Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Jueves, 12 Noviembre 2020

Trump no inició nuevos conflictos bélicos, pero fue incapaz de cerrar los existentes

Por Mónica Ospino Orozco

El presidente de Estados Unidos prometió acabar con las guerras que su país libraba, pero no pudo cumplir su propósito. En su gestión fortaleció militarmente algunas intervenciones y no es el mandatario pacífico que pintan en algunos en redes sociales.

Hace cuatro años, cuando era candidato, el presidente de Estados Unidos Donald Trump prometió acabar las “interminables guerras” en las que estaba implicado su país y traer de regreso a casa a los soldados.

Y ahora, después de unas elecciones presidenciales en las que su contrincante, Joe Biden, fue declarado el ganador, pero que Trump no ha querido reconocer, circula en Facebook una imagen con el título ‘Los presidentes de USA y sus guerras’.

En la imagen aparecen los mandatarios estadounidenses desde Ronald Reagan hasta Donald Trump y al lado de la foto de cada uno hay un listado de las “guerras” en las que, según la imagen, ha estado implicado. El espacio dedicado a Trump aparece en blanco.

Pero no es preciso decir que, como presidente, Trump no haya estado involucrado en ninguna guerra.

Los presidentes de la imagen son Ronald Reagan (1981-1989), George H.W. Bush (1989-1993), Bill Clinton (1993-2001), George W. Bush (2001-2009), Barack Obama (2009- 2017) y Donald Trump (2017-2021). 

En Colombia la pieza se hizo viral en esta página de Facebook en la que un usuario la publicó con un texto que asegura que “lo quieren fuera de la Casa Blanca porque no fue bueno para el negocio de la guerra! Todos tienen guerras. Trump, no” (sic).

La publicación ya tiene más de 172 comentarios y 381 compartidos, pero fue marcada por Facebook con una alerta de desinformación, pues ya ha sido verificada por chequeadores independientes que, como Colombiacheck, hacen parte del programa 3PFC de Facebook.

En Colombiacheck también nos dimos a la tarea de verificar la veracidad de las afirmaciones que contiene la pieza viral y encontramos que sus afirmaciones son cuestionables.

La guerras de Estados Unidos

En su historia, Estados Unidos ha intervenido formalmente en cinco conflictos (contra 11 países): contra Gran Bretaña en 1812, en la guerra méxico-americana de 1846, en la guerra contra España en 1898, contra Alemania y el imperio Austro-Húngaro en 1917 (lo que significó su entrada en la Primera Guerra Mundial) y contra Italia, Alemania, Japón, Hungría, Bulgaria y Rumania entre 1941 y 1942 (lo que tuvo como consecuencia su entrada en la Segunda Guerra Mundial).

Estas declaraciones formales son las que han sido autorizadas por el Congreso de los Estados Unidos y son las que permanecen en el archivo del Senado de ese país, que se puede consultar en este enlace.

Es decir que ninguno de los presidentes de Estados Unidos mencionados en la imagen ha sido autorizado formalmente por el Congreso para declarar una guerra.

Pero ha habido otras ocasiones en las que Estados Unidos ha participado en guerras, aunque sin esa autorización formal de guerra. Ese es el caso, por ejemplo, de la invasión de Irak de 2002, durante el gobierno de George W. Bush. Esa vez, el Congreso aprobó la resolución 114 de 2002 bajo el título de “Autorización para el uso de fuerza militar en contra de Iraq”.

Esa misma fórmula se ha usado en otras ocasiones, como cuando Reagan intervino con con tropas en 1983 en Líbano, o cuando en 1991 George H.W. Bush participó en la guerra del Golfo Pérsico. Y, como lo describe el diario USA Today en este chequeo, cuando “Clinton, con la autorización de las Naciones Unidas y dinero del Congreso, llevó a Estados Unidos a la guerra de Bosnia y Obama a la guerra civil de Libia en 2011 en circunstancias similares”

Dado que ambos enfrentamientos militares se denominan guerras, para efectos de esta verificación de hechos, los consideraremos nuevas guerras en las que entró el país.

¿Es Trump un presidente pacífico?

