Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Jueves, 12 Noviembre 2020

Trump no inició nuevos conflictos bélicos, pero fue incapaz de cerrar los existentes

Por Mónica Ospino Orozco

El presidente de Estados Unidos prometió acabar con las guerras que su país libraba, pero no pudo cumplir su propósito. En su gestión fortaleció militarmente algunas intervenciones y no es el mandatario pacífico que pintan en algunos en redes sociales.

Hace cuatro años, cuando era candidato, el presidente de Estados Unidos Donald Trump prometió acabar las “interminables guerras” en las que estaba implicado su país y traer de regreso a casa a los soldados.

Y ahora, después de unas elecciones presidenciales en las que su contrincante, Joe Biden, fue declarado el ganador, pero que Trump no ha querido reconocer, circula en Facebook una imagen con el título ‘Los presidentes de USA y sus guerras’.

En la imagen aparecen los mandatarios estadounidenses desde Ronald Reagan hasta Donald Trump y al lado de la foto de cada uno hay un listado de las “guerras” en las que, según la imagen, ha estado implicado. El espacio dedicado a Trump aparece en blanco.

Pero no es preciso decir que, como presidente, Trump no haya estado involucrado en ninguna guerra.

Los presidentes de la imagen son Ronald Reagan (1981-1989), George H.W. Bush (1989-1993), Bill Clinton (1993-2001), George W. Bush (2001-2009), Barack Obama (2009- 2017) y Donald Trump (2017-2021). 

En Colombia la pieza se hizo viral en esta página de Facebook en la que un usuario la publicó con un texto que asegura que “lo quieren fuera de la Casa Blanca porque no fue bueno para el negocio de la guerra! Todos tienen guerras. Trump, no” (sic).

La publicación ya tiene más de 172 comentarios y 381 compartidos, pero fue marcada por Facebook con una alerta de desinformación, pues ya ha sido verificada por chequeadores independientes que, como Colombiacheck, hacen parte del programa 3PFC de Facebook.

En Colombiacheck también nos dimos a la tarea de verificar la veracidad de las afirmaciones que contiene la pieza viral y encontramos que sus afirmaciones son cuestionables.

La guerras de Estados Unidos

En su historia, Estados Unidos ha intervenido formalmente en cinco conflictos (contra 11 países): contra Gran Bretaña en 1812, en la guerra méxico-americana de 1846, en la guerra contra España en 1898, contra Alemania y el imperio Austro-Húngaro en 1917 (lo que significó su entrada en la Primera Guerra Mundial) y contra Italia, Alemania, Japón, Hungría, Bulgaria y Rumania entre 1941 y 1942 (lo que tuvo como consecuencia su entrada en la Segunda Guerra Mundial).

Estas declaraciones formales son las que han sido autorizadas por el Congreso de los Estados Unidos y son las que permanecen en el archivo del Senado de ese país, que se puede consultar en este enlace.

Es decir que ninguno de los presidentes de Estados Unidos mencionados en la imagen ha sido autorizado formalmente por el Congreso para declarar una guerra.

Pero ha habido otras ocasiones en las que Estados Unidos ha participado en guerras, aunque sin esa autorización formal de guerra. Ese es el caso, por ejemplo, de la invasión de Irak de 2002, durante el gobierno de George W. Bush. Esa vez, el Congreso aprobó la resolución 114 de 2002 bajo el título de “Autorización para el uso de fuerza militar en contra de Iraq”.

Esa misma fórmula se ha usado en otras ocasiones, como cuando Reagan intervino con con tropas en 1983 en Líbano, o cuando en 1991 George H.W. Bush participó en la guerra del Golfo Pérsico. Y, como lo describe el diario USA Today en este chequeo, cuando “Clinton, con la autorización de las Naciones Unidas y dinero del Congreso, llevó a Estados Unidos a la guerra de Bosnia y Obama a la guerra civil de Libia en 2011 en circunstancias similares”

Dado que ambos enfrentamientos militares se denominan guerras, para efectos de esta verificación de hechos, los consideraremos nuevas guerras en las que entró el país.

¿Es Trump un presidente pacífico?

En su presidencia de ya casi cuatro años, Trump no ha iniciado una guerra o intervenido en un conflicto nuevo, a diferencia de algunos de sus predecesores. Pero sí continuó y apoyó con recursos y tropas las intervenciones militares de su país que venían en curso de la era Obama y no ha cumplido con su promesa de traer a los soldados desplegados en el extranjero.

