Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Lunes, 05 Octubre 2020

Sí hay minería en el río Danubio (Valle) pero esto no habría ocasionado turbidez del agua

Por Andrés Felipe Martínez - RedCheq

Excursionistas publicaron fotos de este afluente turbio y aseguraron que se trataba de una consecuencia de la minería ilegal. Autoridades atribuyeron la situación a un deslizamiento de tierra.

El pasado 29 de septiembre, en distintos perfiles de Facebook e Instagram (1, 2, 3, 4, 5) se publicaron denuncias sobre una supuesta contaminación por minería en una reserva natural conocida como Oasis La Sirena, en el río Danubio, ubicado en zona montañosa de Dapa, corregimiento del municipio de Yumbo en el Valle del Cauca. 

Desinformación

Este lugar cuenta con una cascada y aguas cristalinas, y es uno de los atractivos de turismo ecológico en los alrededores del Parque Nacional Natural Farallones de Cali.

En las denuncias de redes se compartieron fotografías y videos en los que se ve el afluente turbio, teñido de color tierra. En un video, un hombre asegura que “en la parte alta del río están dragando, haciendo explotación minera, esto es lo que ha ocasionado”. Otras fotografías fueron publicadas diciendo que el río estaba “en alerta máxima por explotación minera”.

Un día después, la CVC (Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca), que es la autoridad ambiental en el departamento, negó que en el río El Danubio se estuviera realizando explotación minera, y atribuyó la turbiedad a “un arrastre de sedimentos puntual producto de un deslizamiento en la zona”.

“Las lluvias presentadas en las últimas horas generaron arrastre de sedimentos y cambio en la coloración del agua. El Danubio sigue siendo un paraíso ambiental en el Pacífico vallecaucano”, dice el comunicado publicado en los canales oficiales de la CVC, acompañado de fotografías y videos que muestran al Oasis nuevamente cristalino.

En Colombiacheck consultamos algunas fuentes para contrastar las denuncias de los ciudadanos y la respuesta de la autoridad ambiental. 

Sí hay minería

Algunas personas que conocen el sector manifestaron que en el lugar sí se realiza minería, a veces de manera artesanal y otras veces con uso de herramientas mecanizadas de baja escala; y es una de las tradiciones de mayor antigüedad en las comunidades del corregimiento El Danubio.

Así lo reconoce, por ejemplo, Dairo Utima, líder comunitario de El Danubio, quien ha liderado la promoción del programa de sustitución de cultivos ilícitos desde hace varios años; y actualmente es Concejal del Municipio de Dagua.

“Desde la colonización de estos sectores, antes de 1926, la minería artesanal ha sido una práctica tradicional, pues es una zona rica en oro. Luego, con la llegada de los cultivos ilícitos, en los años 2000, la minería se redujo al mínimo. Ahora, con el programa de sustitución, se ha intentado fortalecer el turismo como alternativa económica. Pero ante el período de cuarentena, sabemos que algunas familias recurrieron nuevamente a esta extracción de metales”, cuenta Utima.

El río Danubio nace de la montaña, en la espesa cordillera occidental que atraviesa el Valle del Cauca, y desemboca en el río Anchicayá. 

Esta región es conocida por Jaime Celis, exdirector del Parque Nacional Natural Farallones de Cali. “En esa zona siempre se ha realizado una actividad de extracción por barequeo, de toda la vida. Es un tema tradicional por parte de las comunidades del sector”, señala. 

También lo tiene así identificado Jefferson Orejuela, coordinador de gestión de la CVC en la cuenca de Anchicayá Alto.

“Sabemos que existe una minería artesanal tradicional sobre este río, que es el llamado barequeo y el mazamorreo. Es ocasional. Con picas y barras empiezan a hacer movimiento de tierra, para soltar el material de arenas y limos, y extraer los metales. Entonces cuando llueve y la zanja que han abierto se llena, como tiene material suelto, esto comienza a generar turbiedad”, dice Orejuela.

En esta actividad minera, también se usan herramientas como draguetas y motobombas, explica Orejuela. “Este río en su parte media tiene un tramo de llanura, más arriba del Oasis, donde uno probablemente por las condiciones de suelos podría decir que están haciendo un mazamorreo, un barequeo, o han podido meter una dragueta o un monitor”.