En su presidencia de ya casi cuatro años, Trump no ha iniciado una guerra o intervenido en un conflicto nuevo, a diferencia de algunos de sus predecesores. Pero sí continuó y apoyó con recursos y tropas las intervenciones militares de su país que venían en curso de la era Obama y no ha cumplido con su promesa de traer a los soldados desplegados en el extranjero.

Sin embargo, como dijo un artículo del New York Times de octubre de este año, “aunque sus defensores insisten en que merece crédito por evitar cualquier nueva intervención importante de Estados Unidos, lo que lo convierte en el primer presidente en décadas en hacerlo, Trump ha desplegado miles de soldados adicionales en el Golfo Pérsico en respuesta a las crecientes tensiones con Irán, lo que algunos analistas advierten que podría desembocar en una guerra candente si es reelegido. También ha hecho poco para reducir las principales bases militares estadounidenses en lugares como Qatar y Bahrein”.

Con este análisis coincide el director del Laboratorio de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Icesi de Cali, Vladimir Rouvinski, quien le aseguró a Colombiacheck que, “si bien la respuesta a esta publicación no es tan simple, como ocurre con casi todas las estrategias de desinformación, puedo decir que Trump no inició ni una sola nueva guerra tradicional, pero no terminó ninguna de las que prometió que iba a terminar, una vez se convirtió en Presidente. Los Estados Unidos todavía tienen tropas en Siria, Irak, Cuba y Afganistán. No ha puesto fin a ninguna guerra ni ha retirado por completo a las tropas estadounidenses de ningún país del Medio Oriente”. 

Además, dijo Rouvinski, “Trump aumentó muchísimo el uso de las herramientas de las guerra híbridas, incluyendo la salida de muchos de los acuerdos que garantizaron paz, por ejemplo, el acuerdo nuclear con Irán y el otro acuerdo nuclear con Rusia. O sea, dejó el mundo más peligroso de lo que era antes en realidad, pero a mucha gente le cuesta tener una idea clara sobre este asunto”.

En el citado reportaje del diario neoyorquino, la analista Dana Stroul, miembro del Instituto para la política del cercano oriente de Washington, aseguró que “el presidente incluso ha aumentado la presencia militar estadounidense en Arabia Saudita. Ninguna de esas fuerzas se ha retirado durante su mandato. Su retórica no coincide con la realidad de las fuerzas estadounidenses desplegadas hoy en Oriente Medio". 

Por otra parte, el politólogo, docente de la Universidad del Valle y doctor en Ciencia Política, Carlos Vladimir Gómez, dice que “para hacer este análisis hay que considerar varios aspectos en en la política exterior de Estados Unidos, la relaciones internacionales, bilaterales y multilaterales para poder saber si Trump es un presidente proclive a la paz o no. Y claramente, poniendo en balanza todos estos aspectos, y no solo el hecho de haber iniciado una guerra, el balance es más bien desfavorable … el mundo retrocedió bastante, es decir, el hecho de que Estados Unidos se haya retirado de acuerdos tan importantes en materia de medio ambiente, de reglamentación laboral, de armas y tantos otros aspectos, es más bien negativo. No podemos ver tan en blanco y negro la guerra y la paz, pues la paz implica otras dimensiones que se relacionan con el bienestar, con el goce efectivo de los derechos humanos con el tema de la seguridad humana, pero también con aspectos relacionados con la resolución y transformación de los conflictos”.

Para Gómez, sin embargo, hay un solo episodio positivo de la administración Trump, en referencia a su supuesto pacifismo, y es el hecho de haber logrado un acuerdo de normalización de relaciones en el Medio Oriente entre Israel, Emiratos Árabes Unidos y Bahrein. Pero el balance en general no logra ser positivo”.

Por todo esto, concluimos que las afirmaciones de la pieza objeto de este chequeo son cuestionables. Como presidente, Trump no inició nuevos conflictos, pero tampoco cerró los existentes y de hecho fortaleció militarmente otras confrontaciones.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 01 Diciembre 2020

No hay evidencias de que bancos chinos estén detrás del supuesto fraude en las elecciones de Estados Unidos

Por Mónica Ospino Orozco

En redes sociales circula un video en el que se asegura que presentarán las “pruebas del fraude” y mencionan que detrás de este se encuentran bancos chinos. En Colombiacheck le contamos que esto es falso.

