Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Sábado, 30 Mayo 2020

No es cierto que en EE.UU. no se ha ‘demostrado seguridad de vacunas’ por más de 30 años

Por Adolfo Ochoa

Un portal afirma, equivocadamente, que abogados de Estados Unidos comprobaron que no hubo control de calidad de las vacunas por tres décadas y que el gobierno perdió una demanda al respecto.

La página web Mr.Capacho (la cual ya hemos desmentido varias veces) publicó una nota en la que asegura que la ‘Fundación de la OMS, CDC y Gates [fue] rechazada por fraude de vacunas’. Según el portal, ‘el gobierno de los EE. UU. Perdió la DEMANDA DE VACUNAS DE HECHO EN 2018’ (sic).
 
La nota, publicada el 9 de mayo pasado, ha sido compartida en Facebook más de 1.000 veces y ha sido vista por más de 25.000 personas desde esa fecha. Asimismo, tres usuarios de esta red social la reportaron como información potencialmente falsa, por lo que en Colombiacheck decidimos verificarla y encontramos que en efecto se trata de una desinformación.    
 
La primer evidencia de esto la encontramos al leer la nota, pues mientras en el título señalan a la Organización Mundial de la Salud, OMS; a la Fundación Gates y a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, CDC, en ninguna parte del texto se mencionan a la OMS y la Fundación Gates.
 
La nota comienza diciendo que “el abogado de lesiones por vacunas Robert F. Kennedy Jr.,Del Bigtree, productor del documental sobre la vacuna suprimida,'VAXXED' (sic) … exigieron los documentos gubernamentales relevantes que prueban que todas las vacunas aprobadas por el gobierno federal han sido probadas por su calidad en los últimos 32 años, ¡y no hubo NINGUNA!Cero, nada, nada!’ (sic).
 
Es decir, de acuerdo con este portal, ‘el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. Y todos los fabricantes de vacunas han estado engañando a los estadounidenses durante más de 30 años sobre la eficacia y la seguridad de las vacunas’.
 
Pero el portal mezcla verdades a medias con falsedades. Aunque es verdad que tanto Robert F. Kennedy Jr., abogado y sobrino del expresidente de Estados Unidos John F. Kennedy, como Del Bigtree, productor televisivo y director del muy criticado documental Vaxxed, son reconocidos activistas antivacunas, no han adelantado acciones legales en contra de farmacéuticas privadas u organizaciones de salud internacionales por el supuesto daño de las vacunas.
 
Kennedy Jr. sí lideró una protesta en contra de un mandato del gobernador del estado de Nueva York de acabar con las excepciones de vacunas por motivos religiosos. Kennedy estuvo en Albany, capital del estado, en mayo del 2019 hablando frente a una multitud de personas que dicen que sus hijos no deben ser obligados a vacunarse cuando ingresan a escuelas públicas.
 
Además, en 2018 Kennedy Jr. trinó que habían “ganado una demanda” en contra del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS por sus siglas en inglés) por “violar su deber de estudiar y procurar la seguridad de las vacunas por 32 años”. 
 
Sin embargo, la demanda a la que hace referencia fue desestimada y Kennedy Jr. tergiversa su contenido. 
 
La demanda fue interpuesta después de que, en 2017 la Red de Acción de Consentimiento Informado (ICAN), realizara una solicitud oficial de información al HHS.
 
La ICAN es un grupo fundado por el propio Bigtree, que asegura hacer investigaciones para que las personas tomen decisiones informadas sobre su salud. La petición de información la hicieron a través de un documento llamado “Freedom of Information Act” (o “FOIA”), un equivalente al derecho de petición en Colombia. 
 
La información que buscaban eran documentos que, según una ley de 1986, el HHS tendría que enviarle “periódicamente” a la Cámara de Representantes sobre los esfuerzos de una fuerza especial del gobierno estadounidense creada por esa misma ley para que las vacunas para niños fueran cada vez más seguras.
 
