Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Sábado, 10 Abril 2021

Meme compara mal y con datos falsos los impuestos pagados por Bolívar, Uribe, Duque, Cabal y Ramírez

Por José Felipe Sarmiento

La imagen se basa en las respectivas declaraciones de renta del año gravable 2018, publicadas por ley en 2020, pero tiene cifras erradas y omite el contexto.

“Este mamerto pagó 1.527’000.000 millones en impuestos”, dice un meme sobre el senador Gustavo Bolívar, del partido MAIS en la coalición Decentes, y lo compara con el presidente Iván Duque, la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, el exmandatario Álvaro Uribe y la senadora María Fernanda Cabal, del Centro Democrático: “Las declaraciones de renta de estas cuatro sanguijuelas del pueblo suman 37'000.000 de pesos”, reclama.

Meme que compara declaraciones de renta de Gustavo Bolívar y uribistas

Una usuaria le envió a Colombiacheck la imagen por WhatsApp, preguntado por la veracidad de las cifras. Además, una búsqueda inversa y otra por palabras clave en Google arrojaron resultados que demuestran que esta ha circulado por lo menos desde octubre de 2020 en Facebook, Twitter (sobre todo en cuentas anónimas que usan la etiqueta #AntiuribistaSigueAntiuribista) e incluso en Pinterest.

Búsqueda inversa de meme que compara impuestos de Bolívar y uribistas

Teniendo en cuenta eso, las cifras se refieren a las declaraciones de renta del año gravable 2018, publicadas a principios de 2020 por las cinco personas mencionadas, en cumplimiento de una obligación legal como servidores públicos (Uribe todavía era senador). Sin embargo, los datos publicados en redes son incorrectos y desconocen la lectura adecuada de esos documentos. En consecuencia, la comparación que hace el meme es falsa.

Bolívar puso su declaración en Twitter. El valor exacto de lo que pagó por esa vigencia fue de 1.527’971.000 pesos. O sea que, para empezar, el meme tiene un error en la presentación de ese número porque pone los millones de pesos en ceros y luego en letras, por lo que da la impresión de que fueran 1.500 billones, un millón de veces más y 4,8 veces el Presupuesto General de la Nación aprobado para 2021.

En el caso de Duque, la declaración de 2018, disponible en la página de la Presidencia, dice que no tuvo que pagar nada. Aunque el impuesto que le correspondía era de 43,5 millones de pesos, ya le habían hecho retenciones por 51,7 millones. En consecuencia, eso le alcanzó para cubrir el total y le quedó un saldo a favor de 8,2 millones de pesos.

El Estatuto Tributario señala que este resultado da lugar a la devolución de esa cantidad. En caso de que la persona contribuyente, en este caso el presidente, no pida ese reembolso, se le descuenta el mismo valor en la declaración de la siguiente vigencia.

En cuanto a las retenciones, en el caso de quienes declaran, la norma las considera un pago gradual del impuesto, en este caso el de renta, que se recauda por medio de las entidades que les pagan el sueldo o los honorarios a las personas naturales, al restar un porcentaje que varía según la tarifa aplicable a cada caso. Por eso se descuentan en la declaración al final, como lo contó Colombiacheck en un explicador de 2018.

El cálculo con las rentas de Ramírez es un poco más complicado. Tenía que pagar 18,2 millones de pesos, pero en 2017 había hecho un anticipo de 9,2 millones y durante 2018 le habían retenido 20,7 millones más. De modo que, al momento de declarar, ya le había dado 11,7 millones de pesos de sobra al Estado. Así, no solo no tuvo que dar más plata sino que este último valor le quedó como anticipo para 2019.

La diferencia entre estos anticipos y el saldo a favor del presidente es que los primeros no están sujetos a devolución. Por el contrario, la misma ley establece que cualquier persona declarante está obligada a hacerlos y establece una fórmula para calcularlos.

El saldo de la declaración de Uribe, analizada en detalle por los medios, también es de cero pesos por las mismas razones que el de la vicepresidenta. Le tocaban 83,8 millones de impuesto, pero había dejado un anticipo de 18,7 millones en 2017 y le hicieron retenciones por 81,8 millones adicionales en 2018. Así que ya había pagado lo que era su deber, incluyendo 16,8 millones anticipados para 2019.

