Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Lunes, 05 Marzo 2018

Plazas Vega confunde cifras de erradicación y sustitución de cultivos ilícitos

Por Sania Salazar

El candidato al Senado asegura que no se cumplió la meta de erradicación de cultivos ilícitos, cuando, en realidad, se sobrepasó. En su crítica omite que el programa tiene dos componentes y generaliza con los datos de uno solo.

Luis Alfonso Plazas Vega, coronel retirado del Ejército, conocido por liderar la retoma del Palacio de Justicia, y ahora candidato al Senado por el Centro Democrático, criticó en su cuenta de Twitter los resultados de la política de erradicación de cultivos de coca en el país. Según el candidato, en febrero de 2017 el Gobierno fijó la meta de erradicar 100 mil hectáreas de coca, pero no lo logró, por lo que ampliaron el plazo hasta mayo, pero a la fecha del trino (8 de febrero de 2018) solo habían erradicado 16 mil hectáreas.

 

 

Después de consultar varias fuentes oficiales y un estudio sobre la sustitución de cultivos ilícitos en el país, Colombiacheck califica la afirmación como engañosa porque, aunque la cifra de la meta es cierta, esta se refiere a dos estrategias: erradicación y sustitución, de las cuales la primera superó su objetivo -totalmente contrario a lo que dice el candidato- y la otra sí es la que ha tenido problemas para su ejecución.

Plazas Vega adjunta en el trino un video en el que el Alto Consejero para el Posconflicto, Rafael Pardo, informa que la meta del Gobierno para 2017 es “afectar y sustituir 100 mil hectáreas de cultivo de coca, de las cuales 50 mil en procesos de sustitución voluntaria y 50 mil en procesos de erradicación forzada”. Esa es la primera precisión que hay que hacer, pues quien lea el trino, pero no vea el video, puede creer que el objetivo era erradicar las 100 mil hectáreas, cuando el plan incluía también sustitución. Los medios, registraron el anuncio de la meta del Gobierno en enero de 2017.

Por un lado, en lo que tiene que ver con erradicación, un informe del Ministerio de Defensa indica que en 2017 erradicaron manualmente 52.001 hectáreas y que en enero de 2018 el conteo iba en 1.615, lo que da un total de 53.616. Es decir, se han erradicado 37.616 más hectáreas de las que dice Plazas Vega. Además, superaron las 50 mil prometidas, por lo que sobrepasaron la meta en erradicación. ¿Pero cuántas se han sustituido?

El director de Sustitución de Cultivos Ilícitos de la Alta Consejería para el Posconflicto, Eduardo Díaz Uribe, aseguró el pasado 22 de febrero en una columna en El Tiempo que la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) ha certificado la sustitución de 16.754 hectáreas de coca.

Una cifra menor cita el informe ¿En qué va la sustitución de cultivos ilícitos. Balance del 2017 y lo que viene en 2018, de la Fundación Ideas para la Paz, FIP. “Con la información disponible no es posible determinar cuántas hectáreas fueron erradicadas voluntariamente durante ese año. Si bien las familias reportaron casi 40.000 hectáreas que se encontrarían en proceso de sustitución, hasta diciembre de 2017 Unodc había verificado un poco más de 15.000 (la tercera parte de la meta anual establecida)”.

En cuanto al plazo para alcanzar la meta de sustitución, El Espectador informó en septiembre de 2017 que, según el Alto Consejero para el Posconflicto, este se cumpliría a finales de 2017 o inicios de 2018. Sin embargo, Díaz Uribe le dijo a Colombiacheck que la fecha límite es mayo de este año, pues, aunque ambas estrategias fueron anunciadas en febrero, la de sustitución tuvo una primera etapa de conversación con las comunidades y, como tal, inició tres meses después, en mayo de 2017. De todos modos, a tres meses de la nueva meta, Naciones Unidas sólo da cuenta de que se ha alcanzado un 33%.

