Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 01 Diciembre 2020

No hay evidencias de que bancos chinos estén detrás del supuesto fraude en las elecciones de Estados Unidos

Por Mónica Ospino Orozco

En redes sociales circula un video en el que se asegura que presentarán las “pruebas del fraude” y mencionan que detrás de este se encuentran bancos chinos. En Colombiacheck le contamos que esto es falso.

En un video subido por en Facebook por el portal de noticias Social News Channel se asegura que “vamos a hablar no solo las pruebas del fraude en los Estados Unidos, en las votaciones, de las que ya hemos hablado en anteriores oportunidades. Están abarcando proporciones inimaginables, Hong Kong, Irán, Venezuela, sino que adicional, hay bancos involucrados en este hecho, es decir, el dinerito que ha salido para desarrollar el software con el que se roba millones de votos en Estados Unidos, viene de bancos que se encuentran en Hong Kong”.

Luego, la presentadora menciona que “ha sido involucrado con esta empresa Dominion”. Además, asegura que esta información está siendo ocultada y que eso es lo que pasa “cuando los tentáculos del comunismo crecen”. 

En el video, que dura 11 minutos, muestran una desinformación publicada por un portal y titulada ‘Bancos del régimen chino involucrados en el fraudulento sistema de votación “Dominion”’, en la que se indica que “Dominion Voting Systems está en el centro de un escándalo masivo que alega que se llevó a cabo un fraude electrónico generalizado en las elecciones presidenciales de EE.UU. de 2020. El equipo legal de la Campaña Trump afirma tener pruebas de técnicas y herramientas de guerra cibernética utilizadas para manipular el resultado de la elección. Durante años, políticos y expertos bipartidistas han cuestionado la integridad de los sistemas de votación electrónica de Dominion, Sequoia, Smartmatics y SCYTL”.

Este video ha sido compartido desde el pasado 24 de noviembre hasta la fecha más de 2.400 veces en Facebook y visto por más de 150.000 personas, según una herramienta a la que tenemos acceso por una alianza con esta red social en la lucha contra la desinformación.

Al verificar esta información difundida por el canal de noticias, que se identifica en la plataforma como “un servicio dedicado a entregar noticias políticas de américa latina, estados”, encontramos que se trata de información sin ningún sustento, que incluso ya ha sido desmentida por varios verificadores en Estados Unidos.  

Es que la empresa de origen canadiense que fabrica y opera máquinas de votación electrónica en Estados Unidos, Dominion Voting Systems, ha sido señalada en reiteradas ocasiones por el presidente Donald Trump y su abogado, Rudolph Giuliani, como una de las responsables del presunto fraude que llevó al triunfo al hoy presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden.

Sin embargo, no hay evidencia alguna de que a través de las máquinas que proveyó esta empresa o el manejo de los datos de parte de la misma, haya un fraude probado. Aún así ha sido puesta en decenas de teorías que se tejen en torno a la narrativa de unas elecciones corruptas.

Las acusaciones en contra de la mencionada empresa, fabricante y operadora de máquinas de votación, ya han sido desmentidas en numerosas ocasiones (1, 2, 3) e incluso la propia empresa en cuestión, ha publicado en su página web una compilación de las notas  en las que medios dedicados al fact checking desmintieron las teorías de conspiración. 

Además y de acuerdo con este comunicado de la Agencia Nacional de Ciberseguridad e Infraestructura de Seguridad de EE.UU., “las elecciones del 3 de noviembre fueron las más seguras en la historia de los Estados Unidos”.

En dicho comunicado, que es además firmado por una coalición de funcionarios federales de ciberseguridad, administradores electorales locales y empresas de tecnología de votación, agrega que “otras medidas de seguridad como las pruebas preelectorales, la certificación estatal de equipos de votación y la certificación de equipos de votación de la Comisión de Asistencia Electoral (EAC) de Estados Unidos, ayudan a generar confianza adicional en los sistemas de votación utilizados en 2020”.

“Si bien sabemos que hay muchas afirmaciones infundadas y oportunidades de desinformación sobre el proceso de nuestras elecciones, podemos asegurarles que tenemos la mayor confianza en la seguridad e integridad de nuestras elecciones, y usted también debería hacerlo. Cuando tenga preguntas, recurra a los funcionarios electorales como voces confiables mientras administran las elecciones ", finaliza la comunicación del ente oficial de Estados Unidos.

De los bancos chinos, tras el fraude

Pero han surgido nuevas nuevas acusaciones en contra de Dominion y la más reciente de ellas es la  teoría de que bancos chinos estarían detrás de esta compañía. Dicha hipótesis fue lanzada inicialmente por un portal noticioso llamado Repub.Li, y viralizada en Facebook, por páginas como la de CBS que en su publicación también aseguraba que “según los documentos que figuran en la lista pública de la Oficina de Patentes y Marcas Registradas de Estados Unidos, varias patentes asociadas a Dominion Voting Systems tienen un banco chino como agente de garantía. 18 entidades de patentes específicas están listadas con el Banco HSBC de CANADÁ como el asignatario. HSBC es el Hong Kong Shanghai Bank of China y representa un conglomerado bancario internacional. La entidad actúa como ‘un brazo’ del Partido Comunista Chino para llevar a cabo los intereses del partido a nivel mundial”.