No sería la razón de la turbiedad 

Sin embargo, pese a estar identificada esta actividad en la zona, las fuentes coinciden en que este ejercicio, a esta escala, no ocasiona la turbidez registrada en fotos y videos por los excursionistas. 

“Esto no provoca que el río se ensucie de esta manera, nunca. En cambio, sí se han presentado en otras ocasiones represamientos o deslizamientos de tierra que generan turbidez, particularmente cuando llueve”, explica Celis. 

Y esa es la versión de la CVC, en palabras del coordinador Orejuela: “Creemos que el río creció un poco, sacudió un talud y lo derrumbó. Pudo ser alrededor de 15 metros cúbicos de tierra. Esto ha ocurrido en otras ocasiones. En diciembre pasado, por un movimiento de masa, el río duró tres días turbio”.

De acuerdo con el funcionario, durante el recorrido realizado por la Corporación en la zona, no se encontró algún rastro de uso de herramientas o maquinaria hasta casi tres kilómetros arriba del Oasis La Sirena.

“Encontramos un óptimo estado de esta franja forestal protectora, y no encontramos alguna modificación antrópica del paisaje, no se evidencia alguna explotación de materiales, no han sido transformadas las condiciones físicas del río”, asegura.

Pese a esto, la entidad ambiental señaló que planea fortalecer un monitoreo del afluente, y llegar aguas más arriba de lo que se alcanzó en el día de la visita.

No se determina sólo con fotos

Por otro lado, para la bióloga Pilar Cogua, PhD en Ciencias Biológicas y directora de investigaciones de la Universidad Santiago de Cali, ni la turbiedad evidenciada por los turistas un día, ni la claridad mostrada por la CVC, son evidencias suficientes para determinar si hay o no contaminación por actividad minera en el afluente.

“No es tán fácil identificar la contaminación por minería sin haber hecho estudios. No puedes concluir que si el agua está turbia es resultado de un proceso de minería, como dijeron las personas en redes sociales. Pero tampoco podrías estar seguro de que un agua clara no esté contaminada”, explica la docente, quien ha realizado investigaciones sobre contaminación por mercurio usado en minería, en afluentes del país (1, 2, 3).

Y añade: “A punta de fotos no se puede determinar. El río está en movimiento, y lo que puedes hacer a simple vista es tomar una foto del momento”. 

De acuerdo con la investigadora, se necesitaría un análisis físico químico para determinar las condiciones del agua o de sus organismos vivos.

“Cuando se estudia la contaminación por minería, en términos químicos, se mide si existen contaminantes o sustancias potencialmente tóxicas en el agua que puedan generar un efecto adverso a la comunidad”, explica la bióloga.

Al respecto, consultamos a la CVC para conocer si en el río Danubio se ha realizado un análisis químico. Y desde su oficina de comunicaciones se manifestó que no se ha hecho un estudio así en el afluente, y que por ello se planea tomar muestras en los próximos días, a raíz de las denuncias. 

Sin embargo, sí se han realizado estudios de monitoreo en el río Dagua, a donde llegan parte de las aguas del Danubio, y no se han encontrado anomalías, dijo la CVC.

No hay “alerta roja”

Ahora, para la bióloga Cogua, la minería artesanal que se practica ocasionalmente en El Danubio no necesariamente representaría un riesgo potencial de contaminación para el ecosistema, como sí lo sería una extracción con equipos industriales. Esto contrario a los comentarios en redes sociales que advertían una “alerta roja” y un “ecocidio” por las fotografías.

“Los efectos reales sobre los ecosistemas no son por esta minería que no es industrializada. Aunque a veces en este tipo de minería sí se usan sustancias como arsénico, esto es en bajas cantidades. Y por el efecto de dilución, este tipo de ecosistemas fluviales tienen la capacidad de disminuir el potencial tóxico”, dice la investigadora.

“El riesgo es en los procesos de minería con equipos y maquinaria, que son los que afectan no solo por el uso de sustancias, sino que impactan la estructura física y el cauce de los ríos”, continúa. 

