Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Sábado, 26 Octubre 2019

La llegada de migrantes venezolanos a Ibagué no es una de las causas del aumento del desempleo de la ciudad

Por José Reinaldo Morera Molina

Una emisora les dijo a los candidatos de la alcaldía de esa ciudad que uno de los factores del desempleo es la llegada de venezolanos para preguntarles qué harían al respecto, pero esta afirmación va en contra de los datos disponibles.

La semana pasada BluRadio publicó un video en el que se les realizaban algunas preguntas a candidatos a la alcaldía de Ibagué, como parte de su sección “Los Candidatos Responden”. En el preámbulo de una de las preguntas se afirmaba lo siguiente:

“Según el último informe del Dane, con una tasa de desempleo del 14,2 por ciento, Ibagué es la sexta ciudad del país con mayor índice de desempleo. Uno de los factores es la migración de venezolanos que están desplazando la mano de obra de los ibaguereños y por este motivo ha aumentado el trabajo informal”.

Si bien es cierto que la ciudad posee una tasa de empleo del 14,2, no es la sexta ciudad con mayor índice de desempleo. El último boletín técnico del Dane posiciona a la ciudad en la séptima posición. En orden son: Quibdó, Cúcuta, Valledupar, Riohacha, Armenia, Florencia e Ibagué. Además, en ese boletín no se menciona ningún indicador que relacione a la migración venezolana con el desempleo.  

Según Carlos Eduardo Barrios Vásquez, asistente técnico del programa Ibagué Como Vamos, para determinar qué tan cierta es esta afirmación, es necesario comparar la tasa global de participación (TGP), la tasa de ocupación (TO) y la tasa de desempleo (TD) de la ciudad entre el periodo de 2015, año en el que incrementó la migración venezolana de manera significativa, a 2019. Estos datos hacen parte de las estadísticas del mercado laboral del Dane

La migración de población venezolana debería significar un aumento de las personas que están dispuestas a trabajar en Ibagué, asegura Barrios, sin embargo, en 4 años la tasa global de participación (TGP) pasó del 70,1% (2015) al 62,1% (2019). Eso significa que la gente que quiere y puede trabajar en Ibagué viene cayendo, no aumentando como se pensaba. La tasa de ocupación (TO) es el indicador de la capacidad que tiene el territorio para absorber mano de obra. Esta ha bajado del 61,9% al 52,5% en este mismo periodo de tiempo. Eso significa que la razón por la que las personas están dejando de trabajar en Ibagué es porque se están destruyendo puestos de trabajo, no por la llegada de población venezolana a la ciudad. 

Ahora bien, la cantidad de ciudadanos venezolanos que han llegado a Ibagué es de 3.805, de acuerdo con los datos de Migración Colombia. De estos, el 67,2% están incluidos en el indicador de tasa de ocupación según el módulo de migración del Dane. Además, la proporción de la población con una ocupación informal en la ciudad en el 2016 fue del 58,1%, en lo que va corrido del 2019 esta cifra es del 52,8%. 

La informalidad es un escenario en el que probablemente la mano de obra venezolana podría reemplazar a la ibaguereña dado a las condiciones en la que se establece, dice Barrios, pero sus porcentajes vienen cayendo. Entonces no hay razón para creer que se está empleando más población venezolana en condición de informalidad, por lo cual, no se puede atribuir a la llegada masiva de migrantes venezolanos un aumento de la informalidad o del desempleo. 

RedCheq

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Viernes, 20 Septiembre 2019

¿Qué tan cierto es lo que han dicho estos candidatos a la Alcaldía sobre megaobras?

Por El País

Durante un reciente debate de candidatos a la Alcaldía de Cali, en la Universidad Javeriana, algunos aspirantes realizaron afirmaciones sobre el proyecto de las Megaobras, iniciado en 2008, cuando el ahora candidato Jorge Iván Ospina era Alcalde de la ciudad.

En ese entonces, la Alcaldía se comprometió a construir un paquete de 21 obras que incluían colegios, plazas, ampliaciones de calles y la construcción de nuevas vías. Este paquete pasó a ser conocido en Cali como las “Megaobras”.

El equipo de RedCheq chequeó las afirmaciones que dieron los candidatos en este debate sobre esas Megaobras.

Michel Maya (ASI)

"El proyecto del Concejo que dio vida a las 21 Megaobras, en 2008, incluyó un apartado que decía ‘que si en dos años no se terminaban las obras había que devolverle la plata a los caleños".

Calificación RedCheq Cuestionable

Según Maya, lo estipulado en el proyecto del Concejo obligaría al Municipio a devolver parte de los 825.000 millones de pesos que han aportado los contribuyentes por valorización, con corte a junio de este año, según cuentas del Departamento de Hacienda Municipal. O al menos, lo que corresponda a las tres obras que aún no han sido siquiera licitadas: la Ampliación de la Vía al Mar, la apertura de la Calle 36 N, y el Parque Alameda.