El 12 de abril de 2018, ICAN interpuso la demanda mencionada más arriba para que HHS diera respuesta a su petición de FOIA. En junio de 2018, el HHS respondió que no había podido ubicar los documentos. Puesto que el HHS dio respuesta, la demanda fue, como dijimos, desestimada, ya que ya se había cumplido su propósito. Así que el ICAN no la “ganó”.
 
Por otra parte, hicimos una búsqueda en Google de noticias sobre salud en Estados Unidos y descubrimos que no existe un solo registro de que haya un fallo judicial que castigue a promotoras de salud y organizaciones internacionales por temas de vacunas, como lo plantea el artículo.
 
De todas maneras, tras el anuncio de Kennedy Jr. aparecieron varios posts de Facebook en los que se aseguraba que “en 32 años” (entre a ley de 1986 y el trino en 2018) el HHS “no ha monitoreado la seguridad de las vacunas”. Pero nuestros colegas de PolitiFact desmintieron esto en 2019 y concluyeron que aunque el HHS “no pudo encontrar los documentos [solicitados por ICAN], no pudimos encontrar evidencia de que el departamento haya admitido que no había monitoreado la seguridad de las vacunas por más de 30 años. En cambio, el HHS da detalles en su página de cómo este y otros departamentos monitorean las vacunas”.
 
Otro aparte de la nota de Mr.Capacho asegura que la supuesta demanda fallada a favor de Kennedy y Bigtree “significa que el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. Y todos los fabricantes de vacunas han estado engañando a los estadounidenses durante más de 30 años sobre la eficacia y la seguridad de las vacunas”.

Como ya explicamos, el resultado de la demanda no prueba esto. Pero además, por la misma ley de 1986 citada más arriba, el HHS creó en 1987 la Oficina del Programa Nacional de Vacunas (NVPO por sus siglas en inglés). Esta oficina “coordina y garantiza la colaboración de socios federales y partes interesadas externas de toda la tarea de inmunización en torno a las vacunas y la actividad de inmunización”.

También existe un organismo que forma parte del Comité Asesor Nacional de Vacunas (NVAC, por sus siglas en inglés), que hace recomendaciones de desarrollo, seguridad, comunicaciones, suministro e investigación de vacunas al Subsecretario de Salud. Así que en Estados Unidos, la creación de una vacuna es un proceso que involucra distintas entidades y que está obligada a pasar por varios filtros de aprobación. Esto puede tardar años.

La OMS explica en este instructivo de cómo se crea una vacuna contra una gripe pandémica que existe una red de laboratorios adscritos a esa entidad que trabajan en la creación de estas vacunas. También se indica que los estudios clínicos son obligatorios en algunos países antes de liberar una vacuna.

En el caso de Estados Unidos, la FDA (Administración de Drogas y Alimentos) es la entidad encargada de regular las vacunas, según lo establecido en este documento legal oficial.

La FDA establece que legalmente deben mantener verificación de la vacuna, incluso después de que la licencia de creación y distribución ha sido aprobada.

“La FDA continúa supervisando la producción de vacunas después de que la vacuna y los procesos de fabricación son aprobados, para garantizar la seguridad continua. Después de la licencia, el monitoreo del producto y de las actividades de producción, incluidas las inspecciones periódicas de las instalaciones, debe continuar mientras el fabricante tenga una licencia para el producto”, dice la agencia federal norteamericana.

En la nota, Mr.Capacho asegura que la supuesta “victoria” legal “puede significar que la existencia continua, al menos en su forma actual, de cinco agencias de "atención médica" de los EE. UU. Ahora está en duda: los CDC, la FDA, el IOM, los NIH y la parte de "Salud" del DHHS” (sic).
 
Sin embargo, en este listado cita a la IOM, Organización Internacional de Migraciones, que no es ni una agencia de atención médica, ni hace parte de las agencias de Estados Unidos. Se trata de un organismo internacional, adscrito a las Naciones Unidas, encargado del tema de migraciones.
 