De esta forma, con las publicaciones realizadas en redes sociales, no es posible determinar la presencia de actividad minera en el río El Danubio por la turbiedad del agua, como aseguraron los usuarios. Pues esta manifestación podría deberse a factores naturales como un movimiento de tierra.

En este caso, las afirmaciones en redes son calificadas como cuestionables.

Pero en el comunicado de la CVC tampoco fue preciso decir que “quedó completamente descartada la situación de minería ilegal”, pues la zona no está libre del uso ocasional de herramientas mecanizadas para extraer metales, según las fuentes consultadas. 

Además, la verificación realizada por la entidad, se hizo solo en un tramo del afluente, y de manera visual, sin un análisis químico que pudiera dar más argumentos para descartar un riesgo ambiental. Esto lo reconoce el funcionario Orejuela: “Sabemos que tenemos que llegar a determinar si aguas más arriba de pronto haya podido ocurrir un evento de minería”.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Miércoles, 02 Septiembre 2020

No se ha probado que Ivermectina haya causado descenso de COVID-19 en Cali

Por Andrés Felipe Martínez - RedCheq

Aunque existe un ensayo clínico que busca probar el efecto del medicamento en la ciudad, aún es muy temprano para atribuirle resultados positivos sobre el comportamiento de la epidemia, según cuentan los mismos investigadores.

[Actualización del 18 de septiembre de 2020]

Después de publicado este chequeo, nos contactó María Elvira Bonilla, directora de Las 2 Orillas con algunas objeciones frente a esta nota. Tras considerarlas, aclaramos algunos puntos en nuestro artículo y corregimos otros, pero nos mantenemos en la calificación de Cuestionable. Sin embargo, en el cuerpo del artículo aclaramos las ediciones que hicimos tras hablar con Bonilla. Al final, dejamos el texto original para que nuestros lectores puedan ver los cambios que realizamos.

Aclaramos que nuestra verificación partió del título de la nota de Las 2 Orillas llamado “Ivermectina, la fórmula contra el Covid que está funcionando en Cali”. Como podrán ver al interior del artículo, y como dice nuestro título, nuestra conclusión es que no hay pruebas de que la Ivermectina esté funcionando en Cali y que por esa razón estén disminuyendo los contagiados en la capital del Valle. No afirmamos, porque tampoco tenemos pruebas para hacerlo, que la Ivermectina no esté funcionando. 

***

Una reciente publicación en el medio digital Las 2 Orillas afirma que el uso del antiparasitario Ivermectina está “funcionando” para reducir el impacto del coronavirus en Cali, haciendo alusión a un estudio clínico que se desarrolla en la capital del Valle del Cauca.

La nota, publicada el 17 de agosto, y compartida en Facebook, fue titulada: “Ivermectina, la fórmula contra el Covid que está funcionando en Cali”, y entre sus párrafos se lee: “El uso de este remedio, que tomó Álvaro Uribe para superar el virus, forma parte de la estrategia con la que el alcalde Ospina está salvando vidas”.

El artículo de Las 2 Orillas sustenta su afirmación con algunos datos de indicadores sobre el comportamiento del virus en Cali. 

“El hecho es que en una primera medición del ciclo del virus entre el 20 de julio y el 3 de Agosto, la letalidad había disminuido en un 25%. Están esperando consolidar cifras, pero con los datos que entrega diariamente el Instituto Nacional de Salud el promedio de muertes en Cali es de 17 por día, con más de un 80 % de los casos tratados en casa”, señala la nota.

Contrastamos los datos con la información entregada por la Alcaldía de Cali, la Gobernación del Valle y el Instituto Nacional de Salud sobre la variación diaria de la pandemia en la ciudad, y encontramos que el titular de Las 2 Orillas es cuestionable, pues según la definición de nuestra metodología, esta calificación es usada cuando, al verificar los datos de una afirmación, encontramos que estos se ciñen a los datos disponibles más recientes pero se usan para llegar a una conclusión errónea.

Primero, revisamos si entre el 20 de julio y el 3 de agosto la letalidad había disminuido en un 25 por ciento como dice el artículo. Y encontramos que es falso, de acuerdo con los datos oficiales disponibles. 