Sin embargo, como dijo un artículo del New York Times de octubre de este año, “aunque sus defensores insisten en que merece crédito por evitar cualquier nueva intervención importante de Estados Unidos, lo que lo convierte en el primer presidente en décadas en hacerlo, Trump ha desplegado miles de soldados adicionales en el Golfo Pérsico en respuesta a las crecientes tensiones con Irán, lo que algunos analistas advierten que podría desembocar en una guerra candente si es reelegido. También ha hecho poco para reducir las principales bases militares estadounidenses en lugares como Qatar y Bahrein”.

Con este análisis coincide el director del Laboratorio de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Icesi de Cali, Vladimir Rouvinski, quien le aseguró a Colombiacheck que, “si bien la respuesta a esta publicación no es tan simple, como ocurre con casi todas las estrategias de desinformación, puedo decir que Trump no inició ni una sola nueva guerra tradicional, pero no terminó ninguna de las que prometió que iba a terminar, una vez se convirtió en Presidente. Los Estados Unidos todavía tienen tropas en Siria, Irak, Cuba y Afganistán. No ha puesto fin a ninguna guerra ni ha retirado por completo a las tropas estadounidenses de ningún país del Medio Oriente”. 

Además, dijo Rouvinski, “Trump aumentó muchísimo el uso de las herramientas de las guerra híbridas, incluyendo la salida de muchos de los acuerdos que garantizaron paz, por ejemplo, el acuerdo nuclear con Irán y el otro acuerdo nuclear con Rusia. O sea, dejó el mundo más peligroso de lo que era antes en realidad, pero a mucha gente le cuesta tener una idea clara sobre este asunto”.

En el citado reportaje del diario neoyorquino, la analista Dana Stroul, miembro del Instituto para la política del cercano oriente de Washington, aseguró que “el presidente incluso ha aumentado la presencia militar estadounidense en Arabia Saudita. Ninguna de esas fuerzas se ha retirado durante su mandato. Su retórica no coincide con la realidad de las fuerzas estadounidenses desplegadas hoy en Oriente Medio". 

Por otra parte, el politólogo, docente de la Universidad del Valle y doctor en Ciencia Política, Carlos Vladimir Gómez, dice que “para hacer este análisis hay que considerar varios aspectos en en la política exterior de Estados Unidos, la relaciones internacionales, bilaterales y multilaterales para poder saber si Trump es un presidente proclive a la paz o no. Y claramente, poniendo en balanza todos estos aspectos, y no solo el hecho de haber iniciado una guerra, el balance es más bien desfavorable … el mundo retrocedió bastante, es decir, el hecho de que Estados Unidos se haya retirado de acuerdos tan importantes en materia de medio ambiente, de reglamentación laboral, de armas y tantos otros aspectos, es más bien negativo. No podemos ver tan en blanco y negro la guerra y la paz, pues la paz implica otras dimensiones que se relacionan con el bienestar, con el goce efectivo de los derechos humanos con el tema de la seguridad humana, pero también con aspectos relacionados con la resolución y transformación de los conflictos”.

Para Gómez, sin embargo, hay un solo episodio positivo de la administración Trump, en referencia a su supuesto pacifismo, y es el hecho de haber logrado un acuerdo de normalización de relaciones en el Medio Oriente entre Israel, Emiratos Árabes Unidos y Bahrein. Pero el balance en general no logra ser positivo”.

Por todo esto, concluimos que las afirmaciones de la pieza objeto de este chequeo son cuestionables. Como presidente, Trump no inició nuevos conflictos, pero tampoco cerró los existentes y de hecho fortaleció militarmente otras confrontaciones.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 11 Febrero 2021

No, la revista TIME no reveló complot en contra de Trump en las elecciones

Por Mónica Ospino Orozco

Un reciente artículo de la popular revista estadounidense dio lugar a una serie de interpretaciones que buscan reforzar la narrativa de un fraude en la elección de Joe Biden. Falso.

Las teorías conspirativas que aseguran que en contra del ex presidente de Estados Unidos Donald Trump hubo un complot para sacarlo del poder no cesan de aparecer en redes sociales y en toda clase de portales informativos. La más reciente de estas desinformaciones es la que tiene que ver con las interpretaciones que se han hecho de  este artículo de la revista Time publicado el pasado 4 de febrero.