Consultamos al candidato por la fuente de la información y nos respondió que el plazo del que habló en el debate quedó estipulado en el Acuerdo Municipal 0241 de 2008, en el Artículo 14, Parágrafo 1.

En efecto, el apartado dice: “El plazo máximo para iniciar la ejecución de las obras no podrá exceder el término de catorce meses contados a partir del momento en que se expide el acto administrativo (...), so pena de devolver los valores recaudados bajo el esquema financiero que se establezca mediante acto administrativo”.

Luego, en 2010, el Acuerdo Municipal 0297 amplió ese plazo a 24 meses, con vencimiento al 4 de septiembre de 2011. El plazo está sustentado en el Decreto Nacional 1394 de 1970, que plantea idénticas condiciones.

Así las cosas, sí es cierto que el Acuerdo en el que nacieron las Megaobras estipuló un plazo de dos años, pero para “dar inicio” a las obras, no para “terminarlas”, como aseveró el candidato durante el debate.

Pero más allá de esta imprecisión sobre los plazos de las Megaobras, Maya también habló de la devolución del dinero por obras no ejecutadas, una preocupación que también han compartido decenas de ciudadanos que han demandado al Municipio en los últimos años.

De hecho, como se mencionó anteriormente, sí es cierto que hay obras que no iniciaron su ejecución en el plazo de los dos primeros años. Hasta ahora solo se han entregado formalmente ocho de las 21 obras (ver listado); el resto están en ejecución o ni siquiera se han licitado.

Por esto, el Municipio ha enfrentado al menos 30 demandas ante diferentes estrados judiciales. Todas han sido falladas a favor de la Administración. Es decir, la Alcaldía no ha tenido que devolver un peso por las Megaobras.

Una de las decisiones al respecto fue tomada en enero de 2014 por el Juzgado Cuarto Administrativo de Descongestión del Circuito Judicial de Cali, respondiendo una tutela interpuesta por una ciudadana. En la providencia, el Juzgado concluyó que el plazo de 24 meses no se incumplió, pues consideró que “la normatividad no exigía la ejecución de la totalidad de las actividades”, y que “por lo menos se presentó una ejecución parcial de las construcciones” en los primeros dos años. Con esto, el Juzgado se refiere a las obras que iniciaron en la primera fase del proyecto, como la ampliación de la Calle 16, la Plazoleta de la Caleñidad o el Parque Longitudinal de la Calle 72W, que iniciaron a mediados del 2010.

En ese sentido, parecería que el incumplimiento, o no, del plazo estipulado en el Acuerdo 0241 de 2008 sería un dilema de interpretación. Pues mientras el candidato Maya y otros ciudadanos demandantes consideran que se debieron iniciar “todas” las obras, la justicia (hasta ahora) ha estimado que bastó con iniciar “algunas”.

Así las cosas, dado que el Acuerdo de las Megaobras fija un plazo de “inicio” y no de “terminación” de las obras, como aseguró el candidato Maya; y teniendo en cuenta la posición de la justicia hasta ahora ha sido favorable respecto al cumplimiento de este plazo, la afirmación inicial del candidato es calificada como “cuestionable”.

Alejandro Eder (Compromiso Ciudadano)

“Reconozco que (la construcción de las Megaobras) era una buena iniciativa, pero estuvieron mal planeadas, mal financiadas y mal ejecutadas, por eso es que tenemos seis incompletas”.

Calificación RedCheq Verdadera pero...

Le consultamos a Éder la fuente de su información. En respuesta, el candidato envió a este diario un documento sobre el estado de las 21 Megaobras que citaba a la Secretaría de Infraestructura.

Entonces, el equipo de RedCheq consultó a dicha dependencia, que aportó datos actualizados a julio de este año sobre el avance de los proyectos. En el listado, aparecen siete obras terminadas, tres que están sin licitar, y el resto (11), están en ejecución o parcialmente entregadas.

En ese sentido, la afirmación del candidato puede ser calificada como ‘Verdadera, pero’, en tanto que sí se puede decir que hay seis Megaobras “incompletas”, pero el número se queda corto. Incluso, son 11 las que no se han completado; o catorce, si se suman las que no se han contratado.

Avance Megaobras julio de 2019.

Jorge Iván Ospina (Alianza Verde)

“No existía en nuestra ciudad en los últimos 20 años un proyecto de infraestructura de tal impacto y de tal responsabilidad”

Inchequeable Redcheq

El equipo de RedCheq determinó que la afirmación de este candidato parte de su opinión, pues no existe una entidad de carácter público o privado que pueda decir oficialmente cuál de los proyectos de infraestructura construidos en Cali en los últimos 20 años es el de “mayor impacto”.

RedCheq