Para el 20 de julio, Cali sumaba 13.554 casos y 451 muertes, lo que representa una letalidad de 3,32 por ciento. El 3 de agosto, los casos eran 21.065; y las muertes, 756, con una letalidad de 3,58 por ciento. Lo que representa incluso un aumento porcentual. 

Luego, la nota dice que el promedio de muertes en Cali es de 17 por día. Revisamos las muertes diarias reportadas por la Alcaldía de Cali entre las fechas que menciona el artículo, y verificamos que el promedio fue de 19 defunciones diarias; cifra cercana a la mencionada.

También, el texto señala que más del 80 por ciento de los casos de COVID-19 en Cali son tratados en casa. Según el Instituto Nacional de Salud, la recuperación domiciliaria en la capital del Valle promedia el 73 por ciento; un porcentaje cercano, pero distinto al mencionado en la nota.

Ensayo clínico

Respecto al uso de Ivermectina en Cali, sí es cierto que en la ciudad se aprobó el ensayo clínico de este medicamento para tratar en su fase temprana a pacientes con COVID-19. El estudio inició el 14 de julio y es desarrollado por el Centro de Estudios de Infectología Pediátrica de la Universidad del Valle. 

Sin embargo, las autoridades a cargo del estudio clínico aseguran que aunque el ensayo sigue en curso, este solo ha involucrado a 90 pacientes, de un total de 400 que se tiene proyectado, por lo que aún no hay conclusiones al respecto.

Así lo manifestó la secretaria de Salud, Miyerlandi Torres:

“No podemos decir que los resultados que tenemos en Cali se deban al consumo de Ivermectina, o a este estudio. Todavía no hay datos suficientes para concluirlo. Hoy hemos llegado a tener 90 personas adheridas al estudio, cuando necesitamos alrededor de 400. Así que todavía no tenemos datos suficientes para decir que los resultados en Cali se deban al uso de este medicamento”, dijo la funcionaria.

La misma posición manifestó el médico Eduardo López, investigador líder y director del Centro de Estudios que adelanta el ensayo. 

“No podemos conocer el desenlace real de las investigaciones hasta no avanzar un poco más y hasta que hayamos incluido al menos la mitad de los participantes en el estudio, para lo cual necesitamos esperar aproximadamente dos meses”, afirmó el médico.

Grupo de médicos en Cali

En otro apartado, el artículo de ‘Las 2 Orillas’ señala que el uso de Ivermectina ha sido respaldado por un grupo de médicos caleños. 

“También en Cali, cincuenta médicos liderados por el doctor Marco Martínez, con especializaciones en todos los campos de la medicina, formaron el grupo Médicos Cali Covid para buscar alternativas que permitan arrebatarle vidas al virus. La Ivermectina está entre los medicamentos que han analizado y se empiezan a recetar en la estrategia de intervención temprana”, se lee en la nota. 

En el párrafo, el nombre del grupo “Médicos Cali Covid” tiene un hipervínculo a manera de cita, pero dirige a una columna del exalcalde de Cali, Rodrigo Guerrero, en la que no se menciona nada sobre los médicos liderados por Marco Martínez.

Consultamos sobre la existencia del grupo, y encontramos una nota hecha por Las 2 Orillas en las que cita al médico Martínez, quien suele compartir reflexiones sobre el tratamiento de la pandemia en su cuenta personal de YouTube, y en uno de sus videos mencionó que tenía un grupo de WhatsApp con otros cincuenta colegas.

Sin embargo, además de los videos en los que solo aparece Martínez, hasta ahora no hay evidencia de alguna intención investigativa formal, o un comunicado firmado en conjunto, o algún producto intelectual colectivo por parte del grupo de médicos.

Tecnoquímicas

En otro párrafo del artículo, Las 2 Orillas asegura que la “exitosa estrategia” del tratamiento con Ivermectina en Cali ha llevado a que la farmacéutica Tecnoquímicas eleve su producción “haciendo una apuesta a la efectividad” contra el virus.

