Pasar al contenido principal
Lunes, 26 Marzo 2018

Las cifras de la violencia contra la mujer

Por Ana María Saavedra

Dos electos representantes a la Cámara por Bogotá se comprometieron a combatir la violencia contra la mujer. Para enfatizar sus promesas citaron cifras de homicidios, abuso sexual y maltrato intrafamiliar.

La lucha por la violencia contra la mujer fue una de las promesas de las campañas de los candidatos a la Cámara de Representantes por Bogotá: Samuel Hoyos, del Centro Democrático y José Daniel López, de Cambio Radical, quienes hablaron del tema este mes que se conmemora el Día de la Mujer.

Hoyos aseguró, en twitter, “en nuestro país cada tres días una mujer es asesinada a manos de su pareja o expareja. Tan solo en Bogotá el año pasado hubo 15.000 casos de violencia contra las mujeres”.

 

 

Y López, en un video de su campaña publicado por Bluradio, señaló que “en Bogotá cada tercer día una mujer es asesinada. Cada ocho horas una es víctima de violencia sexual y tres mujeres por hora son víctimas de violencia intrafamiliar”.

Al verificar en el Observatorio de Violencia de Medicina Legal las cifras dadas por los congresistas electos, encontramos que los datos relacionados con los homicidios sí son correctos, pero los otros cálculos están errados. Las frases de ambos candidatos son Ligeras.

Hoyos aseguró que el cálculo de que “en nuestro país cada tres días una mujer es asesinada a manos de su pareja o expareja” es información que dijo el presidente Santos. Y nos remitió a una noticia de EFE, publicada por el diario El Colombiano, el 25 de noviembre del año pasado.

Ese día, el portal de la presidencia también reportó las declaraciones de Santos en la instalación del puesto de mando unificado para prevenir la violencia contra la mujer. “Tenemos aquí en Colombia una mujer asesinada cada tres días. Según los reportes, cada día se producen 55 casos de violencia sexual contra las mujeres”, dijo el presidente.

En todo el país, en el 2016, 128 mujeres fueron asesinadas por sus parejas y en 2017, la cifra fue de 139.

Colombiacheck le pidió a dos analistas que realizaran los cálculos para comparar las cuentas de los dos congresistas electos.

Katherine Aguirre, economista con maestría en estudios de desarrollo e investigadora del Instituto Igarapé, realizó la cuenta y coincidió en la cifra dada por Hoyos.

Para hacer estos cálculos, explicó Aguirre, 128 se divide en 365 días, lo que da 0,35. Con esta proporción, se estima que aproximadamente en tres días muere una mujer a manos de su pareja. El mismo cálculo lo hizo para el 2017 y arrojó igual resultado.

Álvaro José Pretel, economista con maestría en economía aplicada y coordinador del Observatorio de la Violencia en Cali, llegó a la misma conclusión, usando la fórmula de dividir 365/128, lo que le dió 2,8. Esto quiere decir una mujer cada tres días. Igual cálculo se hizo con la cifra de 2017, que dio 2,62 (lo que estadísticamente se redondea a 3).

En cuanto a los 15.000 casos de violencia contra las mujeres en Bogotá, Hoyos no contestó cuál fue la fuente para esta cifra. En este punto, verificamos las cifras de 2017 con Medicina Legal, que reportó 110 mujeres asesinadas, 3.511 víctimas de abuso y 14.181 de violencia intrafamiliar (incluye de pareja y de familiares) en la capital del país. Al sumarlos todos la cifra es de 17.802, superior en 2.802 casos a la dada por el hoy congresista electo.

También se verificaron los datos de 2016, que sumaron 18.341.

 

Una mujer, asesinada cada tercer día

Entre tanto, López nos dijo que sus cifras provenían de Medicina Legal y nos remitió su propuesta para erradicar la violencia contra la mujer. En este documento, incluye gráficos de homicidios de mujeres, abuso sexual y violencia de pareja.

“Para el caso de Bogotá D.C., en términos de homicidios de mujeres, en el año 2016 se asesinó 1 mujer cada 3,34 días”, se indicó en el documento.

