Pasar al contenido principal
Jueves, 10 Noviembre 2016

Uribe acusa en falso a gobernador de Santander

Por María Eugenia Mejía López

Una semana antes del plebiscito el expresidente Álvaro Uribe acusó al gobernador de Santander, Didier Tavera, de sobornar a los votantes con mercados para promover en Sí.

 

 

En este trino el senador y líder del Centro Democrático, Álvaro Uribe, publicó una foto donde se ve al mandatario santandereano entregando mercados que se encontraban dentro de una bolsa de fique con la inscripción “Didier Tavera gobernador”.

La foto ubica a Tavera en un recinto lleno de ciudadanos y con docenas de bolsas a su lado. Además, a través de Blu Radio el exmandantario acrecentó la polémica al señalar que se trataba de “un acto politiquero donde se quiere asegurar el voto por el Sí a toda costa tal como lo ha planteado el gobierno nacional”.

La controversia fue inmediata. El trino de Uribe fue publicado a las 21:58 del 25 de septiembre y Tavera, el gobernador de Santander, lo respondió a las 23:22 de esa misma noche.

 

 

Luego de conocer el mensaje de Uribe, el gobernador de Santander desmintió al exmandatario de los colombianos como lo registró la W Radio: “La gobernación de Santander asegura que son actividades que forman parte de la Expedición Santander donde se incentiva el consumo local y esos productos incluidos en los mercados son de la provincia que se visita cada fin de semana”, explicó el burgomaestre de los santandereanos.

Según la versión oficial entregada por Tavera, la foto de las mochilas que contenían mercado y que eran entregadas en el palacio municipal de Oiba fue “sacada de contexto por Uribe y la información atribuida es falsa ya que se corroboró que esa imagen corresponde a un programa que he venido desarrollando por varios municipios llamado Pujanza Santandereana”.

Ese programa se enmarca dentro del proyecto de Expedición Santander, una correría quincenal por todo Santander. “En nuestras expediciones lo que hemos hecho es fomentar la santandereanidad y por eso entregamos productos de nuestra región para que sean consumidos por nuestros pobladores, pero en ningún momento se están entregando mercados a cambio de votos”, confirmó Tavera.

Samuel Prada Cobos, secretario de Desarrollo Social de Santander terció en la polémica y dijo: “Esas afirmaciones surgieron de la coyuntura del momento que vive Colombia y se quiere confundir a la gente”.

“Pujanza Santandereana” es un programa que está establecido en el plan de desarrollo de “Santander nos une”, como parte de una estrategia oficial para fomentar el consumo y comercio de los productos de la región, agregó el funcionario.

Prada explicó que “las mochilas de fique son hechas en los hilados de San Gil, las cuales contenían galletas La Aurora, chocolate de Villanueva, aceite Bukaro, bocadillo de Mogotes, pan de Aratoca, pastas Gavassa, chorizo del Valle de San José, cafés especiales de Curiti, entre otros productos hechos en Santander que son repartidos a los ciudadanos para motivarlos a consumir alimentos autóctonos”.

Así que el domingo cada 15 días el gobernador y todo su equipo de trabajo descentralizan la administración departamental y llegan a las provincias del departamento, donde se realiza un taller y luego la entrega de 1000 kits, cada uno tiene entre 12 y 13 productos típicos de la región. Las jornadas duran de las 8 de la mañana y 12 del día, a veces se complementan con ferias de la salud.

Esos productos son comprados por la gobernación de Santander a los productores, cada kit tiene un costo aproximado de $60.000, la selección de los beneficiados la realiza el municipio sede de la jornada. Los productores son invitados a la tarima y cada uno explica su producto y presenta su empresa.

* Este chequeo es resultado del tercer reto periodístico propuesto por Plataforma de Periodismo y CdR en alianza con Colombiacheck.
Viernes, 14 Octubre 2016

La abstención del plebiscito sí fue histórica

Por Miriam Forero

Tras la derrota del Sí en el plebiscito para refrendar el acuerdo entre el gobierno y las Farc, una ola de indignación por la baja participación se tomó las redes sociales y llevó a los jóvenes a las calles. Colombiacheck y CdR Lab confirmaron que esa abstención fue la más alta de las elecciones nacionales en los últimos 18 años.

La sorpresa del pasado 2 de octubre, durante el plebiscito en el que el presidente Juan Manuel Santos sometió a aprobación de los colombianos el texto del acuerdo final que su gobierno firmó con las Farc, no fue sólo por cuenta del resultado, sino también por el alto nivel de abstencionismo, que alcanzó un cifra histórica de 62,5 % del total de los colombianos habilitados para sufragar.