“Tecnoquímicas, uno de los laboratorios más grandes de Colombia, le ha hecho tal apuesta a su efectividad en el manejo del COVID en su etapa temprana que está preparada para una producción masiva del medicamento. Desde Colombia se está exportando al Perú y El Salvador”, dice la nota, y de acuerdo con Las 2 Orillas esta fue una información que le suministró directamente la empresa.

Sin embargo, en Colombiacheck consultamos a Tecnoquímicas, y desde su Oficina de Comunicación Corporativa respondieron:

“Tecnoquímicas está trabajando para llevar la producción de Ivermectina a su capacidad máxima, no para disponerla al tratamiento del COVID-19, sino para suplir la demanda actual del mercado. En la compañía no estamos exportando a Perú o El Salvador”.

Ivermectina

La Ivermectina es un medicamento antiparasitario con fórmulas desarrolladas para consumo humano y para consumo animal. Su uso está indicado como fármaco contra piojos, sarna, ácaros o infecciones producidas por gusanos en los intestinos u otros órganos. También hay una crema para las lesiones de la piel por rosácea; según información del Invima y del portal Medlineplus, de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

El interés sobre el uso de la Ivermectina como posible tratamiento en la fase temprana del COVID-19 surgió tras un estudio realizado en Australia, que mostró resultados positivos del medicamento como fórmula para inhibir la replicación del SARS-CoV-2 en pruebas ‘in vitro’, es decir en células cultivadas en laboratorio.

Pero la misma institución a cargo del estudio, Monash University, detalló en un comunicado que “si bien se ha demostrado que es eficaz en el entorno de laboratorio, la Ivermectina no se puede usar en humanos para tratar el COVID-19 hasta que se hayan completado más pruebas y ensayos clínicos para establecer la efectividad del medicamento a niveles seguros para la dosificación en las personas”.

Incluso, el comunicado agrega: “El uso potencial de la Ivermectina para combatir el COVID-19 sigue sin estar probado y depende de las pruebas preclínicas y los ensayos clínicos para avanzar en el trabajo”.

Desde este estudio, aún no se han publicado ensayos posteriores con humanos en nivel clínico que permitan tener conclusiones nuevas sobre el uso del antiparasitario para tratar el nuevo coronavirus. 

Para el médico intensivista, jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos de la Clínica Colombia de Cali y especialista en epidemiología, Jorge Salazar, lo que está claro es que “hasta ahora no hay ninguna droga que uno pueda decir que es específica para tratar el COVID-19 y es infalible en todos los casos. Existen cosas anecdóticas como lo que están contando algunas personas, pero son escasas y todo hay que demostrarlo con evidencia científica”.

Sobre el tema, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) insiste en que “la Ivermectina se está usando de manera incorrecta en el tratamiento del COVID-19, sin ninguna evidencia científica de su eficacia y su seguridad para el tratamiento de la enfermedad”.

En ese sentido, la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) ha dicho que “se necesitan pruebas adicionales para determinar si la ivermectina puede ser apropiada para prevenir o tratar el coronavirus”. Por ello, la OPS desaconseja su uso “para todo fin diferente de aquellos para los que está autorizada”.  

Pese a las advertencias de las autoridades, en redes sociales han circulado varias desinformaciones que invitan a los usuarios a consumir Ivermectina como medicamento contra el nuevo coronavirus. Estas desinformaciones se han verificado en otros chequeos recientes: 1, 2, 3 y 4.

Aún no se recomienda su uso 

La secretaria Torres recordó a la ciudadanía que aún la Alcaldía de Cali no ha recomendado el uso de este antiparasitario para tratar el COVID-19.

“No está recomendado para el consumo que no esté bajo fórmula médica. Las personas no deben automedicarse, deben consumirlo solo cuando el médico lo haya recomendado”, dijo la Secretaria.

Según información del portal MedlinePlus, de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, el consumo de Ivermectina se debe realizar bajo fórmula médica, pues puede tener efectos secundarios como fiebre, urticaria, náuseas, vómitos, dolor o hinchazón estomacal, somnolencia, temblor incontrolable de alguna parte del cuerpo o molestias en el pecho.

