Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Jueves, 08 Febrero 2018

Vargas Lleras elude responsabilidades

Por Juan Sebastián Jiménez

El exvicepresidente ha dicho que no tiene nada que ver con el desplome del puente Chirajara y que quienes lo acusan “tacan burro”. Colombiacheck encontró evidencias de que sí tuvo mucho que ver, como coordinador de las grandes obras de infraestructura, y hasta sacó pecho varias veces por la del caído puente.

El 16 de enero, un día después del desplome del puente Chirajara, en el que 10 personas murieron , el exvicepresidente y hoy candidato presidencial Germán Vargas Lleras respondió que quienes lo acusaban por esta tragedia tacaban “burro”.

Su argumento: que el contrato para la construcción del puente, y en general de la doble calzada Bogotá-Villavicencio, se había firmado en 2010, “cuatro años antes de que yo asumiera responsabilidades en el sector de la infraestructura”, como dijo en un trino de ese mismo 16 de enero.

 

 

A Vargas Lleras le asiste la razón en cuanto al contrato, pues este es del 22 de enero de 2010, lo que no lo exime en absoluto de responsabilidad ya que fue durante su paso por la Vicepresidencia que estas obras se construyeron. Con base en documentos y en declaraciones del mismo Vargas Lleras, Colombiacheck califica su afirmación como Engañosa.

En 2014, el presidente Juan Manuel Santos, mediante el decreto 1647 del 2 de septiembre, le dio a Vargas Lleras un poder sin precedentes para un vicepresidente: el de coordinar las obras de infraestructura a nivel nacional: algo con lo que soñaba desde su paso por el Ministerio de Vivienda.

Gracias a este, a Vargas Lleras se le confió la “misión de coordinación interinstitucional e intersectorial que contribuya al desarrollo de aquellos proyectos relacionados con los sectores de vivienda e infraestructura, proyectos especiales de renovación urbana y desarrollo espacial”. Fue la confirmación de algo que ya se sabía: que Vargas Lleras iba a ser el amo y señor del sector infraestructura.

Lo había dicho él mismo semanas antes de la expedición del 1647: “El presidente de la República espera que desde la Vicepresidencia asumamos competencias relacionadas con apoyar y dar impulso al ambicioso plan que en materia de infraestructura va a ejecutarse a lo largo de este cuatrienio”.

Para ese momento la construcción de la doble calzada Bogotá-Villavicencio ya había sido otorgada a Coviandes -un consorcio creado precisamente para esta obra y cuyo mayor accionista es el multimillonario Luis Carlos Sarmiento- en virtud de un viejo Contrato de Concesión: el 444 de 1994.

El 22 de enero de 2010, finalizando el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, el INCO y Coviandes firmaron un adicional al contrato para la realización de una doble calzada entre El Tablón (Cundinamarca) y Chirajara (Meta). Todo -contrato y adicional- por un valor de 3.1 billones de pesos y con 2023 como fecha de terminación. Los diseños, en particular, costaron 12.478 millones y fueron reconocidos con el Premio Nacional de Ingeniería del año 2010. Ese año se dio inicio a la construcción de un primer tramo.

Desde que llegó a la Vicepresidencia, Vargas Lleras se puso al frente de la obra. El 2 de octubre de 2014, recorrió la construcción junto con la entonces ministra de Transporte Natalia Abello y el entonces director de la ANI, Luis F. Andrade. Y dijo que las obras iban “a todo vapor” y que los colombianos “van a ver lo que este país es capaz de lograr cuando se propone sacar algo adelante”.

El primer tramo, de los ocho en los que se dividió la obra, se inauguró el 5 de junio de 2015 en un evento en el que el entonces vicepresidente aseguró que, con esta obra, “seguimos cumpliendo el compromiso del Gobierno para dejar atrás el rezago en infraestructura que tenía el país”.

La inauguración de esos primeros 12.5 kilómetros vino acompañada de un anuncio: que el gobierno y Sarmiento Angulo habían llegado a un acuerdo para que Coviandes, en virtud de un contrato de Iniciativa Privada por un valor de $1.9 billones, construyera el resto de la doble calzada. Es decir: desde el final del sector 4A, en el que se encuentra el puente Chirajara, hasta Villavicencio. Esto explica la importancia que tiene, para la doble calzada, el desplomado puente Chirajara, sobre el que hoy se discute si terminarlo o demolerlo.