Cabal, por el contrario, sí tuvo que pagar 20,9 millones de pesos, como consta en la declaración que también divulgó por medio de un trino. Tenía 70,8 millones de pesos a cargo, pero había dado un anticipo de nueve millones en 2017 y le retuvieron 47 millones de pesos a lo largo de 2018. A los 14,8 millones de pesos restantes, la congresista debió sumarles un nuevo anticipo por 6,1 millones para la siguiente declaración.

No está claro, entonces, qué es lo que suma el meme en el caso de los cuatro miembros del Centro Democrático. Si fueran los saldos a pagar de las declaraciones, solo contaría Cabal con 20,9 millones de pesos. No obstante, al incluir todos los impuestos y anticipos pagados que se reflejan en sus declaraciones (sin contar el saldo a favor de Duque), el resultado sería de 250.888 millones de pesos. Ambas cifras están lejos de los 37 millones que menciona.

Si el punto es probar que Bolívar pagó mucho más que ellos juntos, es cierto. Aún así, hace falta contexto: el senador del MAIS recibió casi 3.000 millones de pesos en rentas ese año, casi el triple que los demás personajes mencionados juntos (1.132 millones de pesos).

Por otro lado, la imagen alude a las declaraciones como si fueran el resultado de todos los impuestos que pagó cada una de las personas mencionadas en un año. La verdad es que no es así. Hay muchos otros impuestos que se pagan por aparte del de renta.

Estos formularios incluso mencionan el valor del patrimonio personal como un dato informativo, pero no tienen nada que ver con el impuesto al patrimonio (o la riqueza, como se llamaba en ese entonces), que no se calcula ni se paga con este documento. Uribe, por ejemplo, que tiene de lejos el patrimonio líquido más alto de los contribuyentes en cuestión (9.415 millones de pesos), está cobijado por ese gravamen pero, como esto no afecta la declaración de renta, no entra en la comparación viral.

La contadora pública y docente universitaria Negia Cure Osorio, que revisó los documentos por solicitud de Colombiacheck, explicó que en estos “se pueden leer e investigar otras cosas más interesantes que el pago de los impuestos”. Con respecto a estos, dijo que “la legalidad normativa y matemática está aplicada” en todos los casos y explicó las implicaciones ya mencionadas de los anticipos, los saldos a favor y las retenciones.

También advirtió que, para saber si los datos registrados por cada contribuyente corresponden a los hechos económicos reales, “tendríamos que hacer una auditoría de los soportes”. Así que no se puede insinuar, con base en las declaraciones por sí solas, que haya algún tipo de inconsistencia.

Esto es importante porque el meme y los textos que lo acompañan en algunas publicaciones sugieren, sin pruebas, que la diferencia entre Bolívar y los demás se podría deber a una ilegalidad. No solo los llaman “sanguijuelas” sino también los acusan de ser “políticos corruptos” y de que “están usando” su posición para pagar menos que “un solo hombre”.

Así que, además de citar cifras falsas (una que está mal expresada en términos lingüísticos y otra que no es ni parecida a las cuentas reales), el meme hace una interpretación descontextualizada de las declaraciones de renta. No solo las toma como si fueran el reflejo de todos los impuestos que paga cada persona sino que omite las diferencias en los ingresos que explican su propia comparación.

Nota: El 16 de abril de 2021, corregimos una equivocación matemática nuestra en el párrafo sobre los 1.500 millones en letras y números que parecían 1.500 billones, porque habíamos escrito que parecían 1,5 billones. Es decir que el error original del meme sobre lo que pagó el senador Bolívar en su declaración de renta era mucho más grande de lo que habíamos calculado. De paso, añadimos la comparación con el Presupuesto General de la Nación.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Miércoles, 06 Febrero 2019

No hay cifras oficiales de colados en Transmilenio

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Samuel Hoyos, precandidato a la alcaldía de Bogotá, dijo que Bogotá pierde 200.000 millones de pesos al año por este problema. Pero no es posible determinarlo porque no hay cifras oficiales al respecto.

El pasado 2 de febrero se realizó el Segundo Foro Democrático por Bogotá, organizado por el Centro Democrático, en el que los precandidatos a la alcaldía por este partido dieron a conocer sus propuestas para mejorar la movilidad de la capital.

Durante su intervención, Samuel Hoyos, uno de los participantes, se refirió al tema de los colados en el sistema Transmilenio. Dijo que anualmente la capital pierde 200.000 millones de pesos por este problema y que, si se resuelve, la tarifa del pasaje podría disminuir. Así quedó consignado también en su cuenta de Twitter:
 

Colombiacheck consultó al precandidato para conocer en qué fuente de información se basó.