Vale la pena recordar que existe además una Ivermectina para animales. Debido al aumento del interés popular por el uso de Ivermectina, las autoridades han mostrado su preocupación por los ciudadanos que puedan confundir el medicamento de uso veterinario, como se informó en otro chequeo.

“El uso inadecuado de estos productos puede causar eventos adversos para la salud de las personas como intoxicaciones, desarrollo de microorganismos resistentes, afectaciones neurológicas, alteraciones hematológicas y alergias graves con riesgo de muerte más conocida como shock anafiláctico”, explicó a El País, Aura María Pulido, directora técnica de Inocuidad e Insumos Veterinarios del ICA

Y también lo advierte Gonzalo Amézquita, químico farmacéutico con maestría en Ciencias y miembro del equipo de Cuestión de Dosis, un canal de YouTube sobre medicamentos: “los efectos adversos pueden ser mareos, vómito, malestar estomacal y, si llegamos a un extremo, podría ser vértigo, taquicardia, y anormalidades neurológicas. Eso ocurriría con dosis que espero que nadie vaya a tomar”.

Con esta información, se puede concluir que aunque sí existe un ensayo clínico con Ivermectina que es impulsado por la Alcaldía de Cali, este estudio aún no cuenta con el alcance suficiente para atribuirle resultados sobre la pandemia, según afirmaron los mismos investigadores.

***

Este era el texto original:
 

Una reciente publicación anónima en el medio digital Las 2 Orillas afirma que el uso del antiparasitario Ivermectina está “funcionando” para reducir el impacto del coronavirus en Cali, haciendo alusión a un estudio clínico que se desarrolla en la capital del Valle del Cauca.

La nota, publicada el 17 de agosto, y compartida en Facebook, fue titulada: “Ivermectina, la fórmula contra el Covid que está funcionando en Cali”, y entre sus párrafos se lee: “El uso de este remedio, que tomó Álvaro Uribe para superar el virus, forma parte de la estrategia con la que el alcalde Ospina está salvando vidas”.

El artículo de Las 2 Orillas sustenta su afirmación con algunos datos de indicadores sobre el comportamiento del virus en Cali. 

“El hecho es que en una primera medición del ciclo del virus entre el 20 de julio y el 3 de Agosto, la letalidad había disminuido en un 25%. Están esperando consolidar cifras, pero con los datos que entrega diariamente el Instituto Nacional de Salud el promedio de muertes en Cali es de 17 por día, con más de un 80 % de los casos tratados en casa”, señala la nota.

Contrastamos los datos con la información entregada por la Alcaldía de Cali, la Gobernación del Valle y el Instituto Nacional de Salud sobre la variación diaria de la pandemia en la ciudad, y encontramos que lo dicho por Las 2 Orillas es cuestionable, pues mezcla datos verdaderos y falsos para llegar a una conclusión errónea.

Primero, revisamos si entre el 20 de julio y el 3 de agosto la letalidad había disminuido en un 25 por ciento como dice el artículo. Y encontramos que es falso.

Para el 20 de julio, Cali sumaba 13.554 casos y 451 muertes, lo que representa una letalidad de 3,32 por ciento. El 3 de agosto, los casos eran 21.065; y las muertes, 756, con una letalidad de 3,58 por ciento. Lo que representa incluso un aumento porcentual. 

Luego, la nota dice que el promedio de muertes en Cali es de 17 por día. Revisamos las muertes diarias reportadas por la Alcaldía de Cali entre las fechas que menciona el artículo, y verificamos que el promedio fue de 19 defunciones diarias; cifra cercana a la mencionada.

También, el texto señala que más del 80 por ciento de los casos de COVID-19 en Cali son tratados en casa. Según el Instituto Nacional de Salud, la recuperación domiciliaria en la capital del Valle promedia el 73 por ciento; un porcentaje cercano, pero distinto al mencionado en la nota.

Ensayo clínico

Respecto al uso de Ivermectina en Cali, sí es cierto que en la ciudad se aprobó el ensayo clínico de este medicamento para tratar en su fase temprana a pacientes con COVID-19. El estudio inició el 14 de julio y es desarrollado por el Centro de Estudios de Infectología Pediátrica de la Universidad del Valle. 