López también envió “una alerta por el enorme subregistro que acompañan estas cifras. No tanto en materia de homicidios, pero sí de violencia intrafamiliar y sexual. La discusión sobre las cifras reales va a ser siempre una discusión parcial, pues pareciera ser que un número muy importante de casos nunca son denunciados y, por ende, no tenemos un conocimiento de la verdadera dimensión del fenómeno”.

Prettel y Aguirre realizaron una vez más los cálculos con las cifras del informe de Medicina Legal para el 2016. Ese año en Bogotá fueron asesinadas 109 mujeres.

Entonces, por un lado, se dividieron los 109 casos entre 365 días y esto dio 0,298. Esto da una proporción de una mujer asesinada cada tres días.

En el segundo método al dividir 365/109 da los 3,34. Entonces, la afirmación de López es correcta.

El problema de la afirmación de López son los números de la violencia sexual y de la intrafamiliar. Aunque en su documento, asegura que en 2016 se presentaron en Bogotá D.C. cerca de 10 casos diarios de violencia sexual -lo que daría un caso cada tres horas--, él en su trino aseguró que “cada ocho horas una mujer es víctima de violencia sexual”.

Además, las cifras que maneja de violencia de pareja, en las cuales cita como fuente a Medicina Legal, no coinciden con los datos del Observatorio y de Forensis 2016.

Mientras López, en su documento, indicó que en 2016 se presentaron 3.518 casos de violencia intrafamiliar (nos aclaró que se refiere a la de pareja), Medicina Legal contabiliza 10.734.

Por un lado, al hacer el cálculo de la cifra del congresista electo, no concuerda con su propia afirmación, pues aseguró que cada hora tres mujeres son víctimas de violencia intrafamiliar en Bogotá. Con los 3.518 casos, el cálculo daría una mujer cada dos o tres horas horas, en promedio.

Y en las cifras reales de Medicina Legal, al hacer el mismo cálculo de dividir 8760 (horas en un año) por los 10.734 casos, el promedio es de una mujer, víctima de violencia de pareja, cada hora.

Puede ingresar aquí a ver la tabla con las cifras.

Una cifras que preocupan

Aparte de las imprecisiones de las cifras de la violencia contra la mujer, lo que sí es cierto es que este es un flagelo que afecta al país. El propio Director Nacional del Instituto de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés, aseguró que “el feminicidio en todo el país se detecta con más facilidad ahora; pero hay una crisis de valores que se refleja en el irrespeto a la mujer, a los niños. No es gratuito ver cómo la violencia intrafamiliar ha aumentado y se ha convertido en caldo de cultivo para las demás formas de violencia”.

Los homicidios de mujeres, cometidos por sus parejas o exparejas, son considerados feminicidios. Según la Ley 1761, llamada Rosa Elvira Cely, el término abarca también el asesinato de mujeres, por su condición de mujer o por motivos de su identidad género o para ejercer sobre su cuerpo actos de instrumentalización de género o sexual.

Frente a este tema, la también electa representante a la cámara por Bogotá, María José Pizarro, aseguró que en Colombia el 90 % de los feminicidios quedaba impune.

Colombiacheck verificó en esa ocasión la afirmación y la encontró Aproximada. Este es el chequeo.

Viernes, 15 Diciembre 2017

Iván Duque basa una propuesta de campaña en información falsa

Por Sania Salazar

El candidato presidencial dice que la mayor deserción estudiantil se da en noveno grado, pero un estudio basado en cifras del Mineducación dice que esa es una creencia errónea.

Iván Duque, elegido el pasado 10 de diciembre como candidato presidencial del partido Centro Democrático, basa una de sus propuestas en educación en que “la mayor deserción estudiantil en el país se empieza a dar en noveno grado”.

 

 

¿El candidato tiene la información correcta para formular acertadamente esa propuesta de campaña y convencer al electorado de que lo eligan a él como presidente de Colombia?

Colombiacheck revisó cifras del Ministerio de Educación y de un estudio de la Universidad de Los Andes al respecto y concluyó que la afirmación de Duque es Falsa.

Según datos del Ministerio de Educación, en 2016 la mayor deserción escolar en el sector oficial se dio en sexto grado con un 5,87%, seguido de séptimo con una deserción del 4, 8% y de octavo grado con 4,51%. En noveno el porcentaje fue de 3, 92%.