Lo que nos dijo es que “probablemente son más de 200.000 millones” de pesos, pues “en esto no hay cifras exactas”. “Hay fuentes de prensa y algunos estudios que se han hecho en Transmilenio, pero cerca del 10% de los usuarios se cuelan y el sistema mueve 2,2 millones de personas al día”, señaló. Además, explicó a Colombiacheck que sus cuentas vienen de multiplicar 200.0000 colados, por los 2.400 que vale el pasaje de Transmilenio.

Cuando le contrapreguntamos al precandidato de dónde venían las estimaciones de que el 10% de los usuarios se cuelan en el sistema, nos respondió enviándonos el enlace de un artículo de El Tiempo publicado el 23 de septiembre del año pasado.

Contactamos al equipo de comunicaciones de Transmilenio, quienes nos confirmaron “TransMilenio tiene datos generales de estaciones, portales y zonas de la ciudad más afectados por la problemática de los colados. Sin embargo, actualmente carecemos de una línea de base integral de medición de la evasión”. Es decir, hasta este momento no hay datos oficiales sobre cuántos son los colados en el sistema, ni se ha realizado ningún otro estudio por parte de Transmilenio, contrario a lo dicho por Hoyos.

La empresa reveló, además, que están adelantando los estudios correspondientes para determinar la gravedad del problema, pero estos no se conocerán sino hasta el segundo semestre de 2019.

Dario Hidalgo, experto en movilidad y exsubgerente de Transmilenio, reafirmó lo dicho por la empresa y señaló que entre expertos “se ha manejado la cifra de alrededor del 10%” de colados frente al total de viajes que se hacen al día en el sistema de transporte. Es decir, el mismo estimado de Hoyos, aunque no se cuente con cifras oficiales.

Por otra parte, de acuerdo con Transmilenio, diariamente se hacen 2’500.000 validaciones en el servicio troncal (cada vez que un usuario pasa su tarjeta para ingresar al sistema, se cuenta una validación). Y el valor del pasaje para este mismo rubro es de 2.400 pesos.

De modo que el número de pasajes no validados podría ser de aproximadamente 250.000 (10% de 2,5 millones); que al multiplicarlo por el valor del pasaje (2.400), por los 365 días del año da un valor de 219.000 millones.

Es decir, que posiblemente, pero no oficialmente, al año el sistema estaría dejando de ganar 210.000 millones de pesos. Una cifra que aunque es cercana a la dada por Hoyos, no se puede asumir como oficial pues, como ya señaló Transmilenio, aún no se ha determinado cuántos son realmente los colados en el sistema.

¿Disminución en la tarifa?

De acuerdo con Hidalgo, decir que al controlar la evasión del pago se puede bajar la tarifa de Transmilenio podría ser parcialmente válido, aunque, en todo caso, habría que tener en cuenta muchos factores.

En primer lugar, porque controlar la evasión tiene un costo. Requiere mejorar infraestructura (torniquetes que hagan difícil colarse, barreras en puntos donde circulan los colados); realizar campañas publicitarias (‘Todos pagamos el pato’), y aumentar el control policial (más policías en las estaciones, sitios a dónde llevar a los colados, mecanismos para el pago de multas).

De hecho, así mismo lo constata Transmilenio en el comunicado que envió a Colombiacheck, en el que señala: “Con el propósito de prevenir y controlar la evasión del pago, Transmilenio viene liderando el Plan Anti - Evasión (...) que actúa a través de tres líneas de acción: Fiscalización, Infraestructura y Cultura Ciudadana”.

En segundo lugar, según Hidalgo, controlar a los colados no se traduce en que los 219.000 millones de pesos van a entrar al sistema. “Porque muchas de las personas que se cuelan, simplemente no usan el servicio. Hoy se están colando, si se les cobra, no necesariamente lo usarán”, concluye el experto.

Transmilenio tendría, entonces, que entrar a revisar el costo que le genera luchar contra la evasión, si el dinero invertido tendría como resultado un mayor ingreso por cuenta de los pasajes y si ese aumento en el ingreso efectivamente le haría posible rebajar la tarifa para los ciudadanos.

Mientras tanto, afirmarlo como un hecho, es desinformar.