Sin embargo, las autoridades a cargo del estudio clínico aseguran que aunque el ensayo sigue en curso, este solo ha involucrado a 90 pacientes, de un total de 400 que se tiene proyectado, por lo que aún no hay conclusiones al respecto.

Así lo manifestó la secretaria de Salud, Miyerlandi Torres:

“No podemos decir que los resultados que tenemos en Cali se deban al consumo de Ivermectina, o a este estudio. Todavía no hay datos suficientes para concluirlo. Hoy hemos llegado a tener 90 personas adheridas al estudio, cuando necesitamos alrededor de 400. Así que todavía no tenemos datos suficientes para decir que los resultados en Cali se deban al uso de este medicamento”, dijo la funcionaria.

La misma posición manifestó el médico Eduardo López, investigador líder y director del Centro de Estudios que adelanta el ensayo. 

“No podemos conocer el desenlace real de las investigaciones hasta no avanzar un poco más y hasta que hayamos incluido al menos la mitad de los participantes en el estudio, para lo cual necesitamos esperar aproximadamente dos meses”, afirmó el médico.

Grupo de médicos en Cali

En otro apartado, el artículo de ‘Las 2 Orillas’ señala que el uso de Ivermectina ha sido respaldado por un grupo de médicos caleños. 

“También en Cali, cincuenta médicos liderados por el doctor Marco Martínez, con especializaciones en todos los campos de la medicina, formaron el grupo Médicos Cali Covid para buscar alternativas que permitan arrebatarle vidas al virus. La Ivermectina está entre los medicamentos que han analizado y se empiezan a recetar en la estrategia de intervención temprana”, se lee en la nota. 

En el párrafo, el nombre del grupo “Médicos Cali Covid” tiene un hipervínculo a manera de cita, pero dirige a una columna del exalcalde de Cali, Rodrigo Guerrero, en la que no se menciona nada sobre los médicos liderados por Marco Martínez.

Consultamos sobre la existencia del grupo, y encontramos una nota hecha por el mismo medio Las 2 Orillas en las que cita al médico Martínez, quien suele compartir reflexiones sobre el tratamiento de la pandemia en su cuenta personal de YouTube, y en uno de sus videos mencionó que tenía un grupo de WhatsApp con otros cincuenta colegas.

Sin embargo, además de los videos en los que solo aparece Martínez, hasta ahora no hay evidencia de alguna intención investigativa formal, o un comunicado firmado en conjunto, o algún producto intelectual colectivo por parte del grupo de médicos.

Tecnoquímicas

En otro párrafo del artículo, Las 2 Orillas asegura que la “exitosa estrategia” del tratamiento con Ivermectina en Cali ha llevado a que la farmacéutica Tecnoquímicas eleve su producción “haciendo una apuesta a la efectividad” contra el virus.

“Tecnoquímicas, uno de los laboratorios más grandes de Colombia, le ha hecho tal apuesta a su efectividad en el manejo del COVID en su etapa temprana que está preparada para una producción masiva del medicamento. Desde Colombia se está exportando al Perú y El Salvador”, dice la nota.

Al respecto, en Colombiacheck consultamos a Tecnoquímicas, y desde su Oficina de Comunicación Corporativa respondieron:

“Tecnoquímicas está trabajando para llevar la producción de Ivermectina a su capacidad máxima, no para disponerla al tratamiento del COVID-19, sino para suplir la demanda actual del mercado. En la compañía no estamos exportando a Perú o El Salvador”.

Ivermectina

La Ivermectina es un medicamento antiparasitario con fórmulas desarrolladas para consumo humano y para consumo animal. Su uso está indicado como fármaco contra piojos, sarna, ácaros o infecciones producidas por gusanos en los intestinos u otros órganos. También hay una crema para las lesiones de la piel por rosácea; según información del Invima y del portal Medlineplus, de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

El interés sobre el uso de la Ivermectina como posible tratamiento en la fase temprana del COVID-19 surgió tras un estudio realizado en Australia, que mostró resultados positivos del medicamento como fórmula para inhibir la replicación del SARS-CoV-2 en pruebas ‘in vitro’, es decir en células cultivadas en laboratorio.