Además, contactamos a un asesor y al equipo de prensa de Plazas Vega para saber en qué fuente se basó para asegurar lo de la ampliación del plazo y la mencionada cifra de erradicación, pero no hemos recibido respuesta. En resumen, la frase del candidato usa cifras cercanas a la realidad, pero las pone en el contexto equivocado:

 

  1. La meta de erradicación era de 50 mil hectáreas, no de 100 mil. Ese último dato hace referencia a la meta del programa completo, es decir, mitad erradicación y mitad sustitución.
  2. La meta de erradicación sí se alcanzó, e incluso se superó.
  3. La ampliación del plazo, en el caso de la sustitución, parece que sí se dio, pues el gobierno, efectivamente, inicialmente habló de que se cumplirían las dos metas durante el año pasado.
  4. No se han erradicado 16 mil hectáreas, sino 53.616. Al parecer, el candidato confundió esa cifra con los alcances que ha tenido el programa de sustitución, cuyas dificultades explicamos a continuación.

La sustitución, difícil y lenta

El director del programa de sustitución resaltó que la sustitución depende del involucramiento de las familias cultivadoras y explicó que Naciones Unidas verifica si esta se está realizando, proceso que está rezagado por motivos de seguridad: “de 17 misiones que se hicieron entre enero y febrero 12 fueron bloqueadas”, informó.

Díaz Uribe indicó que los principales problemas a los que se han enfrentado para lograr que los cultivadores de coca sustituyan sus sembrados por productos lícitos es la desconfianza en las instituciones. También los intereses de quienes no quieren que esos cultivos desaparezcan, que han derivado en problemas de seguridad como asesinatos de líderes y bloqueos de las actividades de sustitución y de verificación de las Naciones Unidas.

El informe de la FIP aclara que a un año de la implementación del Acuerdo Final y la puesta en marcha del Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito (PNIS) es apresurado sacar conclusiones sobre su éxito o su fracaso.

“La sustitución requiere de recursos y tiempo. Se trata, nada más y nada menos, que de generar condiciones para que comunidades afectadas por la guerra y dependientes de esta economía ilegal sean incluidas social y productivamente. En otras palabras, que el Estado llegue y permanezca en territorios donde su presencia ha sido intermitente”, dice el informe.

El documento da cuenta de los avances, pero también de las dificultades del proceso de sustitución:

-El aumento en las tasas de homicidios y los altos niveles de violencia en las zonas donde se desarrolla la sustitución de cultivos.

-La respuesta del Estado se ha enfocado en incrementar el pie de fuerza, con la creación de centros estratégicos, sin contar con un verdadero modelo de seguridad rural.

-La asistencia técnica y los proyectos de ciclo corto no han llegado a las regiones. “Actualmente, hay miles de familias recibiendo un subsidio mensual sin ningún tipo de orientación o asistencia técnica”.

-La inversión en bienes públicos es claramente insuficiente.

Coordinación con Mindefensa

Díaz Uribe explicó que el Ministerio de Defensa, encargado de la erradicación, ayuda en el proceso de sustitución brindando seguridad y ayudando en la sustitución cuando la comunidad lo solicita, en un trabajo conjunto que han denominado “sustitución asistida” o “sustituir con seguridad”. La diferencia entre ambas estrategias radica en que para las sustitución el punto de partida son las familias, mientras que para la erradicación son las matas”, precisó.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Domingo, 28 Agosto 2016

“A las curules aseguradas les suma otras 16 que salen de circunscripciones exclusivas de Farc”, Uribe

Por Miriam Forero

Pese a que todas las señales indican que el expresidente Álvaro Uribe se equivoca en su interpretación de esta parte del Acuerdo Final, el exmandatario sigue insistiendo y su 'ejército' de seguidores en las redes sociales, lo replica.

La afirmación la hizo el líder de la oposición en el comunicado que dio a conocer con ocasión de la firma del acuerdo final. Pero su aseveración es falsa, pues no se trata de curules para las Farc ni para personas afines a ellas, sino precisamente de curules para las víctimas, para quienes se han visto afectados por el conflicto.

