Pasar al contenido principal
Sábado, 11 Julio 2020

Explicador: COVID-19 y los supercontagiadores

Por Sania Salazar

Aunque no hay investigaciones concluyentes, hay indicios de que los “supercontagiadores” pueden ser más ciertas situaciones que personas que contagian más que el promedio y, sobre todo, la suma de ambos factores.

Como muchos otros aspectos relacionados con el coronavirus SARS-CoV-2, los “supercontagiadores” o “superdiseminadores” están aún en investigación. Aunque parece que hay personas con mayor carga viral (más cantidad del virus) que pueden contagiar más, las fuentes consultadas para este artículo coinciden en que son sobre todo, situaciones de confinamiento, poca o mala ventilación y contacto cercano las que favorecen los contagios masivos.

Acá les contamos lo que se sabe hasta ahora sobre los supercontagiadores y qué precauciones tener:

¿Qué son?

Lucy Gabriela Delgado, doctora en ciencias farmacéuticas, profesora titular de la Universidad Nacional y asesora de la Secretaría de salud de Bogotá, explicó que hay más evidencia que indica que los supercontagiadores se refieren principalmente a cierto tipos de situaciones que favorecen el contagio.

Pero también dijo que algunos estudios, aunque demasiado incipientes, muestran que en el caso de los individuos pareciera que hay algunos (generalmente sin síntomas o presintomáticos, es decir antes de que aparezcan los síntomas) que tienen una carga viral mayor y por lo tanto una capacidad mayor de contagio.

Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, “muchas personas con COVID‑19 presentan solo síntomas leves. Esto es particularmente cierto en las primeras etapas de la enfermedad. Es posible contagiarse de alguien que solamente tenga una tos leve y no se sienta enfermo. Según algunas informaciones, las personas sin síntomas pueden transmitir el virus”. Pero la OMS aclara que aún no se sabe con qué frecuencia ocurre y resalta que está estudiando las investigaciones en curso sobre esta cuestión y que seguirá informando sobre las conclusiones que se vayan obteniendo.

Las situaciones que pueden generar contagios masivos son aglomeraciones en sitios poco o mal ventilados y con contacto cercano y prolongado entre las personas.

Delgado recordó que esta pandemia se debe a un microorganismo de alta infecciosidad comparado con otros virus respiratorios donde generalmente la tasa de contagio es uno a uno. “En el caso de COVID-19 se ha dicho que el contagio es uno a tres, ahí es donde se habla que son las situaciones o los espacios que colaboran con esa superdispersión. Entonces si hay una carga viral elevada y el ambiente de contagio resulta efectivo para el virus, obviamente ya no se van a contagiar tres personas, sino diez con una carga viral suficiente. Estamos frente a un microorganismo con unos niveles de virulencia significativos comparativamente con otros virus respiratorios y estamos frente a un microorganismo que a baja carga viral logra colonizar más efectivamente un individuo”, especificó.

Un artículo de Colombia Médica, publicación médica de la Universidad del Valle, señala que, para el cálculo de la tasa de infección, los modelos generalmente asumen que los contactos se producen al azar, sin embargo, existen eventos multitudinarios clasificados de epicentros de contagio o eventos supercontagiadores. “Un ejemplo de esto fue el partido [de la Champions League] disputado el 19 de febrero 2020 jugado ante más de 40.000 hinchas del Atalanta [equipo de fútbol italiano] que viajaron de Bérgamo a Milán, que resultó en un gran número de personas infectadas por COVID-19”, recuerda la publicación.

Para Rita Elena Almanza, enfermera epidemióloga y líder de epidemiología de la Secretaría de salud de Medellín, los supercontagios se dan cuando se suman los dos factores, un contagiado con una carga viral alta en un escenario que favorece la propagación, como estar a menos de dos metros de las demás personas sin utilizar tapabocas y por un tiempo mayor a 15 minutos, y los espacios confinados con poca ventilación.

¿Hay alguna característica que tengan los individuos supercontagiadores?

“Cuando se habla de supercontagiadores también se está hablando de aquellos individuos que tienen una característica importante, no tienen sintomatología asociada a COVID-19 porque nunca la van a tener o porque están en la fase previa a que aparezcan los síntomas y su carga viral puede ser significativa, es algo que se está estudiando”, resaltó Delgado.

La profesora señaló que cuando el sistema inmune no puede controlar el microorganismo es cuando aparecen los síntomas y que hay un estudio que indica que hay mayor carga viral en los individuos que están en una UCI, por ejemplo, que en aquellos que están en su casa.

“En un principio los asintomáticos serían los que menor carga viral tienen porque están infectados, pero su sistema inmune les ayuda a tener niveles bajos del virus, pero hay una hipótesis que dice que en el caso de los superdispersores parece que pudieran tener cargas virales similares a las que tienen los pacientes enfermos con síntomas y que por eso se considera que son más efectivos en su capacidad de contagiar a otros, pero no está comprobado”, aclaró.