Pero, para ese momento, el puente estaba, apenas, en planos, aunque su construcción ya había sido entregada, por parte de Coviandes, a dos subcontratistas que ya contaban con experiencia en la realización de puentes, en particular, en esta vía: Gisaico e ICMO.

El pasado 4 de febrero, en entrevista con Colprensa, el gerente de ICMO, Camilo Torres, explicó que primero Coviandes (en realidad, Coninvial, una firma que fue delegada por esta) subcontrató a Gisaico. Y luego, a los pocos meses, Gisaico subcontrató a ICMO “para hacer la estructura”.

Las obras del puente de 458 metros de largo empezaron, de acuerdo con Gisaico, en abril de 2016.

En septiembre de ese año, Vargas Lleras visitó la obra e inauguró otro tramo. Hasta le alcanzó el tiempo para hacer señalamientos en contra de la gobernadora del Meta, Marcela Amaya, a la que criticó por demoras en la construcción de la malla vial del departamento y hasta acusó de corrupta.

Finalmente la gobernadora se fue del lugar malhumorada y el vicepresidente cortó el listón sólo. En ese momento dijo que lo complacía “mucho inaugurar y entregar obras modernas y seguras”. Seguramente, de haber seguido en la vicepresidencia, Vargas Lleras habría asistido a la inauguración más reciente, la del pasado 17 de noviembre, pero no pudo porque para ese momento ya era candidato presidencial.

Ahora no quiere saber nada de la doble calzada. Pero en redes sociales le recordaron todas las veces que inauguró sonriente tramos de la carretera Bogotá-Villavicencio. Y no solo los internautas. Por ejemplo, el expresidente Álvaro Uribe Vélez, le respondió a Vargas Lleras diciendo que “al Gobierno actual le ha encantado inaugurar las obras que les dejamos, sin recordar de dónde vienen (...) Vargas Lleras me acusa de haber contratado el puente derrumbado. Siquiera me preocupé por construirle doble calzada al Llano”.

 

 

Así que, aunque es cierto que esta obra se contrató en 2010 y tampoco es cierto que pueda atribuirse de manera apresurada toda la responsabilidad a un funcionario, tampoco es real que Vargas Lleras no tuviera responsabilidad alguna frente al proyecto, pues la obra se construyó bajo su mandato como coordinador de proyectos en el sector de infraestructura. Valga la pena recordar lo que dijo en un reportaje de febrero de 2015, publicado por la revista Semana: “Si uno no está encima de las cosas estas no se hacen”. Pero ahora Vargas Lleras niega haber estado encima porque las cosas no se hicieron bien.

Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable

Inchequeable

Jueves, 31 Mayo 2018

Gaviria le da la espalda a De La Calle

Por Carlos González

La voltereta del presidente del liberalismo de apoyar en segunda vuelta a Iván Duque es un golpe a la decisión de Humberto de La Calle de defender el proceso de paz.

El giro del partido Liberal, en cabeza de César Gaviria, hacia el uribismo no deja de sorprender por las “posturas” completamente diferentes entre ambas corrientes y por sus enfrentamientos en el pasado.

La dinámica de la política ha acercado a los Gaviria (César y Simón) a Duque, aunque el liberalismo hizo parte del Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y recibió toda la burocracia del Estado, el expresidente quiere seguir participando en el Ejecutivo y, según trinos de figuras como Daniel Samper o Rodrigo Lara, lo que está buscando es un puesto para su hijo.

En entrevista con Blu Radio, el expresidente dijo que la "coherencia política es para los ciudadanos, en partidos hay que decidir", a lo que el periodista le replicó que por qué no elegir el voto en blanco o la abstención. Gavriia explicó que él no tiene problema con Uribe, ni siquiera en compartir tarima con él, porque el país necesita avanzar de la pelea entre Santos-Uribe. Además, que tampoco es antiuribista

Hace nueve años, cuando el Partido Liberal hacía parte de la oposición del Gobierno Uribe, Gaviria decía que Uribe tenía un aparato organizado de poder dedicado, exclusivamente, a la delincuencia. Ahora, aunque el candidato es Iván Duque, Uribe es quien está detrás de dicha campaña y el jefe natural del partido. Sin embargo, el jefe liberal dejó claro que sus diferencias con Álvaro Uribe “son cosas del pasado”.