El punto 2.3.6 del acuerdo, en el apartado de Participación en Política, que se puede leer en la página 48 del Acuerdo Final, establece la creación de 16 Circunscripciones Transitorias Especiales de Paz para ocupar igual número de sillas en la Cámara de Representantes por dos periodos electorales, es decir, de 2018 a 2026. Este acuerdo busca compensar a las regiones del país que han sido más afectadas por el conflicto -zonas aún por definir-, con el fin de devolverles, en alguna medida, el acceso a sus derechos políticos, económicos, sociales, etc.

El mismo punto explica quiénes podrán acceder a esas curules: “Los candidatos y candidatas en todo caso deberán ser personas que habiten regularmente en estos territorios o que hayan sido desplazadas de ellos y estén en proceso de retorno. Los candidatos y candidatas podrán ser inscritos por grupos significativos de ciudadanos y ciudadanas u organizaciones de la Circunscripción, tales como organizaciones campesinas, de víctimas (incluyendo desplazados y desplazadas), mujeres y sectores sociales que trabajen en pro de la construcción de la paz y el mejoramiento de las condiciones sociales en la región, entre otros”.

Así mismo, lo explicó Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, en la alocución que dio el miércoles 24 de agosto, una vez concluido el acto de cierre de las negociaciones en La Habana.

Aunque puede ocurrir que las Farc busquen cooptar parte de esas curules o influenciar a organizaciones cercanas para que se presenten a la contienda electoral por algunas circunscripciones especiales, no existe la exclusividad para candidatos de las Farc de la que habla Uribe.

Actualización

En el Nuevo Acuerdo, que contiene ajustes basados en las propuestas de la oposición, que ganó con su opción del No en el plebiscito refrendatorio, se hizo una aclaración sobre el punto de las circunscripciones especiales, con la cual queda ratificado lo que dijo Colombiacheck en este chequeo. El numeral 2.3.6 indicaba que ningún partido político con representación en el Congreso podría presentar candidatos a dichas circunscripciones; el nuevo texto -anunciado el 12 de noviembre y dado a conocer dos días después- aclara que esta prohibición incluye al "partido o movimiento político que surja del tránsito de las FARC-EP a la actividad política legal".

El documento refuerza aún más el blindaje de estas cururles especiales en la Cámara de Representantes, al ordenar que el gobierno deberá poner en marcha "procesos de fortalecimiento de las organizaciones sociales en estos territorios, en especial de las organizaciones de víctimas de cara a su participación en la circunscripción [especial]"; y al establecer que se deberán "promover mecanismos adicionales -ya estaba mencionado el de la autoridad electoral- de control y veeduría por parte de organizaciones especializadas, como la Misión de Observación Electoral (MOE) y de partidos y movimientos políticos”.

Estas dos adiciones más la aclaración hecha, fueron medidas para darle mayor tranquilidad a los partidarios del No, quienes temen que las Farc infiltren a posibles candidatos y terminen dominando algunas de las 16 curules especiales. Pero, evidentemente, nunca se trató de "circunscripciones exclusivas de las Farc”, como lo afirmó el expresidente Álvaro Uribe.

Otras frases del discurso de Uribe

Dentro del pronunciamiento que hizo el exmandatario dos días después del anuncio del acuerdo final, Colombiacheck identificó otras afirmaciones cuya veracidad vale la pena conocer. Las temáticas de esas aseveraciones ya han sido abordadas en chequeos previos que realizó el equipo de Colombiacheck:

- "El proceso ha estado signado por la cadena de mentiras del Gobierno que pasó de negar la impunidad a justificar que los máximos responsables no vayan a la cárcel". En este chequeo Colombiacheck verificó que tan cierto es el tema de la no cárcel para las Farc.

- "El gobierno, que propuso el referendo y para eludir su umbral y la obligación de una pregunta por cada tema, adoptó el plebiscito de una sola pregunta, con umbral reducido al 13%". A raíz de un trino del senador Roy Barreras, Colombiacheck aclaró cuál fue el cambio que aprobó el Congreso para el plebiscito por la paz que, a fin de cuentas, ni subió ni bajó el umbral.

- "Mentiras del Gobierno que aceptó que Timochenko pueda ser Presidente de la República". Aquí está lo que encontró Colombiacheck sobre esa posibilidad de que el hoy máximo jefe de las Farc llegue a ser el máximo mandatario de Colombia.