Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Sábado, 26 Octubre 2019

La llegada de migrantes venezolanos a Ibagué no es una de las causas del aumento del desempleo de la ciudad

Por José Reinaldo Morera Molina

Una emisora les dijo a los candidatos de la alcaldía de esa ciudad que uno de los factores del desempleo es la llegada de venezolanos para preguntarles qué harían al respecto, pero esta afirmación va en contra de los datos disponibles.

La semana pasada BluRadio publicó un video en el que se les realizaban algunas preguntas a candidatos a la alcaldía de Ibagué, como parte de su sección “Los Candidatos Responden”. En el preámbulo de una de las preguntas se afirmaba lo siguiente:

“Según el último informe del Dane, con una tasa de desempleo del 14,2 por ciento, Ibagué es la sexta ciudad del país con mayor índice de desempleo. Uno de los factores es la migración de venezolanos que están desplazando la mano de obra de los ibaguereños y por este motivo ha aumentado el trabajo informal”.

Si bien es cierto que la ciudad posee una tasa de empleo del 14,2, no es la sexta ciudad con mayor índice de desempleo. El último boletín técnico del Dane posiciona a la ciudad en la séptima posición. En orden son: Quibdó, Cúcuta, Valledupar, Riohacha, Armenia, Florencia e Ibagué. Además, en ese boletín no se menciona ningún indicador que relacione a la migración venezolana con el desempleo.  

Según Carlos Eduardo Barrios Vásquez, asistente técnico del programa Ibagué Como Vamos, para determinar qué tan cierta es esta afirmación, es necesario comparar la tasa global de participación (TGP), la tasa de ocupación (TO) y la tasa de desempleo (TD) de la ciudad entre el periodo de 2015, año en el que incrementó la migración venezolana de manera significativa, a 2019. Estos datos hacen parte de las estadísticas del mercado laboral del Dane

La migración de población venezolana debería significar un aumento de las personas que están dispuestas a trabajar en Ibagué, asegura Barrios, sin embargo, en 4 años la tasa global de participación (TGP) pasó del 70,1% (2015) al 62,1% (2019). Eso significa que la gente que quiere y puede trabajar en Ibagué viene cayendo, no aumentando como se pensaba. La tasa de ocupación (TO) es el indicador de la capacidad que tiene el territorio para absorber mano de obra. Esta ha bajado del 61,9% al 52,5% en este mismo periodo de tiempo. Eso significa que la razón por la que las personas están dejando de trabajar en Ibagué es porque se están destruyendo puestos de trabajo, no por la llegada de población venezolana a la ciudad. 

Ahora bien, la cantidad de ciudadanos venezolanos que han llegado a Ibagué es de 3.805, de acuerdo con los datos de Migración Colombia. De estos, el 67,2% están incluidos en el indicador de tasa de ocupación según el módulo de migración del Dane. Además, la proporción de la población con una ocupación informal en la ciudad en el 2016 fue del 58,1%, en lo que va corrido del 2019 esta cifra es del 52,8%. 

La informalidad es un escenario en el que probablemente la mano de obra venezolana podría reemplazar a la ibaguereña dado a las condiciones en la que se establece, dice Barrios, pero sus porcentajes vienen cayendo. Entonces no hay razón para creer que se está empleando más población venezolana en condición de informalidad, por lo cual, no se puede atribuir a la llegada masiva de migrantes venezolanos un aumento de la informalidad o del desempleo. 

RedCheq

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Jueves, 22 Agosto 2019

Gobernador del Casanare sí saneó las finanzas del departamento, pero no fue el primero de la historia

Por El Nuevo Oriente

La Gobernación del Casanare tiene razón al afirmar que dejó a su departamento sin deudas, pero hay por lo menos otros dos casos de gobernadores que lo lograron.

El pasado 8 de agosto la cuenta de Facebook de la Gobernación de Casanare y la del mismo gobernador, Josué Alirio Barrera, anunciaron que “por primera vez en la historia de Casanare” un gobernador entregaba las finanzas del departamento saneadas. En el post aclararon que esto se refería a que "Por primera vez un Departamento queda a cierre de gobierno sin ninguna deuda".

Casanare

Según los datos que consultamos, es verdad que Barrera entregó las finanzas de Casanare "saneadas" y, aunque los datos disponibles también le dan la razón en que es el primer gobernador de este departamento en hacerlo, estos datos sólo van hasta 2012. Además, otros dos gobernadores del país han conseguido lo mismo.

Verdadero pero

Para chequear estas afirmaciones, consultamos al secretario de hacienda del departamento, Julio Molano, quien señaló que el departamento tenía un préstamo con el Banco Agrario desde el año 2015 para proyectos de inversión, específicamente en temas de vías.

Además, dijo Molano, el cupo de endeudamiento fue de 127.000 millones de pesos, de los cuales se emplearon 124.000 millones.

Joana Chala, directora de presupuesto de la Secretaría de Hacienda del Casanare, explicó que “el cupo de crédito aprobado por el Banco Agrario fue de 127.000'000.000, con los cuales la administración departamental suscribió compromisos por valor de 125.377'912.483,00 y terminó cancelado de acuerdo a la ejecución de los contratos la suma de 124.723'575.005 por concepto de capital y 18.606'637.867.00 por concepto de intereses”.

Es decir, que se cancelaron 143.000 millones de pesos, lo que la administración departamental corrobora en su portal web.

Además, tanto el Banco Agrario como la Tesorería del Casanare nos enviaron documentos confirmando que la deuda fue saldada.

Por otra parte, la historia del Casanare como departamento es relativamente corta. La región fue una intendencia desde el 28 de noviembre de 1973, fecha en que se separó del departamento de Boyacá, y hasta el 4 de julio de 1991, cuando entró en efecto la nueva Constitución. Tras esa fecha, por primera vez el Casanare se convirtió en un departamento administrativamente independiente.

Sin embargo, solo logramos encontrar datos de las finanzas departamentales desde 2011. Desde ese año, el departamento ha tenido siete gobernadores. Pudimos constatar que todos sus periodos fiscales pasaron con deudas por varios conceptos. 

Por lo tanto es cierto, según los datos disponibles, la afirmación de Barrera de que “esta administración sería la primera que en ceros en impuestos y deuda pública”, por lo menos en referencia al Casanare.

A nivel nacional solo encontramos dos casos similares: en 2015 en el gobierno de Richard Aguilar en Santander y en la actual administración del departamento de Nariño, a cargo de Camilo Romero. “Hoy el Departamento de Nariño es de los pocos departamentos que tiene cero pesos de deuda con el sistema bancario de este país, un tema que  es histórico”, dijo Romero.

Por todo esto, calificamos la afirmación de Barrera como "verdadera, pero".

Por: Johan Solano

RedCheq