En un video subido por en Facebook por el portal de noticias Social News Channel se asegura que “vamos a hablar no solo las pruebas del fraude en los Estados Unidos, en las votaciones, de las que ya hemos hablado en anteriores oportunidades. Están abarcando proporciones inimaginables, Hong Kong, Irán, Venezuela, sino que adicional, hay bancos involucrados en este hecho, es decir, el dinerito que ha salido para desarrollar el software con el que se roba millones de votos en Estados Unidos, viene de bancos que se encuentran en Hong Kong”.

Luego, la presentadora menciona que “ha sido involucrado con esta empresa Dominion”. Además, asegura que esta información está siendo ocultada y que eso es lo que pasa “cuando los tentáculos del comunismo crecen”. 

En el video, que dura 11 minutos, muestran una desinformación publicada por un portal y titulada ‘Bancos del régimen chino involucrados en el fraudulento sistema de votación “Dominion”’, en la que se indica que “Dominion Voting Systems está en el centro de un escándalo masivo que alega que se llevó a cabo un fraude electrónico generalizado en las elecciones presidenciales de EE.UU. de 2020. El equipo legal de la Campaña Trump afirma tener pruebas de técnicas y herramientas de guerra cibernética utilizadas para manipular el resultado de la elección. Durante años, políticos y expertos bipartidistas han cuestionado la integridad de los sistemas de votación electrónica de Dominion, Sequoia, Smartmatics y SCYTL”.

Este video ha sido compartido desde el pasado 24 de noviembre hasta la fecha más de 2.400 veces en Facebook y visto por más de 150.000 personas, según una herramienta a la que tenemos acceso por una alianza con esta red social en la lucha contra la desinformación.

Al verificar esta información difundida por el canal de noticias, que se identifica en la plataforma como “un servicio dedicado a entregar noticias políticas de américa latina, estados”, encontramos que se trata de información sin ningún sustento, que incluso ya ha sido desmentida por varios verificadores en Estados Unidos.  

Es que la empresa de origen canadiense que fabrica y opera máquinas de votación electrónica en Estados Unidos, Dominion Voting Systems, ha sido señalada en reiteradas ocasiones por el presidente Donald Trump y su abogado, Rudolph Giuliani, como una de las responsables del presunto fraude que llevó al triunfo al hoy presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden.

Sin embargo, no hay evidencia alguna de que a través de las máquinas que proveyó esta empresa o el manejo de los datos de parte de la misma, haya un fraude probado. Aún así ha sido puesta en decenas de teorías que se tejen en torno a la narrativa de unas elecciones corruptas.

Las acusaciones en contra de la mencionada empresa, fabricante y operadora de máquinas de votación, ya han sido desmentidas en numerosas ocasiones (1, 2, 3) e incluso la propia empresa en cuestión, ha publicado en su página web una compilación de las notas  en las que medios dedicados al fact checking desmintieron las teorías de conspiración. 

Además y de acuerdo con este comunicado de la Agencia Nacional de Ciberseguridad e Infraestructura de Seguridad de EE.UU., “las elecciones del 3 de noviembre fueron las más seguras en la historia de los Estados Unidos”.

En dicho comunicado, que es además firmado por una coalición de funcionarios federales de ciberseguridad, administradores electorales locales y empresas de tecnología de votación, agrega que “otras medidas de seguridad como las pruebas preelectorales, la certificación estatal de equipos de votación y la certificación de equipos de votación de la Comisión de Asistencia Electoral (EAC) de Estados Unidos, ayudan a generar confianza adicional en los sistemas de votación utilizados en 2020”.

“Si bien sabemos que hay muchas afirmaciones infundadas y oportunidades de desinformación sobre el proceso de nuestras elecciones, podemos asegurarles que tenemos la mayor confianza en la seguridad e integridad de nuestras elecciones, y usted también debería hacerlo. Cuando tenga preguntas, recurra a los funcionarios electorales como voces confiables mientras administran las elecciones ", finaliza la comunicación del ente oficial de Estados Unidos.

