Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Jueves, 14 Junio 2018

Lo que encontró el CNE al revisar los formularios E-14

Por María José Pereira

La campaña de Gustavo Petro presentó reclamaciones por los tachones en los formatos de preconteo en primera vuelta. De allí surgieron rumores de fraude, reconteo de votos y hasta suspensión de la segunda vuelta. Colombiacheck aclara qué pasó.

En redes sociales ha circulado una noticia cuyo titular asegura que se comprobó fraude electoral a favor de Iván Duque y que debido a esto se ordenó un reconteo de votos. La publicación fue difundida por el portal ‘Modonoticias’ y ya cuenta con más de 90.000 visitas, mientras diversos grupos petristas la comparten en Facebook, con 3.400 interacciones.

Noticia falsa sobre reconteo de votos por fraude

La información hace referencia a una reunión de la sala plena de los magistrados del Consejo Nacional Electoral (CNE), que efectivamente ocurrió, con el fin de atender 27 reclamaciones presentadas por la candidatura de la Colombia Humana, con respecto a la primera vuelta de las elecciones presidenciales de primera vuelta, en las que surgieron denuncias y dudas por tachones en los formularios del preconteo (E-14) que la Registraduría publicó en su sitio web.

Sin embargo, esto no significa que se haya ordenado un reconteo de los votos ni que el Consejo Nacional Electoral, u otra entidad, haya comprobado que hubo fraude electoral.

Así se lo aclaró el magistrado Armando Novoa del CNE a Colombiacheck: “no hubo reconteo de votos, hubo un cruce de información de las actas de escrutinio de mesa con los consolidados parciales, es decir, formularios E-14 (los informes parciales que los ciudadanos descargaron de la página de la Registraduría) y E-24 (los resultados definitivos de las comisiones escrutadoras, que ya llevan revisión de votos en los casos necesarios). Ya se resolvió y se estimaron la mayoría de las reclamaciones, se concluyó que la campaña de Petro había recuperado algo así como 350 votos.”

De hecho, la cifra es un poco inferior. El viernes 8 de junio, el CNE emitió la resolución 1412, en la que da a conocer su decisión: de las 1.705 mesas que se denunciaron por inconsistencias, solo se encontraron irregularidades en 84, por lo que los magistrados declararon infundadas las reclamaciones, ya que "las diferencias encontradas por esta Comisión Escrutadora Nacional son tan minúsculas, que no caben si quiera bajo el término de error técnico". De todos modos, ajustaron los números, sumándole a Gustavo Petro 238 votos y restándole 257 a Iván Duque, con lo cual no cambia el resultado general ni se pone en tela de juicio la segunda vuelta, como se alcanzó a rumorar en audios de WhatsApp que Colombiacheck ya había chequeado.

El artículo difundido en redes menciona, además, que la denuncia se presentó ante el Tribunal Superior de Justicia, pero este tribunal no existe. El nombre equivalente sería la Corte Suprema de Justicia, que es el máximo tribunal de la justicia ordinaria, y ninguna denuncia se ha presentado con respecto a las elecciones del 27 de mayo.

El texto acierta en que la campaña del candidato Gustavo Petro presentó 27 reclamaciones ante el Consejo Nacional Electoral que conciernen a 1.706 mesas de votación, pero se equivoca en la cantidad de departamentos que estaban involucrados en la denuncia, puesto que fueron 27 departamentos, no 17.

Sin embargo, los últimos dos párrafos de la nota contienen información verdadera puesto que concuerdan con la explicación que dio la autoridad electoral por medio de un comunicado de que, “la sala plena del CNE tomó la decisión de acumularlas [las reclamaciones] en un solo despacho, el cual solicitó de manera inmediata la confrontación de todos los documentos electorales de esas mesas a la Registraduría Nacional del Estado Civil.”

Es decir, el texto mezcla verdades con mentiras para dar una impresión incorrecta de fraude, por lo cual calificamos la afirmación como Engañosa.

 

 

 

* María José Pereira: Estudiante de periodismo de la Universidad del Norte. Participó en el proyecto “Laboratorio de verificación de datos”, de Colombiacheck, con el apoyo de Facebook, Deutsche Welle Akademie y la Pontificia Universidad Javeriana. Este artículo fue desarrollado con el acompañamiento y edición de Colombiacheck.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Miércoles, 11 Julio 2018

Ayuda económica de Estados Unidos a Colombia no es por Duque

Por Carlos González

De acuerdo con el portal El Nodo, el Senado de Estados Unidos aprobó 391 millones de dólares en auxilios para Colombia debido al triunfo de Iván Duque en las elecciones presidenciales.

