidatos Responden”. En el preámbulo de una de las preguntas se afirmaba lo siguiente:

“Según el último informe del Dane, con una tasa de desempleo del 14,2 por ciento, Ibagué es la sexta ciudad del país con mayor índice de desempleo. Uno de los factores es la migración de venezolanos que están desplazando la mano de obra de los ibaguereños y por este motivo ha aumentado el trabajo informal”.

Si bien es cierto que la ciudad posee una tasa de empleo del 14,2, no es la sexta ciudad con mayor índice de desempleo. El último boletín técnico del Dane posiciona a la ciudad en la séptima posición. En orden son: Quibdó, Cúcuta, Valledupar, Riohacha, Armenia, Florencia e Ibagué. Además, en ese boletín no se menciona ningún indicador que relacione a la migración venezolana con el desempleo.  

Según Carlos Eduardo Barrios Vásquez, asistente técnico del programa Ibagué Como Vamos, para determinar qué tan cierta es esta afirmación, es necesario comparar la tasa global de participación (TGP), la tasa de ocupación (TO) y la tasa de desempleo (TD) de la ciudad entre el periodo de 2015, año en el que incrementó la migración venezolana de manera significativa, a 2019. Estos datos hacen parte de las estadísticas del mercado laboral del Dane

La migración de población venezolana debería significar un aumento de las personas que están dispuestas a trabajar en Ibagué, asegura Barrios, sin embargo, en 4 años la tasa global de participación (TGP) pasó del 70,1% (2015) al 62,1% (2019). Eso significa que la gente que quiere y puede trabajar en Ibagué viene cayendo, no aumentando como se pensaba. La tasa de ocupación (TO) es el indicador de la capacidad que tiene el territorio para absorber mano de obra. Esta ha bajado del 61,9% al 52,5% en este mismo periodo de tiempo. Eso significa que la razón por la que las personas están dejando de trabajar en Ibagué es porque se están destruyendo puestos de trabajo, no por la llegada de población venezolana a la ciudad. 

Ahora bien, la cantidad de ciudadanos venezolanos que han llegado a Ibagué es de 3.805, de acuerdo con los datos de Migración Colombia. De estos, el 67,2% están incluidos en el indicador de tasa de ocupación según el módulo de migración del Dane. Además, la proporción de la población con una ocupación informal en la ciudad en el 2016 fue del 58,1%, en lo que va corrido del 2019 esta cifra es del 52,8%. 

La informalidad es un escenario en el que probablemente la mano de obra venezolana podría reemplazar a la ibaguereña dado a las condiciones en la que se establece, dice Barrios, pero sus porcentajes vienen cayendo. Entonces no hay razón para creer que se está empleando más población venezolana en condición de informalidad, por lo cual, no se puede atribuir a la llegada masiva de migrantes venezolanos un aumento de la informalidad o del desempleo. 

RedCheq

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 23 Octubre 2019

ETB sí invirtió en servicios móviles durante administraciones pasadas

Por José Felipe Sarmiento

En un debate, el candidato a la Alcaldía de Bogotá por varios partidos Miguel Uribe desconoció los recursos que la empresa capitalina ha usado para su actualización tecnológica.

Como justificación para su propuesta de buscar un “socio estratégico” para la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB), el candidato a la Alcaldía por cinco partidos y el grupo significativo de ciudadanos Avancemos, Miguel Uribe Turbay, dijo en el debate de Canal Capital que la compañía “nunca invirtió en servicios móviles, es decir en 4G y en otro tipo de servicios que garantizaran participar en la nueva tecnología digital”.

La afirmación del aspirante es falsa porque la firma, que es mayoritariamente del Distrito, sí ha puesto recursos para actualizar su tecnología y tiene participación en los mercados móviles de telefonía e internet.

Como lo contamos en otro chequeo, la ETB incursionó en la telefonía móvil de cuarta generación (4G) en octubre de 2014, durante la administración distrital de Gustavo Petro. Al año siguiente, el último de esa alcaldía, llegó a 300.000 usuarios, equivalentes a 0,5 por ciento de ese mercado a nivel nacional. De esta manera, ganó en líneas de celulares más de lo que perdió en números fijos en los cuatro años de la Bogotá Humana.

Esas cifras salieron de un pronunciamiento que publicó al respecto la Contraloría de Bogotá en 2016, que a su vez se basó en un boletín del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC). Según esos mismos documentos, la empresa pasó de 41.373 usuarios de internet móvil en 2012 a 171.371 en 2015, pese que en 2013 sufrió una caída y tuvo solo 23.272 clientes con este servicio. Su participación en ese mercado también creció de 1,29 a 2,36 por ciento en esos cuatro años.

El informe más reciente elaborado por el Gobierno sobre el sector corresponde al primer trimestre de 2019. Ahí se detalla que la compañía tiene 330.000 accesos de internet móvil y 440.000 líneas de telefonía móvil. En el portal de ETB incluso hay un mapa interactivo, actualizado hasta agosto, en el que es posible observar la cobertura de su señal 4G.

Otros negocios de nuevas tecnologías en los que la compañía bogotana incursionó durante la pasada administración fueron la televisión interactiva y la prestación del servicio en hogares con fibra óptica. Para lograr todo eso, invirtió más de 350 millones de dólares.

Una cosa diferente es que haya opiniones que consideran que la estrategia no fue suficientemente efectiva. El economista Wilson Sánchez, docente de la Universidad Central, reconoce que “ese tipo de inversiones agresivas son necesarias por la dinámica del sector de las telecomunicaciones” pero su balance es que “los resultados en número de usuarios e ingresos no fueron los esperados”. Hoy, ETB sigue siendo minoritaria en el mercado.

El profesor recuerda que la compañía “fue de las últimas que entró” a prestar algunos de esos servicios, pero considera que “ese no es el hecho determinante” en la evaluación de lo que considera una campaña “no tan exitosa”. Entre tanto, le reconoce a la actual administración la estabilización de las finanzas de la empresa. Pero le atribuye las fallas de la anterior a la estrategia de mercadeo, no a la falta de inversión que argumenta Uribe, lo que confirma la falsedad de su afirmación.

Colombiacheck le preguntó a la campaña a qué otro tipo de servicios podía referirse la frase del candidato, pero no hubo respuesta.

RedCheq