Pasar al contenido principal
Martes, 27 Noviembre 2018

No, Santos no dejó el país en quiebra por la deuda externa

Por Ana María Saavedra

Un artículo asegura que “Santos deja el país en quiebra con una deuda externa de 126 mil millones de dólares”. El monto de la deuda externa pública sumada a la privada sí es de ese valor, pero es cuestionable afirmar que el país esté quebrado.

El artículo, publicado en el portal Oiga Noticias, continúa diciendo que “el Banco de la República dio a conocer un informe mostrando que la deuda externa del país alcanzó los US$ 126.517 millones de dólares”.

En efecto, según un informe del Banco de la República con corte a junio de este año, este es el monto de la deuda del país, si se suma tanto la deuda externa pública como la privada.

El informe explica que, “al cierre del segundo trimestre del año 2018, el saldo de la deuda externa del sector privado fue de US$ 53.771 millones (15,5% del PIB)” y “del sector público fue de US$ 72.478 millones”, lo que suma un total de 126.249 millones de dólares.

deuda

De todas maneras, es cuestionable decir que por esto el país esté quebrado. Según Julio César Alonso, director del Centro de Investigación en Economía y Finanzas de la Universidad Icesi, aunque la deuda externa haya aumentado, esto no significa que el país haya caído en un default. Es decir, Colombia no ha dejado de pagar su deuda, ni le ha incumplido a sus acreedores.

Alonso lo explica así: “una familia puede endeudarse cada vez más, pero todavía tener posibilidades de pagar y eso no significa que esté en quiebra". 

Esto sí le ha sucedido a otros países. Por ejemplo, Argentina ha caído varias veces en default y Grecia cayó en 2015. Por otra parte, Venezuela no ha caído en un default pero, según Alonso, todo indica que está a punto de caer en uno.

De todas maneras, recuerda Alonso, Colombia sí ha tenido que hacer constantes reformas tributarias pues los gastos del país son superiores a nuestros ingresos, una de las razones por las que se ha engordado la deuda.

Domingo, 16 Septiembre 2018

Es engañoso decir que Santos liberó a Rodrigo Granda

Por Ana María Saavedra

Un portal de noticias dice que el expresidente Santos fue quien liberó al jefe de las Farc Rodrigo Granda. Esto es engañoso, pues Granda, aunque ahora se beneficia del proceso del paz con el gobierno de Santos, originalmente fue liberado en 2007 por orden de Álvaro Uribe.

“Santos dejó en libertad a este delincuente de las FARC”, titula el portal Oiganoticias. Sin embargo, dentro de la nota sólo hay tres fotos (una de Granda, una del político peruano Vladimiro Montesinos y otra de un fusil) acompañadas por un texto.

En el texto se dice que “el terrorista Rodrigo Granda Restrepo, alias Ricardo Téllez, fue acusado de tener vínculos y negocios con Vladimiro Montesinos, el ex asesor presidencial de Perú y quien está actualmente condenado a una pena de 20 años de prisión por traficar armas para las Farc”.

En efecto, Montesinos está condenado por vender armas a las Farc y Rodrigo Granda fue señalado como su contacto. Pero, al analizar el contexto del titular de la noticia, encontramos que es engañoso.

Granda fue arrestado en Venezuela en 2004 en una polémica operación que generó un lío diplomático. Pero en 2007 fue liberado por el entonces presidente Álvaro Uribe, quien lo nombró “gestor de paz” en las negociaciones para la liberación de Ingrid Betancourt.

En 2012, Uribe aseguró en una entrevista con Blu Radio, reproducida por El Espectador, que él liberó a Granda por petición del entonces presidente francés Nicolás Sarkozy.

El mismo Uribe, en 2015, reconoció que su gobierno alcanzó “a liberar 120, 130” miembros de las Farc (con la condición de que no volvieran a delinquir) y que uno de ellos fue Granda (con la condición de que fuera gestor de paz).

De todas maneras, en 2008 el gobierno de Uribe le pidió a la Interpol emitir una circular roja por la recaptura del jefe guerrillero. Según El Espectador, en ese entonces, el vicepresidente Francisco Santos dijo que “el Gobierno ya estaba cansado de que Granda no estuviese haciendo nada para buscar acercamientos entre las Farc y la administración Uribe”.

Pero Granda no fue arrestado y, en cambio, reapareció para las negociaciones con el gobierno de Santos, primero en Oslo, Noruega, en 2012, y luego en La Habana, Cuba. Por eso, si se acoge a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), aprobada por el gobierno de Santos, Granda no tendría que volver a la cárcel.