Sin embargo, esta afirmación es engañosa, pues en marzo la Cámara de Representantes de Estados Unidos ya había aprobado este presupuesto. Pero, además, los niveles de ayuda que Estados Unidos ha aprobado para Colombia han estado a la baja desde hace varios años.

Después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, Estados Unidos empezó una lucha global contra el terrorismo, dentro de la cual Colombia recibió, durante el gobierno de Álvaro Uribe, cerca de 630 millones de dólares anuales. Este nivel se mantuvo hasta 2010, año en el que asumió Juan Manuel Santos y en el que empezaron a reducirse los fondos.

Según Diana Marcela Rojas, investigadora de la Universidad Nacional, después de algunos resultados mostrados por la política de seguridad democrática de Uribe, el gobierno estadounidense decidió empezar a reducir los aportes hacia Colombia y bajaron a “520 millones de dólares en 2010, 464 millones en 2011, 400 millones en 2012 y 328 millones en 2013”.

Para 2014, cuando empezó el segundo periodo de Santos, el presupuesto de ayuda de Estados Unidos destinado a Colombia fue de 319 millones de dólares, distribuidos así: 142 millones a programas antinarcóticos, 28,5 millones en respaldo al Ejército y 140 millones dedicados al Fondo de Apoyo Económico, que financia diversos programas de desarrollo y fortalecimiento institucional, aclaró Rojas.

Por lo tanto, la reducción del apoyo, hasta ese momento, fue de cerca del 50%, o 311 millones de dólares, entre 2002 y 2014. Sin embargo, Rojas dice que “el análisis de las relaciones entre los dos países durante el gobierno Santos evidencia que Estados Unidos sigue jugando un papel central en el proyecto de pacificación nacional. Mientras durante la década pasada los esfuerzos y recursos se concentraron en la guerra contrainsurgente y la lucha contra las drogas, ahora la política de Washington hacia Colombia se ha orientado a crear las bases para una situación de postconflicto”.

Según el portal El Nodo, la confianza de Estados Unidos volvió a Colombia con la elección de Iván Duque como presidente, pues en 2017 Donald Trump había pedido que se redujeran a 245 millones de dólares los recursos destinados a Colombia, pero el Congreso de ese país aprobó una ayuda de 391 millones tan solo cuatro días después de que se conocieran los resultados de las elecciones presidenciales en Colombia.

Sin embargo, cabe mencionar que en marzo pasado la Cámara de Representante ya había aprobado este presupuesto de 391 millones de dólares en ayuda para Colombia. Lo que ocurrió después de las elecciones presidenciales colombianas fue que el Senado de Estados Unidos ratificó la aprobación de dicho monto.

Aunque parece un triunfo del nuevo presidente de los colombianos, lo cierto es que en 2016 Santos recibió 376 millones de dólares en ayuda de Estados Unidos. Al año siguiente, ya con Trump como presidente de Estados Unidos insistiendo en girar únicamente 250 millones para Colombia, el legislativo norteamericano decidió aumentar el apoyo económico y aprobó recursos por 450 millones. Este fue el único año en el que Estados Unidos aumentó su ayuda.

“Espaldarazo bipartidista de EE.UU.: Congreso aprobó presupuesto con partida de US$450 millones para Paz Colombia. US$74 millones más que en 2016”, trinó el presidente Santos desde su cuenta de Twitter, pues en ese momento se esperaba una reducción del presupuesto.

Nota engañosa sobre ayuda económica de EE.UU. a Colombia

Mauricio Jaramillo, internacionalista de la Universidad del Rosario, explicó que la ayuda de Estados Unidos a Colombia ya la había asegurado el presidente Santos y se iba a dar indiferentemente de quién fuera electo jefe de Estado. “Aunque con Petro hubiera existido un poco de incertidumbre, Estados Unidos no va a dejar solo al país”, manifestó el experto.

Sin embargo, Jaramillo afirmó que el incremento de cultivos ilícitos y los asesinatos de líderes sociales pueden condicionar la ayuda del Congreso norteamericano al país en el futuro, ya que para los republicanos es muy importante la lucha antidrogas y para los demócratas la defensa de los derechos humanos.

Según explicó en diferentes medios Mark Feierstein, quien se desempeñó como administrador adjunto de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) para la región, "lo que hacemos en Colombia no es un proyecto de desarrollo típico, es más bien asistencia para una situación de posconflicto, porque Colombia no es un país pobre en comparación de otros. Lo que hacemos aquí es apoyar una transición en las zonas más conflictivas".