De los bancos chinos, tras el fraude

Pero han surgido nuevas nuevas acusaciones en contra de Dominion y la más reciente de ellas es la  teoría de que bancos chinos estarían detrás de esta compañía. Dicha hipótesis fue lanzada inicialmente por un portal noticioso llamado Repub.Li, y viralizada en Facebook, por páginas como la de CBS que en su publicación también aseguraba que “según los documentos que figuran en la lista pública de la Oficina de Patentes y Marcas Registradas de Estados Unidos, varias patentes asociadas a Dominion Voting Systems tienen un banco chino como agente de garantía. 18 entidades de patentes específicas están listadas con el Banco HSBC de CANADÁ como el asignatario. HSBC es el Hong Kong Shanghai Bank of China y representa un conglomerado bancario internacional. La entidad actúa como ‘un brazo’ del Partido Comunista Chino para llevar a cabo los intereses del partido a nivel mundial”.

Sin embargo, y de acuerdo con esta nota del diario The New York Times, “Dominion, originalmente una empresa canadiense que ahora tiene su sede efectiva en Denver, fabrica máquinas para que los votantes emitan votos y los trabajadores electorales los cuenten, así como software que ayuda a los funcionarios del gobierno a organizar y realizar un seguimiento de los resultados de las elecciones”.

Dominion en su página web asegura además que “ esta es una empresa sin filiación política que no tiene relaciones de propiedad de la empresa con la familia Pelosi, la familia Feinstein, la Iniciativa Global Clinton, Smartmatic, Scytl ni ningún vínculo con Venezuela o Cuba. Dominion trabaja con todos los partidos políticos de Estados Unidos; nuestra base de clientes y nuestras prácticas de alcance gubernamental reflejan este enfoque no partidista”.

Y al realizar  búsquedas   de la presunta intrusión china en el supuesto fraude de Dominion Voting Systems tampoco encontramos evidencia de ello, sin embargo, sí es cierto que el banco HSBC, filial, Toronto, Canadá, actúa como agente colateral de dicha fabricante de máquinas de votación, de acuerdo con estos registros de la Oficina de Marcas y Patentes de Estados Unidos lo que sin embargo, no es evidencia de intervención en las elecciones ni fraude.

Es que un agente colateral o agente de garantías, de acuerdo con la legislación de Estados Unidos, es necesario “cuando hay multiplicidad de acreedores, y sus créditos cuentan con garantías, un agente de garantías es frecuentemente designado para unificar la representación de éstos frente al deudor común y hacer valer los derechos sobre las garantías en caso de que el deudor no cumpla con los términos del préstamo o los bonos corporativos emitidos”, según lo define en su página web TMF Group. Es similar al concepto de codeudor o fiador, más comúnmente usado en Colombia.

Tampoco es cierto que HSBC sea un brazo del Partido Comunista Chino, pues esta entidad financiera, de acuerdo con este reporte de Investopedia.  “HSBC Holdings PLC (HSBC) es un banco de inversión multinacional y una institución de servicios financieros. Tiene su sede en el Reino Unido. Su subsidiaria con sede en EE. UU., HSBC Bank USA, tiene su sede operativa en la ciudad de Nueva York, y su sede nominal se encuentra en McClean, Virginia. La compañía tiene operaciones en 64 países y territorios, incluidos Europa, Asia, América del Norte y América Latina, Oriente Medio y África del Norte. La empresa tiene más de 40 millones de clientes y hay un total de 235.000 empleados equivalentes a tiempo completo que trabajan para HSBC en todo el mundo”.

Sin embargo, su fuerte arraigo en Hong Kong, que estuvo bajo dominio británico hasta 1997, y hoy hace parte de la China comunista, ha puesto en la mira de muchas potencias al mencionado banco, por considerar que la entidad podría convertirse en una punta de lanza del dominio chino en los sistemas financieros del mundo, según lo reporta en este informe titulado HSBC, ciudadano de ninguna parte, publicado en el diario Financial Times.Pero al consultar cuáles son los principales inversionistas tras el poderoso banco, considerado uno de los 7 más grandes del mundo, los tres principales son empresas con sede en Estados Unidos como: Renaissance Technologies LLC, cuya sede está en Nueva York; J.P. Morgan Securities LLC (banca de inversión con sede en las principales ciudades de Estados Unidos) y Dimensional Fund Advisors (DFA) LP, cuya sede principal está en Austin, Texas.

Con todas estas evidencias podemos concluir que las afirmaciones hechas en algunos perfiles de Facebook y en varias páginas web de que bancos chinos estuvieron tras el presunto fraude en las elecciones de Estados son falsas.