Sin embargo, y de acuerdo con esta nota del diario The New York Times, “Dominion, originalmente una empresa canadiense que ahora tiene su sede efectiva en Denver, fabrica máquinas para que los votantes emitan votos y los trabajadores electorales los cuenten, así como software que ayuda a los funcionarios del gobierno a organizar y realizar un seguimiento de los resultados de las elecciones”.

Dominion en su página web asegura además que “ esta es una empresa sin filiación política que no tiene relaciones de propiedad de la empresa con la familia Pelosi, la familia Feinstein, la Iniciativa Global Clinton, Smartmatic, Scytl ni ningún vínculo con Venezuela o Cuba. Dominion trabaja con todos los partidos políticos de Estados Unidos; nuestra base de clientes y nuestras prácticas de alcance gubernamental reflejan este enfoque no partidista”.

Y al realizar  búsquedas   de la presunta intrusión china en el supuesto fraude de Dominion Voting Systems tampoco encontramos evidencia de ello, sin embargo, sí es cierto que el banco HSBC, filial, Toronto, Canadá, actúa como agente colateral de dicha fabricante de máquinas de votación, de acuerdo con estos registros de la Oficina de Marcas y Patentes de Estados Unidos lo que sin embargo, no es evidencia de intervención en las elecciones ni fraude.

Es que un agente colateral o agente de garantías, de acuerdo con la legislación de Estados Unidos, es necesario “cuando hay multiplicidad de acreedores, y sus créditos cuentan con garantías, un agente de garantías es frecuentemente designado para unificar la representación de éstos frente al deudor común y hacer valer los derechos sobre las garantías en caso de que el deudor no cumpla con los términos del préstamo o los bonos corporativos emitidos”, según lo define en su página web TMF Group. Es similar al concepto de codeudor o fiador, más comúnmente usado en Colombia.

Tampoco es cierto que HSBC sea un brazo del Partido Comunista Chino, pues esta entidad financiera, de acuerdo con este reporte de Investopedia.  “HSBC Holdings PLC (HSBC) es un banco de inversión multinacional y una institución de servicios financieros. Tiene su sede en el Reino Unido. Su subsidiaria con sede en EE. UU., HSBC Bank USA, tiene su sede operativa en la ciudad de Nueva York, y su sede nominal se encuentra en McClean, Virginia. La compañía tiene operaciones en 64 países y territorios, incluidos Europa, Asia, América del Norte y América Latina, Oriente Medio y África del Norte. La empresa tiene más de 40 millones de clientes y hay un total de 235.000 empleados equivalentes a tiempo completo que trabajan para HSBC en todo el mundo”.

Sin embargo, su fuerte arraigo en Hong Kong, que estuvo bajo dominio británico hasta 1997, y hoy hace parte de la China comunista, ha puesto en la mira de muchas potencias al mencionado banco, por considerar que la entidad podría convertirse en una punta de lanza del dominio chino en los sistemas financieros del mundo, según lo reporta en este informe titulado HSBC, ciudadano de ninguna parte, publicado en el diario Financial Times.Pero al consultar cuáles son los principales inversionistas tras el poderoso banco, considerado uno de los 7 más grandes del mundo, los tres principales son empresas con sede en Estados Unidos como: Renaissance Technologies LLC, cuya sede está en Nueva York; J.P. Morgan Securities LLC (banca de inversión con sede en las principales ciudades de Estados Unidos) y Dimensional Fund Advisors (DFA) LP, cuya sede principal está en Austin, Texas.

Con todas estas evidencias podemos concluir que las afirmaciones hechas en algunos perfiles de Facebook y en varias páginas web de que bancos chinos estuvieron tras el presunto fraude en las elecciones de Estados son falsas.

 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 22 Marzo 2019

No, si un ‘rappitendero’ se accidenta no debe responder el consumidor

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Según una publicación de Facebook, un domiciliario de Rappi se accidentó y quien hizo el pedido a través de la aplicación está demandado. Se trata de una desinformación porque Rappi les paga ARL y dos pólizas de seguro.

Desde hace varias semanas ha circulado en redes sociales una desinformación relacionada con Rappi (la aplicación que permite comprar alimentos y bebidas, y adquirir servicios a domicilio):

Captura de pantalla desinformación Rappi

Colombiacheck revisó los términos y condiciones de uso de la plataforma para los consumidores y no encontró en ellos referencia alguna a lo que menciona la publicación.