Un artículo de la revista Science recuerda que la mayor parte de la discusión sobre la propagación del SARS-CoV-2 se ha concentrado en el número promedio de nuevas infecciones causadas por cada paciente. “Sin distanciamiento social, este número de reproducción (R) es aproximadamente tres. Pero en la vida real, algunas personas infectan a muchas otras y otras no transmiten la enfermedad en absoluto”, asegura el artículo.

Almanza resaltó que, según la experiencia en Medellín, buena parte de los afectados han tenido síntomas muy leves, que pueden pasar inadvertidos (que se manifiestan entre uno y tres días como tos y fatiga muscular) y por eso no siguen todas las medidas de protección. “En redes sociales se habla del apocalipsis, la gente percibe lo más grave, por eso cuando les duele la garganta dicen, ‘no yo qué voy a tener coronavirus, lo que tenía era fatiga que me duró poco, por eso no me protegí en la casa, porque me sentía muy bien’. La gente no asume que está enferma, pero están infectados, que es tener el virus en el organismo, y la gente percibe la enfermedad como tal cuando los síntomas son bastante notorios o graves y no todos desarrollan los síntomas ni tienen dificultad respiratoria, ese es un escenario que favorece la propagación”, explicó.

¿Qué es la carga viral?

Es la cantidad de virus que puede expulsar una persona infectada, a mayor cantidad de virus mayor carga viral. Almanza explicó que las pruebas que se hacen actualmente detectan la presencia del COVID‑19, pero no son cuantitativas, es decir, no miden la cantidad de virus.

¿Por qué son importantes los supercontagiadores?

“La importancia de detectar los asintomáticos es la necesidad de aislarlos para que no sigan saliendo a dispersar el virus porque pueden contagiar a personas que sí se van a enfermar, que se pueden agravar y morir”, explicó Delgado.

La profesora aseguró que no hay evidencia de que existan demasiados supercontagiadores, pero resaltó que ellos no deberían estar en espacios donde haya demasiadas personas porque se ha visto que aún con el tapabocas se logra generar algo de expulsión o de diseminación del virus. “La recomendación adicional es que procuren no estar en ambientes congestionados sin buena ventilación por lo menos durante los 14 días después a que la prueba haya dado positiva porque no se puede saber si un individuo es superdispersor o no si no se le ha practicado una prueba que determine si es positivo para el virus, pero asintomático”, concluyó Delgado.

Almanza resaltó por último que no se pueden pasar inadvertidos los síntomas leves y de corta duración y que eso no quiere decir que no se pueda infectar a otras personas. “En este tipo de infección hay que obrar siempre con un principio de precaución. Todos somos potenciales hiperpropagadores si estamos infectados”.

Jueves, 30 Julio 2020

Explicador: ¿Qué diferencias hay entre epidemia, pandemia y endemia?

Por Laura Castaño Giraldo

Estos términos se relacionan con la intensidad y la capacidad de propagación de enfermedades o eventos de salud, pero tienen diferencias que no deben prestarse para confusiones.

El 1 de junio de 2020 publicamos un chequeo en el que desmentimos publicaciones que aseguraban que la Organización Mundial de la Salud (OMS) había declarado COVID-19 enfermedad endémica. 

En Colombiacheck observamos que el mensaje se difundió de un modo alarmista y muchos usuarios de redes sociales entraron en pánico, así que decidimos hacer este explicador para mostrar, de la forma más sencilla posible, qué significa que una enfermedad sea endémica y qué se entiende por términos como epidemia, pandemia, entre otros. 

Para ello, contactamos al médico Julián Fernández Niño, doctor en epidemiología y profesor del Departamento de Salud Pública de la Universidad del Norte, quien nos permitió ampliar información de la OMS que pondremos, a continuación, por partes.

Epidemia

El primer término que abordaremos será epidemia porque, a pesar de que resuena con mucha frecuencia desde diciembre de 2019, mes en el que aparecieron los primeros contagiados de COVID-19 en el mundo, no siempre se entiende con claridad. 

De acuerdo con el Dicciomed, esta palabra viene del griego “epi”, que significa sobre, y “démos”, que significa pueblo. Fernández Niño explicó que se refiere al “incremento de una enfermedad o un evento de salud por encima de lo habitual, para un momento específico y un lugar específico”. Es decir, cuando empiezan a aparecer más casos de los esperados en un período de tiempo determinado. 

Sobre eso hay que tener en cuenta tres precisiones que hace el médico. La primera es que las epidemias no son solo de enfermedades, también de eventos de salud pública. Por eso, como afirmó él, en ocasiones “se habla de epidemias de suicidios”. 

La segunda precisión es que “no todos los incrementos de casos de una enfermedad son epidemias porque hay incrementos para enfermedades conocidas que se dan, por ejemplo, por el cambio de estaciones, como la influenza”. 

Para el caso de enfermedades respiratorias, Silvana Zapata Bedoya, epidemióloga de campo del Instituto Nacional de Salud, INS, nos dijo en una entrevista para nuestro podcast que en Colombia “tenemos una oleada de picos respiratorios que generan muertes en marzo y abril y en octubre y noviembre”.