En el texto titulado “La historia secreta de la campaña en la sombra que salvó las elecciones de 2020” la revista Time devela el trabajo que, lejos de las campañas políticas para la presidencia de Estados Unidos, miles de activistas, empresarios y ciudadanos de toda clase adelantaron para asegurar y fortalecer la participación, a lo largo y ancho de ese país, de millones de votantes en las elecciones que culminaron el 3 de noviembre de 2020 y que días después dieron la victoria al demócrata Joe Biden.

Sin embargo, el artículo ha desatado toda clase de especulaciones, como el publicado por este portal denominado La Gaceta de la Iberosfera titulado “La revista TIME revela la conjura secreta que dio la victoria a Biden”, en el que aseguran que “en cuanto a las elecciones presidenciales norteamericanas, que aquí hemos seguido día a día, nuestras contribuciones podían perfectamente tacharse de conspiranoicas o, al menos, de dar voz a las versiones que veían en ella una especie de conjura para forzar la marcha de Trump casi a cualquier precio, y eso es lo que ahora viene a reconocer la revista TIME en su reportaje, titulado con todo el descaro del mundo La Historia Secreta de la Campaña en la Sombra Que Salvó las Elecciones de 2020. ¿Cómo era aquello de no sé qué, no sé qué, y decimos que llueve”.

La Gaceta de Iberosfera es un medio que pertenece a la Fundación Disenso, del partido político Vox de la derecha española.

Ese artículo fue compartido en Facebook más de 1.100 veces y visto por 38.000 personas en Colombia desde el pasado 5 de febrero, de acuerdo con una plataforma a la que tenemos acceso por una alianza en la lucha contra la desinformación.

Pero además algunas páginas de Facebook (1, 2 y 3) también aseguran que el artículo de Time “relata con lujo de detalles el complot internacional que se creó con el objetivo de no permitir la reelección de Donald Trump en las pasadas elecciones de noviembre del 2020, supuestamente, para defender a la democracia estadounidense”.

Sin embargo, el artículo de Time lo que hace es describir que “el apretón de manos entre las empresas y los trabajadores fue sólo un componente de una vasta campaña partidista para proteger las elecciones, un extraordinario esfuerzo en la sombra dedicado no a ganar el voto sino a garantizar que fuera libre y justo, creíble y no corrupto”. 

Y agrega Time que “durante más de un año, una coalición de operativos poco organizada se apresuró a apuntalar las instituciones estadounidenses cuando fueron atacadas simultáneamente por una pandemia implacable y un presidente inclinado a la autocrática. Aunque gran parte de esta actividad tuvo lugar en la izquierda, fue separada de la campaña de Biden y cruzó líneas ideológicas, con contribuciones cruciales de actores conservadores y no partidistas”.

En el texto la revista Time no revela ninguna trama fraudulenta y por el contrario lo que hace el artículo es destacar el esfuerzo de ese conglomerado informal que se unió para proteger las elecciones y asegurar la participación más amplia posible.

Nuestros colegas de la agencia AP que también calificaron como falsa esta desinformación aseguran en su verificación que “la revista también señala que la coalición ejecutó campañas nacionales de concienciación pública que ayudaron a los estadounidenses a comprender cómo se desarrollaría el recuento de votos durante días o semanas, evitando que las teorías de conspiración de Trump y las falsas afirmaciones de victoria obtuvieran más tracción”.

Además, en la investigación hecha por Time con los promotores de esta campaña, se encontró también que “su trabajo tocó todos los aspectos de la elección. Consiguieron que los estados cambiaran los sistemas de votación y las leyes y ayudaron a asegurar cientos de millones en fondos públicos y privados. Se defendieron de las demandas por supresión de votantes, reclutaron ejércitos de trabajadores electorales y consiguieron que millones de personas votaran por correo por primera vez. Presionaron con éxito a las empresas de redes sociales para que adoptaran una línea más dura contra la desinformación y utilizaron estrategias basadas en datos para combatir las difamaciones virales”.

Así que no es cierto que la revista Time en su artículo haya revelado una conspiración para sacar a Trump del poder, pues lo que hizo fue relatar el esfuerzo de cientos de ciudadanos de ese país por asegurar un proceso electoral amplio y participativo sin importar el resultado.