Pasar al contenido principal
Martes, 03 Diciembre 2019

Peñalosa acierta en desempleo de 2019, aunque aumentó en su alcaldía

Por José Felipe Sarmiento

El alcalde de Bogotá sacó pecho con que sí hubo disminución en la tasa de desocupación en la ciudad entre enero y septiembre, aunque la cifra empeoró a lo largo de su administración.

Con una gráfica que compara la tasa de desempleo de Bogotá en los trimestres móviles desde enero-marzo hasta julio-septiembre de este año, el saliente alcalde de la ciudad, Enrique Peñalosa, sacó pecho en Twitter por la reducción en esa cifra y dijo que la más reciente es “inferior en 0,6 puntos porcentuales a la nacional en el mismo periodo (10,6 por ciento)”.

Captura de pantalla del tuit de Peñalosa sobre desempleo en Bogotá

La fuente de los datos, como se lee abajo del diagrama, es el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE). La comparación que hace el mandatario distrital coincide con las tasas de desocupación que calcula esa entidad dentro de sus datos sobre mercado laboral, tanto para el trimestre más reciente y su comparación con la cifra nacional para el mismo periodo, como en los valores correspondientes a los anteriores desde enero-marzo.

Sin embargo, la calificación es ‘verdadera pero…’ porque el balance de su administración en esta materia es negativo: en sus cuatro años de alcaldía, el desempleo subió. Además, la comparación que hace el DANE es con el mismo trimestre del año anterior y no entre trimestres de un mismo año.

Al igual que otros datos económicos, el empleo se ve afectado por factores ligados a los ciclos anuales (festivos, cosechas, etc.), por lo que la comparación más acertada es entre periodos iguales. En palabras del analista económico José Roberto Acosta, “por la naturaleza estacional del mercado laboral, se debe comparar con el mismo periodo de años pasados y cualquier otra referencia es, metodológicamente, una falacia o un error”.

En este caso, la tasa en la capital subió cuatro décimas, pues en julio-septiembre de 2018 era de 9,6 por ciento. Desde 2016, cuando tuvo esta misma proporción, la cifra se ha mantenido cercana a ese rango para estos meses, con un máximo de 10,1 por ciento en 2017. No obstante, en el mismo periodo de 2015 (último año de la administración anterior) fue de 8,8 por ciento. Es decir que el desempleo a corte de septiembre sí aumentó en esta alcaldía.

Además, 2019 tampoco ha sido un año de recuperación para la ciudad en términos generales. Al comparar cada uno de los siete trimestres móviles presentados en la gráfica de la Alcaldía con los mismos periodos del año anterior, cinco presentan aumento y solo en dos hubo reducción.

Colombiacheck incluso fue más allá y comparó los 13 trimestres móviles desde agosto-octubre de 2018 hasta el mismo periodo de 2019, que acaba de publicar el Dane, con los respectivos de un año antes. El desempleo empeoró en 11, incluyendo el último de 9,6 a 10,1 por ciento.

Lo que se le puede reconocer a Peñalosa es que, en el último año, el desempleo en Bogotá ha crecido menos que a nivel nacional. Para septiembre de 2017, la ciudad llegó a estar ocho décimas por encima del país; el año pasado, la brecha se redujo a una y ahora está, tal como dijo, seis por debajo. Pero el hecho de que las cifras sean ciertas no quita que la comparación esté mal hecha y que el balance de su administración en conjunto sea otro.

Miércoles, 25 Julio 2018

¿Vuelve la confianza inversionista con Duque?

Por Carlos González

Antes de que Iván Duque se asegurara el triunfo en las elecciones presidenciales, mercados, analistas e inversionistas sentían preocupación de que Gustavo Petro fuera el primer mandatario de los colombianos, lo cual llevó a algunos, como Guillermo Botero, presidente de Fenalco, a señalar que, le tenían pánico a sus propuestas económicas, otros mencionaron que no harían las inversiones previstas, lo cual hubiera creado un caos en la economía, por todo lo que eso hubiera representado en empleo y crecimiento.