Según esa cartera, la deserción en Colombia pasó de 4,8% en 2010 a a 3,72% en 2016.

Fuente: Ministerio de Educación

 

En octubre de 2014 durante la presentación del plan piloto para establecer la jornada única escolar de ocho horas diarias en 550 colegios del país el Presidente Juan Manuel Santos aseguró: “Comenzamos por el noveno grado porque es donde se está presentando el mayor número de deserción escolar. Los muchachos y las muchachas se están saliendo de los colegios en el noveno grado. Entonces tenemos que enfocar los esfuerzos donde más impacto tengamos. Esfuerzos que se van a ir prolongando a los demás cursos, a los demás grados, pero que vamos a comenzar por el noveno grado”.

Pero el documento titulado Caracterización de la educación media en Colombia. Trayectorias de permanencia, deserción y repitencia en la educación secundaria colombiana y sus factores asociados, de la Escuela de Gobierno Alberto Lleras Camargo, de la Universidad de Los Andes desvirtúa la creencia de que hay una mayor deserción en noveno grado.

El estudio, solicitado por el Ministerio de Educación y realizado con información de esa cartera, se publicó en diciembre de 2016. El resultado del mismo aclara en primera instancia, que en Colombia no hay una caracterización detallada de la deserción en la secundaria en general, ni en la educación media en particular.

“Al analizar la deserción se encuentra que no existen grandes diferencias en las tasas entre los diferentes grados. En particular, no se ve evidencia de que la tasa de deserción sea más alta entre noveno y décimo grado —es decir, en el paso de secundaria básica a educación media—, como generalmente se afirma. En contraste, la tasa de deserción sí es significativamente más alta cuando se pasa de primaria a secundaria, es decir, de quinto a sexto grado”, concluye el análisis.

El profesor Fabio Sánchez Torres, quien participó en el estudio, explicó que de de cada 100 estudiantes que terminan quinto alrededor de 83 entran a sexto, lo cual significa que la tasa de deserción entre quinto y sexto grado es de 17%. De ahí en adelante las tasas fluctúan entre 7% y 8% de grado a grado y no se observa un salto particularmente (aumentos en deserción) grande entre noveno y décimo. (Ver gráfica).

En general, una de las conclusiones principales es que para reducir el riesgo de deserción de los estudiantes en la secundaria y para aumentar su probabilidad de llegada a la educación media hay que intervenir en etapas más tempranas, en particular entre sexto y noveno grado.

Causas de la deserción

El informe señala que según la Encuesta Nacional de Deserción encontró que “la deserción está asociada a: algunas condiciones familiares de los estudiantes, como problemas económicos, nivel educativo de los padres y trabajo infantil; algunas condiciones individuales, como el ingreso tardío a la educación, pérdida de cursos y bajas expectativas de formación postsecundaria; algunas características de las instituciones educativas, como la distancia, la infraestructura y la discontinuidad en la oferta de cursos; y otras características, como inseguridad en la zona, dificultades académicas y falta de gusto”.

*Algunos datos

-En promedio, 65 de cada 100 estudiantes que finalizan sexto llegan a grado undécimo.

-La caída más grande en la probabilidad de permanencia en secundaria ocurre justo antes de iniciarla, es decir, entre quinto y sexto grado. (Ahí se da la mayor deserción).

-En promedio, 55 de cada 100 estudiantes que terminan quinto grado finalizan undécimo grado.

-Hay disparidades regionales importantes en la probabilidad de permanencia en secundaria. Mientras que en Bogotá llegan a grado undécimo el 76 % de los estudiantes observados en grado sexto, en la Amazonía, el Pacífico y la Orinoquía llega un poco menos del 60 %.

-Las mujeres tienen una probabilidad asociada de permanencia mayor que la de los hombres.

Colombiacheck contactó telefónicamente el pasado 11 de diciembre al equipo de prensa de Duque para averiguar qué fuente utilizó el candidato para escribir el trino, pero aunque insistimos al llamar al número personal del candidato, no obtuvimos respuesta. También le solicitamos a Duque una entrevista a través de un mensaje en Twitter, pero tampoco respondió.

*Datos tomados de Caracterización de la educación media en Colombia. Trayectorias de permanencia, deserción y repitencia en la educación secundaria colombiana y sus factores asociados