Eso no pensaba Gaviria cuando, durante la campaña por el plebiscito de la paz, criticó a quienes votaron por el no, afirmando que votaban por la guerra. Incluso, dos años atrás, en plena campaña presidencial, señaló que “(Uribe) solo piensa en la guerra como opción para Colombia. Su lenguaje incendiario le hace daño a Colombia y a sus valores democráticos”.

Volviendo al presente, en plena campaña, y como lo registró este medio, el jefe del partido Liberal no hizo ningún esfuerzo para que su candidato, Humberto de La Calle, remontara en las encuestas y obtuviera un mejor resultado que los 400.000 votos que sacó, que ni siquiera le alcanzan para la reposición de votos.

Ambos políticos duraron más de un mes sin compartir tarima. La última vez fue el 10 de abril, al término de una reunión de bancada, en la que Gaviria leyó un comunicado titulado: “Todos somos De La Calle”, con el que quería ponerle punto final a los rumores de un distanciamiento con el que fuera su ministro de Gobierno y que lo estaba dejando solo en su candidatura presidencial. El expresidente aseguró que el apoyo a De La Calle era total.

El exnegociador del proceso de paz con las Farc denunció una y otra vez que Duque va a hacer trizas el acuerdo de paz. En el mismo sentido, dijo que “la propuesta de @IvanDuque de unificar las Altas Cortes en una sola Corte será el fin de la Acción de Tutela, que ha sido tal vez el más importante logro de la Constitución de 1991 y que es la piedra preciosa de la defensa de los derechos ciudadanos, de los derechos de la gente”, por lo que ahora resulta contradictorio que el partido se una a un candidato con dichas posturas.

Después de que se definió la primera vuelta, el expresidente publicó una carta en la que dejó claro que “las amenazas de volver trizas los acuerdos son hoy una espada de Damocles que ponen en duda la vigencia de todo el Acuerdo” y que “si no abandonan esa actitud de desconocer lo que se pactó vamos a terminar dando marcha atrás, o sosteniendo que estamos ineludiblemente condenados a la violencia de tinte político”.

Por lo tanto, diferentes sectores han entendido que lo que busca Gaviria es mantener el proceso de paz a cambio de apoyar a Duque en la segunda vuelta, para esto ambos políticos tuvieron una reunión a principio de semana para discutir las condiciones de una posible alianza. Después de ires y venires, el expresidente dijo que Duque “siempre ha sido liberal”, con lo cual quedó firmado el pacto.

La cuestión para Gaviria Trujillo no será tarea fácil y es que dentro del mismo liberalismo tiene una fuerte oposición. En el acto de despedida de campaña de De La Calle, los asistentes no dejaron de chiflar cuando el candidato agradeció al jefe liberal. Así mismo, cerca de 50 personas, entre las que se encuentran políticos, intelectuales y miembros del partido Liberal, firmaron una carta en la que exigen la renuncia de Gaviria. Entre ellos se encuentran los senadores Horacio Serpa, Luis Fernando Velasco y Juan Manuel Galán, el exministro Juan Fernando Cristo, o el abogado Ramiro Bejarano.

En la misiva los firmantes piden que el partido, además, apoye al candidato que busque afianzar la paz y no torpedearla, “por ello es esencial un compromiso para no dar marcha atrás a lo acordado”, lo cual se acercaría mucho más a los que propone Gustavo Petro.

Y es que vale recordar que hay disidencias liberales que se fueron con Petro, aunque también con Vargas Lleras, Fajardo y hasta Duque.

En contraposición a esto, casi 50 congresistas del partido firmaron una misiva en la cual expresaron su apoyo a Gaviria y afirmaron que apoyarán la decisión que tome el expresidente en cuanto a los apoyos para segunda vuelta.

Cabe mencionar que durante el gobierno Uribe, los liberales estuvieron en oposición, para luego cogobernar con Santos durante ocho años.

Este medio intentó consultar cuáles son los acuerdos entre ambas colectividades, pero aún no se conocen.

Conozca la ruta del chequeo
  1. 1

    Frase: Yo no soy antiuribista

    Autor de la frase: César Gaviria

    Fuentes consultadas y expertos: Discursos de César Gaviria. campaña de Iván Duque, senador Juan Manuel Galán, registros de prensa, entrevista Blu Radio.

    Contexto: Después de la primera vuelta, el jefe del liberalismo decidió apoyar al candidato Duque.

    Calificación de la afirmación: Exagerada