Pasar al contenido principal
Lunes, 30 Enero 2017

¿A las Farc les prometieron crear una EPS para la atención de sus guerrilleros?

Por Sania Salazar

Colombiacheck revisó el Acuerdo Final entre Gobierno y Farc y no encontró el compromiso de crear una EPS, pero Mauricio Jaramillo, miembro del secretariado de las Farc, dice que sí.

“Esperamos que el Gobierno cumpla lo que se acordó. Nos dijeron que iban a crear una EPS para nosotros, y nada”. La frase es de Jaime Alberto Parra, miembro del secretariado de las Farc más conocido como Mauricio Jaramillo o “el Médico”, y hace parte de una entrevista que le hizo El Espectador y que se publicó el pasado 22 de enero.

Colombiacheck le solicitó a las Farc, a través de correo electrónico enviado el domingo 22 de enero una entrevista con Parra para saber dónde quedó consignado ese compromiso de crear una EPS, nos dijeron que estaban tramitando la entrevista, pero hasta la publicación de este artículo no hemos recibido respuesta.

Entonces buscamos ese compromiso en el Acuerdo Final, donde está todo lo pactado entre Gobierno y Farc. Encontramos que para la reincorporación económica y social de los excombatientes está previsto que las Farc creen una organización de economía social y solidaria que se llamará Ecomún, que tendrá cobertura nacional y a la que podrán afiliarse voluntariamente los miembros de esta guerrilla, en la que recibirán asesoría para la afiliación a salud.

“Las sumas correspondientes a los pagos por concepto de seguridad social en salud y pensiones de acuerdo con la normatividad vigente para quienes no se encuentren vinculados a actividades remuneradas, serán garantizadas por el Gobierno Nacional, quien constituirá un encargo fiduciario para la realización de los pagos durante 24 meses. Ecomún, por su parte, asesorará a sus integrantes en la selección de las entidades de seguridad social prestadoras de estos servicios.

Para enfermedades graves de alto costo y para la rehabilitación de lesiones derivadas del conflicto, el Gobierno establecerá un sistema especial con la cooperación nacional e internacional, en el marco del Consejo Nacional de Reincorporación, CNR, para su atención durante 36 meses” reza el Acuerdo Final en la página 76.

No encontramos en el Acuerdo los términos Empresa Prestadora de Salud o su sigla, EPS, por eso calificamos la frase de Parra como falsa.

También consultamos al Ministerio de Salud por medio de la oficina de prensa, sobre la supuesta EPS, pero prefirieron no pronunciarse al respecto.

Lo que se sabe

En un comunicado del Ministerio de Salud del 28 de noviembre pasado se informa que “los excombatientes de las Farc serán afiliados al sistema de salud mediante un proceso similar al utilizado para la afiliación de las poblaciones especiales prioritarias. En este sentido, no les será aplicada la encuesta del Sistema de Selección de Beneficios (Sisbén) e ingresarán al Régimen Subsidiado en Salud”.

El comunicado explica que la condición de población especial prioritaria permite agilizar el ingreso de poblaciones como desmovilizados, víctimas y desplazados, entre otros, al sistema de salud.

“La permanencia de los miembros de las Farc en el Régimen Subsidiado se mantendrá mientras no alcancen las condiciones para ingresar al Régimen Contributivo”, indica el comunicado, en el que además señalan que la Nueva EPS, donde están afiliando a los integrantes de las Farc, “tiene participación de la Nación y suficiente cobertura en el territorio para garantizar el servicio”.

En rueda de prensa realizada el pasado 18 de enero en la que se rindió informe sobre el avance de las Zonas Veredales Transitorias de Normalización (Zvtn) el Ministro de Salud, Alejandro Gaviria, recordó, en primera instancia, que el 30 de noviembre de 2016 el Gobierno emitió un decreto que permite la afiliación a la seguridad social de los guerrilleros de las Farc.

“Se necesita un decreto que de alguna manera nos permita, por medio de lo que se conoce como listados censales, incorporar a los miembros de las Farc al régimen subsidiado sin tener un puntaje del Sisbén, sin que se hiciera la clasificación socio económica que hoy en día es una precondición para ingresar al régimen subsidiado”, explicó el ministro.

Gaviria indicó que después de expedido el decreto se afiliaron, con una primera lista, 2.500 miembros de las Farc y que el pasado 13 de enero recibieron una lista adicional de 3.700 guerrilleros.

“Esperamos a más tardar la próxima semana incorporar a estas 3.700 personas adicionales para tener afiliados a la seguridad social, al Régimen Subsidiado en Salud, a 6.200 personas, con eso completaríamos esta primera etapa, quedarían afiliadas todos los miembros de las Farc a la Nueva EPS, que es la EPS que está cumpliendo estas labores”, puntualizó.

En la página de la Presidencia de la República informaron el pasado 25 de enero que ya estaban afiliados al sistema de salud 6.247 integrantes de las Farc.

En la misma rueda de prensa el Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, explicó que ante la situación de salud de los guerrilleros de las Farc en los puntos de preagrupamiento buscaron, con el Ministerio de Salud, un mecanismo para afiliar a los guerrilleros a una EPS para asegurar la atención, pero que solo cuando los combatientes entren a las Zvtn se sabrá cuántos son en total.