La tercera precisión es que, en ocasiones, se utiliza también el término “brote” como sinónimo de epidemia, aunque para Fernández Niño esa denominación se adhiere mejor cuando se trata de un incremento de casos restringido a un área, como, por ejemplo, un brote alimentario en un colegio, que según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), se trata de “un incidente en el que dos o más personas presentan una enfermedad semejante después de la ingestión de un mismo alimento, y los análisis epidemiológicos apuntan al alimento como el origen de la enfermedad”. 

Pandemia

El siguiente término es pandemia, que viene del griego “pan”, que significa todo, y "démos", que significa pueblo. Se popularizó nuevamente el 11 de marzo de 2020 cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el COVID-19 pandemia global.

¿Y qué significa eso? Según esa misma organización, una pandemia es “la propagación mundial de una nueva enfermedad”. Esta definición ha tenido algunos cambios y, de hecho, como nos dijo Fernández Niño, hay varias consideraciones al respecto, pero, desde su perspectiva como epidemiólogo, la más acertada es la que se refiere a “una epidemia que tiene una alta propagación geográfica”.

Pero ojo: el hecho de que una enfermedad sea pandémica no significa que sea necesariamente letal. El médico insistió en que el término es más “un indicador de propagación sostenida, de persona a persona, en varios continentes”. 

Eso pone sobre la mesa otro aspecto importante que se debe someter a consideración: la transmisión. Fernández Niño reiteró la existencia de varios criterios, pero uno de los más conocidos es aquel que indica que para hablar de pandemia debe haber transmisión autóctona, que “no depende de los casos importados o no son solo casos importados y relacionados” sino que "hay casos contagiados a partir de otras personas”. 

Endemia

Esta palabra tiene origen griego, que se divide así: “en”, que significa dentro, y “démos”, que significa pueblo. 

Aquí ya llegamos al motivo principal de nuestro explicador y por eso nos remitimos al chequeo que mencionamos anteriormente para decir que los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) afirman que una enfermedad es endémica cuando se presenta constante o habitualmente “en una población dentro de una zona geográfica”. 

Sobre eso, Fernández Niño añadió que precisamente se habla de endemia porque la enfermedad “es propia de un lugar”, así como las especies endémicas, y puede variar, de una manera esperada, dentro del margen de los canales endémicos, que, según la OPS, “describen en forma resumida la distribución de frecuencias de la enfermedad para el periodo de un año, basada en el comportamiento observado de la enfermedad durante varios años previos y en secuencia”. 

De todos modos es necesario tener en cuenta que el hecho de que una enfermedad sea endémica no significa que no esté en capacidad de mover epidemias. Tales son los casos del dengue y la malaria. “Dengue es una endemia, pero cuando, por ejemplo, sucede el fenómeno de El Niño, tenemos epidemias de una enfermedad endémica”, explicó el epidemiólogo.

¿Motivo de alarma?

Pero aquí volvemos a lo que nos llamó la atención en un principio, que fue el sentido alarmista de las cadenas falsas que decían que la OMS había declarado COVID-19 enfermedad endémica. 

El médico insistió que este es un tema que siempre debe tratarse con toda la prudencia del caso, pero, desde su punto de vista, “estamos lejos de saber si esta infección se pueda comportar como una endemia y de qué manera puede hacerlo, depende de si va a tener un comportamiento estacional, que estamos por verlo todavía porque esto acaba de comenzar”. Además, “no es lo mismo el primer año que el segundo año, cuando ya ha hecho un primer barrido de susceptibles”. 

Por otro lado, esto es algo que está pendiente de modificación porque el mundo está a la espera de la vacuna y de qué tan efectiva sea. 

Finalmente, Fernández Niño expresó que “el hecho de que sea endémico o no, no necesariamente nos está diciendo que podamos estar más tranquilos o no”. Eso, en realidad, depende de “la magnitud que tenga la endemia y si es algo que podamos manejar en los servicios de salud”, porque “una cosa es una endemia dentro de la capacidad del sistema de salud y otra cosa es una endemia por fuera de la capacidad en salud”. 

Otros términos

En algunos momentos ha aparecido el término hiperendemia para referirse “a una endemia que tiene un comportamiento alto en un lugar específico comparado con otros”, dijo el médico. O, como explica el CDC, cuando hay “niveles persistentes y elevados de aparición”. Sin embargo, no es una palabra que se utilice con frecuencia y corresponde más a los grados de intensidad con que se da una transmisión. 

Fernández Niño también mencionó la existencia del término sindemia, que sucede cuando se tiene “una infección que se propaga rápido” y, al mismo tiempo, se lidia con el impacto de las enfermedades crónicas (como la hipertensión, la diabetes, entre otras). No encontramos en los glosarios de salud de la OMS esta palabra, pero hay reportes de prensa y artículos académicos que sí la han mencionado, como este en el que la definen como “la presentación de dos o más enfermedades o condiciones en una misma persona”.