“Hay una parte de la población que vive en un ecosistema donde decisiones como esta se debaten, se viven, aparentemente se deciden. Hay muchos más que han decidido no decidir, y son los que deciden”, dijo al respecto Martín Caparrós, periodista, escritor e historiador argentino, en una columna publicada en el New York Times, que referenció en este trino:

 

 

Dos proyectos de Consejo de Redacción -Colombiacheck y CdR Lab- se unieron para chequear qué tan cierta es esa sensación de que la indiferencia ante lo que se definía aquel domingo fue abrumadora. CdR Lab es un laboratorio de entrenamiento para periodistas, que fue lanzado durante el segundo semestre de 2016 con una oferta enfocada en análisis y visualización de datos.

Con la orientación de un equipo de capacitadores, los participantes del primer ciclo procesaron los datos de resultados del plebiscito y aplicaron el método de verificación de Colombiacheck para llegar a conclusiones relevantes sobre la abstención que se presentó durante la jornada del 2 de octubre.

El principal hallazgo fue que la ausencia de votantes sí fue la más alta de las que se han registrados en certámenes electorales de circunscripción nacional durante las últimas dos décadas en Colombia, por lo tanto es acertado llamarla “histórica” y nuestra calificación ante esa frase es verdadera.

Lo que dicen los datos

Para la investigación cruzamos los datos de votación por municipios -a los que pudimos acceder gracias a un trabajo de extracción y depuración que hizo Datasketch-, con estadísticas históricas de resultados electorales publicadas por la Registraduría Nacional, principalmente una tabla que indica qué tanto votaron los colombianos de cada departamento en las elecciones nacionales (para Congreso y Presidencia) desde 1998 hasta 2014*.

En ese periodo la abstención fue en promedio de 49 %. La más baja fue de 28,2 % durante la segunda vuelta de 1998, cuando Andrés Pastrana fue elegido presidente. La más alta, la de la primera vuelta de 2014, momento en el que llegó a 60 %. Pero el plebiscito superó todos esos referentes, pues alcanzó un 62,5 % de votantes que no participaron. Y no sólo la cifra fue histórica a nivel del país; Bogotá y 22 departamentos también alcanzaron su pico de abstencionismo en comparación con las elecciones nacionales de los últimos 18 años.

Además, el análisis comparativo evidenció que en 1.096 municipios del país, la participación de los votantes disminuyó con respecto a la última jornada electoral de alcance nacional: la segunda vuelta presidencial de 2014. Sólo en 26 municipios el número de personas que salieron a votar aumentó.

Para ver el panorama general de abstención durante el plebiscito, los periodistas del CdR Lab establecieron una tabla de clasificación que evalúa qué tan grave fue la indiferencia en cada municipio. Los criterios se tomaron teniendo en cuenta los valores promedio, máximo y mínimo de abstención que se dieron en el periodo del análisis (1998 a 2014). La tabla es la siguiente:

  • 0-20 %: Abstención muy baja
  • 21-35 % Abstención baja
  • 36-50 % Abstención inferior al promedio
  • 51-60 % Abstención que sigue la tendencia
  • 61-80 % Abstención alta
  • 81-100 % Abstención muy alta

Esto permitió encontrar que durante el plebiscito, de 1.122 municipios, 759 -más de la mitad- tuvieron una abstención alta; y en el 4 % del territorio nacional (43 municipios), la ausencia de votantes fue muy alta.

Por otra parte, al observar los datos desplegados en gráficos y mapas, se evidencia que en el país viene creciendo la tendencia a votar cada vez menos, pero el caso de este año y de la primera vuelta de 2014 son picos que superan fuertemente el promedio histórico que se venía observando.

Además, la situación de la última elección presidencial deja ver otra realidad que se hace más contundente con el análisis de datos: el peso de la maquinaria política. Entre la primera vuelta, en la que Óscar Iván Zuluaga superó a Juan Manuel Santos, y la segunda, en la que éste movilizó un enorme contingente de gamonales políticos en las regiones, la tendencia de participación de los votantes tuvo un cambio drástico. Pasó de 13 a casi 18 millones de votantes.

*Nota metodológica: Los datos de Cundinamarca en 1998 fueron modificados, ya que sumaban la información de Bogotá, a pesar de que esta ciudad aparece por aparte. Aunque la tabla utilizada proviene de la Registraduría Nacional, muchos totales no coinciden de manera exacta con lo que reporta esa misma entidad en su sitio web; sin embargo, las diferencias de cifras son mínimas, lo cual permite un análisis general de la tendencia histórica.

Más sobre datos y gráficos


Haga clic sobre la imagen para ver las infografías resultantes y descargar los datos analizados para este trabajo conjunto entre CdR Lab y Colombiacheck.