El ministro de Salud aseguró además, que se habían atendido hasta ese momento 59 urgencias en el contexto de esa afiliación a seguridad social.

Gaviria anunció que en cada zona habrá un puesto de salud con médico permanente, un auxiliar de enfermería, insumos básicos y algunos equipos biomédicos, una ambulancia y un equipo de comunicaciones e hizo énfasis en que “esta atención es complementaria al aseguramiento”, concluyó.

La pregunta que queda es de dónde salió la versión de la creación de la EPS para las Farc, pero más importante que eso es que a los guerrilleros se les garantice la adecuada y oportuna atención médica a la que todos los seres humanos tienen derecho.

Lunes, 23 Octubre 2017

“Estoy amnistiado”: Jesús Santrich, exguerrillero de las Farc

Por Óscar Felipe Agudelo B.

Jesús Santrich, quien hizo parte del Estado Mayor Central de la exguerrilla de las Farc, sostiene que está amnistiado, un hecho engañoso porque solo lo fue por el delito de rebelión y no por otros graves delitos.

Un incidente ocurrido en la Cámara de Representantes que tuvo como protagonistas al representante a la Cámara Edward Rodríguez, del Centro Democrático, y a Seusis Pausias Hernández Solarte, conocido como Jesús Santrich, un líder de la exguerilla de las Farc, llevó a que Santrich asegurara a través de su cuenta de Twitter que está amnistiado.

Después de consultar varias fuentes Colombiacheck califica la afirmación como engañosa, pues Santrich no mencionó que la amnistía que le concedieron es solo por el delito de rebelión y que deberá esperar si la Jurisdicción Especial de Paz lo llama a responder por delitos graves que haya ordenado el Estado Mayor Central de las Farc, máximo órgano decisorio de esa organización, del que hizo parte.

 

 

 

 

Santrich aseguró que la amnistía de la que habló es la prevista por la Ley 1820 y mencionó otras amnistías judiciales de la cuales no dio mayores detalles cuando se le consultó para este chequeo.

“Me referí a que tengo amnistía de Iure derivada de los acuerdos y que es a la que se refiere el señor Rivera de la Oacp (es decir, Rodrigo Rivera, alto comisionado para la paz). Después de haber hecho una pesquisa en juzgados y Fiscalía los delitos que me pudieron haber imputado están desvirtuados y por ello me libraron amnistiados judiciales. Tengo un caso que es de ejecución indirecta, respecto al que no conozco circunstancias de tiempo, modo ni lugar y que sencillamente me lo asignan por ser parte de la dirección de las Farc. Pero sobre tal caso que no hay línea de mando probada no se puede prejuzgar. Pues para definir si hay o no responsabilidad es que está la JEP, a la cual tengo el compromiso de acudir. Así es, cualquier acusación entonces es temeraria”, le aseguró Santrich a Colombiacheck.

Luego de la publicación inicial de esta nota, el exguerrillero le envió a Colombiacheck una parte del auto inhibitorio del Juzgado Primero Penal del Circuito Especializado de Pasto proferido en septiembre de 2016 en el que se le concedió amnistía de iure por el delito de rebelión y no por “los delitos de desplazamiento forzado de población civil, utilización de medios métodos de guerra ilícito, atentados a la subsistencia, homicidio agravado en tentativa”, como aclara el fallo.

La Ley 1820 de la que habló Santrich regula la aplicación de la amnistía de iure. De acuerdo con Carlos Montoya, investigador de la Fundación Paz y Reconciliación, Pares, esa amnistía beneficia a quienes cometieron el delito de rebelión y conexos, especificados en el artículo 15 de la mencionada ley:

“Amnistía de iure. Se concede amnistía por los delitos políticos de "rebelión", "sedición", "asonada", "conspiración" y "seducción", usurpación y retención ilegal de mando y los delitos que son conexos con estos de conformidad con ley, a quienes hayan incurrido en ellos”.

La decisión judicial es clara en que Santrich deberá comparecer ante la JEP para responder por los delitos distintos a la rebelión.

María Victoria Llorente, directora ejecutiva de la Fundación Ideas para la Paz, FIP, indicó que en sentido estricto Santrich sí está amnistiado, pero no por los delitos graves que pudo haber cometido y recalcó que deberá ser llamado ante la JEP por lo que no está amnistiado del todo.

“El ministro de Justicia y diferentes expertos han manifestado que esta amnistía de iure no es excluyente a que una vez la JEP entre en funcionamiento él pueda ser llamado como serán llamados todos los integrantes del Estado Mayor Central de las Farc a rendir cuentas sobre delitos que no son amnistiables, es decir, crímenes de guerra, de lesa humanidad y crímenes internacionales”, explicó el investigador de Pares.


 

Aclaración

Colombiacheck aclara que este chequeo se publicó inicialmente con la calificación de falso, pero que pocas horas después Santrich envió parte del fallo judicial en el que consta que le concedieron la amnistía, por lo que, fiel a nuestra política de aclaraciones, le cambiamos la calificación.