En su cuenta de Twitter, el expresidente Álvaro Uribe ha mencionado una y otra vez que con Duque empezó a mejorar la confianza y que ahora Colombia tiene mejores posibilidades económicas. En Colombiacheck revisamos y encontramos que asegurar que la confianza inversionista regresó con la victoria electoral de Duque es ligero.

Revisamos qué tanto efecto positivo tuvo para los mercados la elección de Duque. Antes de las votaciones del 17 de junio, por ejemplo, el dólar se cotizaba en $2.859 por unidad, luego de conocerse el triunfo de Duque, el dólar volvió a superar los $2.900 y llegó a cotizarse incluso a $2.944.

Aunque factores externos pueden influir en la devaluación de una moneda, como lo menciona el diario Portafolio, cabe mencionar que esta noticia tendría que haber hecho bajar el precio del peso o mantenerlo, en vez de subirlo, pues eso puede indicar desconfianza de los inversionistas. Incluso, Alberto Bernal, analista de la firma XP Securities, afirmó que si ganaba Duque, el precio del dólar podría bajar hasta los $2.700, mientras que si el triunfo era de Petro, el cambio se ubicaría más allá de $3.000, incluso de $5.000.

Sin embargo, Diego Franco, director de la firma comisionista Franco Group, señaló que el impacto no se dio porque se daba por hecho que Duque sería el presidente, así que el efecto se fue perdiendo en los días anteriores.

El experto mencionó que, a pesar de eso, Duque le da confianza a los inversionistas, ya que es un candidato pro mercado, que no le va a dar un gran giro a la política económica. Además, el exsenador “toma una economía en plena recuperación, con buenos precios del petróleo, más recaudo fiscal y una inflación estable”, así que se espera que Colombia tenga unos buenos próximos años.

Pero además del dólar, el comportamiento de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC) tampoco ha sido el mejor. Desde que Iván Duque fue elegido presidente, el índice Colcap, en el cual están las acciones con mayor movimiento de la BVC, ha caído varios puntos.

El expresidente Uribe ha señalado que, con mejores salarios y menos impuestos, el rumbo de la economía va a mejorar y, aunque Duque aún no se ha posesionado, como afirmó Jaime Humberto López, presidente de Asobolsa, “la economía y los mercados no se mueven con la confianza del mercado, sino de conciencia que las cosas van por buen camino”.

 

El dirigente explicó que en este momento no se ha dado el impacto que se preveía debido a otros temas de carácter externo, como la guerra comercial entre China y Estados Unidos, pero ahora mismo Colombia tiene un resultado ligeramente mejor que los demás países en estos aspectos de cambio frente al dólar y cotización de la Bolsa de Valores, y eso es gracias a la elección de Duque. Según él, “la pregunta es en dónde estaríamos con el otro candidato”.

Si se compara el desempeño de las monedas de algunos países de la región, como México, Perú, Brasil o Chile, la moneda local no tiene el mejor desempeño, la que mayor valor le ha recortado al dólar es la moneda mexicana, que ha subido 8,73% en el último mes, mientras que el peso colombiano ha perdido 0,06% de su valor desde que Duque es presidente.

 

“Con Duque llegó la tranquilidad a los mercados. Es un muro de contención de lo que pudo haber pasado”, expresó López.

Como lo evidencia el comportamiento del Colcap, esto tampoco es cierto, ya que incluso, ha bajado su cotización desde el pasado 17 de junio.

Calificadoras internacionales

Al día siguiente de que se conoció el resultado, una de las calificadoras de riesgo más importantes del mundo, Fitch Ratings, manifestó su preocupación de que Duque baje los impuestos, como lo propuso en campaña, pues eso no le permitirá a Colombia cumplir con sus metas de gasto y deuda, lo cual puede afectar la confianza de los inversionistas.

Para la firma es muy importante que se dé continuidad a la política económica y fiscal del gobierno actual, para dar un mensaje de responsabilidad. En el mismo sentido, Fitch está preocupada por el acuerdo de paz con las Farc, pues de llegar a modificarse puede crear incertidumbre a la hora de invertir en el país.

Según López, la llegada de Alberto Carrasquilla le da confianza a las calificadoras, pues es una persona prudente con los impuestos y con otras medidas.