Pero la misma institución a cargo del estudio, Monash University, detalló en un comunicado que “si bien se ha demostrado que es eficaz en el entorno de laboratorio, la Ivermectina no se puede usar en humanos para tratar el COVID-19 hasta que se hayan completado más pruebas y ensayos clínicos para establecer la efectividad del medicamento a niveles seguros para la dosificación en las personas”.

Incluso, el comunicado agrega: “El uso potencial de la Ivermectina para combatir el COVID-19 sigue sin estar probado y depende de las pruebas preclínicas y los ensayos clínicos para avanzar en el trabajo”.

Desde este estudio, aún no se han publicado ensayos posteriores con humanos en nivel clínico que permitan tener conclusiones nuevas sobre el uso del antiparasitario para tratar el nuevo coronavirus. 

Para el médico intensivista, jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos de la Clínica Colombia de Cali y especialista en epidemiología, Jorge Salazar, lo que está claro es que “hasta ahora no hay ninguna droga que uno pueda decir que es específica para tratar el COVID-19 y es infalible en todos los casos. Existen cosas anecdóticas como lo que están contando algunas personas, pero son escasas y todo hay que demostrarlo con evidencia científica”.

Sobre el tema, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) insiste en que “la Ivermectina se está usando de manera incorrecta en el tratamiento del COVID-19, sin ninguna evidencia científica de su eficacia y su seguridad para el tratamiento de la enfermedad”.

En ese sentido, la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) ha dicho que “se necesitan pruebas adicionales para determinar si la ivermectina puede ser apropiada para prevenir o tratar el coronavirus”. Por ello, la OPS desaconseja su uso “para todo fin diferente de aquellos para los que está autorizada”.  

Pese a las advertencias de las autoridades, en redes sociales han circulado varias desinformaciones que invitan a los usuarios a consumir Ivermectina como medicamento contra el nuevo coronavirus. Estas desinformaciones se han verificado en otros chequeos recientes: 1, 2, 3 y 4.

Aún no se recomienda su uso 

La secretaria Torres recordó a la ciudadanía que aún la Alcaldía de Cali no ha recomendado el uso de este antiparasitario para tratar el COVID-19.

“No está recomendado para el consumo que no esté bajo fórmula médica. Las personas no deben automedicarse, deben consumirlo solo cuando el médico lo haya recomendado”, dijo la Secretaria.

Según información del portal MedlinePlus, de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, el consumo de Ivermectina se debe realizar bajo fórmula médica, pues puede tener efectos secundarios como fiebre, urticaria, náuseas, vómitos, dolor o hinchazón estomacal, somnolencia, temblor incontrolable de alguna parte del cuerpo o molestias en el pecho.

Vale la pena recordar que existe además una Ivermectina para animales. Debido al aumento del interés popular por el uso de Ivermectina, las autoridades han mostrado su preocupación por los ciudadanos que puedan confundir el medicamento de uso veterinario, como se informó en otro chequeo.

“El uso inadecuado de estos productos puede causar eventos adversos para la salud de las personas como intoxicaciones, desarrollo de microorganismos resistentes, afectaciones neurológicas, alteraciones hematológicas y alergias graves con riesgo de muerte más conocida como shock anafiláctico”, explicó a El País, Aura María Pulido, directora técnica de Inocuidad e Insumos Veterinarios del ICA

Y también lo advierte Gonzalo Amézquita, químico farmacéutico con maestría en Ciencias y miembro del equipo de Cuestión de Dosis, un canal de YouTube sobre medicamentos: “los efectos adversos pueden ser mareos, vómito, malestar estomacal y, si llegamos a un extremo, podría ser vértigo, taquicardia, y anormalidades neurológicas. Eso ocurriría con dosis que espero que nadie vaya a tomar”.

Con esta información, se puede concluir que las afirmaciones del artículo de Las 2 Orillas son cuestionables, pues aunque sí existe un ensayo clínico con Ivermectina que es impulsado por la Alcaldía de Cali, este estudio aún no cuenta con el alcance suficiente para atribuirle resultados sobre la pandemia, según afirmaron los mismos investigadores.