Pero además, nos comunicamos con la empresa a través de la agencia de comunicaciones FTi consulting para preguntarle por este tema, y lo que nos dijeron es que es falso que un rappitendero se accidentó y una persona está demandada.

Señalaron, asimismo, que esto nunca podría pasar debido a la información contenida en esta comunicación:

Respuesta Rappi

Preguntamos a FTi consulting quién cubría el pago de la ARL (administradora de riesgos laborales) y nos dijeron que lo asume Rappi como empresa. Además, pedimos si podrían darnos el nombre de la aseguradora con la cual Rappi tiene contratados los servicios de pólizas y ARL y mostrarnos algún documento que así lo compruebe, pero dijeron que no es una información que puedan compartir.

Por otro lado, hablamos con un rappitendero que no quiso darnos su nombre (por lo cual nos referiremos a él como Juan) que nos contó que en diciembre de 2016 tuvo un accidente en su bicicleta mientras se encontraba activo en la aplicación (aunque no estaba prestando ningún servicio en el momento del accidente).

Se fracturó la clavícula y fue llevado al Hospital San Ignacio. Estando allá, según cuenta Juan, al no tener ningún servicio de salud, recordó que en la aplicación para los rappitenderos, Soy Rappi, existe una opción para reportar un accidentes.

Plataforma Soy Rappi

A través de ese botón le informó a la compañía de su situación y logró que le autorizaran los servicios con la ARL Sura, servicios que incluían cirugía, terapias y dos meses de sueldo (por el valor del mínimo legal para ese momento) por incapacidad.

Consultamos a Rappi, nuevamente, para saber si efectivamente existía entre empresa y rappitenderos un contacto a través de la aplicación para reportar accidentes, como señaló Juan, y esto fue lo que nos dijeron:

Rappi cuenta con varios canales abiertos y disponibles para comunicarse con los rappitenderos, en este sentido, ante cualquier accidente pueden acudir a estas opciones.

  • El primero, la Casa del Rappitendero, en donde de manera presencial, realizamos las capacitaciones en movilidad y cultura vial, solucionamos temas de la operación y recibimos todas sus sugerencias y comentarios.

  • Por otro lado, la aplicación “Soy Rappi”, tiene un Centro de Ayuda de la APP. Este es un medio de comunicación permanente que está disponible 24/7. El promedio de tiempo de respuesta es de 2,5 minutos.

Luego del accidente, Juan siguió trabajando con la aplicación y años más tarde tuvo dos accidentes más (aunque menos graves) hace ocho y cinco meses, según calcula. En estos dos casos, nuevamente, acudió a la ARL porque, al igual que otros rappitenderos que consultamos, no paga seguridad social y Rappi tampoco se lo exige ni garantiza.

El 3 de marzo de este año, el periódico El Espectador publicó un artículo que incluía apartes de una entrevista que le hizo a un rappitendero y que en una de sus respuestas coincide con lo que le dijo Juan a Colombiacheck: “Lo único que nos cubre la compañía es un seguro médico, por si nos pasa algo en el ejercicio de nuestro trabajo, pero si nos enfermamos o sufrimos un accidente por fuera de Rappi, no podemos hacer nada”.

Cuando preguntamos a otros rappitenderos antes de Juan por un seguro o ARL, ninguno tenía conocimiento de esta cobertura ni de ningún tipo de protección por parte de la empresa (por ejemplo, en caso de que les roben el dinero).

Señalaron, en cambio, que el contacto directo entre los empleados de Rappi y los rappitenderos solo se realiza una vez; en el momento en que se les da la capacitación para ser parte de la app. Allí solo les hablan de una póliza de seguro que pueden adquirir con ellos (pagando una mensualidad) para proteger la bicicleta; no se trata ningún otro tema con respecto a su seguridad o su salud, según nos comentaron otros rappitenderos que tampoco quisieron dar su nombre.

Rappi es una plataforma virtual que pretende ser una “herramienta que te resuelve prácticamente lo que quieras”, como la definió Sebastián Mejía, uno de sus creadores.

No es una empresa que contrata personas para que realicen domicilios, sino que se concibe a sí misma únicamente como el puente que permite resolver dos necesidades: la del consumidor, que solicita un bien o servicio, y la de un mandatario, quien acepta realizar la gestión del encargo “a riesgo propio a cambio de recibir una remuneración como contraprestación”, como indica en sus términos y condiciones. En eso consiste la llamada economía colaborativa.

Es por esta razón que Rappi sostiene que no existe un compromiso contractual entre la aplicación y los rappitenderos (la relación contractual será directamente entre el consumidor y el mandatario) frente al cual deban responder con el pago de la seguridad social para los rappitenderos. Y, técnicamente, tienen razón. Hasta que no exista una norma que reglamente los trabajos de la economía colaborativa, como el de los domiciliarios de Rappi o los conductores de Uber, no tienen la obligación de hacerlo y la situación para estos trabajadores informales seguirá siendo la misma.