Pasar al contenido principal

Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable

Inchequeable

Jueves, 20 Junio 2019

No hay cómo saber si la mitad de los homicidios en Bogotá los cometen personas drogadas

Por Sania Salazar

La información oficial sobre homicidios contiene más datos sobre la víctima que sobre el victimario, por lo que es muy difícil establecer si el homicida actuó bajo los efectos de alguna sustancia.

El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, aseguró en su cuenta de Twitter que aproximadamente la mitad de los 1.000 homicidios que se registran al año en Bogotá no son cometidos por delincuentes, “sino por personas que haciendo uso del derecho al libre desarrollo de su personalidad consumen psicoactivos, pelean y matan a otros...hieren a miles más”.

Colombiacheck califica la afirmación como inchequeable, pues no hay fuentes de información que permitan concluir en cuántos de los homicidios el agresor actuó bajo los efectos de sustancias psicoactivas.

Según datos que nos envió el equipo de prensa de la Secretaría Distrital de Seguridad, Convivencia y Justicia, haciendo referencia a cifras de la Policía, en 2018 el 51% de los homicidios fueron iniciados por una riña y se produjeron en vía pública y en el mismo año el 68% de las lesiones fueron iniciadas por una riña y se produjeron en vía pública.

El equipo de prensa de esa Secretaría no especificó en qué documento o estudio de la Policía estaban esos datos, por lo que Colombiacheck revisó las cifras de homicidios y de lesiones personales de 2018, en las que hay información sobre si los hechos se cometieron en espacio público, pero no si fueron iniciados por riñas. En todo caso, ninguno de esos datos respalda la aseveración de Peñalosa con respecto al consumo de psicoactivos y su relación con los homicidios.

En la Secretaría también nos dijeron que, según el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, “el consumo de alcohol, y demás sustancias psicoactivas (SPA) es el primer factor de vulnerabilidad asociado a ser víctima de homicidio o lesiones personales”. Efectivamente, en el Forensis 2016, un análisis del comportamiento de los homicidios que hace Medicina Legal cada año,  los consumidores de sustancias psicoactivas ocupan el primer lugar de los factores de vulnerabilidad de homicidios, pero “según el factor de vulnerabilidad de la víctima” y no del victimario, que es al que se refiere Peñalosa.

Las cifras de Medicina Legal  muestran que, efectivamente, en los últimos tres años, los asesinatos en la capital han sobrepasado los 1.000 casos cada año. En 2016 se registraron 1.302 casos; en 2017, 1.150; y las cifras preliminares de 2018 indican que ocurrieron 1.050 homicidios.

Pero la información de Medicina Legal sobre cada homicidio tiene más datos sobre la víctima que sobre el victimario, pues no en todos los casos se detiene al presunto agresor. Por ejemplo, en 796 de los 1.050 homicidios registrados en 2018 no se tiene información del presunto agresor, es decir, en el 75% de los casos. Y en todo caso Medicina Legal no tiene en sus informes datos que indiquen si el agresor estaba bajo los efectos de sustancias psicoactivas.

Hugo Acero, sociólogo, experto en seguridad urbana y subsecretario de Seguridad de Bogotá durante nueve años, indicó que según la Fiscalía, en 2018 en Bogotá solo el 32% de los homicidios han sido esclarecidos, y que por ende esos son los casos en los que se podría tener alguna información por lo que es muy difícil sacar la conclusión a la que llega Peñalosa. “Ni aún así porque si alguna persona mata a alguien y varios días o meses después es detenido, pues ya no se sabe si lo hizo bajo el efecto de alguna sustancia”, resaltó Acero.

*Foto tomada de la cuenta de Twitter de la Alcaldía de Bogotá.

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Lunes, 10 Febrero 2020

Carlos Fernando Galán acierta en aumento de hurto a personas en Bogotá

Por Sania Salazar

El presidente del Concejo de la capital acertó en las cifras, pero el exsecretario de seguridad de Bogotá advierte que hay que analizar los datos con cuidado.

La seguridad volvió a ser tema de discusión en Bogotá luego de que un médico mató a tres hombres que pretendían asaltarlo. Carlos Fernando Galán, presidente del Concejo de la capital, habló en el programa Pregunta Yamit sobre un debate realizado a raíz del hecho, e indicó que “el año pasado hubo un aumento del 20% de hurto a personas”.

Colombiacheck califica la frase como “verdadera, pero” porque la cifra mencionada por Galán coincide con los datos oficiales más recientes, pero la Encuesta de percepción y victimización de la Cámara de Comercio muestra una disminución en las víctimas de ese delito, por lo que habría que hacer un análisis exhaustivo de la situación, revisión que se dificulta por un cambio en la metodología oficial de recolección de las cifras de hurtos. 

El equipo de prensa de Galán le dijo a Colombiacheck que la comparación es frente a 2018 y que la fuente es el Boletín mensual de indicadores de seguridad  y convivencia de la Secretaría distrital de seguridad, convivencia y justicia.

Efectivamente, el más reciente boletín muestra un aumento del 20,2 por ciento en el hurto a personas entre enero y diciembre de 2019 con respecto al mismo periodo de 2018. Los casos pasaron de 105.943 en 2018 a 127.315 en 2019.

Debido a un cambio en la metodología en el sistema de información estadístico de la Policía y la Fiscalía las cifras de lesiones personales y hurtos de 2017 no son comparables con las de 2018, como ya habíamos explicado en varios chequeos, por lo que no es posible utilizarla para dar un mayor contexto del comportamiento del hurto a personas.

Pero la Encuesta de percepción y victimización del primer semestre de 2019 muestra una reducción. El porcentaje de personas que dijeron haber sido víctimas de hurto pasó del 69 por ciento en el primer semestre de 2018 al 58 por ciento en el primer semestre de 2019, aún así, sigue siendo considerado el delito que más afectó a los encuestados. “De cada mil ciudadanos, 117 fueron víctimas de hurto a personas”, indica la encuesta.

Daniel Mejía, exsecretario de seguridad de Bogotá (administración Peñalosa) y profesor de la Universidad de los Andes, le explicó a Colombiacheck que el incremento en las cifras puede venir de un aumento real de los hurtos a personas o de un incremento de las denuncias. Para él, son ambas cosas. 

“Creo que sí hay un aumento en los robos, pero no de la magnitud que se está viendo en las cifras porque hay un aumento sustancial en las denuncias”, indicó. Para él, eso explicaría la diferencia entre las cifras de la Secretaría de Seguridad, que muestran un aumento, y en las de la Encuesta de victimización, que indican una reducción. Resaltó, por último, que hay que analizar con cuidado la situación.

Hugo Acero, secretario de seguridad del distrito, le reconoció al periódico El Espectador el aumento de hurtos a personas especialmente en el transporte público, por lo que aumentaron el número de patrulleros motorizados para reaccionar en el sistema Transmilenio y capacitaron personal para atender de manera especial a las mujeres, que son las principales víctimas en el sistema de transporte.