Finalmente, el artículo de Mr.Capacho cita al HHS como fuente de varias de sus afirmaciones. 
 
Sin embargo, al realizar una búsqueda avanzada en Google no encontramos en el portal oficial de la entidad ninguna información acerca de las denuncias de las vacunas.

La nota también dice que la información fue tomada de la página C-Vine. Al revisar este portal, que está en inglés, encontramos que el artículo de Mr.Capacho es una especie de traducción de parte de la información publicada en la web.
 
Así que es falso que se haya comprobado que el gobierno de Estados Unidos haya estado “engañando a los estadounidenses durante más de 30 años sobre la eficacia y la seguridad de las vacunas”, ni que no se haya monitoreado esa seguridad durante más de tres décadas.
 
 

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Lunes, 03 Agosto 2020

Tradujeron mal frase de Tedros sobre solución a la pandemia de COVID-19

Por José Felipe Sarmiento

Varios titulares en español han replicado unas supuestas declaraciones del director de la OMS que en realidad son producto de una mala traducción.

“No hay solución y quizás nunca la haya”, son las supuestas declaraciones del director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, sobre la pandemia de COVID-19 que se hicieron virales en la mañana del lunes 3 de agosto, luego de que múltiples medios de comunicación las pusieran en sus titulares.

Al buscar la cita textual en Google, aparece en portales como el del diario El Tiempo, los españoles Marca y El Periódico, los argentinos La Nación y Página 12, el ecuatoriano El Universo, el peruano RPP Noticias, el dominicano Listín Diario, la cadena de televisión latina estadounidense Univisión e Infobae. La mayoría de estos artículos le dan crédito a la agencia AFP por la información.

Pero Colombiacheck califica la cita atribuida al doctor Tedros como cuestionable, pues la traducción es inexacta frente a sus declaraciones originales en inglés.

Las palabras de apertura del director de la OMS en la rueda de prensa de este lunes están disponibles en el portal de esa entidad internacional y el video de la transmisión en vivo está en su canal de YouTube. La frase textual es: “There is no silver bullet at the moment and there might never be”. La traducción literal sería: “No hay una bala de plata en este momento y puede que nunca la haya”.

¿Qué es una bala de plata? Los diccionarios de las universidades de Cambridge y Oxford coinciden en que esta expresión se refiere a una “solución simple a un problema complicado” [énfasis añadido], el segundo agrega que esta es “aparentemente mágica”.

De acuerdo con el portal The Phrase Finder, fundado en 1997 por el ingeniero experto en lingüística computacional Gary Martin para documentar el origen de este tipo de modismos, su uso se deriva de la creencia popular en las balas de ese metal como las únicas capaces de matar hombres lobo u otros seres sobrenaturales. Esta idea existe al menos desde hace 200 años, pero la frase adquirió su sentido actual a principios del siglo XX.

Así que lo que dijo Tedros es que “no hay una solución simple [a la pandemia] en este momento y puede que nunca la haya”. En contexto, estaba hablando de las múltiples vacunas contra el COVID-19 que están en ensayos clínicos. “Todos esperamos tener un número de vacunas efectivas que pueda ayudar a prevenir que las personas se infecten”, había sido su frase anterior. Lo que hizo fue aclarar que no es un problema sencillo de resolver como por arte de magia.

“Por ahora, detener los brotes se reduce a las bases de la salud pública y el control de enfermedades: pruebas, aislamiento y tratamiento a los pacientes, y trazado y aislamiento de sus contactos. Hay que hacerlo todo”, agregó enseguida el director de la agencia de salud de las Naciones Unidas.

De modo que las citas entrecomilladas son cuestionables, pues cambian el sentido de lo que dijo el funcionario internacional. De hecho, El Tiempo publicó otra nota con la traducción correcta y una explicación de lo que quiso decir Tedros: “que el enfoque con el que se tiene que abordar este problema de salud pública tiene que ser el control de la pandemia y no la erradicación de la enfermedad”.